Antología del Disparate 2016_2017




1º ESO

¿Cómo se llama el instrumento que mide los decibelios?
- Desmógrafo
- Decicaedro
- Sismógrafo

¿Qué dos condiciones debe cumplir un objeto para poder ser un instrumento musical?
- Que emita vibraciones y tener un simplificador.

¿Qué es la organología?
- Es la estación de los sonidos naturales.

¿Qué son las alteraciones?
- El tipo de calificación de las notas.

Indicadores de dinámica:
mp: mezzosoprano
mf: mezzofagot

Distingue entre cómo se produce el sonido en los instrumentos de viento de  lengüeta simple y los de lengüeta doble.
Lengüeta simple: solo es una cosa
Lengüeta doble: son dos cosas








Antología del Disparate 2016_2017




1º ESO

¿Cómo se llama el instrumento que mide los decibelios?
- Desmógrafo
- Decicaedro
- Sismógrafo

¿Qué dos condiciones debe cumplir un objeto para poder ser un instrumento musical?
- Que emita vibraciones y tener un simplificador.

¿Qué es la organología?
- Es la estación de los sonidos naturales.

¿Qué son las alteraciones?
- El tipo de calificación de las notas.

Indicadores de dinámica:
mp: mezzosoprano
mf: mezzofagot

Distingue entre cómo se produce el sonido en los instrumentos de viento de  lengüeta simple y los de lengüeta doble.
Lengüeta simple: solo es una cosa
Lengüeta doble: son dos cosas








De María Zambrano

Antes de la ocultación
     Comencé a cantar entre dientes por obedecer en la oscuridad absoluta que no había hasta entonces conocido, la vieja canción del agua todavía no nacida, confundida con el gemido de la que nace; el gemido de la madre que da a luz una y otra vez para acabar de nacer ella misma, entremezclado con el vagido de lo que nace, la vida parturiente. Me sentí acunada por este lloro que era también canto tan de lejos y en mí, porque nunca nada era mío del todo. ¿No tendría yo dueño tampoco?
     La música no tiene dueño, pues los que van a ella no la poseen nunca. Han sido por ella primero poseídos, después iniciados. Yo no sabía que una persona pudiera ser así, al modo de la música, que posee porque penetra mientras se desprende de su fuente, también en una herida. Se abre la música sólo en algunos lugares inesperadamente, cuando errante el alma sola, se siente desfallecer sin dueño. En esta soledad nadie aparece, nadie aparecía cuando me asenté en mi soledad última; el amado sin nombre siquiera. Alguien me había enamorado allá en la noche, en una noche sola, en una única noche hasta el alba. Nunca más apareció. Ya nadie más pudo encontrarme.



Zambrano, M.: Diotima de Mantinea en 
Hacia un saber sobre el alma, Madrid, 

Ed. Alianza, 1989, p. 196