Coca-cola para todos

ardilla-refrescandose.jpg

La publicidad hace milagros y la de este refresco suele ser muy inteligente (como la ardilla de la foto), además de muy buena. Durante el 2005 se emitió por televisión un spot que promocionaba un musical basado en las canciones de Mecano llamado Hoy no me puedo levantar. Utilizando una botella de coca-cola light (bebida patrocinadora) como micrófono, el anuncio hacía un pequeño repaso por 5 temas muy representativos de uno de los compositores de la formación (Nacho Cano) aprovechando que aparecía la marca en el texto de uno de sus éxitos. En la nueva mezcla, se prolongaban las armonías de unos títulos para fusionarse con las melodías de otros, quedando en esta disposición:

Rasta y Reggae

bob.jpg

Bob Marley era seguidor del movimiento Rastafari (una mezcla de religión y política) original de Jamaica. Grabó esta canción para su esposa Rita Marley en 1974 y es todo un ejemplo no ya de su propia música sino del mismo Reggae. Hay cierta controversia acerca de la autoria del tema. Aunque está firmado por un antiguo amigo suyo llamado Vincent Ford, parece ser que en realidad sí fue compuesta por Bob. Al menos eso es lo que dice su viuda.

El fantasma de la ópera

opera2.JPG

Todo un “clásico” ya sea desde el formato original de la novela del escritor Gaston Leroux (1910), las películas como la adaptación protagonizada por el actor Lon Chaney (1925) o el musical de la mano del compositor Andrew Lloyd Webber (1986).

Los primeros teens

diana.jpg

Desde los primeros compases, esta canción nos traslada inmediatamente a los comienzos del rock’n'roll. En 1957 el candiense Paul Anka, con tan sólo 15 años, la escribió para su antigua niñera y esto la hace todavía más representativa del fenómeno teen. Se percibe claramente su sencillez melódica y por eso resulta muy útil para comenzar hacer música porque ¿quién no es capaz de interpretar una frase de 7 notas iguales seguidas?.

Reminiscencias africanas

lion.jpg

Esta canción cuenta con multitud de versiones (la foto se corresponde con el single de una de ellas) y hasta Disney la incluye en El Rey León. Suele ser tan divertida como difícil de hacer medianamente bien (basta pensar en el famoso Wimoweh del acompañamiento). Los papeles de cada parte se distribuyeron tal como se especifica más adelante. Hay cambios de tono que no están en la composición original y por ello algunas transiciones resultan algo extrañas. No obstante, eran necesarias para poder ayudar a la afinación del conjunto.