Lo que no deberías cantar

Afianza tu raíz!
...antes de tiempo, me refiero. En ocasiones oigo a estudiantes y hasta incluso a algunos supuestos "profesionales" vanagloriarse de que cantan roles operísticos de envergadura a edades muy tempranas. 

Por ejemplo, es raro encontrar a una Turandot o a una Norma o un Cavaradossi menor de treinta años y cuando oigo que alguien de veinte o menos dice cantar estos roles no sé si echarme a reir o a llorar. A reír porque doy por hecho que están intentando aparentar que cantan más de lo que cantan (un ego exorbitado puede llevar a esto:) o llorar porque, si realmente lo están haciendo, la voz les durará muy poco. 

Las voces evolucionan con el tiempo y la musculatura y el entrenamiento de un cantante debe estar muy asentado para poder abordar ciertos roles que necesitan una amplia proyección vocal que pase a una orquesta y un gran dominio técnico. 

En ocasiones son los propios profesores los que dan a un alumno un repertorio inadecuado, demasiado pretencioso demasiado pronto. El hecho de que una soprano, por ejemplo, sea lírica no quiere decir que en sus años de estudio ya pueda abordar roles de gran peso lírico. Deberá de desarrollar su voz desde el principio a través de roles de menor envergadura para que su voz se desarrolle convenientemente. 

Siempre aconsejo ir "con un zapato en cada pie", puesto que si calzamos zapatos más grandes, además de hacer el payaso, tropezaremos.

Lo que no deberías cantar

Afianza tu raíz!
...antes de tiempo, me refiero. En ocasiones oigo a estudiantes y hasta incluso a algunos supuestos "profesionales" vanagloriarse de que cantan roles operísticos de envergadura a edades muy tempranas. 

Por ejemplo, es raro encontrar a una Turandot o a una Norma o un Cavaradossi menor de treinta años y cuando oigo que alguien de veinte o menos dice cantar estos roles no sé si echarme a reir o a llorar. A reír porque doy por hecho que están intentando aparentar que cantan más de lo que cantan (un ego exorbitado puede llevar a esto:) o llorar porque, si realmente lo están haciendo, la voz les durará muy poco. 

Las voces evolucionan con el tiempo y la musculatura y el entrenamiento de un cantante debe estar muy asentado para poder abordar ciertos roles que necesitan una amplia proyección vocal que pase a una orquesta y un gran dominio técnico. 

En ocasiones son los propios profesores los que dan a un alumno un repertorio inadecuado, demasiado pretencioso demasiado pronto. El hecho de que una soprano, por ejemplo, sea lírica no quiere decir que en sus años de estudio ya pueda abordar roles de gran peso lírico. Deberá de desarrollar su voz desde el principio a través de roles de menor envergadura para que su voz se desarrolle convenientemente. 

Siempre aconsejo ir "con un zapato en cada pie", puesto que si calzamos zapatos más grandes, además de hacer el payaso, tropezaremos.

La "obsesión" por clasificar la voz

Se suele dar, entre los estudiantes de música clásica más que entre los estudiantes de música moderna, una cierta preocupación que llega a convertirse en algunos casos en obsesión por conocer exactamente el tipo de voz o lo que se conoce como FACH. 

Por otro lado las exigencias de los programas de estudios y la necesidad de cumplir un cierto repertorio impone cierta premura a los profesores a la hora de asignar un repertorio determinado. 

Realmente las voces nos hablan si las sabemos escuchar y si las tratamos con paciencia y esmero. Un profesor no debe precipitarse nunca a la hora de decir: "eres soprano dramática", "eres tenor lírico", "eres bajo cantante", por poner tres ejemplos, porque será la voz y su evolución la que determine si el repertorio es adecuado para una determinada persona. 

En los primeros años de estudio se debe ser muy flexible a la hora de seleccionar el repertorio
y no encasillar al alumno prematuramente. Se debe probar repertorio diverso en función de la competencia vocal del alumno y ante todo, no se debe forzar a estudiar determinadas obras si el alumno/a está forzado, refiriéndome a su voz concreta, única y como todos los seres humanos en constante evolución y difícil de clasificar.

Clasificar las voces es toda una ciencia y también todo un arte. Como las voces suelen macerar, evolucionar con el tiempo, cambiar progresivamente, el alumno tampoco debe tener una postura rígida hacia su tipología vocal, puesto que una soprano lírica podrá ser lírica toda su vida o podrá evolucionar hacia soprano spinto, por ejemplo, o una ligera podrá evolucionar con el tiempo hacia una lírico-ligera.

La "obsesión" por clasificar la voz

Se suele dar, entre los estudiantes de música clásica más que entre los estudiantes de música moderna, una cierta preocupación que llega a convertirse en algunos casos en obsesión por conocer exactamente el tipo de voz o lo que se conoce como FACH. 

Por otro lado las exigencias de los programas de estudios y la necesidad de cumplir un cierto repertorio impone cierta premura a los profesores a la hora de asignar un repertorio determinado. 

Realmente las voces nos hablan si las sabemos escuchar y si las tratamos con paciencia y esmero. Un profesor no debe precipitarse nunca a la hora de decir: "eres soprano dramática", "eres tenor lírico", "eres bajo cantante", por poner tres ejemplos, porque será la voz y su evolución la que determine si el repertorio es adecuado para una determinada persona. 

En los primeros años de estudio se debe ser muy flexible a la hora de seleccionar el repertorio
y no encasillar al alumno prematuramente. Se debe probar repertorio diverso en función de la competencia vocal del alumno y ante todo, no se debe forzar a estudiar determinadas obras si el alumno/a está forzado, refiriéndome a su voz concreta, única y como todos los seres humanos en constante evolución y difícil de clasificar.

Clasificar las voces es toda una ciencia y también todo un arte. Como las voces suelen macerar, evolucionar con el tiempo, cambiar progresivamente, el alumno tampoco debe tener una postura rígida hacia su tipología vocal, puesto que una soprano lírica podrá ser lírica toda su vida o podrá evolucionar hacia soprano spinto, por ejemplo, o una ligera podrá evolucionar con el tiempo hacia una lírico-ligera.

Tesituras vocales en música moderna

Abisai Cruella, vocalista de Prueba de Cargo
Las clasificaciones vocales existentes hacen referencia a los tipos de voz según su amplitud o rango vocal y dividen en soprano, mezzosoprano y contralto para las voces femeninas y en tenor, barítono y bajo para los hombres.

Los libros de canto, por tradición, hacen referencia a las notas que pueden cantar cada tipo de voz teniendo en cuenta que las voces iban a cantar sin microfonos, en teatros y por lo tanto había que trabajar las voces según la técnica  clásica, es decir potenciando aquellas notas que podían adquirir mayor brillo y proyección sin amplificación artificial.


Desde mi punto de vista, hoy en día, esta clasificación se ha quedado un poco obsoleta en el ámbito de la música moderna. Seguimos diciendo que una persona tiene voz de soprano, mezzosoprano o contralto, en el caso de mujeres, y sabemos que alcanzarán a cantar determinadas notas pero la realidad es que impera el cantar con la voz mixta con predominancia del registro de pecho (mientras que la escuela clásica trabaja con esta voz mixta pero predominancia del registro de cabeza) y en las canciones se emplean tesituras más graves. Esto no quiere decir que no se tenga que trabajar el registro de cabeza ya que no hacerlo limitará las posibilidades del cantante, quiere decir que en el empleo de la vox mixta y debido a las tesituras imperará en la voz mixta, el registro de pecho.

La manera de cantar en música moderna, debido a la amplificación, permite el empleo de la voz y de efectos sonoros mucho más amplios. Estos efectos en la técnica clásica no son recomendables y están fuera de estilo.

Concretando el tema de este post y poniendo un ejemplo de lo que quiero decir, para una voz aguda de mujer, es decir, una soprano cantará en lírico desde un do3 a un do5 mientras que en la música moderna su tesitura abarcará de un la 2 a un la4. Se podría decir que las tesituras en música moderna descienden una tercera como regla general.