María José Acevedo: En determinadas profesiones es fundamental trabajar la voz para aprovechar todo su potencial

Es un placer dar voz hoy en LBDC a una excelente profesional: María José Acevedo. Mujer del renacimiento, polifacética: Periodista, Coach Integral y Podcaster, Directora de la famosa serie de entrevistas "Dopamínate". Responsable de comunicación de dameTVision. Estoy segura que os encantarán sus reflexiones.

¿Crees que es importante trabajar la voz?
La voz es una de las características que nos definen como seres humanos. Cada voz es única e irrepetible y es una de nuestras señas de identidad.


Nacemos con ella y, como instrumento perfecto que es, tiene todas las características para funcionar a la perfección y desempeñar una de sus tareas fundamentales que es la capacidad de poder comunicarnos a través del habla.

Existen profesiones y/o oficios que le dan a la voz un papel más importante si cabe. Es el caso de cantantes, locutores y periodistas, vendedores, profesores y un largo etcétera que no solo deben cuidar su voz, sino que es fundamental trabajarla para aprovechar al máximo todo su potencial, no solo sus cualidades puramente técnicas sino emocionales.

¿Realizar algún ejercicio o ‘ritual’ de calentamiento vocal?
Menos de los que debería. Pero sí hago ejercicios de gesticulación y relajación de músculos para poder tener la dicción correcta.

¿Qué hace a un buen locutor?
Como en todas las profesiones, lo fundamental es que te guste lo que haces. En mi caso, siento una auténtica pasión por la comunicación, así que ponerle corazón cuando tengo un micrófono o un auditorio delante es mi principal arma. Y otra de las cosas importantes que me ha enseñado la experiencia es el poder de la naturalidad. Tratar al receptor de tu mensaje, de igual a igual, sin imposturas ni vehemencia, hace que el poder de lo que dices se multiplique por mil. Cuando ‘el otro’ entiende que hay verdad en lo que estás contando, la comunicación fluye por sí sola.

No quiero olvidar algo que para mí es fundamental y es el manejo del silencio. Tan importante o más que la palabra es el silencio. Si se saben administrar bien, su poder, en el acto de la comunicación, es brutal. Si además los combinamos en su justa medida con la palabra, el resultado es alucinante.

¿Qué haces para cuidar tu voz?

Empezaré diciendo que no la cuido todo lo que debería pero sí soy muy estricta con la hidratación constante. En mi trabajo, ya sea como periodista o coach nunca me falta agua, allí donde esté. Estoy muy pendiente de no consumir bebidas y alimentos ni demasiado fríos ni demasiado calientes.

Y otra de las cosas que cuido muchísimo es evitar ambientes demasiado ruidosos, en los que tener que elevar demasiado el volumen de voz. En cuanto a realizar ejercicios, reconozco que no soy todo lo disciplinada que debería y sólo los hago de vez en cuando.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz respecto a tu experiencia?
Solo escuchando grabaciones de hace años soy capaz de ver cómo ha mejorado y no solo en el timbre, sino también en la modulación. Creo que mi voz aún tiene muchas más posibilidades y aunque he realizado algunos cursos de dicción y locución, todavía podría sacarle mucho más partido. 

Estoy convencida de que mi voz ha mejorado a medida que he ganado en seguridad en mí misma y en lo que hago. Leo en voz alta cada día y me escucho mucho, sobre todo para aprender a corregir errores.

¿Te gusta cantar?
Cuando me preguntaban de pequeña que quería ser de mayor, yo siempre decía “quiero ser cantante” y recuerdo pedir constantemente en mi casa poder ir a un Conservatorio a estudiar canto, algo que nunca sucedió. He convivido en un ambiente familiar muy pegado a la música. Mi padre ha tocado instrumentos musicales desde siempre y a mi madre le ha gustado mucho cantar. En las reuniones familiares siempre está la música de por medio y desde muy pequeña siempre he cantado en coros y formaciones musicales. 

No entiendo la vida sin música y no entiendo mi vida sin cantar. Me paso la vida canturreando. Debo confesar que he comenzado en varias ocasiones a formarme en canto pero circunstancias laborales, fundamentalmente, me han impedido llevarlo a cabo. Siempre pienso que hay algo irreconciliable entre el canto y yo pero también sé que todo pasa por algo y para algo. Si no lo he podido llevar a cabo, será porque no era el momento adecuado.

¿Qué consejo darías a quien empieza en el mundo de la locución?
Fundamentalmente una buena formación. Una voz con grandes y buenas cualidades no es suficiente. Hay que conocerse y conocerla, y trabajar, trabajar mucho para sacarle todo el potencial. Otro consejo que doy es que hay que escucharse mucho para reconocerse, no avergonzarse y, por último, aprender que el poder de la palabra es inmenso pero siempre y cuando las palabras estén llenas de verdad. Para mí, eso es lo que diferencia a un comunicador ‘a secas’ de un gran comunicador.

Más info: 

Lucía Marien Vallory (la rocker): "La música nos permite trascender"

Hoy entrevistamos a una de las premiadas de nuestro concurso internacional de canto, Lucía Marien Vallory, de Argentina.

¿Cuál es la primera experiencia que recuerdas con la música?
Recuerdo a mi padre escuchando "la sinfonía pastoral" de Beethoven. Yo tenía 3 años y estaba maravillosa con esa música. Era un disparador para el movimiento y la imaginación 

¿En que momento decidiste que querías ser cantante?
Cuando estaba en el jardín de infantes, mis maestras me pedían que cantara las canciones que mis padres habían escrito (son músicos) y disfrutaba tanto ese momento que sabía que mi destino era cantar para complacer al público 


¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tus comienzos?
Vengo de familia de músicos, siendo la tercera generación que se dedica a esto, así que diría que la primer influencia es la sangre misma. Ya en la adolescencia, diría que Freddie Mercury fue mi mayor inspiración 

¿Cuáles son tus cantantes o músicos favoritos?
Como ya mencioné, Freddie Mercury, Janis Joplin, SRV, Ella Fitzgerald, Sumo,  Indio Solari, Soda Stereo,  Charla García 

¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?
Creo que me encuentro en el tango y el blues

Cuéntanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu voz o tu experiencia profesional.
Hay muchísimas, pero quizás una de las más significativas es un evento que tuve, donde me habían pedido un repertorio especial y tuve un accidente en el camino, así que llegué tarde, totalmente embarrada, molesta y cuando comencé a cantar la gente se emocionó hasta las lágrimas. Fue como que "me perdonaron todo" . Ese día descubrí que mi verdadero talento es poner el alma en la voz y estar "desnuda" frente al público.

¿Qué opinas de la situación actual de los músicos y los cantantes?
Son tiempos difíciles. Para el arte, siempre son tiempos difíciles. Creo que hay una enorme oferta y variedad de músicos, que gracias a la era de Internet existe acceso a ellos de manera global, lo cual es muy positivo. Lo que me hace ruido es que la mayoría de las bandas o cantantes buscan los atajos para obtener fama en vez de disfrutar el camino musical formándose, conectándose con lo que están diciendo y vendiendo productos que serán olvidados rápidamente.  La música es comunicación y una forma de trascender. Podría jurar que son muy pocos los artistas que se abren camino para hacer historia. La música no puede ser un negocio. Al menos esa es mi opinion. 

¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a cantar?
Que den todo en el escenario sin importar las variables. Que disfruten cada etapa, que la música acompañe sus vidas y que se permitan mutar ya que uno va evolucionando, por lo que esto tambien debe reflejarse en la voz. Les diría que entrenen continuamente y no se fien de lo que ya han logrado. Siempre hay que estudiar e ir por más. Con los años, la voz se vuelve más interesante y hay que estar a la altura de las exigencias cotidianas.

¿Quieres añadir algo más sobre tu relación con la música?
Creo que la música nos permite trascender. Con 32 años he pasado por miles de etapas, estilos, y siempre me permití experimentar. El camino te va llevando y yo siento que me voy encontrando en distintos lugares de acuerdo a mis vivencias. Hoy vuelvo a ser madre y en esta etapa de introspección la música también refleja nuevos matices. Hay que dejarse llevar.

¿Dónde pueden hallar nuestros lectores más información en la red sobre ti? 
Pueden seguirme en Twitter como luciamarien, buscarme en YouTube como Lucía Marien vallory. Mi banda es Inacherock. En Facebook soy Marien vallory  (la rocker). Hay más info dando vueltas pero los dejo que vayan descubriendo de a poco. Me gustaría llenar de likes mi taller de canto : www.Facebook.com/CantoMarien

MUCHAS GRACIAS

A ti :)

#NOVEDAD: "La voz sí que importa", por Isabel Villagar #LaVozSiQueImporta

Es un placer anunciaros mi última publicación, "La voz sí que importa(Editorial Empresa Activa). 

Así como os invito a la primera de sus presentaciones y firma de  ejemplares (pulsando en el cartel toda la info).

¡Ya está disponible en librerías y a través de Amazon!

En mis anteriores libros he tratado cómo aprender a cantar, ya sea individualmente o en grupo. Este es diferente: en él, el foco está puesto en el acto comunicativo y la importancia de la voz en el mismo.

Se trata de un libro dirigido a todos aquellos que hacen un uso profesional de su voz hablada, un sector con el que llevo años trabajando de manera práctica ayudándoles a obtener el máximo potencial de su voz.

"La voz sí que importa", como os he dicho, se llama, y este título hace referencia a la relevancia que tiene el empleo de la voz en los procesos comunicativos. 

La mayoría de la población hace un infra-uso de su voz, es decir, no desarrolla toda la riqueza que su naturaleza le ha dado y eso influye en la calidad de las relaciones sociales y con uno mismo.

No se puede aislar la dimensión física, o sea, la coordinación neuro-muscular de una buena voz, de las emociones de la persona y de los conocimientos y la competencia del idioma en el que habla. En este libro se aprende a desarrollar cada una de esas dimensiones (física, emocional y mental).

En multitud de libros sobre la temática de hablar en público, se trata de manera soslayada aquellos aspectos directamente vinculados a la voz siendo que el instrumento vocal es perfectible y hay mucho más que decir y que pretendo aportar en esta publicación. 

Concretamente hay multitud de ejercicios y propuestas de trabajo que guiarán al lector en este proceso de auto-descubrimiento y mejora personal.

Ha supuesto un reto personal muy intenso escribir este libro durante tantos meses de investigación, de reflexión, de poner blanco sobre negro horas de formación a multitud de asistentes a mis cursos de educación vocal. 

Deseo que LA VOZ SÍ QUE IMPORTA sea una herramienta de gran utilidad y sobre todo espero que ayude a todos aquellos que entienden que la voz es "el espejo del alma".



La Voz Sí Que Importa reseñada en los medios:
La Razón

La Voz de Galicia
En las ondas: CV Radio, La Ser, Radio Ya, Radio Tropical, Radio MxE, Radio El Día Tenerife...
  Más info:
Distribución internacional (España, Estados Unidos, México, Argentina, Perú, Colombia, Chile, Uruguay)
Ficha
También puedes visitar:
Mejora tu voz para hablar en público

La distonía focal al descubierto – Bocca Chiusa

“La distonía focal es el cancer de los músicos”. Esta fue una de las frases más chocantes que escuché ayer por la radio mientras desayunaba. Fue en el programa Equilibristas, de Radio 3, en el que entrevistaban a Joan Martí, director del documental Bocca Chiusa.

La cinta narra la experiencia de Bernat Xamena, un trompetista de jazz que de pronto no pudo seguir tocando debido a este grave problema. Martí y la presentadora Laura Martínez han ido desgranando las causas y efectos de esta patología neuronal y la pesadilla ante la que se encuentran los músicos que la padecen. La entrevista resulta amena a pesar de lo dramático de la cuestión y se puede escuchar desde el siguiente banner (empieza en la introducción a la entrevista):

Un 1% de músicos padece distonía focal

Parece una cifra muy baja, pero si nos paramos a pensar que cualquier orquesta o banda tiene fácilmente 50 miembros y que los intercambios y participación en más de una agrupación son muy frecuentes entre músicos no tardaremos en caer en la cuenta de que seguramente conocemos a alguien que padece distonía focal.

Sin ir más lejos, yo personalmente he convivido con dos personas que han padecido distonía focal. Uno de ellos es Rubén Pérez, trombonista que en la actualidad desarrolla su actividad en tierras granadinas. Hace algo más de dos años nos sorprendió con este articulo en el que exponía su experiencia al respecto; tal fue el interés despertado que tiempo después escribió otro articulo para completar su exposición.

Pero no son los únicos afectados con quienes me he encontrado. La distonía es poco conocida, incluso para quienes la sufren, por lo que no es extraño que no nos percatemos de su presencia o no la sepamos identificar/diagnosticar. A mi llegada al conservatorio profesional de Zaragoza tuve un alumno que tenía una relación muy peculiar con la tuba: parecía que su cuerpo se negara a tocar, girándole la cara -literalmente- al instrumento y generando una tensión muscular descomunal en todo su cuerpo.

En aquel momento no había oído hablar sobre la distonía focal, pero con el paso de las clases llegué a la conclusión de que había algún tipo de conexión entre la mente y el cuerpo. Así que focalicé las sesiones de clase en redescubrir el instrumento para que se “reconciliase” con él, haciendo ejercicios en esa dirección con notas largasy suaves despeocupadamente; tiempo después he sabido que mi intuición me llevba por labuena dirección, pues las pautas que marcan los especialistas en distonía focal van en ese sentido de reapropiarse de seguridad en uno mismo y confidencia con el instrumento. Cada vez estoy más convencido de que una parte muy importante de nuestros procesos de aprendizaje pasa por el lenguaje que utilizamos con nosotros mismos, y que las malas prácticas en este sentido (pensar en negativo sobre nosotros mismos y nuestras acciones) pueden llevarnos a somatizar lo que pensamos.

El equipo de Joan Martí y Bernat Xamena ha lanzado una campaña de crowdfounding para poder llevar a cabo la producción del documental, en la que voy a colaborar. Valga decir que no tengo ningún interés personal en dar publicidad a este proyecto -ni estoy implicado ni conozco a quienes lo están-, pero me parece un tema lo suficiente importante como para contribuir en su visibilización

 

 

La entrada La distonía focal al descubierto – Bocca Chiusa se publicó primero en Edu Ruano.. Blog sobre la tuba, la técnica en los instrumentos de viento metal y la interpretación musical.

Grandes oradores: César Gómez Mora, cobra más importancia saber comunicar de manera clara y atractiva.

¿Cuál es el origen de tu vocación por dictar conferencias?
Existe un antes y un después claro: en 2011 me uní a Valencia Toastmasters, un club de oratoria, y es ahí donde empieza mi camino hacia la profesionalización. Sin embargo recuerdo que ya haciendo la presentación del proyecto de fin de carrera me preocupé por hacer una presentación efectiva y diferente.

¿Qué impacto cree que tiene en las personas un buen mensaje?
Las personas somos comunicación. No hay proyecto ni emprendedor para el que la comunicación no haya sido una pieza necesaria. La buena comunicación hace que un grupo de personas trabaje hacia un objetivo común. La buena comunicación hace que los clientes se interesen por lo que vendemos. La buena comunicación hace que los inversores decidan apostar por nuestro proyecto.

¿Qué valor otorgas al desarrollo de la capacidad de hablar en público?
Somos seres sociales y la comunicación es el hilo invisible que nos une a todos como familias, como empresas y como sociedad. Estamos sumergidos en mensajes a diario: de nuestro teléfono, en la calle y en todos sitios. Precisamente por eso es tan importante un mensaje trabajado: en un mar de mensajes e información solo se escuchan los mejores.

En el mundo que viene, qué crees que tendrá más importancia a la hora de comunicar.
Más de 50 años de mensajes televisivos y publicidad nos han hecho selectivos e impacientes. Internet ha agudizado este síntoma. Hoy en día, si recibo un vídeo de YouTube de 10 minutos... me pienso si lo veo. Si el vídeo dura una hora, ni lo veo. Piensa lo que esto significa a todos los niveles. Estamos compitiendo a nivel comunicativo con mensajes super concentrados y efectivos. 

Cada vez somos menos sensibles a la mala comunicación. Un profesor que no es capaz de comunicar a este nivel, pierde a todos sus alumnos en media hora. O un profesional que hace un seminario y no se ha preparado: el público está ahí... pero está pensando en otra cosa: tanto el presentador como la audiencia están perdiendo el tiempo.

Cada vez cobra más importancia saber comunicar de manera clara y atractiva. Esto no solo se aplica a las presentaciones en público sino también a la comunicación por escrito.

¿Escribes como hablas? ¿Hablas como escribes?
Por supuesto que no. El medio escrito y el medio oral son totalmente diferentes y por tanto requieren tratamientos diferentes. El medio es el mensaje, como dijo Marshall McLuhan. 

Para empezar, una presentación la conduce el que habla, sin embargo un texto lo conduce el que lee. Cuando lees un texto, puedes volver a leer algo que no has entendido, como lector estás al volante. Sin embargo cuando escuchas una charla, no puedes volver atrás, el presentador dicta el ritmo. Además la densidad de información en un texto escrito es mucho mayor que en una charla. Estas dos diferencias dictan, por ejemplo, que se recomiende la repetición al hacer presentaciones, pero no al escribir.

Además, un texto escrito nos da pistas: párrafos, palabras en negrita, puntos, comas, capítulos, etc. Estos actúan como señales de tráfico que nos indican por dónde y hacia dónde vamos. También nos indican la jerarquía de la información y qué partes son más importantes que otras. En el lenguaje hablado todo esto se pierde, y el orador tiene que usar las pausas, la entonación, el volumen y la velocidad al hablar para ayudar al oyente a entender mejor el contexto e importancia de lo que está diciendo. Por ejemplo, cuando decimos una frase importante es recomendable hacer una pausa larga para subrayar su importancia, pero también para dar tiempo a la audiencia a asimilar lo que estamos diciendo.

¿Cómo preparas las conferencias?
Suena un poco obvio, pero trato de preparar siempre las charlas con dos ingredientes principales: tiempo y preparación. El tiempo lo necesito para poder ir mejorando la charla, investigar, dejar que los conceptos tomen forma en mi cabeza. Siempre empiezo con papel y boli, NUNCA con el PowerPoint. Lo primero que hago es pensar en la idea central: ¿qué quiero que se lleve la audiencia de esta charla? Porque no se van a acordar de todo. De hecho, olvidarán el 90%. Por tanto, es importante pensar en qué objetivo quiero conseguir como punto de partida. 

El segundo ingrediente es la preparación o más concretamente los ensayos. Los músicos ensayan, los actores ensayan y los deportistas entrenan. Sin embargo muchas veces los presentadores no nos preparamos ni ensayamos. La primera vez que hacemos nuestra charla es... en el escenario, cuando nos lo estamos jugando todo. Imagínate una cantante que canta una pieza por primera vez el día del estreno.

¿Qué haces para cuidar tu voz?
La voz es un poco mi asignatura pendiente. Tengo la suerte de respirar abdominalmente de manera natural, con lo cual ya tengo eso ganado. Trato de hacer deporte y comer bien. Entiendo que un corazón y pulmones sanos ayudan a tener una mejor voz.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
Inicialmente no era consciente de mi voz ni mi lenguaje corporal. A medida que gané experiencia pasó algo muy curioso: empecé a usar un personaje. Mi yo del escenario hablaba diferente, con voz de orador. Mucha gente que me conocía decía que sonaba raro, que no era yo. Era como un mal actor interpretando a un buen orador. Con el tiempo trabajé en mi naturalidad y en el tono conversacional. Mi objetivo hoy en día es sonar como yo mismo, sonar natural.

¿Qué hace a un buen orador?
Es importante destacar que el buen orador se puede hacer. El buen orador domina una serie de habilidades que se pueden enseñar de manera muy fácil. Es un error pensar que algunos nacen con la habilidad de saber en público y otros no.

Los griegos resumieron esto en tres características: ethos, pathos y logos. Ethos es la capacidad de que la audiencia confíe en ti, mostrando confianza en ti mismo y demostrando credibilidad. Pathos es la capacidad de emocionar a la audiencia, contando historias y usando palabras que dibujen imágenes en las mentes de la audiencia. Logos es la capacidad de análisis y razonamiento lógico, estructurando nuestro discurso y referenciando datos y fuentes fiables.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la oratoria?
Que no piensen que se les va a ir el miedo escénico. El miedo escénico es parte del proceso. Podemos tener más o menos miedo, pero siempre tendremos algo. Lo mejor es no esperar a que se nos quite el miedo para empezar a hablar en público, sino hablar en público a pesar de tener miedo. Valiente no es el que no tiene miedo, sino el que hace lo que tiene que hacer a pesar de tener miedo.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas charlas?
Suelo escribir sobre oratoria en mi blog Muerte por PowerPoint (muerteporpowerpoint.com). Mi trabajo lo podéis ver, más que en mis charlas, en el trabajo que hago preparando a otros oradores en fourthwall.es. El 17 de febrero en TEDxUPValència (tedxupvalencia.com), y el 29 de abril en TEDxBerkleeValencia (tedxberkleevalencia.com) podéis ver a oradores a los que he ayudado a encontrar su voz.