Sinfonía de los juguetes

Esta obra, en la cual, junto con los instrumentos tradicionales, participan juguetes (una trompeta y un tambor de hojalata, unos silbatos que producen el canto de un cuco y de un ruiseñor, una matraca y un triángulo, que en aquella época estaba todavía admitido en las bandas pero no en la orquesta) ha sido atribuida durante mucho tiempo a Leopold Mozart, el padre de Wolfgang Amadeus.

Anteriormente, esta misma obra se atribuyó a diferentes compositores, entre los que figuran Franz Joseph Haydn, el padre de la sinfonía, y su hermano Michael.

Entre las razones que contribuyeron a que se le quitara la autoría a Haydn y se le diera a Leopold Mozart, seguramente estuvo la gran fama como maestro de música de la que gozaba este último, quien, además de haber sido el responsable de la educación musical de su hijo, escribió un importante método de violín, Tratado para una escuela violinística básica, que se publicó en varios idiomas y sirvió para que muchísimos niños de esa época y del siglo siguiente aprendieran a producir sus primeras notas con ese instrumento.

Sin embargo, hoy en día hay estudios que demuestran que el autor de la Kindersinfonie (sinfonía de los niños, ese es su título en alemán) fue un monje benedictino llamado Edmund Angerer que vivió en Baviera en la segunda mitad del siglo XVIII, y no el músico de la corte del Arzobispo de Salzburgo. No obstante, Leopold todavía aparece como autor de esta obra en las portadas de las partituras y de los discos publicados hasta hace muy pocos, y en muchísimas páginas web, bastante más de las que presentan esta música como obra de Angerer. Un ejemplo es el siguiente vídeo.

La entrada Sinfonía de los juguetes ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

El cerebro de Einstein

Albert EinsteinCuando Albert Einstein se quedaba estancado en un problema de Física, cogía su violín y lo tocaba hasta dar con la solución. Tenía una sensibilidad especial por la música y para comprender las cosas prefería las impresiones sensoriales en lugar de las palabras… (elmundo.es)

La entrada El cerebro de Einstein ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Día sin libro de texto

Día sin libro de textoeducacionmusical.es se adhiere al Día sin libro de texto, que se celebra mañana, 23 de abril, una iniciativa que pretende llamar la atención de toda la comunidad educativa y especialmente de los políticos, sobre la necesidad de restarle a esta herramienta ese puesto privilegiado dentro del sistema educativo que, en los tiempos que vivimos, ya no se merece. Gracias a los recursos y herramientas que nos pone a disposición la tecnología, ya no tiene sentido confiarle a una editorial el desarrollo del currículo de una asignatura, en forma de un conjunto cerrado de contenidos a aprender y de actividades a realizar. En efecto, cada día son más los docentes que emplean la Web 2.0 para crear sus propios recursos, ya sea fabricándolo desde cero, ya sea modificando los contenidos creados por sus colegas para adaptarlos a sus necesidades. De nuevo llegamos a uno de los grandes retos de la educación del siglo XXI: crear y compartir conocimiento.

La entrada Día sin libro de texto ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

No, no tiene gracia

Si el anuncio de que Ángeles González Sinde será la nueva ministra de Cultura hubiera llegado unos días antes, hubiera pensado inmediatamente en el April Fools’ Day (o pesce d’aprile, como se dice en mi tierra)… vamos una inocentada. Pero no es así y no, no tiene gracia.

Sinde

No es posible que tengamos como Ministra de Cultura una persona entre cuyas declaraciones hay perlas como:

Seamos todos sinceros, ¿para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuantos gigas? ¿Para mandar e-mails?

O esta otra:

El canon son sólo unos céntimos y no compensa la piratería.

En fin, esta señora está convencida que una conexión a Internet rápida sólo sirve para bajarse las penosas películas que, con contadas excepciones, produce el cine español (con el dinero de muchas subvenciones públicas que ya quisiera tener la música -ya saben a qué música me refiero- u otras artes) y está dispuesta a que se baje la velocidad de las conexiones a Internet. Muy flaco favor a la educación y el conocimiento.

Estoy harto de que el Ministerio de Cultura sea en realidad un Ministerio de ENTRETENIMIENTO, en el que se fomenta el enriquecimiento inmoral de personajillos que nada tienen que ver con la cultura (monarcas de comida basura, fósiles de la música pop y lolailos de todo tipo, directores y actores de películas de tan bajo nivel que muchas de ellas ni siquiera llegan a ser estrenadas, y un largo etcétera), se nos extorsiona un dinero cada vez que compramos cualquier producto electrónico para usos que nada tienen que ver con ellos, se intenta por todos los medios frenar el avance tecnológico, y se les da premios a los toreros, llamando “bella arte” a las barbaridades que le hacen a un pobre animal por pura diversión.

Quiero un Ministro/a de Cultura que devuelva la dignidad a esa Institución… y desde luego esa señora no es quién pueda/sepa/quiera hacerlo.

La entrada No, no tiene gracia ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Música contra el fracaso escolar

Música contra el fracaso escolarCon ese títular, el periódico El País publicaba hace dos días un artículo sobre la integración de las enseñanzas musicales especializadas en el currículo de la escuela obligatoria. En él se destacan los beneficios que la música puede aportar al rendimiento y la convivencia del alumnado de los colegios e institutos, sin olvidar su poder de integración del alumnado con discapacidad.

En la misma línea, otro artículo, publicado unos días antes por el periódico Cinco días, destacaba la acción saludable de la música para el cuerpo y la mente de los niños.

O, como nos gusta decir en educacionmusical.es: ad sapientiam per musicam.

La entrada Música contra el fracaso escolar ha sido publicada primero en educacionmusical.es.