Grandes monologuistas: Albert Boira, "Sé si conecto por el silencio"

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo?
Escribo lo que "me late", por necesidad vital de hablar de algo... no me funciona lo de sentarme a escribir... primero hay una interminable sucesión de notas escritas o grabadas en el móvil, ideas que me surgen en los lugares y momentos más insospechados... después ordenarlo en el ordenador... digamos que es como un embarazo con parto incluido... a este ritmo acostumbro a ser capaz de escribir un monólogo por año... podría escribir más, pero ese es el ritmo natural que me surge.
¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)?
Mis fuentes de inspiración, en un noventa por ciento de los casos, tiene que ver con la HIPOCRESIA SOCIAL y la DOBLE MORAL. Opino que vivimos prisioneros de las normas preestablecidas y por los residuos educacionales... sujetos a la opinión de los demás. Mi discurso va de libertades individuales, en el día a día, en el amor, el sexo, las drogas, etc.

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Soy monologuista "intérprete", quiero decir con esto que acompaño mi historia con gesto, con voces, con personajes... le doy mucha importancia al tono y a la intención, a la onomatopeya. Y el gesto, la mímica, vital para mí.

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Muchísima. Dado que no siempre trabajo en teatros, donde el silencio "se presupone", y a veces trabajo en locales, salas, discotecas, donde el silencio hay que ganárselo, diría que el silencio cumple varias funciones. Por un lado el silencio es la demostración de que "tienes" al público, todos atienden, nadie se distrae. Por otro lado existe el silencio teatral, la "pausa/efecto", un silencio es un captador de atención, refuerza lo que uno vaya a decir a continuación o deja el espacio para que cale lo que uno acaba de decir... el silencio es, como no, parte importante en el uso de la palabra.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Por el silencio, por la forma de escucharme cuando argumento, por la participación cuando pregunto algo. Hay una sensación que tengo difícil de explicar. Uno siente como está conectado con invisibles hilos con todas y cada una de las personas que tiene enfrente... los hilos a veces se rompen, a veces se mantienen conectados... hay mucho de "sensación" enla conexión con el público.



¿Improvisas?
Mucho, me atengo al guión en el desarrollo del espectáculo, pero dejo siempre abierta la posibilidad de improvisar. A veces, en escena, coinciden la oportunidad y la ocurrencia brillante, y yo intento no desaprovechar nunca una ocurrencia en directo, me gusta hacerlo, me hace sentir vivo como artista... de hecho, de muchas de mis improvisaciones han surgido después bloques enteros de monólogo.
¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
Me dedico a esto desde los cuarenta años de edad, mi vocación fue primero huir del sistema y de una vida orientada al resultado económico... casi al mismo tiempo me sorprendí viendo "El Club de la Comedia", en sus inicios, y sentí que ese era mi futuro. Por fin el tipo que tenía que reprimir sus bromas porque "no era serio" encontraba un lugar en el mundo donde lo "serio" era hacer bromas.

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
Impacto? El buen humor es imprescindible para vivir la vida sin encontrarla un sinsentido... el humor nos hace fuertes y sensibles a la vez. La verdad, sin darme cuenta casi, me rodeo de gente con buen humor, me hacen la vida más fácil, y yo a ellos...

¿Cómo preparas las actuaciones?
Con los años me he vuelto muy meticuloso, y la salud me ha ayudado a eso. No trasnocho la noche anterior a una actuación, intento por todos los medios hacer una buena siesta por la tarde el día de la actuación. Repaso mentalmente (en cualquier sitio, evadiendo una parte de mi ser consciente) lo que haré encima del escenario, y me conecto "emocionalmente" a la actuación cinco minutos antes de subir al escenario preguntándome una y otra vez: Albert, ¿qué has venido a hacer aquí?

¿Qué haces para cuidar tu voz?
La verdad es que muy poco. Ando con el cuello siempre abrigado (excepto en verano), siento mucho el frío en el cuello y tengo la manía de que me quedaré sin voz, pero más allá de eso, nada.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
No he notado muchos cambios en mi voz, más allá de conocerme mejor y perder el miedo a gritar cuando conviene en escena.

¿Qué hace a un buen monologuista?
No creo que nadie pueda dar una respuesta a esta pregunta en la que todos estemos de acuerdo y nos veamos reflejados. Yo sólo puedo dar mi opinión, y es fácil que mañana no esté de acuerdo con ella, es una visión muy personal la que guía mi respuesta.

Me da que un buen monologuista lo puede ser por muchas cosas, porque trabaje mucho, porque le contraten mucho, porque haga más risas por minuto que otros. A mi modo de ver, un buen monologuista es aquel capaz de hacer reír al público cuando él quiere, hacerle pensar cuando él decide, el que mantiene la atención del público y predura en su memoria.

Un buen monologuista puede ser cualquiera, mientras haga reír y disfrute con ello.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos?
Que no se fije en los demás más que para aprender, que no tenga la sensación de que compite con nadie, que no supedite su éxito al resultado... el éxito ya lo ha alcanzado metiéndose en una aventura que le hará conocerse mejor y vivir más su propia vida.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
Siguiéndome en Facebook: Albert Boira, en Twitter o Instagram: @albertboira, allí publico mis actuaciones, viajes y muchas cosas divertidas que se me ocurren, conexiones en directo, comentarios de noticias, etc.

Grandes monologuistas: Albert Boira, "Sé si conecto por el silencio"

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo?
Escribo lo que "me late", por necesidad vital de hablar de algo... no me funciona lo de sentarme a escribir... primero hay una interminable sucesión de notas escritas o grabadas en el móvil, ideas que me surgen en los lugares y momentos más insospechados... después ordenarlo en el ordenador... digamos que es como un embarazo con parto incluido... a este ritmo acostumbro a ser capaz de escribir un monólogo por año... podría escribir más, pero ese es el ritmo natural que me surge.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)?
Mis fuentes de inspiración, en un noventa por ciento de los casos, tiene que ver con la HIPOCRESIA SOCIAL y la DOBLE MORAL. Opino que vivimos prisioneros de las normas preestablecidas y por los residuos educacionales... sujetos a la opinión de los demás. Mi discurso va de libertades individuales, en el día a día, en el amor, el sexo, las drogas, etc.

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Soy monologuista "intérprete", quiero decir con esto que acompaño mi historia con gesto, con voces, con personajes... le doy mucha importancia al tono y a la intención, a la onomatopeya. Y el gesto, la mímica, vital para mí.

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Muchísima. Dado que no siempre trabajo en teatros, donde el silencio "se presupone", y a veces trabajo en locales, salas, discotecas, donde el silencio hay que ganárselo, diría que el silencio cumple varias funciones. Por un lado el silencio es la demostración de que "tienes" al público, todos atienden, nadie se distrae. Por otro lado existe el silencio teatral, la "pausa/efecto", un silencio es un captador de atención, refuerza lo que uno vaya a decir a continuación o deja el espacio para que cale lo que uno acaba de decir... el silencio es, como no, parte importante en el uso de la palabra.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Por el silencio, por la forma de escucharme cuando argumento, por la participación cuando pregunto algo. Hay una sensación que tengo difícil de explicar. Uno siente como está conectado con invisibles hilos con todas y cada una de las personas que tiene enfrente... los hilos a veces se rompen, a veces se mantienen conectados... hay mucho de "sensación" en la conexión con el público.

¿Improvisas?
Mucho, me atengo al guión en el desarrollo del espectáculo, pero dejo siempre abierta la posibilidad de improvisar. A veces, en escena, coinciden la oportunidad y la ocurrencia brillante, y yo intento no desaprovechar nunca una ocurrencia en directo, me gusta hacerlo, me hace sentir vivo como artista... de hecho, de muchas de mis improvisaciones han surgido después bloques enteros de monólogo.

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
Me dedico a esto desde los cuarenta años de edad, mi vocación fue primero huir del sistema y de una vida orientada al resultado económico... casi al mismo tiempo me sorprendí viendo "El Club de la Comedia", en sus inicios, y sentí que ese era mi futuro. Por fin el tipo que tenía que reprimir sus bromas porque "no era serio" encontraba un lugar en el mundo donde lo "serio" era hacer bromas.

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
Impacto? El buen humor es imprescindible para vivir la vida sin encontrarla un sinsentido... el humor nos hace fuertes y sensibles a la vez. La verdad, sin darme cuenta casi, me rodeo de gente con buen humor, me hacen la vida más fácil, y yo a ellos...

¿Cómo preparas las actuaciones?
Con los años me he vuelto muy meticuloso, y la salud me ha ayudado a eso. No trasnocho la noche anterior a una actuación, intento por todos los medios hacer una buena siesta por la tarde el día de la actuación. Repaso mentalmente (en cualquier sitio, evadiendo una parte de mi ser consciente) lo que haré encima del escenario, y me conecto "emocionalmente" a la actuación cinco minutos antes de subir al escenario preguntándome una y otra vez: Albert, ¿qué has venido a hacer aquí?

¿Qué haces para cuidar tu voz?
La verdad es que muy poco. Ando con el cuello siempre abrigado (excepto en verano), siento mucho el frío en el cuello y tengo la manía de que me quedaré sin voz, pero más allá de eso, nada.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
No he notado muchos cambios en mi voz, más allá de conocerme mejor y perder el miedo a gritar cuando conviene en escena.

¿Qué hace a un buen monologuista?
No creo que nadie pueda dar una respuesta a esta pregunta en la que todos estemos de acuerdo y nos veamos reflejados. Yo sólo puedo dar mi opinión, y es fácil que mañana no esté de acuerdo con ella, es una visión muy personal la que guía mi respuesta.

Me da que un buen monologuista lo puede ser por muchas cosas, porque trabaje mucho, porque le contraten mucho, porque haga más risas por minuto que otros. A mi modo de ver, un buen monologuista es aquel capaz de hacer reír al público cuando él quiere, hacerle pensar cuando él decide, el que mantiene la atención del público y predura en su memoria.

Un buen monologuista puede ser cualquiera, mientras haga reír y disfrute con ello.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos?
Que no se fije en los demás más que para aprender, que no tenga la sensación de que compite con nadie, que no supedite su éxito al resultado... el éxito ya lo ha alcanzado metiéndose en una aventura que le hará conocerse mejor y vivir más su propia vida.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
Siguiéndome en Facebook: Albert Boira, en Twitter o Instagram: @albertboira, allí publico mis actuaciones, viajes y muchas cosas divertidas que se me ocurren, conexiones en directo, comentarios de noticias, etc.

Grandes monologuistas, Sara escudero: "sabiendo respirar tu voz lo nota"

Proseguimos hoy nuestra serie de Grandes Monologuistas con una de sus máximas exponentes, la simpatiquísima Sara Escudero.

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo? 
Los cómicos estamos constantemente escribiendo y tomando notas de pensamientos o vivencias que nos parece que nos pueden dar juego. Luego tienes que darlas forma y ver si realmente funciona el gag ;) El tiempo de hacer un monólogo pues es que es muy relativo... Hacer uno de los que grabamos en El Club De La Comedia, por ejemplo, es sencillo, porque son unos 8 minutos. Pero en dejar un espectáculo unipersonal de 90 min redondo pues hay que rodarlo... ;) Pero, de verdad, lo importante es que la gente sepa y valore que detrás de cualquier cómico-monologuista hay un trabajo constante y duro. Es un examen diario: cada vez que te subes a un escenario lo es. Lo de menos es si a uno le cuesta un mes escribir media hora nueva o le cuesta una hora: los dos tendrán que rodarlo para hacer que viva ;)

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)? 
La vida diaria y la imaginación, claro.. ;) 

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)? 
Cada cómico a medida que va haciendo "bolos" se va formando y va encontrando su voz cómica, que no sólo es una voz como tal (la que te viene de serie al nacer) si no que es el concepto de "tu forma de hacer humor". En la mía hay mucho acting, mucho juego de voces y mucha conexión directa con el público que tenga ese día delante (en el stand-up miras a los ojos, necesitas ese feedback, no hay cuarta pared). 

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación? 
De cero a 10 les doy un 12 ;) Sin ellos no hay tempo, no hay pulso.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público? 
Llámame rara, pero si no se ríen ni sonríen.. la cosa no va bien ;P Como te decía antes: no hay cuarta pared, así que lo sabes porque lo recibes directamente :)

¿Improvisas? 
Mucho! Me encanta! Así, además, personalizas cada actuación.. Un mismo texto ante diferente público= diferente color de texto :) 

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos? 
Que los hacía sin ser consciente siempre y al final mira.. Traté de sacar adelante cositas de teatro mientras estudiaba pero era complicado, no todo el mundo se involucraba y al final me dije "y algo que sólo dependa de tu trabajo, Sarita?!" Y.. hasta ahora :) 

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor? 
Te lo diré con mi frase de cabecera: para mí la comedia no es un trabajo sino un modo de vida :) El buen humor ante la vida es la mejor medicina preventiva y la mejor droga para ser feliz día a día, que es la verdadera felicidad. La presente, la que tocas, no sólo la que sueñas :) 

¿Cómo preparas las actuaciones? 
Con un café con leche en el camerino y haciendo unos minutos de ejercicio sencillo tipo unas sentadillas o correr en el sitio para coger tensión, que te traiga la concentración :) 

¿Qué haces para cuidar tu voz? 
Realmente muy poco y sé que está mal no: muy mal! Y te prometo que todos los días pienso "hoy empiezo a hacer 5 minutitos de ejercicios para la garganta".. pero y sé que debería porque ya me he quedado sin voz muchas veces por cambios bruscos de temperatura o mal sonido en un bolo que te obliga a ponerte por encima de la circunstancia.. Pero para reyes de este año me lo pediré! ;)

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia? 
Cuando ves que aún estando con gripa o con alguna cuerda tocada sacas adelante la actuación, quiere decir que estás sabiendo respirar de abdomen y que tu voz lo nota ;) 

¿Qué hace a un buen monologuista? 
El trabajo de escribir y borrar, escribir y borrar, la constancia, la perseverancia, los pinchazos, los triunfos y la ilusión. Sin ilusión por mejorar no podrás poner trabajo en tu esencia o en ese "algo" de base que debe haber porque igual que hay gente que nace con un don para cierto deporte, la vis cómica también está en el ADN. 

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos? 
Que sepa que no es actuar a secas, que en el escenario tiene que salir tu verdad y que, por supuesto, conlleva mucho esfuerzo, mucho ensayo-error, muchos momentos de soledad (más de los que la gente imagina) y que hay que ir, SIEMPRE, poco a poco. Del sitio pequeño en adelante. El ansia es mala compañera :) 

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones? 
Siempre pongo las públicas en la web (www.soysaraescudero.com) y las voy anunciando por redes :)

Si quieres saber más sobre: el arte de los monólogos cómicos

Grandes monologuistas, Sara escudero: "sabiendo respirar tu voz lo nota"

Proseguimos hoy nuestra serie de Grandes Monologuistas con una de sus máximas exponentes, la simpatiquísima Sara Escudero.

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo? 
Los cómicos estamos constantemente escribiendo y tomando notas de pensamientos o vivencias que nos parece que nos pueden dar juego. Luego tienes que darlas forma y ver si realmente funciona el gag ;) El tiempo de hacer un monólogo pues es que es muy relativo... Hacer uno de los que grabamos en El Club De La Comedia, por ejemplo, es sencillo, porque son unos 8 minutos. Pero en dejar un espectáculo unipersonal de 90 min redondo pues hay que rodarlo... ;) Pero, de verdad, lo importante es que la gente sepa y valore que detrás de cualquier cómico-monologuista hay un trabajo constante y duro. Es un examen diario: cada vez que te subes a un escenario lo es. Lo de menos es si a uno le cuesta un mes escribir media hora nueva o le cuesta una hora: los dos tendrán que rodarlo para hacer que viva ;)

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)? 
La vida diaria y la imaginación, claro.. ;) 

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)? 
Cada cómico a medida que va haciendo "bolos" se va formando y va encontrando su voz cómica, que no sólo es una voz como tal (la que te viene de serie al nacer) si no que es el concepto de "tu forma de hacer humor". En la mía hay mucho acting, mucho juego de voces y mucha conexión directa con el público que tenga ese día delante (en el stand-up miras a los ojos, necesitas ese feedback, no hay cuarta pared). 

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación? 
De cero a 10 les doy un 12 ;) Sin ellos no hay tempo, no hay pulso.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público? 
Llámame rara, pero si no se ríen ni sonríen.. la cosa no va bien ;P Como te decía antes: no hay cuarta pared, así que lo sabes porque lo recibes directamente :)

¿Improvisas? 
Mucho! Me encanta! Así, además, personalizas cada actuación.. Un mismo texto ante diferente público= diferente color de texto :) 

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos? 
Que los hacía sin ser consciente siempre y al final mira.. Traté de sacar adelante cositas de teatro mientras estudiaba pero era complicado, no todo el mundo se involucraba y al final me dije "y algo que sólo dependa de tu trabajo, Sarita?!" Y.. hasta ahora :) 

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor? 
Te lo diré con mi frase de cabecera: para mí la comedia no es un trabajo sino un modo de vida :) El buen humor ante la vida es la mejor medicina preventiva y la mejor droga para ser feliz día a día, que es la verdadera felicidad. La presente, la que tocas, no sólo la que sueñas :) 

¿Cómo preparas las actuaciones? 
Con un café con leche en el camerino y haciendo unos minutos de ejercicio sencillo tipo unas sentadillas o correr en el sitio para coger tensión, que te traiga la concentración :) 

¿Qué haces para cuidar tu voz? 
Realmente muy poco y sé que está mal no: muy mal! Y te prometo que todos los días pienso "hoy empiezo a hacer 5 minutitos de ejercicios para la garganta".. pero y sé que debería porque ya me he quedado sin voz muchas veces por cambios bruscos de temperatura o mal sonido en un bolo que te obliga a ponerte por encima de la circunstancia.. Pero para reyes de este año me lo pediré! ;)

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia? 
Cuando ves que aún estando con gripa o con alguna cuerda tocada sacas adelante la actuación, quiere decir que estás sabiendo respirar de abdomen y que tu voz lo nota ;) 

¿Qué hace a un buen monologuista? 
El trabajo de escribir y borrar, escribir y borrar, la constancia, la perseverancia, los pinchazos, los triunfos y la ilusión. Sin ilusión por mejorar no podrás poner trabajo en tu esencia o en ese "algo" de base que debe haber porque igual que hay gente que nace con un don para cierto deporte, la vis cómica también está en el ADN. 

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos? 
Que sepa que no es actuar a secas, que en el escenario tiene que salir tu verdad y que, por supuesto, conlleva mucho esfuerzo, mucho ensayo-error, muchos momentos de soledad (más de los que la gente imagina) y que hay que ir, SIEMPRE, poco a poco. Del sitio pequeño en adelante. El ansia es mala compañera :) 

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones? 
Siempre pongo las públicas en la web (www.soysaraescudero.com) y las voy anunciando por redes :)

Si quieres saber más sobre: el arte de los monólogos cómicos

El arte de los Monologos Cómicos, Stand Up Comedy, por Gabriel Córdoba

Hoy contamos con Gabriel Córdoba, un genio del monólogo y autor reflexivo de uno de los escritos más útiles y chispeantes, por lo divertido de su lectura. Le damos la palabra directamente a él:

Cuando Redbook me dio la oportunidad de escribir "El arte de los monólogos cómicos. Stand Up comedy" dije que sí en seguida. Se planteaba delante de mí una oportunidad única de dignificar lo que llevo media vida haciendo; hacer monólogos cómicos. Toda la gente que ido conociendo a través de los años en los diferentes locales donde actuaba me ha preguntado básicamente las mismas cosas: ¿De verdad te los escribes tú los monólogos? ¿Esto se ensaya? ¿De verdad hay técnica detrás de esto? Yo pensaba que esto era improvisar. 

Y de repente tengo la suerte de poder poner por escrito lo que llevo enseñando desde hace 9 años en mis clases, puedo explicar en negro sobre blanco que esto de hacer reír es algo muy serio y que detrás hay un gran trabajo de horas y horas. 

En el libro explico de forma didáctica y entretenida las claves para aprender a hacer monólogos, ser coloquial y cercano y disfrutar de un camino que muchas veces se infravalora. Desde como se construye un chiste a llevar una carrera que sea original, única y diferente al resto. Las claves para transcender y conseguir ser algo mas que alguien gracioso; el paso del oficio al arte, es decir, construir desde la técnica, un artista diferente. 

"El arte de los monólogos cómicos" en definitiva es el libro perfecto para ser un buen cómico, mas consciente y con los valores necesarios para ser respetado y tener una carrera a largo plazo.


Stand Up Academy Barcelona