Happy birthday, Andrew Lloyd Webber!

Los mayores artistas de Broadway y de la música se reúnen en este nuevo vídeo de la revista Primera Fila para celebrar el cumpleaños de Andrew Lloyd Webber. 

Un repaso por la asombrosa carrera del compositor más exitoso del teatro musical, con la participación en exclusiva de Bonnie Tyler, Glenn Slater, Norm Lewis, John Owen Jones y muchos más.

Más información: Primera Fila

Cómo cantar: Getsemaní, de Jesucristo SuperStar

Por Isabel Villagar, Profesora de Canto 

-Prosigo ahora la serie de vídeos comentados Cómo Cantar con otro ejemplo de canto moderno en voz masculina.-

Ted Neeley canta en este ejemplo la pieza principal, Gethsemane, del musical Jesucristo SuperStar, del celebérrimo compositor, maestro del género, Andrew Lloyd Webber (abajo con subtítulos en castellano).

Una de sus obras cumbre.

¿Cómo cantar Getsemaní?

El actor cantante sólo se puede abandonar a la emoción cuando posee un dominio de su instrumento que le permite vincular los recursos vocales expresivos a la acción.

Ted emplea recursos como: vocal fry, distorsión, voz con aire en determinados momentos y una respiración orgánica.

Además, por ejemplo, en la parte de "I want to know" es preciso trabajar la flexibilidad de la musculatura costal a través de los picados para no sofocar el sonido.

¿Qué tener en cuenta a la hora de cantarlo?

Lo más complicado de este papel es hacer creíble un Jesucristo deseperado, angustiado y condenado. Ted Neely tiene una dicción perfecta del texto además de una gran técnica, es un gran actor-cantante.

¡Se han de vivir intensamente las emociones para poder realizar una interpretación veraz de esta magnífica e impresionante obra!

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Profesora de Canto Online

Hacer un musical de cero, crear magia, por Eva Ausín

Siempre digo, sin ningún tipo de demagogia, que hacer un Musical es crear magia. 
Pocos registros artísticos pueden aunar, en un mismo espectáculo, tantas artes escénicas juntas.

Y, en este caso, si se hace con gusto, todo vale. Vale canto, vale danza, teatro, escenografía,… e incluso circo y, por qué no, fotografía y pintura. Todo vale, para contar una historia con un hilo musical conductor. ¡Qué precioso proyecto quien se aventura a ello!

Crear un Musical, jamás ha tenido para mí la vertiente de “negocio”, ni mucho menos, es un sentimiento creacionista para el que tienes que estar preparado y formado. Preparado psicológicamente, sobre todo y formado a rabiar. Cuanto más quieras pulir ese sueño, mayores incertidumbres surgirán, pero más maravilloso lo verás en tu cabeza y ésa es una fotografía muy difícil de olvidar.

Por comenzar, como quien comienza un pastel, la pregunta clave es, “¿Qué quieres transmitir al público?”. No importa qué está de moda, qué película acaba de salir para convertirla en Musical, qué registro es el que ahora se lleva… Si te rindes a las tendencias, se convertirá en una pieza mercantilista y el corazón quedará relegado a la razón que mira al balance positivo y, sí, seguro saldrán mejores resultados económicos, pero la transmisión emocional no será la misma.


Ese “Qué transmitir”, depende, en mi caso, de cada año. 
Unos años quieres transmitir tu vena cómica, otros, tu fase misteriosa, otros, directamente algo sencillo, bonito y romántico... No lo puedes saber hasta cuando llega ese preciso año; qué les quiero decir…

Y este “pastel artístico” no se puede hacer de forma separada, se hace conjuntamente; mientras calientas la leche, añades azúcar, mientras bates las yemas, pones a calentar el chocolate…esto es así. Mientras escribes el guión, en mitad de aquella frase tan preciosa, se te ocurre una composición maravillosa que va a incidir en la fase romántica del momento, por ejemplo.

Veo una cierta pérdida de tiempo – y de magia - tener que contar a un compositor externo, la escena teatral, para que se haga una idea de lo que quieres transmitir y componga algo que él puede interpretar… Si la escena, la tienes tú!

Por ello, importantísimo y muy agradecida a los conocimientos de música y piano que consolidé, a mi arreglista y a un equipo actoral con base musical sólida, que hace más bonita aún tu propia creación.

Y poco a poco, todo se une y cobra sentido: ves entrando y saliendo a los bailarines, que quieres que giren de una determinada forma y se lo enseñas; por eso también debes tener conocimientos de danza, ves en ese momento una iluminación especial en el escenario, por eso debes tener, aunque sea de forma básica, conocimientos escenográficos, ves…lo ves todo. Todo cobra sentido y forma.

Y, cuando está todo acabado, los actores entusiasmados, los bailarines expectantes, el público llena la sala… sólo rezas para que algo que no es escape a tu control, no suceda.

Si no sucede, eres muy afortunado y si encima llenas la sala, eres un privilegiado. 
Si gusta, eres feliz y si quieres repetir, ya sabes para qué vales. Y así…diez años.

El tema del balance económico… queda para otro relato.

Eva Ausín Andrés
Directora de la Compañía Let’s Dance. Bilbao.