La clase de canto es un laboratorio de sonidos

 
en la diversidad está el aprendizaje!
Por Isabel Villagar, Profesora de Canto en Valencia

Los estudiantes de música, y en particular los de canto, tienen una excelente cualidad que juega a su favor y es la pasión, las ganas que tienen por aprender.

Por otro lado tienen un espíritu de superación que les lleva a querer hacerlo todo bien y/o en todo momento. 

El sistema educativo nos hacen pensar que el más "listo" es el que "menos se equivoca", es decir, tiene un diez el que no tiene ningún fallo y esto es un error que genera en la mente de los alumnos mucha presión por no equivocarse.

En el mundo del arte no es más "listo" el que menos se equivoca sino aquel que explora mayores posibilidades y desarrolla una mayor creatividad a la hora de afrontar diferentes situaciones. 

En la clase de canto me he encontrado con alumnos/as excelentes a los que les he tenido que explicar que su clase era una especie de "laboratorio de sonidos", un lugar donde explorar, probar, jugar... infinidad de posibilidades sonoras, incluidas las que no son excelentes :) 

Se ha de ir a una clase de canto con este "espíritu de explorar" para que el afán de aprender no sea un afán por un perfeccionismo que llegue a bloquear. 

A veces los alumnos vienen con una presión aprendida en la escuela a su primera clase de canto que no es sana psicológicamente ni para ellos ni para el aprendizaje. 

Darse permiso para equivocarse es la llave que les hará descubrir todas las posibilidades de su voz!

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Clases de Canto

Música y emociones

Por Isabel Villagar, Profesora de Canto en Valencia

Me ha parecido interesante el vídeo, con respecto al control emocional del que habla en el caso de los artistas y los músicos opino que es esencial el conocimiento emocional (cómo se manifiestan las emociones con el lenguaje verbal y no verbal, cómo se perciben a nivel corporal, qué procesos desencadenan) para poder expresarlas.

Si bien es cierto que hay un autocontrol emocional, éste debe ayudar a expresar al mismo tiempo que se mantiene una atención plena en todo aquello que sucede en un escenario. 

El aprendizaje de una disciplina musical o artística no puede desvincular el dominio técnico de ese control que permita expresar y canalizar el propio mundo emocional, por ello considero esencial que los docentes enseñemos a los alumnos a:

- Conocer las emociones, hablar de ellas, de diferentes grados de intesidad, de cómo se expresan y se manifiestan

- Proponer obras que permitan este trabajo, si las dificultades técnicas de las obras son excesivas y no se establece un buen dominio, es difícil acceder a ese nivel de atención y consciencia que permita el solapamiento del mundo empocional con el dominio técnico-instrumental

- Enseñar que es un proceso, que se domina con la práctica, que es preciso practicar la visualización (mindfulness) como estrategia de estudio. Y que es más importante lo que sucede en el interior que el resultado exterior. 

- Que el arte es una vía de expresión y de disfrute, no de competición y juicios de valor. 

Opinio que alcanzar un dominio de la técnica sin un dominio de las propias emociones no es enseñar a los alumnos a ser verdaderos artistas.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Clases de Canto
GuardarGuardar

Cuando los alumnos de canto viajan y cambian su técnica vocal

Por Isabel Villagar, Profesora de Canto en Valencia

Nadie ha descubierto la rueda. Y menos en el ámbito de la técnica vocal!!

Llevamos muchos siglos descubriendo y conociendo el potencial de la voz humana y trabajándose y me resulta cuando menos sorprendente que haya profesores que crean que han descubierto "la panacea", una "técnica nueva y que ha superado a las anteriores" cuando los principios físicos de la técnica vocal son universales. 

He observado a alumnos de determinados profesores/as que adquieren un determinado patrón (por ejemplo, abrir de una determinada manera muy concreta la boca) y que después, con el tiempo y los viajes por el mundo, todos los alumnos de esos profesores acaban corrigiendo, es decir, eliminando aquella particular tan "exclusiva" y "específica" de aquel profesor/a que creía haber inventado la pólvora y que de aquella manera que sólo "su escuela" hacía se colocaba mejor la voz. 


Más bien me suena a una especie de efecto placebo en el que te piensas que por hacer una determinada mueca o gesto te sale mejor pero es como el cojo que lleva el bastón hasta cuando deja de estar cojo.

Te crees que es indispensable cuando en realidad hace tiempo que podías haberlo dejado y realmente lo que haces es "moringangas" ante tu público. 

Cuando un tipo de gesto sólo lo hagan los alumnos de un profesor y no el resto de la humanidad pregúntate (con razón) si tu profesor/a es un "illuminati", un iluminado que se cree que ha inventado la nueva "rueda" vocal :)

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Clases de Canto en Valencia

Un 5 es un 5

Por Isabel Villagar, profesora de canto

¡Feliz año a tod@s! 

Cuando un profesor o profesora de canto tiene dudas sobre si aprobar o suspender a un alumno/a el problema radica al 100% en el citado profesor/a.

Un profesor tiene que tener muy claros cuáles son los criterios mínimos para aprobar o no a un alumno, y esto en el mundo del canto no siempre sucede comenzando porque en las programaciones didácticas de ciertos centros los profesores no hacen la reflexión sobre qué porcentaje sobre qué objetivos son primordiales a la hora de pasar un determinado curso.

Al final de curso se encuentran los profesores con casos de alumnos que han asistido regularmente a clase, han cumplido con el programa, han aprendido, pero no han alcanzado un determinado nivel técnico y el profesor se encuentra en la duda de si aprobar o suspender. 

También se encuentran con que no saben calibrar qué es un 5, un 6, un 7, un 8, etc... y evalúan "a ojo", más que "a oído" :) teniendo en cuenta que si no está perfecto, piensan, seguramente "está para suspender".

En este país se peca de una cierta rémora y falta de formación pedagógica de los profesores que les impiden ver el bosque "no ven el bosque, sólo ven los árboles" y al final acaban justificando un suspenso dándole "la vuelta a la tortilla" diciendo "te suspendo para darte más tiempo para trabajar y darte la oportunidad de que mejores" (sic!!!) cuando a lo mejor el alumno debe aprobar el curso con una nota más baja: no es necesario que todos saquen un diez, y darle el margen de mejora en el curso siguiente.

Esta frase que se oye lamentablemente demasiadas veces, la de que te dan la oportunidad de mejorar hundiéndote :) se debería responder con "sólo necesito que me enseñes en cada momento lo que tengo que mejorar, no que me suspendas si no lo merezco en base a una suposición futura".

Un aprobado es un aprobado.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Profesora de Canto
GuardarGuardar