Relajación para músicos: Libros de colorear para adultos

La vida de un músico es estresante, tanto de los profesionales como de los estudiantes. Por un lado, a menudo podemos experimentar ansiedad ante un concierto, examen… Por otro, también sufrimos una alta carga de trabajo diario. Necesitamos de varias horas al día para estudiar, además de otras responsabilidades. No conozco a un músico que no busque reducir esta ansiedad, en mayor o menor medida. Así que leyendo, como suelo hacer, el blog de Noa Kageyama, encontré un interesante artículo que hablaba sobre el uso libros de colorear para combatir la ansiedad escénica. Y comparto con vosotros lo que he reflexionado.

Podéis leer el artículo original aquí: https://bulletproofmusician.com/a-childhood-pastime-that-could-help-you-reduce-stress-and-manage-audition-day-nerves/

Distintas formas de ansiedad

Al leer el artículo del Dr. Kageyama, enseguida me enganchó su comienzo, puesto que me sentí muy identificada.

“El legendario director de cine Alfred Hitchcock dijo una vez: “No hay terror en la explosión, solo en la anticipación”. De hecho, por más estresante que pueda ser un concierto, estar en el escenario me suele parecer mucho más liberador que los días previos a ese momento.” 

Uno de los problemas de ansiedad que he tenido que enfrentar siempre ante una audición de orquesta o situación similar, ha sido la ansiedad que experimento los días previos (a veces, incluso meses). La ansiedad escénica para mí no se limita al escenario, es una sensación de desasosiego que viene de antes, y si no la controlas, se extiende hasta el día de la actuación.

Seguir estudiando y trabajando puede ayudarnos a sentir mayor seguridad. Sin embargo, también es importante para la mente distraerse y tener tiempo de ocio que nos ayude a despejarnos. Esos días previos, puedes sentir que no sabes qué hacer. Estudiar te ayuda a reforzar, pero el trabajo ya está hecho con antelación, y poco más vas a poder añadir a tu actuación. Lo más común es ver la televisión, o, por supuesto, nuestro entretenimiento estrella: usar el móvil para revisar Facebook, Instagram y demás redes sociales. Lo cual, por cierto, es muy probable que nos provoque mayor ansiedad (por otros motivos).

Pero para un músico no sólo es importante lograr despejar la mente antes de un evento señalado, como una audición u examen. El estudio y compromiso diario que requiere nuestra profesión puede provocar que nuestra mente acabe embotada, e incluso con ansiedad. De nuevo aquí cobra especial importancia el papel de la distracción y la relajación. Unos minutos para uno mismo al día pueden ser realmente valiosos.

Los libros de colorear para adultos

Es aquí donde nos encontramos con una posible solución: los libros de colorear para adultos. Hacía tiempo que sabía de su existencia, y me daba curiosidad utilizarlos alguna vez. No hace mucho, se convirtieron en una moda. Como solución, parece que encajan con nuestro problema:

  • Es una actividad que requiere cierto nivel de concentración, sin compromisos.
  • Atrae nuestra mente hacia el uso de los colores, y nos distrae de otras cosas, como las distintas preocupaciones que nos asaltan cada día.
  • Tiene cierto componente creativo.

Parece que son la actividad perfecta para rellenar unos minutos de ocio al mismo tiempo que ejercitamos nuestra atención y concentración. Pero…

¿Realmente funcionan?

El artículo de Kageyama cita varios estudios en los que se ha comprobado que colorear libros para adultos es beneficioso:

  • Se reducen los síntomas depresivos.
  • En menor medida, se reduce el estrés.
  • También se aprecia menos ansiedad.
  • Aumenta la atención plena.

Como bien dice Verne en su blog: “Esta idea de concentrarse a colorear es, básicamente, en la que se fundamentan tantas artes zen, como el origami, la ikebana o la caligrafía japonesa: conseguir parar un momento, hacer un paréntesis y dirigir toda nuestra concentración solo y exclusivamente a aquello que estamos haciendo. En este caso colorear un conejo del país de la fantasía o un abanico japonés.”

Es interesante señalar que, según un estudio de los que Kageyama nombra, no sólo los libros de colorear son efectivos para reducir la ansiedad. También lo es el dibujo libre. Claro, que no todos nos sentimos cómodos con nuestras “capacidades artísticas”, por lo que colorear rellenando líneas es menos exigente, y proporciona los mismos resultados.

¿Qué libros puedo usar?

Johana Basford es una de las pioneras y más famosas autoras de este tipo de libros. Uno de sus títulos más famosos y vendidos es El jardín secretoEn general, sus libros están inspirados en motivos de naturaleza y fantasía.

Otra posibilidad la tenemos en los Michael O’Mara, con motivos mucho más sencillos, y de temática variada, pero sobre todo ornamental.

En general, puedes encontrar muchísimos libros distintos en Amazon, que te pueden ser de gran ayuda.

Por último, me despido repitiendo el consejo que da Kageyama en su blog. ¡Usa mejor lápices de colores en lugar de rotuladores!

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Relajación para músicos: Libros de colorear para adultos aparece primero en Gran Pausa.

Actividades de relajación para niños en educación musical

Hola, Donlunático!

En el post de hoy te traigo una actividad diferente, una relajación. La podemos utilizar a final de una clase para relajar a los alumnos o después de una actividad muy movida como por ejemplo una danza.

Si quieres aprender más juegos y dinámicas para aplicarlos en tu clase de música, PINCHA AQUÍ.

La suelo hacer con 3 alumnos, pero puedes adaptarla por parejas.

Con este juego imitamos todos los estados por los que pasa la ropa desde que la metemos en la lavadora hasta que nos la ponemos totalmente limpia, seca y planchada.

En este vídeo puedes ver todos los detalles de esta actividad, espero que te guste y si la pones en práctica, dímelo, porque me hará mucha ilusión.

Nos vemos en la próxima idea, recuerda seguirme por todas mis redes sociales si no quieres perderte las novedades.

MIS REDES SOCIALES

TWITTER   FACEBOOK   INSTAGRAM  YOUTUBE

8 consejos para mejorar la postura en violinistas/violistas

Una recopilación de los consejos más importantes y útilies que han aparecido en la revista The Strad sobre la postura correcta con el instrumento.

El consejo de Aaron Rosand:

Para la posición de pie, se puede lograr una buena postura teniendo en cuenta que el peso corporal descansa principalmente en la pierna izquierda. Recuerda que el violín descansa sobre tu lado izquierdo, y esa es la razón de que debas equilibrar el peso en ese lado. No separes las piernas demasiado. 30-35 cm es suficiente para obtener el equilibrio adecuado. Mantén las rodillas flexionadas, no te pongas rígido, y deja la pierna derecha relajada. Al cambiar el peso, tu pierna derecha puede avanzar; siempre que regreses a la posición normal no comiences a caminar. Moverse no es un buen hábito. Piensa en Jascha Heifetz, cuyas piernas eran como el tronco de un árbol. Concentra todo tu movimiento en tus manos y mantén tu mente enfocada exclusivamente en la música.

El consejo de Simon Fischer:

En la fracción de segundo antes de comenzar un golpe de arco, ya sea antes de atacar la cuerda desde el aire o antes de colocar el arco en la cuerda, debe haber un momento de equilibrio completo. Por ejemplo, para comenzar el Concierto de Bruch en Sol m, acerca el arco a unos centímetros de la cuerda y luego detente. Busca una sensación de equilibrio: del arco en la mano, el peso del arco equilibrado con el dedo meñique; la sensación del brazo suspendido en el aire con el mínimo esfuerzo para permanecer allí; y una sensación de “flotar”. Luego coloca el arco en la cuerda para comenzar con el Sol.

El consejo de John Black:

Es importante estar en buena postura siempre que sea posible, de modo que las diferentes partes del cuerpo estén alineadas correctamente, lo que ejerce un estrés mínimo en los tejidos del cuerpo. Sin embargo, la realidad para un músico es que “la-postura-menos-que-ideal” es inevitable. Las consecuencias incluyen el exceso de trabajo de algunos tejidos y la falta de trabajo de los demás, lo que conduce a desequilibrios en la flexibilidad y la fuerza; y la desalineación de las articulaciones, que luego sufren un mayor desgaste.

El daño a las fibras musculares y el tejido conectivo (que ocurre especialmente durante las contracciones musculares excéntricas, por ejemplo cuando los músculos se alargan y contraen al mismo tiempo) puede producir desgarros musculares y la formación de tejido cicatricial, que tiende a acortar las fibras musculares. Por lo tanto, es necesario estirarse en el momento apropiado del proceso de curación para contrarrestar esto.

El consejo de Ruggiero Ricci:

Cuanto más dobles la cabeza hacia la izquierda cuando toques, mayores problemas tendrás en el hombro. Por lo tanto, si decides utilizar una almohadilla, debe ser regulable. Cambia la altura para extenderla desde la base del cuello hasta la barbilla, de modo que dobles la cabeza hacia la izquierda lo menos posible.

El consejo de Mary McGovern:

La relación de la cabeza, el cuello y la espalda es de vital importancia para el equilibrio humano, la coordinación y el movimiento. Frederick Matthias Alexander (1869-1955), creador de la Técnica Alexander, describió esta relación como “el control primario” ya que precede y determina la coordinación y el uso de todas las otras partes del cuerpo. Los violinistas y violistas se enfrentan a problemas particulares en relación con el control primario, ya que la cabeza, el cuello y el hombro están directamente involucrados en el soporte del instrumento.

Un hábito problemático común al sostener el violín o la viola es la inclinación de la cabeza hacia abajo o hacia la izquierda, lo que produce una curva lateral del cuello y tuerce el torso hacia abajo y hacia la izquierda. Esto a su vez causa una compresión del lado izquierdo de la caja torácica y de la parte inferior de la espalda. Demasiado peso y presión se colocan en la cadera y la rodilla izquierdas, y la pelvis se inclina hacia abajo y hacia la derecha, una afección conocida como escoliosis.

El consejo de Géza Szilvay:

Normalmente centramos nuestra atención en la sujeción del violín cuando se introduce un nuevo alumno al instrumento, porque la posición es muy antinatural. Es una tarea exigente, incluso un deber del maestro, hacer que esta posición antinatural parezca natural. Los pedagogos que trabajan con principiantes deben desarrollar una técnica para moldear esta sujeción básica. Esta actividad manual es como el trabajo de un fisioterapeuta y no se limita a las primeras lecciones; generalmente dura varios meses, hasta que el niño siente que el violín es una extensión de su cuerpo.

El maestro debe moldear el agarre del violín del niño con su propia mano derecha. Cuando el niño comprende que la cabeza es lo suficientemente pesada como para sostener el instrumento por su propio peso sin presión en el mentón, el docente puede colocar la mano izquierda del niño en el diapasón, alrededor de la tercera o cuarta posición. Anime al niño a tocar las cuerdas con el pizzicato izquierdo.

El consejo de Aaron Rosand:

Cuando el violín está sobre la clavícula, el hombro izquierdo se mueve ligeramente debajo del violín. El codo izquierdo debe moverse hacia adentro y bien debajo de la parte posterior del violín. Esto colocará tus dedos en la posición ideal para la entonación y el vibrato controlado. El violín a veces se sostiene apoyado en la parte carnosa del pulgar izquierdo y, a veces, con la barbilla hacia abajo para un trabajo de paso rápido o pasajes descendentes desde posiciones más altas. Hay una interacción constante de estas partes y siempre deben estar relajadas. No agarres el cuello del violín con tu mano izquierda. El pulgar debe permanecer libre para deslizarse fácilmente.

Otro consejo de Simon Fisher:

Si usas almohadilla, el extremo izquierdo no debe estar demasiado cerca del borde del hombro, ya que esto puede causar inmovilidad y tensión en la parte superior del brazo. En cambio, coloca la amohadilla lo más cerca posible del cuello. Tampoco debe colocarse demasiado baja (hacia abajo en el caja), ya que esto puede hacer que el violín se incline demasiado, además de hacer que los hombros se estiren y la espalda se incline hacia adelante. En lugar de esto, coloca la almohadilla más arriba en el hombro.

Durante ciertos cambios hacia abajo y otras notas excepcionales, es posible que necesites sostener el instrumento con más firmeza; pero, como norma general, no presiones con fuerza hacia la barbada o entre la barbada y el hombro. Presionar es una manera segura de crear tensión que se extenderá desde el cuello, la parte superior de la espalda y los hombros hacia los brazos. En cambio, simplemente relaja el peso de la cabeza en la barbada. No hay necesidad de presionar el mentón hacia abajo: la cabeza es lo suficientemente fuerte por sí misma.

Traducido de la publicación The Strad

Enlace al original: https://www.thestrad.com/8-ways-for-violinists-to-improve-posture/6746.article

Fecha: 4 Julio 2017

Título original: 8 ways for violinists to improve posture

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada 8 consejos para mejorar la postura en violinistas/violistas aparece primero en Gran Pausa.

Técnicas de relajación para niños

En este blog ya hemos hablado en más de una ocasión de los beneficios de la relajación y de algunas prácticas de relajación para adultos. Sin embargo, algunos profesores nos han solicitado ayuda para poder desarrollar técnicas de relajación para niños en clase.

Relajación y juego

En la vida de un músico, la relajación va a ser un elemento indispensable. Gracias a ella, el músico consigue concentrarse, templar sus emociones, controlar los nervios y focalizar su atención en la actividad de tocar. La vida del músico da comienzo desde edades bastante tempranas, normalmente entre los 6 y 9 años. Por ello, es de especial importancia que los profesores creemos el hábito de la relajación en nuestros alumnos

Cuando se trata de adolescentes o adultos, es más fácil conseguir que se concentren en un estado de quietud. Con los niños, esta tarea suele ser más complicada. Los niños tienen otra energía, están en constante movimiento y búsqueda. Pero eso no significa que no podamos conseguir con ellos un estado de relajación. En lugar de usar técnicas tradicionales, que implican un mayor grado de madurez, los psicólogos y pedagogos suelen proponer juegos de relajación.

A través del juego, adaptamos nuestra forma de enseñar al modo de aprender que tienen los niños. El componente de “juego” se ha venido utilizando en muchos métodos musicales y pedagógicos desde el siglo XX con gran éxito (Dalcroze, Kodaly, Willems…etc.). A través de los juegos de relajación, podemos conseguir pasar de un estado activo de los niños a un estado relajado, sin exigirles pasividad de repente.

Estas técnicas y muchas más las puedes encontrar en el libro de M. Nadeau, Juegos de relajación: De 5 a 12 años. Método Rejoue

 

Guía general para todos los juegos

  • Los juegos que proponemos están indicados para alumnos de 5 a 12 años.
  • La duración puede variar en función de los alumnos y del juego, entre los 3 y los 10 minutos.
  • La respiración será clave: Es un elemento base en cualquier relajación. La respiración nos prepara, por eso ha de ser natural, relajada y abdominal.
  • Los movimientos deben hacerse lentamente.
  • Sé paciente, y adáptate al ritmo de cada niño.
  • Usa un tono suave en todo momento, que invite a relajarse.
  • Los juegos se pueden hacer en las clases individuales de instrumento, pero es más recomendable que se practiquen en clases colectivas.
  • En primer lugar, explicaremos el juego a los alumnos. Después, lo pondremos en práctica. Si es necesario, lo hacemos varias veces para que todos lo comprendan bien.

Juego 1 – El árbol

Vamos a simular que somos un árbol, desde que es una pequeña semilla hasta que crece del todo y se hace muy grande. Dejaremos que cada niño interprete con sus propios gestos cada paso. Si vemos que le cuesta, podremos guiar dando alguna sugerencia.

  1. Imaginad que sois una semilla muy muy pequeña, como un granito de arroz. Y que alguien os ha sembrado en el suelo.
  2. Ahora yo, que soy un jardinero, voy a regaros.
  3. Gracias a que os he regado, las semillas pequeñitas empiezan a brotar.
  4. Primero sale un tronquito muy fino y pequeño.
  5. Ahora crece un ramita.
  6. El tronco empieza a hacerse más alto.
  7. Y crecen más ramas y más hojas.
  8. El árbol se hace grande y fuerte, y tiene muchas ramas y hojas.
  9. Hacemos el mismo proceso, pero al revés. Ahora el árbol se vuelve semilla. Y dejamos que el niño descanse en la postura que haya elegido para representar la semilla.

Juego 2 – el avión

Vamos a simular que somos un avión de pasajeros. El avión primero va a despegar y volar, y finalmente va a aterrizar.

  1. Sentados en la postura del indio, vamos a imaginar que estamos a punto de despegar. ¡Abrochaos el cinturón!
  2. Cinco, cuatro, tres dos, uno… El avión despega. Os levantáis y voláis. Vuestros brazos son las alas. Sois un avión muy grande, que vuela por la clase, gira a izquierda y derecha…etc.
  3. Silbo, y esto quiere decir que es hora de que el avión aterrice. Para aterrizar, tenéis que ir cada vez más lento. El tren de aterrizaje serán vuestras rodillas. Vais tan lento que casi estáis quietos, apoyáis el tren de aterrizaje. Para aterrizar, os tumbáis poco a poco boca abajo, como un avión en tierra.
  4. Cuando os dé un toquecito en la planta del pie, quiere decir que los pasajeros ya pueden salir del avión. Os incorporáis y os sentáis.

Juego 3 – El globo

Vamos a simular que somos un globo que se hincha y se deshincha. El profesor va a simular que tiene un inflador mediante el cual maneja el aire que entra y sale del globo.

  1. Imagina que eres un globo que está desinflado.
  2. Yo tengo aquí una bomba de aire, y cada vez que la hinche, ese globo se va a llenar de aire.
  3. Llenad los pulmones y la barriga de aire.
  4. Os hacéis muy grandes y redondos como grandes globos. (aguantamos dos o tres segundos).
  5. Y ahora, nos vamos a deshinchar. Poned las manos en la barriga.
  6. Soltad el aire muy despacio, como un globo cuando se desinfla, poco a poco.
  7. Os movéis en varias direcciones, como cuando un globo se desinfla y el aire lo lleva de un lado para otro.
  8. Volvemos a hinchar
  9. La última vez que soltamos el aire, nos aseguramos de que el globo se queda totalmente vacío. Nos tumbamos en el suelo, porque ya no hay aire dentro que nos mantenga arriba.

Estas técnicas y muchas más las puedes encontrar en el libro de M. Nadeau, Juegos de relajación: De 5 a 12 años. Método Rejoue

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Técnicas de relajación para niños aparece primero en Gran Pausa.