Muñecos de gira (XVI)

La sombra del fotógrafo se impone siempre sobre la imagen que capta (o al menos se deja entrever de manera más o menos subliminal). Ya habíamos comentado en buitre devorando una niña que una fotografía no es la realidad sino una visión muy particular de la misma. De todos modos, en la instantánea de cabecera para este decimosexto capítulo de la serie, ocurre de manera literal dado que se proyecta la silueta de su autor (Richard) sobre el objeto retratado.




Los comentarios están cerrados.