Los primeros teens

diana.jpg

Desde los primeros compases, esta canción nos traslada inmediatamente a los comienzos del rock’n'roll. En 1957 el candiense Paul Anka, con tan sólo 15 años, la escribió para su antigua niñera y esto la hace todavía más representativa del fenómeno teen. Se percibe claramente su sencillez melódica y por eso resulta muy útil para comenzar hacer música porque ¿quién no es capaz de interpretar una frase de 7 notas iguales seguidas?.

Reminiscencias africanas

lion.jpg

Esta canción cuenta con multitud de versiones (la foto se corresponde con el single de una de ellas) y hasta Disney la incluye en El Rey León. Suele ser tan divertida como difícil de hacer medianamente bien (basta pensar en el famoso Wimoweh del acompañamiento). Los papeles de cada parte se distribuyeron tal como se especifica más adelante. Hay cambios de tono que no están en la composición original y por ello algunas transiciones resultan algo extrañas. No obstante, eran necesarias para poder ayudar a la afinación del conjunto.

 

El rock español como clásico

177675374_7a1510ebc2_m.jpg

Hay temas de la música rock española que ya se han convertido en auténticos “clásicos”. Hemos cantado y tocado esta canción del grupo Leño de tal manera que cada frase se asigna a un único alumno (en ocasiones dos y en la última estrofa todos). El “break” de las guitarras eléctricas ha sido sustituido por unas flautas un poco menos “dulces” de lo habitual y, por tanto, algo más agresivas (es que el rock es así…).

 

El cercano Oeste

elbfm.jpg

Ennio Morricone puso música a muchas películas del Oeste rodadas por directores italianos en Almería. De este modo, aquella época ya no nos resultaba tan lejana y se originaba una desviación del género conocida como Spaghetti Western.

La electrónica de Jean-Michel Jarre

jarre.JPG

Las flautas pueden adaptarse a los sonidos sintetizados. Veamos dos ejemplos: por una parte, el trabajo con el que este compositor frances se dio a conocer para el gran público (Oxigene) y el famoso tema perteneciente al disco que casi consigue grabar una parte en el espacio (Rendez-Vous). Lamentablemente, la explosión del Challenger dio al traste con las expectativas.