El Requiem de Amy Winehouse

winehouse.jpg

El soul (alma) se queda sin reina y el cuerpo de Amy sin alma (soul). No por ser más evidente resulta menos lamentable. Los talentos excepcionales siempre han tenido difícil cabida en un mundo que no los acepta pero que los necesita y que reacciona con un agradecimiento tan grande como tardío.

Muchos genios con sensibilidad exquisita han sufrido más de lo que les correspondía. Algunos,  incomprensiblemente para los demás mortales, se empeñaron en seguir una dirección tan fiel a sí mismos como igualmente autodestructiva.

Mozart obtenía más éxito en Praga que en Viena y aunque su amigo (quizás el único leal) Haydn le animaba a prosperar en Londres, él se obstinaba en conseguir triunfar en la capital austriaca. Salvando las distancias, algo parecido ocurrió con Amy Winehouse, empeñada en seguir un camino desaconsejados por todos.

No son la misma cosa, pero sí que ambos (Mozart y Winehouse) compartieron una hipersensibilidad, reservada tan sólo para unos pocos, que les permitió desarrollar su talento al máximo a costa de dejarse la piel en el camino y granjearse demasiadas envidias letales.

Ambos, también, sintieron esa “romántica” atracción por la muerte. Mozart murió extenuado componiendo un Requiem (misa de difuntos) convencido de que había sido encargado para su funeral. Winehouse realizó un premonitorio videoclip  (incluido al final de este artículo) donde asiste a su propio entierro. Sin duda, los dos dejan truncadas sendas carreras fulgurantes que jamás llegaremos a conocer por completo.


Enlace externo relacionado:

 

Duración: los mensajes de Titino

La historia comienza...

By Malchico Brujerizmo
Una noche cuando, sin muchas ganas de dormirme temprano, la ventana de mi habitación se abrió y de repente un extraterrestre me sorprendió. Mis piernas temblaban de miedo, pero me animé a hablarle. Al final era bueno, dijo que no me iba a lastimar.
Su problema era que la nave espacial se había roto, y le llevaría muchos días poder arreglarla. Y ahora la gran pregunta: -¿Puedo quedarme a dormir en tu casa?-dijo el marciano. Pero ni siquiera se como te llamas - le respondí. Cuando me dijo su nombre tuve ganas de reírme, se llamaba Titino. Me parecía un nombre muy gracioso para un extraterrestre, pero no le dije nada, no quería que se enoje.
Entonces, le pregunté si en su planeta hablaban en Castellano. Pero me comentó que ellos tienen un idioma marciano, que les permite decir diferentes frases con sonidos largos y cortos.


Cada uno de estos mensajes fue identificado con un imagen acorde a la temática planteada para facilitar el trabajo en las actividades siguientes.


Luego de trabajar con estos mensajes... Las actividades no las preciso pues apelo a su creatividad, nos dispusimos a instrumentar una banda sonora de corta duración. A continuación dejo el link para su descarga. Podrán apreciar cuando la escuchen que se destacan sonidos largos (dos tiempos de negra) y cortos (un tiempo de negra), que mediante una grafía analógica los niños podrán ejecutar con la voz u algún otro instrumentos apropiado para la actividad. Sugerencias: he trabajado con Tubos de lapicera vacíos y los niños los soplaban (emite un sonido parecido a una abeja volando) y con esto instrumentaron la banda sonora; otra
posibilidad es ejecutar los sonidos mencionados con onomatopeyas, por ejemplo de animales.
Todas las actividades posibles quedan a su total y admirable creatividad.

Muchos Saludos!
Ma. de los Milagros