María José Acevedo: En determinadas profesiones es fundamental trabajar la voz para aprovechar todo su potencial

Es un placer dar voz hoy en LBDC a una excelente profesional: María José Acevedo. Mujer del renacimiento, polifacética: Periodista, Coach Integral y Podcaster, Directora de la famosa serie de entrevistas "Dopamínate". Responsable de comunicación de dameTVision. Estoy segura que os encantarán sus reflexiones.

¿Crees que es importante trabajar la voz?
La voz es una de las características que nos definen como seres humanos. Cada voz es única e irrepetible y es una de nuestras señas de identidad.


Nacemos con ella y, como instrumento perfecto que es, tiene todas las características para funcionar a la perfección y desempeñar una de sus tareas fundamentales que es la capacidad de poder comunicarnos a través del habla.

Existen profesiones y/o oficios que le dan a la voz un papel más importante si cabe. Es el caso de cantantes, locutores y periodistas, vendedores, profesores y un largo etcétera que no solo deben cuidar su voz, sino que es fundamental trabajarla para aprovechar al máximo todo su potencial, no solo sus cualidades puramente técnicas sino emocionales.

¿Realizar algún ejercicio o ‘ritual’ de calentamiento vocal?
Menos de los que debería. Pero sí hago ejercicios de gesticulación y relajación de músculos para poder tener la dicción correcta.

¿Qué hace a un buen locutor?
Como en todas las profesiones, lo fundamental es que te guste lo que haces. En mi caso, siento una auténtica pasión por la comunicación, así que ponerle corazón cuando tengo un micrófono o un auditorio delante es mi principal arma. Y otra de las cosas importantes que me ha enseñado la experiencia es el poder de la naturalidad. Tratar al receptor de tu mensaje, de igual a igual, sin imposturas ni vehemencia, hace que el poder de lo que dices se multiplique por mil. Cuando ‘el otro’ entiende que hay verdad en lo que estás contando, la comunicación fluye por sí sola.

No quiero olvidar algo que para mí es fundamental y es el manejo del silencio. Tan importante o más que la palabra es el silencio. Si se saben administrar bien, su poder, en el acto de la comunicación, es brutal. Si además los combinamos en su justa medida con la palabra, el resultado es alucinante.

¿Qué haces para cuidar tu voz?

Empezaré diciendo que no la cuido todo lo que debería pero sí soy muy estricta con la hidratación constante. En mi trabajo, ya sea como periodista o coach nunca me falta agua, allí donde esté. Estoy muy pendiente de no consumir bebidas y alimentos ni demasiado fríos ni demasiado calientes.

Y otra de las cosas que cuido muchísimo es evitar ambientes demasiado ruidosos, en los que tener que elevar demasiado el volumen de voz. En cuanto a realizar ejercicios, reconozco que no soy todo lo disciplinada que debería y sólo los hago de vez en cuando.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz respecto a tu experiencia?
Solo escuchando grabaciones de hace años soy capaz de ver cómo ha mejorado y no solo en el timbre, sino también en la modulación. Creo que mi voz aún tiene muchas más posibilidades y aunque he realizado algunos cursos de dicción y locución, todavía podría sacarle mucho más partido. 

Estoy convencida de que mi voz ha mejorado a medida que he ganado en seguridad en mí misma y en lo que hago. Leo en voz alta cada día y me escucho mucho, sobre todo para aprender a corregir errores.

¿Te gusta cantar?
Cuando me preguntaban de pequeña que quería ser de mayor, yo siempre decía “quiero ser cantante” y recuerdo pedir constantemente en mi casa poder ir a un Conservatorio a estudiar canto, algo que nunca sucedió. He convivido en un ambiente familiar muy pegado a la música. Mi padre ha tocado instrumentos musicales desde siempre y a mi madre le ha gustado mucho cantar. En las reuniones familiares siempre está la música de por medio y desde muy pequeña siempre he cantado en coros y formaciones musicales. 

No entiendo la vida sin música y no entiendo mi vida sin cantar. Me paso la vida canturreando. Debo confesar que he comenzado en varias ocasiones a formarme en canto pero circunstancias laborales, fundamentalmente, me han impedido llevarlo a cabo. Siempre pienso que hay algo irreconciliable entre el canto y yo pero también sé que todo pasa por algo y para algo. Si no lo he podido llevar a cabo, será porque no era el momento adecuado.

¿Qué consejo darías a quien empieza en el mundo de la locución?
Fundamentalmente una buena formación. Una voz con grandes y buenas cualidades no es suficiente. Hay que conocerse y conocerla, y trabajar, trabajar mucho para sacarle todo el potencial. Otro consejo que doy es que hay que escucharse mucho para reconocerse, no avergonzarse y, por último, aprender que el poder de la palabra es inmenso pero siempre y cuando las palabras estén llenas de verdad. Para mí, eso es lo que diferencia a un comunicador ‘a secas’ de un gran comunicador.

Más info: 

MEZCLANDO SONIDOS

“Mezclando sonidos” es el título del segundo ejercicio del proyecto “¡Vocaliza!“. En este ejercicio, que también se trabaja por registros, se pretende conseguir una conciencia lo más “panorámica” posible del legato en los intervalos más pequeños, es decir, en segundas menores: embocadura, soplo, asentamiento del aire en el cuerpo, movimiento de los dedos y resultado …

Grandes monologuistas: Óscar Tramoyeres, "Ser uno mismo"

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
UF! Pues de eso ya hace algun tiempo. Todo empezó el 20 de Febrero del 2001, en un pub de mi pueblo. Hacian un concurso de monologos con premio en metalico, y mis amigos decidieron apuntarme casi sin preguntarme, al grito de: Apunta a este que es muy gracioso!! Claro, yo siempre he sido el que decia y hacia las tonterias en el grupo de amigos, !!gratis!! Hasta que me di cuenta que pagaban por eso, y me motivé. Mucho. Tambien es verdad que nadie hizo nada por evitarlo.. asi que, aqui estoy. jejeje

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
Mucho. La risa es curativa, sin duda. Lo mejor que tiene este trabajo es conseguir que durante mas de una hora, la gente se olvide de sus problemas (que a veces son muchos) y que desconecten, que se dejen llevar. Solo que disfruten, y mañana será otro dia, y a lo mejor ese problema lo ves de otra manera.

Me llegó a decir una vez un psicologo, que lo que yo hacia era psicologia positiva 100%. Hacia que personas que habian entrado al teatro un poco mal, saliesen con otra cara. Felices, contentos, y con una actitud positiva.

¿Cómo preparas las actuaciones?
No se, supongo que ya lo tengo automatizado. Tengo los textos en la cabeza, y simplemente intento personalizarlos para el momento. Las actuaciones que son mas sencillas para mi, son las de los teatros y cosas grandes, porque la gente va muy predispuesta a reir y a escuchar. En los eventos privados, como empresas, bodas o cosas por el estilo, en los que personalizo el monologo solo para ese evento, ahí si que estoy varios días dándole vueltas a ver que puedo decir de esa marca, empresa, persona.. para que esté totalmente integrado en el texto que ya tengo.

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo?
Pues la verdad es que depende. Hay veces que tengo clara la idea, e intento sentarme a escribir un montón de cosas relacionadas con ese tema, y unas veces sale algo.. y otras no. Hay días que he estado 2 horas escribiendo y no he sacado nada que para mi valga la pena, y otras que me ha llegado "la inspiración" o como se quiera llamar, en cualquier sitio (el metro, conduciendo, viendo una peli..) y tienes que apuntar la idea en ese momento.. o se va. Pablo Picasso decía que "la inspiración existe, pero debe de encontrarte trabajando".

Después de escribir el monologo como tal, hay que hacer la puesta en escena, y aquí si que es un trabajo peliagudo, porque hay cosas que en tu cabeza suenan muy bien, pero falta pulirlas. Yo más o menos intuyo como va a quedar ese remate, o ese final inesperado, pero amigo mío, hasta que no estás encima del escenario.. nadie sabe lo que va a pasar.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)?
Todas! jajaja. Me nutro de todo: Un chiste popular, una anécdota que le ha pasado a un amigo, un refrán, un tweet, un meme, una cosa que ha dicho mi madre, la bronca que me ha echado mi mujer.. de todo se puede sacar algo. Y creo que la tarea del monologuista es fijarse en esas cosas que nadie mas ve.

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Soy bastante expresivo y gestual. Cuando estoy hablando de un personaje concreto intento ponerle su voz y su manera de ser para que el público también lo vea. Digamos que en la narración soy yo, pero si tengo una conversación con una señora mayor de un pueblecito de Valencia, le hago (o imito si estoy pensando en alguien concreto) su propia voz.

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Lo silencios son, como en la música, totalmente necesarios. Hay veces que se dice más en una pausa, que en lo que puedas decir con palabras, porque al no decir nada, la persona que está viendo el espectáculo, termina ese gag en su cabeza. Y aunque no lo sepa, se hace partícipe y cómplice del chiste o gag.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Eso se nota. Cuando no conectas con alguien, ese alguien se despista y cuesta que vuelva a coger el hilo. Siempre hay gente que en algún momento se despista, ya no por tu monologo, sino por sus propios problemas o simplemente cosas que ocurren: necesita ir al baño, esta incomodo en la silla, se le ha caído algo.. Pero en general, intento que la gente esté conectada conmigo y con lo que estoy contando, y lo veo cuando gente entre el público hace gestos como diciendo: A mí también me ha pasado! O codazos a su pareja diciendo: ves? eso lo haces tú! Pero vamos, que si esta riendo y mirándote con cara de "cuéntame más" es que va bien.

¿Improvisas?
Si, mucho. No suelo contar exactamente las mismas cosas siempre de la misma manera. Cada actuacion cambia: el público.. la sala.. incluso yo mismo, depende de mi estado de ánimo, cansancio, o estar con las pilas a tope!! jejeje. Me gusta que cuando pasa algo mientras actúo, poder aprovechar todo lo que sucede a mi alrededor. Un ruido, una chica que se rie muy alto, una música, e incluso un movil que suena.

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Beber gintonic! jajaja. No, en serio (que si que bebo gintonics, pero no se si es para cuidarme o no, jejeje) Como muchos actores o cantantes, me doy cuenta de que me tengo que cuidar la voz sobretodo cuando ya la tengo tocada, y ahí es donde empiezo a cuidarme mas. Hay muchas cosas que se pueden hacer, y muchas formulas para aliviar o mejorar la voz, como algun spray con propoleo, claras de huevo, infusion de jengibre, tomillo o poleo.. leche con miel, caramelitos de miel y limon.. hacer gargaras con miel y vinagre/limon (esto es un truco que me enseño mi madre) y ya en casos extremos, medicamentos.

Pero vamos, si duermes bien y descansas las horas suficientes, te abrigas el cuello si hace frío, no chillas mucho y evitas fumar... suele ir bien.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
Pues sobre todo en la entonacion y la modulacion de la voz. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que tener intensidad en la voz no es gritar. Que proyectar la voz para que te oigan al final de la sala sin micros, no es chillar. No sabria decirte exactamente en que ha evolucionado mi voz, pero vocalizo mejor que antes, y puedo subir y bajar el tono de voz sin cambiar la intencion de las frases.

¿Qué hace a un buen monologuista?
No lo sé, la verdad. Esta pregunta deberia ir dirigida a un buen monologuista. Yo no me puedo quejar por falta de trabajo, la verdad. Pero me queda muchisimo por aprender, y tanto camino que recorrer.. que si quieres, el dia que lo averigue.. te llamo. ok? jejeje

Pero de los monologuistas que me gustan, lo que mas destacaría es la personalidad. Creo que alguien que es imitable, alguien que solo con oir dos palabras ya sabes quien es, y que tiene una manera muy personal de contarte las cosas, ese es el bueno. Luego dependerá de lo que conecte con el público,y la gracia que tenga, pero hay que evitar el imitar a otros.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos?
Que sea el mismo. Que cuente las cosas como él las contaría, y que no pare de trabajar. El trabajo constante hace maestros a los aprendices (esto me lo decía un jefe que yo tenía) y creo que tiene razón.

Yo he estado formándome de muchas maneras. Además de hacer mis propios textos, he dado clases de interpretación, de locución de voz, de expresión corporal, teatro, e incluso estuve varios años recibiendo clases de doblaje de voz, de los cuales hice bastantes trabajos en dibujos animados y películas. Creo que aquí fue donde aprendí de verdad a dar esa intención en la voz para que sea creíble, y justa en medida y tiempo. Todo ayuda, hasta lo malo, porque te enseña lo que no tienes que hacer.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
Hombreeeee, me alegro de que me hagas esa pregunta. Pueden encontrarlo todo en mi página web: www.oscartramoyeres.es

Aqui lo tengo todo: Un calendario con todas las próximas actuaciones, FACEBOOK, TWITTER, MAIL, INSTAGRAM, UN CANAL DE YOUTUBE, Y muchos videos y fotos de carteles, actuaciones y gente que me ha dejado hacerme una foto con ellos.

Y si no, tu pones en Google: Oscar Tramoyeres.. y él ya te va buscando cosas. Ale! Aaaaaaaau!

Sergio Bulat: En una época audiovisual prima el intercambio rápido de ideas

Proseguimos nuestra serie de entrevistas a Grandes Oradores con Sergio Bulat, escritor y editor, autor  entre otras obras, del libro "El arte de inventarse profesiones" y de los ebooks "¿Cuánto puedo cobrar?" y coautor de "Creatividad en la mirada. Amplía tu visión".

¿Cuál es el origen de tu vocación por dictar conferencias? 
La verdad es que nunca tuve una vocación por dar conferencias sino más bien todo lo contrario: cierta aversión a dar charlas ya que soy una persona introspectiva a la que le gusta pensar y repensar lo que expresa, y por eso siempre me ha gustado más escribir que hablar.

Sin embargo, vivimos en una época audiovisual en donde prima el intercambio rápido de ideas y el contacto humano aunque sea a través de pantallas.

¿Qué impacto cree que tiene en las personas un buen mensaje?
Lo importante en una conferencia no es tanto el mensaje que se emite, que es uno solo, sino los mensajes que se reciben, que son tantos como gente haya en el público.

Por eso, para que ese mensaje único logre ser recibido en forma similar por la mayoría de las personas, se requiere de una forma de transmitirlo (de un relato) que capte su atención y los haga receptivos. 

¿Qué valor otorgas al desarrollo de la capacidad de hablar en público? 
Un valor alto, por eso es una pena que no se enseñe más a los niños a expresar sus ideas y emociones en distintas formas. Mucha gente tiene miedo a hablar en público simplemente porque nadie les ha enseñado cómo hacerlo 

En el mundo que viene, qué crees que tendrá más importancia a la hora de comunicar.
Lo mismo que en el mundo pasado. La eficacia del relato que cuentes 

¿Escribes como hablas? ¿Hablas como escribes? 
No. Escribo mucho y lentamente y suelo hablar poco pero demasiado rápido 

¿Cómo preparas las conferencias? 
Intento informarme sobre el tipo de gente que asistirá a la audiencia y cuál es el mensaje que mejor les puede llegar 

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia? 
Mientras más seguro estoy más grave mi voz y más lento hablo. En cuanto me pongo nervioso más rápido hablo y más aguda la voz 

¿Qué hace a un buen orador? 
Si lo supiera lo haría :-) . No creo que haya características fijas. Hay grandes oradores muy histriónicos y grandes oradores muy parcos. Extrovertidos e introvertidos. He visto grandes oradores de todo tipo. Lo importante siempre es el mensaje y el relato en el cual viene envuelto 

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la oratoria? 
No te preocupes por lo que van a pensar de ti, sino por el mensaje que puede ayudar a quienes te escuchan 
GuardarGuardar