Repesquemos «el sacatún»

Encima de estas palabras tenéis la letra; debajo, el anuncio original, basado a su vez en la antigua canción discotequera de la que ya os hablé en clase —y con el triste reflejo, a propósito, de esa estúpida división del trabajo por sexos que esta marca de atún no parece preocupada en cambiar (y aún dejamos de lado más estereotipos machistas hacia el final del anuncio, que conste). 

En fin, quedémonos con el trabalenguas, que en cualquier caso es estupendo:
Pues bien... ya sabéis lo que tenéis que hacer ahora, ¿verdad? :D



Los comentarios están cerrados.