Latigazos de TIC

jcs.png

Hace 25 años no se hablaba de las TIC.  En sentido estricto todavía no habían nacido. Sin embargo, al igual que el burgués gentilhombre de Moliere hablaba en prosa sin saberlo, los profesores  de entonces ya las incorporaban a su quehacer diario sin darse cuenta de que estaban empleando Tecnologías de la Información y la Comunicación. Al final de este artículo quedará un poco más clara la cuestión.

No, no tiene gracia

Si el anuncio de que Ángeles González Sinde será la nueva ministra de Cultura hubiera llegado unos días antes, hubiera pensado inmediatamente en el April Fools’ Day (o pesce d’aprile, como se dice en mi tierra)… vamos una inocentada. Pero no es así y no, no tiene gracia.

Sinde

No es posible que tengamos como Ministra de Cultura una persona entre cuyas declaraciones hay perlas como:

Seamos todos sinceros, ¿para qué necesitamos todos una línea de ADSL de no sé cuantos gigas? ¿Para mandar e-mails?

O esta otra:

El canon son sólo unos céntimos y no compensa la piratería.

En fin, esta señora está convencida que una conexión a Internet rápida sólo sirve para bajarse las penosas películas que, con contadas excepciones, produce el cine español (con el dinero de muchas subvenciones públicas que ya quisiera tener la música -ya saben a qué música me refiero- u otras artes) y está dispuesta a que se baje la velocidad de las conexiones a Internet. Muy flaco favor a la educación y el conocimiento.

Estoy harto de que el Ministerio de Cultura sea en realidad un Ministerio de ENTRETENIMIENTO, en el que se fomenta el enriquecimiento inmoral de personajillos que nada tienen que ver con la cultura (monarcas de comida basura, fósiles de la música pop y lolailos de todo tipo, directores y actores de películas de tan bajo nivel que muchas de ellas ni siquiera llegan a ser estrenadas, y un largo etcétera), se nos extorsiona un dinero cada vez que compramos cualquier producto electrónico para usos que nada tienen que ver con ellos, se intenta por todos los medios frenar el avance tecnológico, y se les da premios a los toreros, llamando “bella arte” a las barbaridades que le hacen a un pobre animal por pura diversión.

Quiero un Ministro/a de Cultura que devuelva la dignidad a esa Institución… y desde luego esa señora no es quién pueda/sepa/quiera hacerlo.

La entrada No, no tiene gracia ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Mira que blogs

maneiro.jpg

En Brasil ha nacido este meme cuya traducción coloquial podría ser la de “mira que blog tan chulo”.  Musical Blogies agradece esta mención que llega desde TIC-tac peques y da continuidad al proceso sin más dilación. Eso sí, al final hay una agradable sorpresa intangible para quien continúe leyendo.

Los chicos del coro

Aprovechando las vacaciones, he preparado la próxima canción que los segundos cursos de la ESO tocarán con la flauta: Vois sur ton chemin, escrita por Bruno Coulais para la banda sonora de la película Los chicos del coro (que también veremos en clase).

La he transcrito en una versión para dos flautas y piano. Los alumnos y alumnas que queráis ir mirándola por vuestra cuenta, hasta que nos volvamos a ver, podéis empezar practicando la parte de la primera flauta.

Ya lo hemos dicho en clase, pero no viene mal repetirlo: situando el ratón encima de la partitura aparecen unos botones rectangulares de color gris, tanto encima de los compases como antes de cada pentagrama. Haciendo clic en cualquiera de estos últimos, en la extremidad izquierda de la ventana, seleccionaremos uno de los pentagramas, que se coloreará de rosa y será el único que se reproducirá. Si queremos reproducir dos o más voces (por ejemplo, todos menos la primera voz, que tocaremos nosotros) mantendremos oprimida la tecla de las mayúsculas mientras hacemos clic en cada uno de los rectángulos correspondientes. Para volver a reproducir todas las partes, clic en cualquier punto que no sea un botón o un compás.

La entrada Los chicos del coro ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Subtitula que algo queda

save_your_kisses_me.jpg

Cualquier tarea requiere un esfuerzo si queremos hacerla bien. Sincronizar subtítulos para que estos aparezcan en el momento adecuado, con la duración correcta, distinguibles sobre el fondo de la imagen seleccionada y con un tamaño coherente y proporcionado, también. Presentamos un nuevo trabajo de este tipo que, además, sirve para afianzar el conocimiento de otro idioma.