De aburrido a HACKER

Hace unos días leí una entrevista que le hacían a Luis Iván Cuende, una chico de 16 años reconocido hace un año como el mejor hacker de Europa (que no cracker). Actualmente lleva su propia empresa con un compañero de su misma edad y cuando le preguntan la formación que tiene responde: "La ESO. Mis conocimientos como hacker vienen de Google. Soy autodidacta. Cuando tengo un problema, lo busco en Google y lo soluciono."

Hoy en día hay muchos docentes que piensan que son fuente única de conocimiento, y lo que es peor: indispensables para el alumnado. ¿Qué estamos haciendo compañer@s? No estaría mal despertar del aletargo generalizado que tenemos en las aulas, porque las tarimas de madera "elevadoras" de la única verdad no caben en esta sociedad donde el conocimiento es horizontal, donde un chaval de 15 años demuestra que para hacer lo que le apasiona e innovar no necesita mentores entre cuatro paredes, sino todo lo contrario, una ventana de bajo coste por donde mirar y aprender del "mundo". Eso se llama: red. 
Y "enredarse" es lo que mejor que un docente puede hacer por su alumnado, además de dejar de mirar su ombligo para mirar un calendario y darse cuenta de que al entrar en el aula no podemos vivir en un siglo diferente al actual. Eso se llama simplemente: falta de concordancia.

Siempre he pensado que abrir la mente, la puerta y el aula no hacen daño a nadie. Igual que pienso que quien lea esto no lo necesita hacer, y quien lo necesita, no lo leerá. 

"Dejar volar la imaginación" - ¿Y eso qué es? - Digo yo que se preguntarán muchos docentes.




¿Y cuándo y cómo comenzó a interesarse por estos temas?
Con 12 años. Mi padre me llevó un CD de software libre a casa, una distribución Linux, lo instalé en el ordenador y empecé a ver que estaba muy guay, que podía modificar el software libre como quisiese, que podía adaptarlo y luego difundirlo otra vez. Empecé a ver las posibilidades que había y como estaba muy aburrido —porque el colegio es muy aburrido— empecé a dar rienda suelta a mi imaginación y a construir cosas con software.
¿No le gustan los estudios?
No. Personalmente me aburren bastante. Excepto un par de asignaturas —filosofía y educación física— las demás me parecen muy aburridas. En algunas ocasiones sí que es necesario tener una base, pero tal y como está planteado no ayuda para nada al momento que estamos viviendo de crisis. Yo creo que es un problema de base. Memorizar, por ejemplo, no tiene sentido. Como dijo Einstein "si puedes verlo todo en una enciclopedia, ¿para qué quieres memorizarlo?". También hay un gran problema de práctica, de que todo es muy teórico. En Estados Unidos venden limonada a los 10 años en la calle, aquí te pones a vender limonada con 10 años y te para la Policía... por no contribuir hacienda o cualquier movida de esas (risas).

Vuelta

Algunos de vosotros sabéis que este nuevo curso 2012/2013 será muy especial para mi, ya que mi familia aumentará en breve. En 2013 tocará volver a la vida “real”, lo cual, con los tiempos que corren, me hace sentir muy feliz, ya que continuaré con los proyectos de enseñanza, conciertos y cursos que he venido desempeñando en los últimos años.

Hasta entonces, espero ser capaz de descansar, relajarme, ponerme al día poco a poco con el clarinete y cuidar de mis pequeños, Rodrigo y Laura, y de mi familia!


Archivado en: Personal, Uncategorized

Liebster Blog

Recibimos el regalito de "mi blog preferido" de parte Ana @mestraprimaria y María (Caixa de música).
Aunque el regalo lleva unas instrucciones para seguir una cadena, nos las vamos a saltar un poco y en lugar de elegir 5 blogs, nos quedamos con la recomendación de:

Algo suena en la Fuencisla, de mi querida compañera Emi. Es un blog que merece la pena visitar.


¿Sol o viento?

El sol y el viento discutían para ver quién era el más fuerte
El viento decía: ¿Ves aquel anciano envuelto en una capa?.
Te apuesto a que le haré quitar la capa más rápido que tú.
Se ocultó el sol tras una nube y comenzó a soplar el viento,
cada vez con más fuerza, hasta ser casi un ciclón,
pero cuanto más soplaba
tanto más se envolvía el hombre en la capa.
Por fin el viento se calmó y se declaró vencido.
Y entonces salió el sol
y sonrió benignamente sobre el anciano.
No pasó mucho tiempo hasta que el anciano,
acalorado por la tibieza del sol, se quitó la capa.
El sol demostró entonces al viento que la suavidad
y el amor de los abrazos son más poderosos
que la furia y la fuerza.

Esopo (600 AC).

Desde el Spectrum hasta Monkey Island: vuelvo a ser Guybrush Threepwood


Estaba leyendo en mi Google Reader la web del Observatorio Tecnológico del Ministerio de Educación  y me he encontrado una agradable sorpresa: ahí estaban los juegos a los que dediqué tantas horas y con los que tanto me reí. Monkey Island e Indiana Jones.

"Abandonware", se llama el artículo. Simpático nombre.

Realmente ya no era yo un niño cuando dedicaba parte de mi tiempo a estos juegos. En la adolescencia jugaba yo a cosas aún más entrañables, como Fred o Abu Simbel y cosas así. Tenía que conectar el cassette al Spectrum 48K, darle al play y esperar a que se cargase durante un tiempo interminable mientras me quedaba embobado mirando al televisor (aquellos ordenadores no tenían monitor, para el que no lo sepa) perdiendo la mirada en esas líneas rojas y azules que sonaban algo así como "prrrriiiiiiiiiiii...... pri, prriii, priii, prii, priii..... prrrriiiiiiiiiiiiiiiiiiiii... pri...prrriiii...prriiiiii........."

El caso es que los juegos algo más modernos (ya para un PC con su monitor, no recuerdo si el 386 de mi hermano o un Pentium II que tenía yo), especialmente Monkey Island, me hacían reír lo que no han conseguido los más modernos, con todo su maravilloso entorno gráfico.

Aquellos juegos me recuerdan a aquéllas películas en blanco y negro que te mantenían en vilo gracias a un maravilloso guión. La verdad es que no sé quién enseña su trabajo a los guionistas de las películas actuales, porque descansan lo indecible en el director de fotografía, el responsable de efectos especiales, el atractivo de la estrella de turno, etc.

En fin, que me ha entrado la morriña, así que me voy a instalar el emulador de turno (SCUMMVM) y a descargar el Monkey Island desde ellosnuncaloharian.com (otro nombre que provoca una sonrisa). Lo he decidido. Voy a dejar de trabajar tanto por las noches y a dedicarme un poco de tiempo. Voy a volver a convertirme en Guybrush Threepwood ¡toma ya!