"Aunque tú no lo sepas": Un poema y una canción

Félix de Azúa comienza a describir lo que es poesía* diciendo que sobre esta, cuanto menos se diga, mejor. Pero tras un punto y aparte añade: 

"La poesía es la verdad del arte." 
[...]

***

   "Aunque tú no lo sepas" es una canción que escribió Quique González  para Enrique Urquijo después de leer un poema de Luis García Montero de "Habitaciones separadas". Tres nombres importantes en apenas dos renglones. Pero a veces sucede que se unen los astros y un poema da lugar a una canción. Cuenta Quique que le dio dos canciones a Enrique para cantar y que se quedó con esta, nunca llegó a escuchar la segunda.

Enrique Urquijo y Los Problemas:





Poema "Aunque tú no lo sepas" de Luis García Montero:

Como la luz de un sueño, 
que no raya en el mundo pero existe, 
así he vivido yo 
iluminado 
esa parte de ti que no conoces, 
la vida que has llevado junto a mis pensamientos... 

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto 
cruzar la puerta sin decir que no, 
pedirme un cenicero, curiosear los libros, 
responder al deseo de mis labios 
con tus labios de whisky, 
seguir mis pasos hasta el dormitorio. 

También hemos hablado 
en la cama, sin prisa, muchas tardes 
esta cama de amor que no conoces, 
la misma que se queda 
fría cuanto te marchas. 

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo, 
hicimos mil proyectos, paseamos 
por todas las ciudades que te gustan, 
recordamos canciones, elegimos renuncias, 
aprendiendo los dos a convivir 
entre la realidad y el pensamiento.


Por Quique González:




En el siguiente vídeo canta la canción Clara Lago como parte de lBSO de "Tengo ganas de ti":




***

   El próximo jueves 25 de enero nos visita en el centro Luis García Montero. En la biblioteca tenemos varios libros suyos, así que anímate a conocerlo.




De María Zambrano

Antes de la ocultación
     Comencé a cantar entre dientes por obedecer en la oscuridad absoluta que no había hasta entonces conocido, la vieja canción del agua todavía no nacida, confundida con el gemido de la que nace; el gemido de la madre que da a luz una y otra vez para acabar de nacer ella misma, entremezclado con el vagido de lo que nace, la vida parturiente. Me sentí acunada por este lloro que era también canto tan de lejos y en mí, porque nunca nada era mío del todo. ¿No tendría yo dueño tampoco?
     La música no tiene dueño, pues los que van a ella no la poseen nunca. Han sido por ella primero poseídos, después iniciados. Yo no sabía que una persona pudiera ser así, al modo de la música, que posee porque penetra mientras se desprende de su fuente, también en una herida. Se abre la música sólo en algunos lugares inesperadamente, cuando errante el alma sola, se siente desfallecer sin dueño. En esta soledad nadie aparece, nadie aparecía cuando me asenté en mi soledad última; el amado sin nombre siquiera. Alguien me había enamorado allá en la noche, en una noche sola, en una única noche hasta el alba. Nunca más apareció. Ya nadie más pudo encontrarme.



Zambrano, M.: Diotima de Mantinea en 
Hacia un saber sobre el alma, Madrid, 

Ed. Alianza, 1989, p. 196





De María Zambrano

Antes de la ocultación
     Comencé a cantar entre dientes por obedecer en la oscuridad absoluta que no había hasta entonces conocido, la vieja canción del agua todavía no nacida, confundida con el gemido de la que nace; el gemido de la madre que da a luz una y otra vez para acabar de nacer ella misma, entremezclado con el vagido de lo que nace, la vida parturiente. Me sentí acunada por este lloro que era también canto tan de lejos y en mí, porque nunca nada era mío del todo. ¿No tendría yo dueño tampoco?
     La música no tiene dueño, pues los que van a ella no la poseen nunca. Han sido por ella primero poseídos, después iniciados. Yo no sabía que una persona pudiera ser así, al modo de la música, que posee porque penetra mientras se desprende de su fuente, también en una herida. Se abre la música sólo en algunos lugares inesperadamente, cuando errante el alma sola, se siente desfallecer sin dueño. En esta soledad nadie aparece, nadie aparecía cuando me asenté en mi soledad última; el amado sin nombre siquiera. Alguien me había enamorado allá en la noche, en una noche sola, en una única noche hasta el alba. Nunca más apareció. Ya nadie más pudo encontrarme.



Zambrano, M.: Diotima de Mantinea en 
Hacia un saber sobre el alma, Madrid, 

Ed. Alianza, 1989, p. 196





Murakami: Novelas con música


"Vuelvo a mi habitación, caliento agua en la tetera eléctrica, me preparo un té, me lo tomo. Luego voy poniendo en el plato del tocadiscos, uno tras otro, los discos que me traje del trastero. Blonde on Blonde, de Bob Dylan; White Album, de los Beatles; Dock of the Bay, de Otis Redding; Getz/Gilberto, de Stan Getz. Todos, música que triunfó a finales de los 60. El chico que estaba en esta habitación -junto al cual, con toda seguridad, debía de encontrarse la señora Saeki- ponía estos discos en el plato, igual que estoy haciendo yo ahora, bajaba la aguja y escuchaba la música que salía por los altavoces. Esta música traslada la habitación entera, incluyéndome a mí, a un tiempo extraño. A un mundo de cuando yo aún no había nacido. Escuchando esta música, intento reproducir en mi mente, con la mayor exactitud posible, la conversación que he tenido esta tarde con la señora Saeki en el primer piso.
    "Pero, a los quince años, yo estaba segura de que en este mundo existía un lugar así. De que la entrada a un mundo distinto estaba escondida en alguna parte y de que yo podía encontrarla." "
[...]


de Kafka en la Orilla, Haruki Murakami.

Playlist de Masumaro Fujiki sobre los temas musicales que Murakami nos invita a escuchar mientras leemos sus novelas:




Murakami: Novelas con música


"Vuelvo a mi habitación, caliento agua en la tetera eléctrica, me preparo un té, me lo tomo. Luego voy poniendo en el plato del tocadiscos, uno tras otro, los discos que me traje del trastero. Blonde on Blonde, de Bob Dylan; White Album, de los Beatles; Dock of the Bay, de Otis Redding; Getz/Gilberto, de Stan Getz. Todos, música que triunfó a finales de los 60. El chico que estaba en esta habitación -junto al cual, con toda seguridad, debía de encontrarse la señora Saeki- ponía estos discos en el plato, igual que estoy haciendo yo ahora, bajaba la aguja y escuchaba la música que salía por los altavoces. Esta música traslada la habitación entera, incluyéndome a mí, a un tiempo extraño. A un mundo de cuando yo aún no había nacido. Escuchando esta música, intento reproducir en mi mente, con la mayor exactitud posible, la conversación que he tenido esta tarde con la señora Saeki en el primer piso.
   
 "Pero, a los quince años, yo estaba segura de que en este mundo existía un lugar así. De que la entrada a un mundo distinto estaba escondida en alguna parte y de que yo podía encontrarla." "
[...]
de Kafka en la Orilla, Haruki Murakami.



Playlist de Masumaro Fujiki sobre los temas musicales que Murakami nos invita a escuchar mientras leemos sus novelas: