Pintando el estuche de nuestro instrumento… #PintaFundas

Con el estrés del conservatorio, saliendo escopetado a clase de lenguaje musical o deseosos de llegar a casa para estudiar todo lo que me ha mandado la profe… alguna vez nos hemos agenciado un instrumento que no es el nuestro. Personalizando nuestra funda podemos evitar esos pequeños dramas (y más ahora que se acerca el verano con tiempo suficiente para ponerse a ello).

Hay muchas maneras de decorar nuestras fundas. Hay quien coloca broches y abalorios, figuras de Fimo o cualquier cosa que podamos atar a las cremalleras. Últimamente estamos experimentando con pintura para telas, ya que además fue uno de los trofeos obtenidos en el Mercadillo de la Técnica: el Vale Pinta Fundas.

Sobre qué fundas se puede hacer

En los casos que os enseñamos se ha pintado sobre fundas de tela. Ya sean los estuches acabados en tela, o las bolsas de tela para guardar el estuche dentro, con ellas no tendremos mayores problemas. Podéis ver aquí varios ejemplos de fundas de alumnos y la mía propia. 

Para los estuches completamente de plástico, sería mejor utilizar otro tipo de pinturas en las que después no haya que aplicar calor para fijar los diseños.

¿Qué necesitamos?

Pinturas para camisetas. Existen varios tipos de pinturas textiles que podemos diferenciar según la forma de pintar con ellos. Podemos comprar botes de pintura y después utilizar pinceles como si fueran témperas. También hay algunos botes que tienen su propio aplicador, dejando salir un hilo fino de pintura. Esta opción es más fácil para los más pequeños y para no manchar, pero es difícil pintar superficies más grandes de forma homogénea. Y finalmente los hay con pulverizador o espray, que serían ideales para pintar con plantillas y crear patrones.
Eso sí, os recomiendo comprar pinturas de buena calidad para que no se pierda el dibujo con el tiempo.

Pinceles, de distintos grosores para poder dibujar detalles y para rellenar superficies más amplias.

Agua y papel de cocina. Como estas pinturas se disuelven en agua si no se ha aplicado calor, podemos limpiar y hacer pequeñas rectificaciones.

Periódicos, papel para reciclar, manteles de plástico… cualquier cosa que os sirva para forrar la superficie donde vais a trabajar y dejarlo todo tan limpio como lo encontrasteis.

*Si optamos por pintar siluetas con plantillas y pintura de espray necesitaremos hojas plastificadas (como las de encuadernar), tijeras o cúter. 

Pasos para decorar

  • Haz un boceto en un papel con la forma de la funda. Prueba la mezcla de colores que  quieres poner para ver si te gusta el resultado y para practicar con los pinceles o la pintura con aplicador.
  • Mide los sitios que quieres pintar, recorta el boceto  y comprueba que cabe bien.
  • Pinta sobre la funda. Dibuja primero los colores de fondo, deja secar un poco y pinta encima los detalles.
    Si te equivocas se puede ‘medio’ borrar rápido. La pintura se disuelve en agua, por lo que con un poco de papel humedecido podemos rectificar. Si fuera necesario borrar mucho y esa superficie no se va a volver a pintar encima, mi consejo es lavarla y empezar de nuevo.

Si optaste por crear una plantilla, puedes imprimir o dibujar la silueta que te guste al tamaño necesario. Después puedes plastificarla con forro de libros adhesivo o ponerla debajo de la hoja de plástico y recortar con mucho cuidado con las tijeras o el cúter.
Cuando vayas a pintar, agita la pintura y haz una prueba sobre un papel porque si sale muy líquida se absorbe por los bordes y te quedará un dibujo borroso. Asegúrate de sujetar bien la plantilla para que no se separe de la tela con el aire del espray.
Por último, espera unos segundos para que se seque un poco antes de separar el molde.

Fija la pintura para que no se borre

  • Sécalo y aplica calor para que se fije. Como son pinturas de agua, si no se fija así se borrarían al mojarse cualquier día de lluvia. Tenemos dos opciones:
    1. Podemos plancharlo si hemos pintado sobre tela. Tienes que poner un papel por encima del dibujo y planchar con cuidado (asegúrate de que sea tela y de no tocar ningún plástico o goma). Para mi ésta es una técnica un poco más complicada, sobre todo si queréis hacerlo sin ayuda y dadas las curvas que pueden tener las fundas.
    2. Si utilizáis un secador no lo apliquéis desde muy cerca para que no se desparrame lo que habéis pintado ni se queme. Secadlo así en varias tantas e id comprobando a partir de la tercera cómo ha quedado.

De todas maneras, hay que tener en cuenta que hay algunas fundas cuya composición es mezcla de tela y plástico. Para las que son solo tela, la rectificación que hemos dicho en el paso 3 es más difícil. Para las que sean mezcla, emplead mejor el secador para el paso 4, no sea que la quememos…

Si vuestro estuche es completamente de plástico, sería mejor utilizar otro tipo de pinturas en las que después no haya que aplicar calor para fijar los diseños.

Seguro que ya se os ha ocurrido algo para vuestra funda… ¡a decorar!

La entrada Pintando el estuche de nuestro instrumento… #PintaFundas aparece primero en Cuando Pitos Flautas.

Tres piezas para Flauta y Piano Op.31B de A. Foote – Karaoke / Acompañamiento Piano

Como siempre, Héctor sigue regalándonos grandes acompañamientos de preciosas obras. Aquí tenemos tres pequeñas piezas del compositor estadounidense Arthur Foote.

El compositor

Arthur Foote (1853-1937) fue un compositor, pianista y organista que estudió en la Universidad de Harvard (Boston). 

Profesionalmente fue un activo profesor de música y escribió numerosos trabajos pedagógicos sobre técnica de piano o armonía, como Modern Harmony in Its Theory and Practice (1905). Nombrado director de coro y organista de la First Unitarian Church de Boston, Arthur Foote fue también promotor de conciertos, labor con la que contribuyó a la difusión de las obras de Brahms y Wagner que tanta influencia tuvieron en él.

Ha sido considerado como un compositor de estilo romántico con influencias europeas (a la luz de la generación posterior de compositores americanos como Aaron Copland). Entre su repertorio destacan especialmente sus trabajos camerísticos, aunque los mismos críticos que ensalzan su labor reconocen que no ha gozado de mayor fama por quedarse fuera de los círculos de influencia de su época. Aun así, tanto la Universidad de Harvard, el Trinity College, la Boston Symphony o el National Institute of Arts and Letters reconocieron su valía con prestigiosos y diversos galardones y menciones.

La obra: Three pieces for Oboe (or Flute) & Piano Op. 31

Esta obra fue compuesta para oboe y piano, pero el mismo compositor pensó también en que fueran interpretadas con flauta (de hecho, el título de la versión para flauta se reconoce con el Op. 31 B).

Se trata en realidad de 3 pequeñas piezas con distinto carácter:

I. Aubade villageoise. Como su propio nombre indica es una alborada, que inicia el ciclo, evocando el amanecer en una villa.

II. Melodie. Es un movimiento expresivo, muy indicado para trabajar el sonido y sus colores, un buen legato y la estabilidad de afinación en todas las octavas. ¡Casi nada!

III. Pastoral. Es una pieza preciosa para cerrar el ciclo, algo más camerística al tener un poco más de diálogo con el piano y perfecta para trabajar los cambios de estado de ánimo (musicalmente hablando).


Si no encontráis vuestra partitura o si queréis conseguir directamente la grabación en mp3, están colgadas en IMSLP.

Y si queréis disfrutar de otras obras ya grabadas por Héctor aquí os dejo el Andante kv. 315 de W. A. Mozart en Do mayor, la Sicilienne op. 78 de G. Fauré, el Gran Solo Op.57 Nº3 de F. Kulhau y la Vocalise del Op.34 de Rachmaninoff. Todos están en la sección “Karaokes y acompañamientos” del blog. 

¡Buen provecho musical!

La entrada Tres piezas para Flauta y Piano Op.31B de A. Foote – Karaoke / Acompañamiento Piano aparece primero en Cuando Pitos Flautas.

Déjame que te cuente: cuento musical para flautistas

Aquí os presento el cuento musical completo: “Déjame que te cuente: entre ruidos y efectos, como Pedro sin su lobo”. Ha sido pensado y diseñado para la I Convención Andaluza de Flauta FLAUTISIMA 2017, como parte del material usado para el taller del mismo nombre. Si vas a participar en el taller, ya puedes imprimirlo para ir echando un vistazo. 

Descripción del cuento

Este cuento es para mí una fórmula divertida de iniciar a los alumnos y alumnas en las técnicas extendidas contemporáneas de la flauta.

La partitura está pensada para un cuarteto de flautas con narrador, pero pueden intervenir cuantos músicos deseen. La puesta en escena o coreografía no está detallada en la partitura. Sed libres para interpretarla a vuestro gusto y si es posible compartid cuál ha sido vuestra forma de representarlo.

La historia narra el viaje de Pedro para llegar a la convención, acompañado por unos personajes que serán representados por una serie de efectos con la flauta.  

El taller se desarrollará el sábado 6 de mayo, a las 12:30h. en ‘La Térmica’, en Málaga, y el cuento final será posiblemente representado al día siguiente por la tarde en el auditorio Edgar Neville.

Aquí os dejo las páginas del cuento para que podáis verlo. Si queréis descargarlo, podéis utilizar este enlace: Déjame que te cuente – Cuento Completo”

 

La entrada Déjame que te cuente: cuento musical para flautistas aparece primero en Cuando Pitos Flautas.

Cuenta atrás para FLAUTISSIMA – Presentación personajes del cuento musical


En menos de 6 días
algunos flautistas tendremos la suerte de estar disfrutando de Flautissima, la I Convención Andaluza de flautas organizada por Triarte.

Del sábado 6 al domingo 7 de mayo podremos disfrutar de unas 20 actividades de distinto ámbito. En formato congreso, tendrán cabida clases de perfeccionamiento individuales, conciertos, ensembles, masterclass colectivas, talleres prácticos sobre mecánica y funcionamiento, presentación de novedades de instrumentos por las principales marcas del mercado…

Y entre todas esas actividades tendré el gusto de hacer un taller para el alumnado de segundo ciclo de Enseñanzas Elementales y el primero de Profesionales en forma de cuento contemporáneo:

Cuento para FLAUTISSIMA – entre ruidos y efectos como Pedro sin su Lobo

Pues bien, hoy os presento a los personajes del cuento para que los más empollones puedan estudiarlo. 😉

Parece raro que entre todos los personajes no estén ni Pedro ni el lobo y en su lugar haya gaviotas, olas, ballenas, panteras… pero es que nos vamos a Málaga. La preciosa ciudad que tiene de todo. (Bueno, igual todavía no se han avistado panteras o ballenas pero el próximo fin de semana seguro que se presentan para poder participar en la convención).

En breve os compartiré el cuento completo para que podáis practicar todo lo que queráis antes de la gran fiesta flautística.

¡Buen domingo y mucha música!

La entrada Cuenta atrás para FLAUTISSIMA – Presentación personajes del cuento musical aparece primero en Cuando Pitos Flautas.

El mes de las ferias… (II) La Feria Musical de Lucena #LaMagiadelaMúsica

Aquí viene la segunda feria musical que pudimos celebrar este mes. En este caso fue en Lucena, en el CPM Maestro Chicano Muñoz los días 6 y 7 de abril.

La temática fue “La Magia de la Música” y os invito a ver las ideas que surgieron allí, para que os estimulen vuestros posibles proyectos o variantes del mismo.

Después de presentar en qué consiste la idea de la Feria Musical, quiero aprovechar para mostrar las posibilidades que se pueden desarrollar en cada puesto mientras recordamos los buenos momentos que pudimos pasar en Lucena.

1. Banco-recepción

Es la entrada a la feria. El punto en el que se recibe a los niños explicando en qué consiste todo esto y donde reciben sus primeros billetes: en este caso os presento los “lucentavos”, la moneda personalizada de la feria.

Una posibilidad que se estrenó aquí fue crear unos carteles para todos los participantes -profesores y alumnos- donde figuren nuestros nombres y el curso. Así sirve para conocernos mejor y poder ajustar mejor los niveles de cada juego en los distintos puestos.


2. Pintonisa

Todo un clásico. Las cartas musicales o la palma de la mano muestran el futuro a un experto vidente: cómo serán nuestras vacaciones, lo que nos espera a final de curso, en la próxima audición… Con una sencilla atmósfera de luz tenue, unas cortinas y los atuendos pertinentes, resultan de lo más creíbles. Normal que haya verdaderas colas a la entrada.

Además, cada uno que pasa por este puesto luce estupendos tatuajes y pinturas que le traerán buena suerte o le recuerdan las claves de su posible éxito.


3. Luthería

Todos hemos cogido cualquier utensilio en alguna ocasión para tratar de hacer música. Los plásticos, cartones y envases reciclados que se recogieron durante los días previos (y un poco de material de bricolaje) sirven para crear instrumentos de viento, cuerda o percusión como estos. Con un poco de maña, ideas y buena decoración salen pequeñas maracas, liras, saxofones, cajas, etc. Todos quieren llevarse sus creaciones.

Pero no olvidemos que esto era una tienda. Los sabios consejos del maestro luthier valían unos buenos lucentavos. Aun así, muchos alumnos se las arreglan para ablandar el corazón del tendero y ganar algún dinero con la venta de su creación (si este suena decentemente y le gusta al jefe).


4. Taller de improvisación

Por un módico precio todo el mundo puede integrarse en una verdadera jam session. A partir de un grupo de base que interpreta la estructura de algunas canciones más conocidas, poco a poco se van improvisando nuevas melodías, ritmos y acompañamientos. Desde la pequeña percusión hasta algunos cantantes, todos se lanzan a mostrar su lado más creativo: quienes más se divierten incluso obtienen ganancias.


5. Memory

Un juego de cartas típico es el memory visual, donde las cartas han de ser volteadas de dos en dos hasta descubrir con ayuda de tu memoria todas las parejas que se esconden. Pueden ser dibujos de instrumentos, compositores, figuras musicales o equivalencias, etc… 

Pueden ser competiciones por descubrirlo en el menor tiempo posible, por hallar el mayor número de parejas en un tiempo dado o con el menor número de levantamientos. Los tenderos animan el juego ‘tranquilizando’ a los participantes con impetuosas arengas. En ocasiones la pericia de los participantes es tal que se inventan niveles superiores, como hacerlo a la pata coja, con los brazos en la espalda, etc.

6. Parejas de sonidos: memory auditivo

Esta versión del tradicional ‘memory’, parece más fácil de lo que es. Las botellas están completamente forradas. Pero al agitarlas revelan que su contenido es distinto y que solo hay dos iguales: semillas, garbanzos, piedras, tornillos, bolas de papel, agua…

Los jugadores afinan sus oídos expertos para distinguirlo y poder formar parejas. De nuevo las variantes son múltiples: descubrir todas las parejas en un tiempo mínimo, probar suerte en una especia de lotería auditiva con solo algunos intentos, etc. Jugar tiene su precio, pero alcanzar el record o acertar la lotería tiene recompensa.


7. Bingo musical

Hablando de juegos de azar, ¿quién no ha jugado alguna vez un bingo? Claro que este bingo musical es especial. Como en un dictado rítmico, el lotero interpreta con las palmas o con un instrumento cualquiera de las fórmulas rítmicas de una tabla general. Los niños compran cartones para participar con 6 fórmulas rítmicas diferentes y tienen ue identificar los números que se han interpretado.

Como en un bingo real, los cartones suponen una inversión que solo a unos pocos reportan beneficios: premios a la línea y por supuesto al cartón completo.


8. Violín-surfero

A todos nos gustan las vacaciones. Podemos soñar que surfeamos unas olas mientras nuestro instrumento nos acompaña… Pues esto mismo es lo que se puede disfrutar en este puesto.

Sobre una balance-board (una tabla de equilibrio que tiene una media esfera por debajo) se pide que simulemos tocar un violín mientras nos mantenemos encima. Se convierte en un juego muy divertido a la vez que un reto: pasar el ‘arco’ de nuestro escobiolín. Se puede pedir que pasen el arco un número de veces o un tiempo determinado para no perder su paga. O incluso cronometrar a ver quién es el campeón del equilibrio y recompensarle (para los más avispados valen hasta las cosquillas).


9. Camellos del aire

El clásico juego de las chapas se ha transformado. En lugar de impulsar la chapa con los dedos a través de un circuito, será nuestro aire quien lo haga. Los alumnos de viento pueden demostrar su potente técnica de soplo, pero se han visto muchas sorpresas y talento en otros instrumentistas.

Hay dos modalidades. Una es un circuito con pruebas, como pasar un túnel, subir una rampa o lanzar la chapa final hasta una caja. Aunque cueste un lucentavo participar, se puede recuperar si se hace sin salirse, encestando al final o terminando en tiempo récord.

La segunda opción la hemos llamado ‘circuito de velocidad’ y permite apostar en grupo. En esta ocasión utilizan bolas de papel para ver quién es capaz de lanzarlas más lejos de un soplido y llevarse el bote. Para aquellos que llegan solos también hay una opción de ‘sopla-sin-pasarte:doble-o-nada’. Esta consiste en soplar un cilindro para que ruede con precisión, deteniéndose entre dos marcas del circuito. Esto causa furor.


10. Salta-Música

¿Pianos y partituras gigantes o Cariño he encogido a los niños? Un cambio de escala te permite saltar sobre las teclas o sobre las líneas y espacios de un pentagrama. En esta ocasión tuvimos un verdadero artilugio, pero si no podríamos simular uno con papel.

Con una o varias melodías de ejemplo, los participantes combinan su agilidad (a veces las notas están más lejos de lo que parece) y sus conocimientos musicales para no perder el ritmo. Las mejores ejecuciones pueden ser premiadas o al menos recuperar lo que cueste participar.


11. Yoga

Entre el gentío, y con el ritmo trepidante de la feria, este puesto se convierte en un oasis zen. Con el yoga toca tranquilizarse, respirar profundamente y disfrutar de la calma y la concentración en uno mismo.

Los monitores serán los encargados de transmitirles ese espíritu y de enseñarles algunas de las posturas y equilibrio que facilitarán su relajación. A los más pequeños les encanta el reto de las posturas y comprobar que pueden divertirse ‘a ritmo lento’.


12. Trilero-ladrón

Se acabó la calma. La norma más importante de la feria es que nadie puede quedarse parado, sin participar y sin jugar mientras esta dure.

Para ello, siniestros personajes vigilan dispuestos a desplumar a los incautos. También pueden proponer juegos, invitarles a acercarse a los puestos aunque nunca se sabrá si tienen alguna intención oculta: ¡son trileros!


13. Mazmorra

Con tanto puesto puede ocurrir que alguien se quede sin billetes…

Si un participante se queda sin dinero tiene que buscar la forma de recuperarlo en la mazmorra. Habrá que ser valiente para adentrarse en su oscuridad. Solo quienes superan las duras pruebas que dentro ocurren podrán salir con la recompensa obtenida: pasatiempos, crucigramas, sopas de letras y pequeños ejercicios musicales son la llave para ganar algún dinero. El mazmorrero no es un tipo tan desagradable. No tengas miedo a entrar… ¿o sí? 


14. Posada

Efectivamente, todo tiene un final. Además de posibles actuaciones, recitales y conciertos, lo mejor es celebrarlo todos juntos en la posada.

Deliciosos chuches, brebajes o otras exquisiteces estarán esperando. Bocherinis en vinagre, tritonos salteados, babas de tuba, delicias pentatónicas o crótalos fritos son algunos de sus irresistibles nombres.

El precio es simbólico, pues la premisa es poder recuperar el ‘dinero’ para tenerlo disponible en la siguiente edición de la feria. Cada producto puede tener un precio o se pueden cobrar todas las ganancias a cambio de hacer una petición.


Con esta entrada y con la anterior en la que narrábamos la idea más en conjunto, esperamos que os animéis a ponerlo en práctica. Otras personas han sugerido que podría orientarse a los nuevos alumnos que entrarán al conservatorio. Unas jornadas de puertas abiertas o educativas para dar la oportunidad de conocer el centro, los instrumentos o el propio aprendizaje de la música. 

Y a ti, ¿se te ocurre alguna otra opción?

 

La entrada El mes de las ferias… (II) La Feria Musical de Lucena #LaMagiadelaMúsica aparece primero en Cuando Pitos Flautas.