El clima emocional en las clases de canto

Está estudiado que existe una vinculación entre emociones y voz. 

Nuestro sistema límbico, o cerebro emocional es el que se encarga de maquillar nuestra voz de emociones no sólo cuando hablamos sino también cuando se canta.
Ver+

La importancia del feedback individual en la clase de canto

Las clases de canto mejor individuales
Por Isabel Villagar, Directora de Vocal Center

En un post anterior expliqué cómo debía ser una clase de canto y cómo no. 

Me gustaría hoy incidir sobre la importancia de la retroalimentación individualizada.


Cada voz posee unas particularidades específicas así como cada cantante posee una psicología y una personalidad que le hace que aprenda de una manera determinada. 

Para que una clase de canto sea realmente efectiva y los resultados se puedan observar en poco tiempo es necesario el trabajo individualizado en el que el profesor de canto adapta los ejercicios vocales en cada momento y se adapta a la manera de aprender del alumno.

Me explico:

* hay alumnos que son más cinestésicos, es decir, poseen una alta sensibilidad a percibir pequeños cambios en su manera de emitir

* otros alumnos, por contra, son más auditivos, y por lo tanto tienen una mayor facilidad de imitar sonidos o ejemplos que el profesor de canto le ofrezca

* otros alumnos son más visuales y necesitan del refuerzo, por ejemplo, de un espejo, para observar lo que están haciendo. 

O necesitan que se les propongan imágenes, metáforas visuales, que les permitan comprender sinestésicamente lo que están haciendo.

* hay alumnos que comprenden a través de la lógica y por tanto una perspectiva o aproximación más científica va a serles de gran ayuda.

* otros son más emocionales y por tanto el abordaje más favorable va a ser a través de vivenciar estas emociones

* físicamente hay alumnos con una tendencia más hipertónica y otros más hipotónica,

* combinatoria de las anteriores...

Y, en definitiva:

son muchos los factores 
que debe tener en cuenta 
el buen profesor de canto en su clase 
para que el aprendizaje se produzca 
de la manera más eficiente y óptima.


¿Qué pensarías de un médico que ofreciera el mismo tratamiento para todos los pacientes que tiene en la sala de espera?

¿No es mucho más profesional hacer un diagnóstico individualizado y ofrecer soluciones concretas personalizadas en base a las necesidades de cada alumno?

Hay mucha ciencia que avala esta manera de trabajar basada en la anatomía y proponiendo soluciones comprobadas para cada dificultad técnica específica que pueda tener el alumno.

A mi manera de entender las clases colectivas de canto enseñan mucho si en ellas hay un alumno que canta y el profesor propone soluciones concretas para sus dificultades y los demás asistentes escuchan y así aprenden vicariamente.


Una clase en la que todos están cantando simultáneamente sin recibirse feedback individualizado es insuficiente para la formación de un cantante.


¡Cantad 
felices!

Más información: 

Os invito también a conocer y ampliar contenidos en mis redes sociales:

Qué es una clase de canto y qué no es una clase de canto

Por Isabel Villagar, profesora de canto

En esta entrada voy a esclarecer muchas de las cuestiones que se hacen las personas que jamás han recibido una clase de canto

Aprender a cantar debe ser algo progresivo, ilusionante, sano, provechoso y... ¡real! Tiene que haber avances, en tres meses deberías notarlos, y grandes, y en caso contrario plantéate qué puede estar sucediendo...

¿Cómo es una clase de canto standard?

O debería ser: trabajar los cinco pilares del canto:
  1. Postura
  2. Respiración
  3. Emisión
  4. Resonancia
  5. Articulación
El protagonista de la clase de canto
es el alumno
Esta es la base mínima que un aspirante a mejorar su técnica vocal debería entender y trabajar semanalmente. 

Además se debe de trabajar el repertorio: canciones propias o covers, con el fin de adquirir y asentar los recursos técnicos en las mismas. 

Es preciso adaptarlo a la competencia técnica del alumno en cada momento y secuenciarlo para que progresivamente se vayan adquiriendo más recursos, más herramientas técnicas y afloren las potencialidades del alumno.

Con la palabra repertorio no me refiero a poner un karaoke y ¡que el alumno lo cante incesantemente sin ningún tipo de corrección u objetivo!

Todo ello, por supuesto, respetando el color propio de la voz del alumno, su personalidad vocal. 

"Huye de los profesores que en sus clases de canto 
te quieren hacer cantar como ellos cantan 
y no como a ti te gustaría cantar, 
me refiero al estilo musical y a la manera de expresar."


En una clase de canto se debe trabajar también la actuación con los recursos que ello supone: 
  • concentración
  • visualización
  • memoria
  • movimiento
  • gestualidad
  • coreografía...

Con respecto a la relación entre el profesor de canto y el alumno es importante destacar que existir una confianza en el trabajo que se desarrolla por parte del alumno y un respeto total al espacio de la clase por parte del profesor. 

Es decir, es un tiempo en el que el profesor debe centrarse en las necesidades del alumno (no en contar su vida o la de otros alumnos, y otras situaciones igual de improcedentes, etcétera...)


¿Cuánto dura una clase de canto?

La duración standard de una clase de canto es de una hora para adolescentes y adultos. En el caso de los niños lo recomendable son treinta minutos por cuestión de su capacidad de atención y concentración (psicopedagógicamente hablando).

¿Son igual de efectivas las clases online que las presenciales?

Totalmente idénticas. 

Mi experiencia me dice que si se sabe adaptar la metodología al medio, el aprendizaje es igual de efectivo en una clase online que en una tradicional con el consiguiente ahorro de tiempo, energía y recursos por parte del alumno en su proceso de enseñanza-aprendizaje.

Una clase de canto no es esto!:)
¿Qué no es o no debería ser una clase de canto?

Una clase de canto es una especie de "laboratorio de sonidos", por lo tanto, el alumno debe sentirse libre para poder experimentar, probar, equivocarse y corregir aquello que necesita ser corregido. 

* A una clase de canto no se va a lucirse

Una clase de canto no debería ser un sitio donde exhibir que uno es muy bueno, muy listo y que todo le sale muy bien. Para eso ya están los escenarios, las abuelas y los abuelos :) y los aduladores que siempre te dirán que "lo haces todo perfecto". (!!!)

Un buen profesor seguramente te provoque un conflicto cognitivo inicial necesario para tu aprendizaje. Si no tienes la humildad suficiente para aceptar que no eres perfecto, seguramente una clase de canto no sea el lugar más adecuado para ti. 

* Una clase de canto no debe ser un lugar de sufrimiento

Debe ser un momento agradable, relajante, positivo, de respeto mutuo, no un espacio donde reine la agonía, la prisa, la incomprensión, la negatividad, el trato despreciativo...

Los psicólogos son los profesionales que deben tratar este tipo de situaciones, tanto si lo necesita el alumno como el profesor. 

Uno debe salir de la clase de canto mejor de lo que entró, tanto vocalmente como anímicamente. El cerebro aprende si el contexto emocional es seguro y agradable. 

* El final de una clase de canto debe ser reconfortante en términos de salud

Si acabas la clase y sientes dolor, picor en la garganta o tensión en alguna parte de tu cuerpo, como puede ser el cuello, la espalda, la mandíbula, etcétera... revisa si te están guiando adecuadamente.

Si tienes dudas debes hacer al profesor de canto todas las preguntas necesarias para resolverlas. Si el profesor te da respuestas del tipo: "esto es así porque yo lo digo", "porque siempre se ha hecho así", o no te dice cómo pautar el entrenamiento, cómo hacer los ejercicios o no te explica por qué tienes que hacer aquello que te indica, plantéate si estás en el lugar adecuado.

Un buen profesor debe disponer de recursos pedagógicos variados para adaptarse a las necesidades de cada alumno en cada momento.

*A una clase de canto no se va a discutir el criterio del profesor

Si no estás de acuerdo no hace falta que le enseñes nada, simplemente con que no vuelvas es suficiente.

Observa si un profesor se dedica a tiempo completo o parcial y si el resto de los compañeros que asisten a las clases con este profesor progresan suficientemente.

Un signo de poca dedicación a la docencia podría ser que el profesor no se forme de manera continua, no se actualice.

A valorar al empezar a recibir
clases de canto
Con toda esta información:

Valora tu inversión en las clases de canto en función de los progresos que obtienes y no tanto del precio de la clase. 

He visto casos de alumnos que llevan años dando clase y seguramente a precio barato y a lo único que les ha llevado es a estancarse. 

Un buen profesor te hará avanzar en sus clases de canto mucho y en poco tiempo.

Respecto a la frecuencia de las clases de canto lo recomendable es una clase semanal como mínimo de una hora de duración (adolescentes y adultos). Sin embargo, hay momentos en los que puede ser interesantes tomar dos clases a la semana. 

Los alumnos que así lo han hecho han asentado, sobre todo en sus primeras fases de aprendizaje, una buena memoria muscular, un buen hábito de estudio y ello les ha llevado a desarrollar una técnica vocal "indestructible".

Durante la muda de la voz son muy necesarias esas sesiones al menos semanales de atención individualizada.

Valora si quieres mejorar tu voz en x tiempo, el doble o la mitad de meses.

¡Cantad felices!
Más información: 
Os invito también a conocer y ampliar contenidos en mis redes sociales:

Entrevista al profesor de canto brasileño Moacyr Costa Filho sobre el uso de materiales elásticos en la clase de canto

Isabel Villagar entrevista en portugués al profesor de canto brasileño Moacyr Costa Filho en Eurovox sobre el uso de materiales elásticos en la clase de canto:


© Isabel Villagar, coach vocal

La clase de canto es un laboratorio de sonidos

 
en la diversidad está el aprendizaje!
Por Isabel Villagar, Profesora de Canto en Valencia

Los estudiantes de música, y en particular los de canto, tienen una excelente cualidad que juega a su favor y es la pasión, las ganas que tienen por aprender.

Por otro lado tienen un espíritu de superación que les lleva a querer hacerlo todo bien y/o en todo momento. 

El sistema educativo nos hacen pensar que el más "listo" es el que "menos se equivoca", es decir, tiene un diez el que no tiene ningún fallo y esto es un error que genera en la mente de los alumnos mucha presión por no equivocarse.

En el mundo del arte no es más "listo" el que menos se equivoca sino aquel que explora mayores posibilidades y desarrolla una mayor creatividad a la hora de afrontar diferentes situaciones. 

En la clase de canto me he encontrado con alumnos/as excelentes a los que les he tenido que explicar que su clase era una especie de "laboratorio de sonidos", un lugar donde explorar, probar, jugar... infinidad de posibilidades sonoras, incluidas las que no son excelentes :) 

Se ha de ir a una clase de canto con este "espíritu de explorar" para que el afán de aprender no sea un afán por un perfeccionismo que llegue a bloquear. 

A veces los alumnos vienen con una presión aprendida en la escuela a su primera clase de canto que no es sana psicológicamente ni para ellos ni para el aprendizaje. 

Darse permiso para equivocarse es la llave que les hará descubrir todas las posibilidades de su voz!

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Clases de Canto