BEYOND THE PIANO – Nuevo blog de tecnología y música en inglés

Queridos lectores de Oysiao en el Oasis,

este verano he iniciado mi primer blog en inglés:

BEYOND THE PIANO

Un blog sobre música, tecnología y educación centrado en mis nuevos proyectos artísticos.

¿Qué podéis encontrar en este nuevo blog?

Se publicarán entradas sobre el proceso compositivo y como integro tecnología con música en mis composiciones o las interpretaciones versionadas que hago de otras músicas. Por ejemplo:

– Cygnet & Houseboat: son dos piezas para “piano preparado digital” en las que además aplico una pedalera de efectos. En la entrada explico el funcionamiento de este nuevo instrumento y cómo utilizo estos efectos.

– Vicent Vidal in Memoriam: partitura gráfica de cerámica y cristal; en la que hay unos “mini-juegos” para adivinar qué parte de la partitura corresponde con qué parte de la música.

También hay otras entradas sobre soluciones y tutoriales de la electrónica que utilizo en vivo en mis conciertos:

– Multiple MPE Instances with Roli and Ableton: Desde hace unos años los controladores Roli de 5 dimensiones son un habitual de mis conciertos. En este tutorial explico como poder cargar de forma sencilla más de un vst en el DAW más famoso para la electrónica en directo; cosa que no estaba explicada en todo internet hasta este momento.

– Eventide H9 Advanced Control with Arturia BeatStep: otra primicia en internet, como controlar remotamente al detalle todas las posibilidades de una pedalera eventide H9 desde un controlador midi externo a través de la interfaz de Ableton.

Os animo a daros un paseo por el blog, ya que además de todo lo dicho es un placer para la vista gracias a las imágenes creadas especialmente para este blog por la ilustradora Lluna Llunera.

Para seguir el blog tenéis la opción de RSS o por mail.

IDEARIO PARA LA RENOVACIÓN PEDAGÓGICA EN LAS ENSEÑANZAS MUSICALES

La UNESCO, a través de la Hoja de Ruta para la Educación Artística de 2006 y la Agenda de Seúl de 2010; establece una serie de principios y orientaciones sobre políticas educativas de las que nuestro país se está apartando peligrosamente. Sin embargo, creemos que existen grandes posibilidades de revertir los efectos de estas políticas adversas en torno a la educación artística ampliando las posibilidades del trabajo en el aula. Por ello, un grupo de docentes de enseñanzas musicalesrealizamos una DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS y suscribimos una serie de COMPROMISOS con el fin de animar a otros profesores que piensen igual que nosotros a crear redes y propiciar los cambios “de abajo arriba”. Los principios son:

PRINCIPIOS

  1. LA MÚSICA COMO MEDIO DE EXPRESIÓN, POR ENCIMA DE LA TÉCNICA: La técnica debe ser un medio y no un fin; el alumnado debe encontrar en la práctica musical un medio de expresión, aumentando sus posibilidades expresivas a medida que su técnica avanza. Realizando una revisión crítica del sistema en cuanto a su énfasis en formar alumnado homogéneo y con poca capacidad para aportar aspectos personales a su música.
  2. LA CREATIVIDAD POR ENCIMA DE LA IMITACIÓN: Reproducir con arreglo a las convenciones estilísticas una obra escrita por un compositor es algo muy importante, pero no el único ámbito de las posibilidades del músico. No nos enseñan a hablar y a leer únicamente para reproducir textos de los grandes escritores. La lectura es importante, pero no es la única fuente para el músico. La capacidad de crear y de improvisar debe estar a la misma altura.
  3. EL OÍDO ANTES QUE LA VISTA: es paradójico que en una enseñanza como la musical, la capacidad de escucha esté en una posición secundaria frente a la capacidad de lectura. En demasiadas asignaturas los conceptos teóricos quedan aislados y el alumnado tiene serias dificultades para discriminar auditivamente gran parte de los contenidos trabajados de manera teórica o analítica.
  4. VERSATILIDAD FRENTE A ESPECIALIZACIÓN PRECOZ: El perfil de músico mono-instrumentista cuya única competencia es reproducir de manera adecuada un determinado estilo de música encuentra difícil encaje en el entorno artístico del siglo XXI. La voz es un instrumento que todos deben desarrollar hasta donde puedan, también los diferentes estilos y, al menos un instrumento principal y uno secundario, pero dentro del principal, también pueden conocer otros usos de los mismos (estilos) o variedades (música antigua, música étnica,etc…). Debemos intentar formar músicos (más que instrumentistas) lo más versátiles posibles en sus etapas iniciales, ya que la especialización, de ser imprescindible, llegará en sus últimas etapas formativas.
  5. EL CONJUNTO POR ENCIMA DE LO INDIVIDUAL: La mayoría de las virtudes de la música se dan en un entorno de comunidad. Por amplio que sea el repertorio solista del instrumento, la educación no debería estar basada en dicha concepción, sino en las amplias posibilidades que surgen al interactuar con otros músicos.
  6. GENERAR ATENCIÓN A TRAVÉS DE LA MOTIVACIÓN: El ser humano tiene una capacidad innata de aprender, dicha capacidad se debilita cuando se le obliga a aprender lo que no quiere, o lo que se hace en el momento inadecuado. Lo que nos queda de nuestra etapa de aprendizaje no son los contenidos, sino las experiencias, las sensaciones que experimentamos cuando realizamos determinadas actividades. Sabemos hoy en día por la neuroeducación que la emoción es un elemento esencial en el aprendizaje y el profesorado debe jugar con ello. Debemos trabajar con la emoción y con la gamificación para alcanzar experiencias plenas en motivación. Además, es imprescindible que desarrollemos un aprendizaje significativo, un aula participativa y un autoconcepto del alumno inspirado en la autoestima a partir del esfuerzo gozoso.
  7. LA FELICIDAD Y EL DISFRUTE EXPERIENCIAL POR ENCIMA DEL TEMOR: El futuro profesional de un alumno no debe convertirse en un fin, sino en una consecuencia de una pasión por la música y del máximo desarrollo de su potencial a través de experiencias positivas. El profesorado debe sentir la misma pasión y saber transmitirla al alumnado, evitando que su interés disminuya y le permita para el resto de su vida asociar la música al disfrute experiencial: escuchando, acudiendo a conciertos, interpretando o creando. También hay que aprovechar esa capacidad innata de mostrar su arte sin pudor ni miedo a las críticas ni al error, eliminar las sensaciones negativas que son el germen de los futuros traumas y del miedo escénico. La preparación para la actividad escénica y la capacidad para relativizar los errores debe estar tutelada siempre por el profesorado.
  8. LA DIVERSIDAD POR ENCIMA DEL PROGRAMA ÚNICO: Nuestra misión es ayudar a que el alumnado desarrolle al máximo sus cualidades artísticas y musicales, no garantizar un nivel estándar de preparación técnica e interpretativa. Evitar el desahucio de alumnado que abandona sus estudios con sensación de fracaso por no saber adaptarnos a sus necesidades formativas. Para ello es necesario facilitarle herramientas para que construya su expectativas en torno a la música y, combinadas con sus cualidades, caminar con la mayor eficacia posible hacia el fin que hemos establecido como idóneo; permitiendo que el ritmo y la dirección del aprendizaje no sean uniformes y únicos.
  9. INNOVAR Y COMPARTIR: una de las facetas del profesorado en general es estar al tanto de las novedades pedagógicas y de otros ámbitos (tecnológicas, artísticas, etc..) para poder aplicarlas a la actividad docente. Un modo idóneo de poder acceder a ellas es convirtiéndonos en agentes facilitadores abriendo nuestras aulas y difundiendo aquellas actividades, repertorios, arreglos, metodologías, etc.. que puedan ser interesantes a otros docentes.
  10. LA EVALUACIÓN AUTÉNTICA EN FUNCIÓN DE LAS COMPETENCIAS ESTABLECIDAS: las competencias deben responder a los problemas reales que un músico debe resolver en cada momento según el curso que está realizando. Frente a una evaluación basada en la cumplimentación de un repertorio programado, apoyamos una evaluación continua basada en la adquisición de las competencias que concretan la capacitación de un alumno para resolver problemas musicales y para desarrollar roles necesarios. Defendemos una flexibilización curricular capaz de soslayar la estricta programación de repertorio así como la laxitud de programación de aula, de forma que garantice la adquisición de las competencias necesarias y el desarrollo de unos contenidos mínimos en concordancia con la evaluación auténtica. La evaluación modificará el qué y cómo de nuestra propia acción docente en el aula.

POR TODO ELLO, NOS COMPROMETEMOS A:

  1. RENOVAR PERIÓDICAMENTE LOS RECURSOS Y METODOLOGÍAS EN EL AULA, compartiendo al menos tres prácticas innovadoras por curso a través de plataformas de libre acceso y adquiriendo a través del conocimiento de buenas prácticas recursos que implementar en el aula.
  2. TRABAJAR DE MANERA TRANSVERSAL CON OTROS PROFESORES O CENTROS, rompiendo con la concepción clásica de la actividad escénica y buscando la actuación como fuente para desarrollar la creatividad, la expresividad y el amor a la música. Integrando siempre que sea posible aspectos de otras asignaturas como el repertorio de conjuntos en la clase de instrumento.
  3. FORMARSE en aspectos que nuestra formación y nuestra experiencia artística no nos ha cubierto y que son necesarios para el éxito de la docencia actual (TIC, improvisación, otros estilos, escenografía, guionización, inteligencia emocional, coaching..) fomentando la creación de grupos de formación, bien en el Departamento, bien en el Centro, bien a nivel intercentros.
  4. BASARSE EN LA MOTIVACIÓN COMO ELEMENTO FUNDAMENTAL, avanzando al máximo en el aula y minimizando los deberes; procurando que, la práctica en casa sea fruto del interés del alumno/a y no de la imposición del estudio.
  5. LLEVAR A CABO UNA EVALUACIÓN DE LA ACTIVIDAD DOCENTE diseñada para valorar estos parámetros que aquí proponemos y que recoja una valoración cualitativa por parte del alumnado, los padres y el resto del equipo docente. Usando dicha evaluación como fuente de mejora
  6. ABRIR EL AULA, a docentes y personas interesadas en nuestro modo de trabajo.
  7. ATENDER A LA DIVERSIDAD DEL ALUMNADO, trabajando para conciliar niveles heterogéneos dentro de una misma aula y para gestionar las expectativas diferentes y cambiantes de cada persona durante su formación.
  8. AMPLIAR EL CONCEPTO DE EVALUACIÓN de la mera cumplimentación de un repertorio a un modelo que garantice realmente la adquisición de las competencias musicales adecuadas para cada momento educativo.

El propósito sería abrir una plataforma de recursos en las que todas aquellas personas que quieran suscribir el manifiesto y sus compromisos puedan facilitar y obtener materiales, ideas, metodologías u opiniones que permitan mejorar nuestra actividad docente y el servicio que nuestras enseñanzas ofrecen a la sociedad.

Algunos vídeos y materiales que reflejan este espíritu son estos:

VICTOR WOODEN; LA MÚSICA ES UN LENGUAJE (SUBTITULADO EN ESPAÑOL):
ARTÍCULO DE MARISA PÉREZ SOBRE LA TEORÍA DEL APRENDIZAJE DE NOA GORDON
APRENDIZAJE DE TEORÍA: ACORDES TONALES EN CLASE DE JAVIER CAMPAÑA EN EL CEM OSUNA
TUBOS MISTERIOSOS: MARIA QUINTANILLA DEL CEM LA PALMERA
LA CLASE DE MÚSICA: VIDEO-KARAOKE DE LA ASOCIACIÓN DOBLE CAÑA DE SEVILLA

EL MUNDO: CONSERVATORIOS ARTÍCULO UNA VISIÓN SESGADA, PERO QUE GRAN PARTE DE LA SOCIEDAD TIENE DE LOS CONSERVATORIOS

EL MUNDO: TODAS LAS ORQUESTAS SON IGUALES: ARTÍCULO DE TOMAS MARCO QUE CRITICA LA HOMOGENEIDAD DE LA FORMACIÓN DE MÚSICOS ORQUESTALES EN LOS CONSERVATORIOS

MONKEY SYMPHONY: FÁBULA SOBRE LA VIEJA ESCUELA AÚN MUY VIGENTE DE EDUCACIÓN MUSICAL

Promotores del Manifiesto

Antonio Espíldora / José Antonio Coso / Alfonso G. Chico / Bárbara Sela / Albert Sunyer: Conservatorios de Sevilla

Victoria Querejeta: CEP de Sevilla

Javier Campaña: Conservatorio de Osuna

Elena Montaña: Escuela de Música de Tres Cantos

Adriana Cristina: Conservatorio de Gijón

Currículum Vitae Normalizado y perfil musical

Hace años, cuando me tenía que enfrentar por primera vez a un concurso de traslados para conseguir que mi plaza como funcionario docente estuviera más cerca de mi residencia y no tener que pedir año tras año una comisión de servicios, ideaba una forma más sencilla para el proceso. Mucho ha llovido desde aquel diciembre de 2009 en el que escribí la entrada: “Imaginando un Concurso de Traslados 2.0” y se han dado algunos pasos en la dirección que indicaba.

2860496396_1e671e8a23

“Moving Day”, Montreal, QC, ca. 1930 Anónimo. Museo McCord

La principal idea que proponía en la entrada era la creación de un portal virtual al que todo docente (o persona que podía verse envuelta en un proceso de presentación de méritos) pudiera acceder e introducir aquellos ítems que considerara necesario introducir catalogándolos en tipologías según los iba consiguiendo. Así, cuando fuera necesario presentarse a cualquier concurso de méritos, el baremador tuviera acceso electrónico a todos los ítems y los puntuara. Eso evitaría lo que pasa actualmente, que además de archivar los méritos (actuaciones, cursos, títulos, idiomas, etc…) en carpetas (físicas y virtuales), cuando tienes que presentarte a cualquier concurso debes imprimir, organizar en físico y presentar todos los méritos. Y si no obtienes destino y tienes que volver a presentarte dos años después, te ves obligado a volver a presentarlo todo de nuevo, ya que solo se mantiene lo presentado en el año anterior (aunque no te hayan dejado presentarte).

Me suele pasar que no sabes cómo recuperar las fotocopias que presentas en el concurso de traslados, hasta que una mujer con malas pulgas te llama de Consellería para reñirte por no haber ido a recoger los méritos, y si no vas en esa semana, te vuelve a llamar más enfadada. ¡Claro! no tienes otra cosa que hacer en la vida, que ir a Valencia, independientemente de dónde vivas o trabajes de toda la comunidad a perder toda la mañana haciendo cola y recuperando las fotocopias de los méritos. Además me pregunto yo, cuando sucede que tienes que volver a presentar todos los méritos ya presentados y los nuevos, ¿el baremador volverá a baremar los méritos ya baremados hace dos años?

Aunque lo que comento en el párrafo anterior no ha cambiado todavía en la función pública docente sí que se ha dado un tímido paso adelante con la llamada cuenta formación. En ella, los certificados de los cursos que se hacen en los CEFIRES van apareciendo poco a poco. Lo ideal sería que no se tuvieran que presentar y se baremaran de oficio (parece ser que no tardará en ser así), aunque hay otros muchos elementos que no aparecen ahí, como titulaciones, idiomas, conciertos, composiciones, etc… Ni tampoco los propios cursos de formación de otras administraciones educativas. Desde luego la cuenta formación puede facilitar muchas cosas, pero mucho me temo que se quedará como una pequeña reserva de méritos de CEFIRE y para el resto de elementos habrá que seguir a la vieja usanza.

Otro proyecto, que me ha llamado la atención y que sí le veo más futuro, es el Curriculum Vitae Normalizado. Y precisamente por el futuro que veo en él, voy a criticar la total falta de preocupación por el perfil de los músicos que muestra.

Para quien no lo sepa (yo lo he descubierto a causa de mis aventuras como profesor por el mundo universitario) se trata de un proyecto para que todos los profesores e investigadores del mundo universitario solo tengan que introducir sus datos y méritos en un único sitio. Por una parte, este curriculum aspira a ser el modelo universal para todas las convocatorias españolas y por otra parte permite importar y exportar a otros formatos estandarizados. Aunque de momento solo puedes introducir los metadatos de los ítems, pero no los propios ítems. Confío en que a la larga se pueda introducir una copia en pdf o el formato necesario del ítem para el que introduces los datos, ya que así, en caso de tener que justificar documentalmente lo que uno indica en su currículum no será necesario volver a las fotocopias (que es uno de los elementos que más engorrosos hace todo el proceso).

Si bien, la no existencia de un campo para adjuntar la justificación documental es un problema común a todos los usuarios del curriculum vitae normalizado, el colectivo de los músicos tenemos un problema aun mayor. La no existencia para campos propios del mundo musical.

¿Qué ítems tenemos como méritos los músicos que no suelen tener como mérito en otras áreas del conocimiento? Pues los mismos que aparecen maltratados en un cajón de sastre como méritos artísticos dentro de “otros méritos”  en el concurso de traslados: actuaciones, composiciones, estrenos, encargos, coreografías, etc…

Si alguien es escéptico con el hecho de que esos méritos merezcan estar en el currículum normalizado le diré que no se trata de que algo merezca estar o no, si no de la posibilidad de que pueda estar. Ya será el baremador el que otorgue el peso específico que considere de acuerdo al baremo en funciones. Si queremos que el curriculum vitae normalizado nos sirva para todo, debe poder servir para todas las casuísticas posibles.

El Curriculum Vitae Normalizado se compone de 8 apartados:

  1. Datos de identificación y contacto
  2. Situación profesional
  3. Formación académica recibida
  4. Actividad docente
  5. Experiencia científica y tecnológica
  6. Actividades científicas y tecnológicas
  7. Actividad sanitaria
  8. Resumen de texto libre

Si bien llama la atención la importancia que se le da al mundo sanitario (¡con un apartado propio!), brilla por su ausencia algún apartado artístico. Como siempre, la ciencia y la tecnología acaparan todo el protagonismo (seguimos con aquello de que unas áreas del conocimiento son más importantes que otras…). Pero bien, entendiendo que actividad y experiencia científica y tecnológica englobe a la experiencia y actividad en otras ramas del conocimiento  (como las humanidades o las ciencias jurídicas) cabría esperar que los apartado 5 y 6 tuvieran sub-apartados en los que de alguna forma se pudiera poner un concierto con orquesta en una sala prestigiosa, o el encargo de una ópera por parte de una fundación internacional, o el estreno de una coreografía de un ballet nacional de danza,…

En el apartado 5 (experiencia) apenas podemos encontrar un apartado de propiedad intelectual (para composiciones o coreografías registradas), pero solo acepta como metadato el número de BOPI (Boletín Oficial de la Propiedad Intelectual), y no por ejemplo el código ISWC que adjudica la SGAE y que equivale al ISBN.

Siguiendo con el apartado 5, toda la alegría que podamos tener al ver un apartado que dice: “Obras artísticas dirigidas”, se nos desvanece cuando vemos sus detalles reza:

En este apartado se consignarán los datos relativos a creaciones artísticas, obras artísticas realizadas por encargo, obras presentadas en exposiciones individuales o colectivas y ferias organizadas por instituciones públicas y privadas, obras pertenecientes a museos o colecciones públicas o privadas, fotografías científicas y técnicas admitidas a concursos, participación en exposiciones de prestigio (como autor o como comisario de las mismas).

Nuestro gozo en un pozo, este apartado es obra de las Bellas Artes, está claro, pero como las artes performativas llegamos con doble retraso histórico a la Universidad, pues aun no existimos para el mundo de los currículums estandarizados.

En el apartado 6 (actvidad) sí que la ausencia es ya total. En el sub-apartado de “Publicaciones, documentos científicos y técnicos” nos encontramos que podemos insertar sin problemas hasta catálogos artísticos, pero nada respecto a discos o grabaciones.

Solos nos queda esperar dos cosas, para el ámbito común, que este Curriculum Normalizado no acabe como el certificado digital, que para unas cosas sirve el de la Fábrica de Moneda y Timbre, pero luego para otros trámites autonómicos, no es válido, y necesitas el de la comunidad autónoma. Y para el perfil musical, esperar impacientes que el trabajo que Antonio Narejos indicó en su blog  sobre la creación de una ANECA en versión artes performativas ENQUA por parte de la Asociación Europea de Conservatorios llegue a buen puerto.