7 consejos para los que quieren dedicarse al violín moderno.

No cabe duda que la formación que recibe un intérprete de clásico es una de las más completas que cualquier músico puede recibir, pero aun así no es suficiente para enfrentar cualquier tipo de música. Las músicas populares tienen características específicas que hay que interiorizar para llegar a desempeñar una interpretación convincente. Por muy virtuoso que uno sea, nunca llegará a dominar cualquier estilo sin antes haber investigado y trabajado duramente las características propias de ese estilo. Pensemos por ejemplo en el gran Yehudi Menuhin acompañando con toda humildad a un Stéphane Grappelli que, probablemente no posea ni la mitad de su técnica o conocimientos musicales, pero tiene el don natural del “swing”, y eso amigos, me gustaría pensar lo contrario pero, “se tiene o no se tiene”.

El gran violinista de jazz y pedagogo Christian Howes, algunos de cuyos artículos publicamos a menudo por aquí, apunta estos 7 consejos a la hora de enfrentarse al violín moderno:

1. Toca siempre dentro del groove.

Nunca pierdas el groove por ir a buscar una nota.

El groove es el ritmo específico del estilo. No sólo el ritmo en un sentido metronómico, el escrito en la partitura, sino el ritmo con la intención y las características del estilo que estemos tocando. Es una palabra muy utilizada en funky, soul, etc., pero tiene otras palabras aplicadas en otros estilos que se le asemejan, como el “swing” en el jazz, el “flow” del hip hop, el “compás” flamenco, el “shuffle” en bluegrass, etc. Cada estilo tiene sus características, una mayor o menor elasticidad respecto al patrón apuntado en la partitura que le da su personalidad. Cuando entramos en ese ritmo, cuando todos los componentes del grupo comparten ese sentido del ritmo se dice que “el tema camina”. En música clásica no se suele estar tan constreñido a un patrón rítmico fijo, salvo en formas musicales como el bolero, el pasacalle, etc., pero en el violín moderno es esencial.

Así que, suceda lo que suceda, debes subirte a ese ritmo y no salirte jamás. No puedes perderlo por titubear buscando notas. Si hay que elegir entre fallar una afinación o fallar el ritmo, busca siempre seguir en el ritmo, así además no perjudicarás al resto de compañeros músicos. Sólo cuando te toque algún solo podrás quizás tomarte libertades.

2. Toca menos. Quédate por detrás.

El groove ya tiene suficiente energía. 

Y es que no hay que estar constantemente creando frases o buscando improvisaciones, sólo cuando te toque hacer algún solo o seas solista. Si ayudas al ritmo del tema con una buena base armonizada y estarás haciendo mucho. Quédate por debajo la mayor parte del tiempo o se formará un caos de músicos intentando destacar alardeando de tocar muchas notas muy rápidamente. No se trata de demostrar lo que sabes, de demostrar que puedes tocar de forma increíble, sino de hacer una música que emocione.

3. Espera y escucha el espíritu de la música.

No te pongas a tocar a lo loco sin haber entrado en el tema.

Interioriza su espíritu, para que lo que hagas sea realmente una música creada en armonía entre varios, coherente e intensa.

4. Busca inspiración con cada nota.

Que cada nota tenga un sentido dentro del tema general.

Que lo lleve a algún sitio, que no sólo sea acumular locos arpegios o escalas sin ton ni son (los músicos tienen un nombre para ese tipo de instrumentista: “patilludo”). Si estás perdido, quédate en una sola nota hasta que sientas adonde debes ir.

5. Sé humilde, sé amable.

Y eso vale para todo en la vida.

No te pongas a quejarte, a compararte con los demás, a criticar, a competir con tus compañeros para llamar la atención: al contrario, intenta realzar lo que ellos tocan, ayudándoles.

6. Grábate a ti mismo y escucha con atención.

La grabación nunca miente.

Es duro, porque descubrirás todo lo que haces mal, pero es necesario escucharnos desde fuera. No te desalientes al escucharte, porque es normal que nos juzguemos más duramente que si escucháramos a otro, pero toma nota de todo lo que puedes y debes mejorar y trabaja en ello.

7. Canta lo que escuchas y después tócalo al violín.

Aunque no sepas cantar.

Porque deberíamos llegar a poder tocar cualquier cosa que se nos pase por la cabeza, sin tener en cuenta la facilidad para los dedos o el brazo de lo que hemos concebido, o de las hábitos por las mismas escalas y arpegios tantas veces practicados.


Fotografía: https://pxhere.com/en/photo/953111

Apps para aprender a cantar: iReal Pro

Hoy voy a enlazaros a un post en el que se explican las utilidades de esta aplicación potentísima para poder estudiar con acompañamiento instrumental casi al gusto (elección de tempo, tono y hasta estilo sobre un tema dado). Poder disponer de "músicos" gratuitos virtuales a tu práctico total servicio hay que saber valorarlo y ¡saber poder utilizarlo!

Esta aplicación no puede ser más intuitiva, rápida y fácil. Os animo a probarla a los que aún no la conozcáis y a ensayar con ella. 

Se trata de iReal Pro:
Bonus: Enlace a otras apps interesantes.

Apps para aprender a cantar: iReal Pro

Hoy voy a enlazaros a un post en el que se explican las utilidades de esta aplicación potentísima para poder estudiar con acompañamiento instrumental casi al gusto (elección de tempo, tono y hasta estilo sobre un tema dado). Poder disponer de "músicos" gratuitos virtuales a tu práctico total servicio hay que saber valorarlo y ¡saber poder utilizarlo!

Esta aplicación no puede ser más intuitiva, rápida y fácil. Os animo a probarla a los que aún no la conozcáis y a ensayar con ella. 

Se trata de iReal Pro:
Bonus: Enlace a otras apps interesantes.

Lara Sambert: mi mejor terapia es cantar

Cuentanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu voz o tu experiencia profesional.
Estaba atravesando un tratamiento de radioterapia para un tumor en el mediastino, por suerte benigno, pero que bastante susto me dió. Como algunos sabrán, la radioterapia es invasiva al igual que otros tratamientos o cirugías de las cuales quedan marcas para toda la vida. Salía agotada, con ganas de vomitar y encerrarme en mi habitación para dormir todo el día. Muchas veces tenía ensayo con una banda donde trabajaba cantando en eventos y fiestas. Me acuerdo que la música, el canto, me salvó la vida. Fue ahí donde no sentía miedo ni dolor. Cada vez que tenía que cantar me olvidaba de todo y bajaba nueva. Fue difícil pero hoy miro atrás y estoy convencida que cantar tiene poderes curativos, reparadores y sanadores. Hoy y siempre mi mejor terapia es cantar.

¿Qué opinas de la situación actual de los músicos y los cantantes?
Creo que hay terribles artistas en el mundo que aportan gran valor y también creo que hay muchos que no aportan nada de nada. Pero la música es eso. Podés conectar o desconectar. Algunos siguen la fama, logrando el éxito. Otros escriben discos completos después de una desilusión amorosa y surgen a la fama. Otros cantan para demostrar sus acrobacias y cuántos agudos pueden llegar y expresivamente no te dicen nada más que "Hola, soy soprano ligera" ajjaja. Es decir, creo que hay un amplio espectro de cantantes y músicos. La idea de que podamos escoger nuestros referentes o aportar un valor a nuestro trabajo como cantantes y músicos tiene que ver con los valores que tenemos. ¿¿Quién soy, de óonde vengo y a dónde voy?? . Podés escoger cantar para que te aplaudan y mimar tu ego después o podés cantar para transmitir un mensaje, una historia que nos emocione o nos haga pensar.

¿Qué consejo o recomendación darías a los que empiezan ahora a estudiar canto?
Primero tener bien en claro por qué me decido a estudiar esto, cuál es el fin que busco. Segundo, buscar un repertorio que me conecte con quien soy, no importa el idioma sino lo que voy a decir. ¡¡Es importante el mensaje!!

Por otro lado, no busquen la perfección, busquen la identidad. Creo que de ahí empieza el trabajo más importante de un cantante, LA FORMACION DE LA IDENTIDAD DE LA VOZ, qué rasgos y características tiene mi voz y como los desarrollo para jugar con ellos. Y por último grabarse y escucharse MUCHO. Es el mejor laboratorio que podemos experimentar para crecer.

¿Cual es la primera experiencia que recuerdas con la música?
Era muy chiquita, estaba en el colegio primario donde canté por primera vez solita para todo un batallón de gente, nerviosa y disfrazada de Evite debuté interpretando Don`t cry for me Argentina en inglés con tan solo 9 años. Recuerdo que había estudiado y ensayado esta canción sola, trabajando la fonética por repetición. En esa época teníamos pasa casette y era muy precario pero yo era muy feliz escuchando mis casettes ahí. Bueno, la cuestión es que esta canción se me grabó en la cabeza de tanto escucharla y adopté esta metodología para el futuro aprender nuevas canciones.

Había terminado de cantar y sentí la ovación de todo el colegio, amigos, compañeros, maestros, la directora... todos emocionados. Nunca voy a olvidar esta historia que estoy contándoles.

¿En que momento decidiste que querías ser cantante? 
Fue muy cerca de mis tres años ya que siempre contestaba que quería ser cantante, bailarina y actriz. Yo estaba segura de muy niña lo que quería hacer, mis días transcurrían en el taller de música para niños, adolescentes y adultos que dirigían mis padres. Desde los dos años mi madre nos sentaba a mí junto otros niños a recrear sonidos de la naturaleza con cotidiáfonos. Luego cantaba en un coro donde muchisimos años fui creciendo y muchos de los niños que iban también compartían otras actividades y eran mis amigos de verdad.

Luego estudié otros instrumentos como el piano, la guitarra, batería. Mis papas me llevaron a teatro, a estudiar danza y luego me pude pagar con mi trabajo a los 19 años mi carrera de Comedia Musical en el estudio de Julio Bocca - Ricky Pashkus. Creo que cuando participé del primer Reality de cantantes llamado POPSTARS al cual llegué semifinalista... pues me di cuenta siendo grande, que sin dudas ese era mi camino y no debía mirar hacia otro lugar. 

¿En que repertorio te sientes màs a gusto en la actualidad?
Creo que los géneros musicales que mas me gustan son el Jazz y la música electronica. Dentro de esta última hay sub-géneros como el house, deep y el tan de moda TROPICAL. Estos me fascinan! Pero no puedo negar que la comedia musical es un género apasionante que aporta una enorme expresividad y es donde mas disfruto.

Los invito a mi Soundcloud 


y a seguirme a mi pagina de face 


Lara Sambert: mi mejor terapia es cantar

Cuentanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu voz o tu experiencia profesional.
Estaba atravesando un tratamiento de radioterapia para un tumor en el mediastino, por suerte benigno, pero que bastante susto me dió. Como algunos sabrán, la radioterapia es invasiva al igual que otros tratamientos o cirugías de las cuales quedan marcas para toda la vida. Salía agotada, con ganas de vomitar y encerrarme en mi habitación para dormir todo el día. Muchas veces tenía ensayo con una banda donde trabajaba cantando en eventos y fiestas. Me acuerdo que la música, el canto, me salvó la vida. Fue ahí donde no sentía miedo ni dolor. Cada vez que tenía que cantar me olvidaba de todo y bajaba nueva. Fue difícil pero hoy miro atrás y estoy convencida que cantar tiene poderes curativos, reparadores y sanadores. Hoy y siempre mi mejor terapia es cantar.

¿Qué opinas de la situación actual de los músicos y los cantantes?
Creo que hay terribles artistas en el mundo que aportan gran valor y también creo que hay muchos que no aportan nada de nada. Pero la música es eso. Podés conectar o desconectar. Algunos siguen la fama, logrando el éxito. Otros escriben discos completos después de una desilusión amorosa y surgen a la fama. Otros cantan para demostrar sus acrobacias y cuántos agudos pueden llegar y expresivamente no te dicen nada más que "Hola, soy soprano ligera" ajjaja. Es decir, creo que hay un amplio espectro de cantantes y músicos. La idea de que podamos escoger nuestros referentes o aportar un valor a nuestro trabajo como cantantes y músicos tiene que ver con los valores que tenemos. ¿¿Quién soy, de óonde vengo y a dónde voy?? . Podés escoger cantar para que te aplaudan y mimar tu ego después o podés cantar para transmitir un mensaje, una historia que nos emocione o nos haga pensar.

¿Qué consejo o recomendación darías a los que empiezan ahora a estudiar canto?
Primero tener bien en claro por qué me decido a estudiar esto, cuál es el fin que busco. Segundo, buscar un repertorio que me conecte con quien soy, no importa el idioma sino lo que voy a decir. ¡¡Es importante el mensaje!!

Por otro lado, no busquen la perfección, busquen la identidad. Creo que de ahí empieza el trabajo más importante de un cantante, LA FORMACION DE LA IDENTIDAD DE LA VOZ, qué rasgos y características tiene mi voz y como los desarrollo para jugar con ellos. Y por último grabarse y escucharse MUCHO. Es el mejor laboratorio que podemos experimentar para crecer.

¿Cual es la primera experiencia que recuerdas con la música?
Era muy chiquita, estaba en el colegio primario donde canté por primera vez solita para todo un batallón de gente, nerviosa y disfrazada de Evite debuté interpretando Don`t cry for me Argentina en inglés con tan solo 9 años. Recuerdo que había estudiado y ensayado esta canción sola, trabajando la fonética por repetición. En esa época teníamos pasa casette y era muy precario pero yo era muy feliz escuchando mis casettes ahí. Bueno, la cuestión es que esta canción se me grabó en la cabeza de tanto escucharla y adopté esta metodología para el futuro aprender nuevas canciones.

Había terminado de cantar y sentí la ovación de todo el colegio, amigos, compañeros, maestros, la directora... todos emocionados. Nunca voy a olvidar esta historia que estoy contándoles.

¿En que momento decidiste que querías ser cantante? 
Fue muy cerca de mis tres años ya que siempre contestaba que quería ser cantante, bailarina y actriz. Yo estaba segura de muy niña lo que quería hacer, mis días transcurrían en el taller de música para niños, adolescentes y adultos que dirigían mis padres. Desde los dos años mi madre nos sentaba a mí junto otros niños a recrear sonidos de la naturaleza con cotidiáfonos. Luego cantaba en un coro donde muchisimos años fui creciendo y muchos de los niños que iban también compartían otras actividades y eran mis amigos de verdad.

Luego estudié otros instrumentos como el piano, la guitarra, batería. Mis papas me llevaron a teatro, a estudiar danza y luego me pude pagar con mi trabajo a los 19 años mi carrera de Comedia Musical en el estudio de Julio Bocca - Ricky Pashkus. Creo que cuando participé del primer Reality de cantantes llamado POPSTARS al cual llegué semifinalista... pues me di cuenta siendo grande, que sin dudas ese era mi camino y no debía mirar hacia otro lugar. 

¿En que repertorio te sientes màs a gusto en la actualidad?
Creo que los géneros musicales que mas me gustan son el Jazz y la música electronica. Dentro de esta última hay sub-géneros como el house, deep y el tan de moda TROPICAL. Estos me fascinan! Pero no puedo negar que la comedia musical es un género apasionante que aporta una enorme expresividad y es donde mas disfruto.

Los invito a mi Soundcloud 


y a seguirme a mi pagina de face