Ergonomía musical

Joaquín Farias Martínez, Catedrático de Ergonomía Musical del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, desglosa en este vídeo su punto de vista sobre algo más que temas de ergonomía musical.

Desde la incomprensión a la que nos vemos sometidos los músicos en nuestra época de estudiantes (aguantando que te pregunten..."¿cómo, solamente estudias música?") hasta las condiciones laborales a las que se ven sometidos los músicos de algunas orquestas...

Merece la pena verlo. De todos modos, no estoy de acuerdo con algunos de los ejemplos que se muestran en este vídeo. Por ejemplo, cuando habla de gente que estudia 9 horas seguidas. Quizás esas personas deberían leer el artículo de Noa Kageyama, que aparece en otra entrada de este blog: ¿Cuánto y cómo estudiar?.

O cuando describe las condiciones en las que ensayan algunas jóvenes orquestas. No puedo contradecir sus palabras abiertamente porque no tengo datos de todas las orquestas jóvenes, y si lo dice será porque conoce algún caso, denunciable, desde luego. De todos modos...conozco varias jóvenes orquestas, yo misma he pertenecido a una, y si la gente no dormía lo necesario...pues era por el mismo motivo por el que la juventud no duerme cuando va de viajes de estudios o semanas blancas y demás concentraciones.

Aquí os dejo el vídeo. Espero vuestras reflexiones en comentarios.
                                                  

¿Quién es quién?

Mucho alumnado y profesorado de Gijón se va a llevar, el lunes o el martes, una sorpresa. Esos dos días tendremos la ocasión de presentar algunos de los componentes de la familia de viento madera, en los Didácticos del Paraninfo (en La Laboral) y los protagonistas de esta entrada, son los colegios que asistieron a los Didácticos anteriores, en los que presentábamos la familia de la cuerda y el viento metal. Así que el lunes y el martes, cuando retomemos el tema de Postura sana y visitemos este blog en los Didácticos, habrá quien se vea haciendo sus primeros pinitos con algún instrumento musical.

                


En estas dos primeras fotos vemos a Sergio (profesor de contrabajo) y al alumnado del conservatorio que participó en las sesiones: Paula (viola), Diego (cello) e Isabel, Ángel y Verónica (contrabajo).

En la pantalla del fondo se puede ver la página principal del blog de violín. Aprovechamos la ocasión de los Didácticos para dar a conocer todos los blogs que tenemos en el conservatorio, la mayoría recién creados este curso. Ahora, desde casa o desde los colegios, habrá mucha gente que se podrá beneficiar de todos los recursos que están ahí expuestos. Los blogs son como pequeñas ventanas abiertas donde os podéis asomar para ver qué y cómo hacemos las cosas en el conservatorio.

En estos conciertos, además de presentar los instrumentos musicales, cantar la canción de Piccolo y aprender cuestiones de Postura sana, algunas personas, como decía al principio, pudieron tener su primera experiencia con un instrumento de verdad. Aquí están algunas instantáneas de esos momentos:
                                   
























David, el profesor de tuba, con las imágenes de su blog y sus dos guardaespaldas. Sí, sí David tiene hasta guardaespaldas!


¡Cómo no va a necesitar guardaespaldas! Si es que... ¡se pasa la vida enseñando cómo se hace la "pedorreta"!

Para quienes aún no lo sepan la llamada "pedorreta" es imprescindible para que los instrumentos de viento metal suenen. Se trata de hacer vibrar los labios. David lo explica muy bien una pestaña de su blog: ¿Porque y cómo tocar la tuba?








Aquí vemos que los guardaespaldas, cansados de tanto vigilar, en un descuido de David, se pusieron a probar tubos y tuberías. 

 Probaron un trombón pequeñísimo...
...y...¿acabaron rompiéndolo?
Probaron una trompeta, también muy pequeña, llamada piccolo, al igual que uno de los protagonistas del cuento.

Probaron incluso, a ver si el trombón sonaba soplando por la campana!!!

A estas alturas, quienes no lo sepan, ya se imaginarán que de guardaespaldas...estos dos personajes tienen muy poco. Son Gabriel, profesor de trompeta, y Toño, profesor de trombón y que quizás también conozcáis como director de la Little Band del conservatorio. Después de todo el despliegue que hicieron con su sentido del humor, aquí los vemos, por fin, tocando de verdad, aunque con un pequeño atrezzo "sombreril". Al fondo, en la pantalla, la página principal del blog de trombón.

En el cuento musical "Piccolo, saxo y compañía", se nos presentan las diferentes familias de instrumentos, pero realmente faltan otros muchos por conocer. En estos Didácticos hemos mostrado como, al igual que la familia de la cuerda tiene violín, viola, cello y contrabajo, los demás instrumentos también tienen otros semejantes aunque de distinto tamaño.

 

También les mostramos que cuando se empieza en esto de la música, se utilizan instrumentos más pequeños. El contrabajo de Silvia es más pequeño que el de su profesor.

Y en el caso de la tuba, en realidad se empieza a estudiar tocando el bombardino.

La verdad es que estos conciertos son Didácticos, tanto para el público como para los participantes. Es una actuación muy diferente a las audiciones que se hacen en el conservatorio.  Para el alumnado que participó suponía su primera experiencia en un concierto de estas características. 



Para el alumnado más mayor además, fue su primera experiencia enseñando a otras personas a lograr los primeros sonidos con su instrumento. Paula, que además de sus estudios de conservatorio cursa los de Magisterio, pudo poner en práctica, por partida doble, los conocimientos adquiridos en las dos carreras.

Diego y ella también tuvieron un momento de lucimiento con sus respectivos instrumentos.

Y para el profesorado también supone todo un reto. Con su buen hacer demuestran, que además de ser virtuosos de su instrumento, saben transmitir su pasión por su profesión.

Por si eso fuera poco, además demuestran su sentido del humor, su inagotable imaginación y sus dotes interpretativas. Los dos guardaespaldas estaban metidos en su papel desde el momento en que el público entraba en la sala, cuando en realidad habría sido mucho más cómodo presentar su instrumento en el momento acordado sin más, sin extras, sin estar en escena casi desde el principio.

 
Y...no se vayan todavía, aún hay más! Para algunos de nosotros supone todo un hándicap de "desconciliación" familiar el hecho de realizar estos Didácticos en horario de mañana, cuando en realidad la mayoría de nuestro horario laboral es por la tarde.


Lo cierto es que merece la pena. Cuando el escenario se queda vacío de intérpretes y público, cuando por fin se hace el silencio y se quedan los instrumentos esperando la siguiente sesión, en ese breve instante de descanso antes de que todo vuelva a empezar (porque son dos días con doble función), entonces, empiezas a sentir que todo este esfuerzo merece la pena.

Os recuerdo que en este blog encontraréis referencia a todas las cuestiones de Postura sana que se trataron, muy por encima, en los Didácticos. Y ya sabéis, que en la web del conservatorio, en el apartado aulas virtuales, podréis encontrar el resto de blogs que os ayudarán a conocer mejor el mundo de la música y todas las actividades que realizamos. Hay varios blogs de Lenguaje Musical, uno de Improvisación y jazz, otro de Piano, uno de Percusión, otro de Clarinete y una web de Trompa. Tenéis donde escoger.

El título de esta entrada era ¿Quién es quién? Bien pues ha llegado el momento de que vosotros retoméis el testigo y volváis a ser protagonistas también en el resumen de estos Didácticos. Como comprenderéis yo no recuerdo el nombre de todas las personas que participaron y aunque tengo los nombres de los colegios que vinieron al Paraninfo, lo cierto es que no sé a qué colegio pertenece cada persona. Así que, desde aquí, os animo a que dejéis un comentario aclarando cómo se llama cada protagonista de las fotos. Según nos desveléis los nombres iré añadiéndolo al pie de las fotos. Y si queréis, también podéis participar dándonos vuestra opinión sobre estos Didácticos. Esperamos, pues, vuestros comentarios!!

Finalistas del VI Premio Espiral


Ya se han hecho públicos los blogs finalistas de la VI Edición del Premio Espiral Edublogs 2012 y el blog de Postura sana no ha sido seleccionado. Mi más sincera enhorabuena a los que sí son finalistas y ¡mucha suerte para la siguiente fase!

Tal y como me decía una compañera, "ser participante ya es un premio". Y tenía razón, porque supone dar a conocer nuestro Proyecto de Educación para la Salud.

Además, al participar, he estado más pendiente de las actualizaciones que se producían en la web del premio y he ido conociendo muchos de los blogs que también participaban.

Dicen que es muy saludable viajar, que te abre la mente, te calma el espíritu, te hace más humano, humilde, y amplías tu capacidad de empatizar mejor con las personas. Mi participación en estos premios, que ha supuesto un viaje por este trocito de universo bloguero, me ha aportado todo eso y mucho más. He conocido verdaderas joyas: blogs de personas que comparten sus trabajos de una forma muy humana y generosa, verdaderas innovaciones educativas (y no solamente buenos propósitos) y recursos, muchísimos recursos, para su libre utilización.

Desde aquí os animo a que sigáis también el concurso, que os déis una vuelta por alguno de los 1824 blogs participantes, o,  por lo menos, por los que han sido seleccionados como finalistas.

Muchas gracias a todas las personas que apoyaron la participación de este blog por sus mensajes. He contestado a todos. Clikando aquí, podéis ver los comentarios y las respuestas al final del enlace.

El año que viene...más.

¿Cuánto y cómo estudiar?



Quiero presentaros un recurso nuevo, muy bueno, aunque reconozco que para más de una persona quedará fuera de sus posibilidades. 


Se trata de un interesante blog, The bulletproof musician, de Noa  Kageyama.  ¿El inconveniente?, el idioma. Aunque está escrito en un inglés muy coloquial, lo cierto es que...si a la mayoría de las personas les aborrece leer en castellano...¡como para hacerlo en otro idioma!

Para abriros el gusanillo de la curiosidad a quienes os desenvolvéis con el inglés, y no os podáis resistir a visitar y consultar el blog, y para consuelo de quienes de otro modo no se enterarían de nada, he esperado a la traducción de una de las entradas de ese blog. Debemos darle las gracias a Jesús, profesor de piano del conservatorio que desde el primer momento vio la utilidad del blog  al que me refiero y se ofreció voluntario para traducir el artículo titulado ¿Cuántas horas al día deberías practicar? Aunque el artículo parezca un poco largo, merece la pena leerlo, es más, no tiene desperdicio. Aquí tenéis la traducción:

¿Cuántas horas al día deberías practicar?

Por el Dr. Noa Kageyama
Traducido por Jesús Menéndez
¿2 horas? ¿4 horas? ¿8 horas? ¿12 horas? ¿Cuánto es suficiente?
¿Se puede llegar a practicar demasiado? ¿Hay un número óptimo de horas de práctica?

 ¿Qué dicen los grandes intérpretes?
Algunos de los grandes artistas del siglo XX han compartido sus opiniones sobre estas cuestiones. Una vez leí una entrevista con Rubinstein (puede ser que con Horowitz – no lo recuerdo exactamente, en la que afirmó que nadie debería estudiar más de cuatro horas al día, explicando que si uno necesitaba practicar más de cuatro horas al día, probablemente no lo estuviera haciendo bien.
Otros grandes artistas han expresado sentimientos similares. Se dice del violinista Nathan Milstein que una vez preguntó a su maestro Leopold Auer cuántas horas al día debería practicar. “Si practicas solo con los dedos, no hay cantidad suficiente”, fue la respuesta de Auer. “Si practicas con la cabeza, dos horas es bastante”.
Heifetz también indicaba que él nunca había creído en el hecho de practicar demasiado, y que “la práctica excesiva es igual de mala que practicar demasiado poco”. Afirmaba que no practicaba más de tres horas como media por día y que no practicaba en absoluto los domingos. Sabéis, esto no es mala idea – uno de mis profesores, Donald Weilerstein, me sugirió una vez establecer un período de 24 horas a la semana donde no me permitiera acercarme al instrumento.
¿Qué dicen los psicólogos?

En lo que se refiere a comprender la pericia y la interpretación experta, el psicólogo Dr. K. Anders Ericsson es, quizás, la primera autoridad mundial. Su investigación es la base de la “regla de los diez años” y la “regla de las 10.000 horas” que sugiere que se necesitan al menos 10 años y/o 10.000 horas de práctica “deliberada” para conseguir un nivel experto de actuación en cualquier materia dada – y en el caso de los músicos, cerca de los 25 años en lograr un nivel de elite internacional. Nótese que la clave no es la cantidad de práctica requerida sino el tipo de práctica requerida para conseguir un nivel experto de interpretación. En otras palabras, el hecho de practicar simplemente al viejo estilo no funciona.

 Práctica inconsciente

¿Habéis escuchado alguna vez practicar a alguien? ¿Os habéis escuchado practicar? Grabaos practicando durante una hora, dad un paseo por la zona de estudio y fisgonead a vuestros compañeros, o pedid a vuestros alumnso que hagan como si estuvieran en casa y observadles practicar en una clase. ¿Qué veis?

Os daréis cuenta de que la mayoría de los colegas practican más bien sin fijarse, o repitiendo simplemente (“practica este pasaje diez veces” o “practica esta pieza durante 30 minutos”) o practicando “poniendo el piloto automático” (esto es cuando tocamos la pieza hasta que escuchamos algo que no nos gusta, paramos, repetimos el pasaje hasta que suene mejor y continuamos tocando la pieza hasta que oigamos lo siguiente con lo que no estemos satisfechos, repitiendo el círculo vicioso).

Hay tres problemas importantes con el método inconsciente de estudio:

1.     Es una pérdida de tiempo

¿Por qué? Para empezar, se produce muy poco aprendizaje productivo cuando practicamos así. De esta manera podemos estudiar una pieza durante horas, días o semanas y veremos que no hemos avanzado demasiado. Lo que es peor, os estaréis hundiendo practicando así, porque lo que produce este método es fortalecer hábitos y errores indeseables. Esto hace más difícil corregir los malos hábitos después, lo que en realidad hacéis es añadir tiempo de estudio para poder eliminar esos errores adquiridos. Una vez trabajé con un profesor de saxo que era aficionado a decirles a sus alumnos que “La práctica no hace la perfección, la práctica hace la fijación”.

2.    Te hace más inseguro

Además, practicar de esta manera, no te crea confianza en ti mismo, porque una parte de ti se da cuenta de que no sabes cómo conseguir los resultados que estás persiguiendo. Incluso si estableces un índice elevado de éxito en los pasajes más difíciles a través de la práctica inconsciente y consigues acertar en tres o cuatro de cada cinco intentos, tu seguridad no se afianzará.

La seguridad escénica viene de:

(a)   Ser capaz de hacerlo bien el cien por ciento de las veces.

(b)   Saber que esto no es una coincidencia sino que lo puedes hacer bien cuando quieres.

(c)    Saber precisamente porqué aciertas o fallas – es decir, saber perfectamente qué necesitas hacer desde un punto de vista técnico para tocar el pasaje correctamente todas las veces.

Puede que no seas capaz de tocar el pasaje perfectamente todas las veces al principio, pero para esto sirve la repetición, para reforzar los hábitos correctos hasta que sean más fuertes que los vicios. Es un poco como hacer crecer un bonito césped. En vez de luchar eternamente contra las malas hierbas, empleas tu tiempo en cultivar el césped, de manera que con el tiempo la hierba vaya desplazando a la maleza.

Y aquí está lo más importante: tendemos a practicar inconscientemente y entonces intentamos interpretar conscientemente, lo que no es una gran fórmula de éxito. Recuerda que: tenemos una inclinación de cambiar hacia el lado izquierdo hiperanalítico de nuestro cerebro cuando salimos al escenario. Entonces, si has practicado la mayor parte del tiempo inconscientemente, no saber cómo tocar tu partitura perfectamente a tu voluntad. Cuando tu cerebro va de repente hacia un modo de total consciencia, terminas aterrándote, porque no sabes qué instrucciones darle a tu cerebro.

3.    Es tedioso y aburrido

Practicar inconscientemente es muy aburrido. La música puede ser una de las actividades basadas en una destreza en la que los objetivos de práctica se miden en unidades de tiempo. Todos hemos tenido profesores que nos dicen que volvamos a casa a practicar un pasaje cierto número de veces, o practicar cierto número de horas, ¿verdad? Lo que necesitamos realmente son objetivos más específicos respecto al resultado – tales como, “practica este pasaje hasta que suene como_______” o practica este pasaje hasta que puedas comprender cómo hacerlo sonar así________”

Después de todo, realmente no importa cúanto tiempo necesitamos practicar algo, solo que sepamos cómo conseguir los resultados que queremos y hacerlo de una manera consistente, a voluntad.

Práctica deliberada

Entonces ¿qué es la práctica deliberada o consciente? La práctica deliberada es una actividad sistemática y altamente estructurada que es, a falta de una palabra mejor, científica. En vez de un proceso inconsciente de ensayo-error es un proceso activo y meditado de experimentación con objetivos e hipótesis claros. El violinista Paul Cantor dijo una vez que la sala de práctica debería ser como un laboratorio, donde uno puede jugar libremente con ideas diferentes, tanto musicales como técnicas, para ver qué combinación de ingredientes produce el resultado que estás buscando.

La práctica deliberada es a menudo lenta y requiere la repetición de secciones pequeñas y muy específicas en vez de tocar todo de arriba a abajo (por ejemplo trabajando la nota inicial de tu solo para asegurarte de que suena exactamente como quieres, en vez de tocar la frase entera).

La práctica deliberada comprende monitorizar la interpretación de cada uno (en tiempo real, pero también mediante grabaciones), buscando continuamente nuevas maneras de mejorar. Esto quiere decir escuchar realmente lo que pasa, de tal manera que puedas decirte a ti mismo exactamente qué es lo que salió mal. Por ejemplo: ¿fue demasiado alta la primera nota? ¿baja? ¿Demasiado fuerte? ¿Demasiado suave? ¿Demasiado áspera? ¿Demasiado corta? ¿Demasiado larga?

Digamos que la nota fue demasiado alta y larga, con falta de ataque. Bien, ¿cómo fue de alta? ¿Poco? ¿Mucho? ¿Cómo se pasó de larga respecto a lo que tú querías? ¿Cuánto más ataque necesitaba?

De acuerdo, la nota fue un poco demasiado alta, un pelín larga, y requería un ataque mucho más claro para ser coherente con la articulación y dinámicas marcadas. Entonces, ¿por qué la nota salió alta? ¿Qué hiciste? ¿Qué necesitas para asegurarte de que la nota esté siempre afinada? ¿Cómo te aseguras de que la longitud es la que deseas y cómo consigues un ataque limpio y claro para empezar la nota de manera que comience en el carácter adecuado?

Ahora, imaginemos que grabaste todo esto y pudieras escuchar cómo sonó este último intento. ¿Esa combinación de ingredientes da el resultado deseado? Dicho de otra manera, ¿esa combinación de ingredientes transmite el carácter que quieres comunicar al oyente tan efectivamente como pensaste que podrías? Pocos músicos se toman el tiempo de parar, analizar qué salió mal, porqué sucedió y cómo pueden corregir el error permanentemente.

¿Cuántas horas al día debería estudiar?

Te darás cuenta de que la práctica deliberada es agotadora, debido a la tremenda cantidad de energía que se requiere para mantener los recursos de atención plena en la tarea que tenemos a mano. Practicar más de una hora a la vez no parece ser productivo y, honradamente, probablemente no es posible mental o emocionalmente. Incluso los más aplicados encontrarán difícil practicar más de cuatro horas al día.

Los estudios han variado la longitud de la práctica diaria de una a ocho horas, y los resultados sugieren que normalmente hay poco provecho en practicar más de cuatro horas al día. Los beneficios empiezan a declinar a partir de las dos horas. La clave está en mantener tus propias marcas en el nivel de concentración que seas capaz de mantener.


5      Claves para una práctica más efectiva.

1.     Duración

Limita tus prácticas al tiempo que puedes mantener estando concentrado. Podría ser en períodos desde 10 ó 20 minutos para niños más pequeños, hasta 45 ó 60 para más edad.

      2.   Horarios

Registra los momentos del día en los que tiendes a tener más concentración. Podría ser en la primera hora de la mañana, justo antes de comer, etc. Intenta practicar en esos períodos productivos, porque en esos momentos serás capaz de concentrarte y pensar con más claridad.

       3.  Objetivos

Intenta usar un cuaderno de práctica. Registra tus objetivos y lo que descubras durante el estudio. La clave de ingreso en la “zona” al practicar es intentar constantemente tener claridad en la intención. En otras palabras, tener una idea clara del sonido que quieres producir, o el fraseo particular que te gustaría realizar, o la articulación específica, afinación, etcétera, que te gustaría ejecutar de una manera competente.

Cuando descubras algo, anótalo. Cuando empecé a practicar más conscientemente, empecé a aprender tanto durante la práctica que si no lo escribía todo, se me olvidaba.

4.    Más eficiente, no más duro.

A veces si un pasaje en particular no sale como queremos, eso significa que necesitamos practicar más. Sin embargo, hay veces en las que no necesitamos trabajar más duramente, sino que necesitamos una técnica o una estrategia diferente.

Recuerdo mi lucha con la variación en “pizzicato” en el Capricho nº 24 de Paganini. Me estaba desmoralizando intentando hacer sonar las notas cada vez con más ganas, pero todo lo que conseguí fue que se me hincharan los dedos, incluso que un par de ellos empezasen a sangrar. Entonces me di cuenta de que tenía que buscar un modo más eficiente para conseguir mi propósito. En vez de mantener “machaconamente” una estrategia o técnica que no me estaba funcionando, me forcé a parar de practicar toda esta sección entera. Intenté buscar distintas soluciones al problema para un día y las escribí según se me iban ocurriendo. Cuando sentí que había conseguido soluciones prometedoras, empecé a experimentar. Finalmente llegué a una solución que trabajé durante la semana siguiente y entonces toqué el capricho para mi profesor y ¡me preguntó cómo había hecho para que las notas sonasen tan claramente!


5.    Modelo de solución de problemas

Considera este modelo general de resolución de problemas en seis pasos resumidos debajo. ( adaptación de otros procesos de resolución de problemas online).

                   1.       Define el problema (¿Cómo quiero que esta nota/frase suene?)

                   2.       Analiza el problema (¿Qué provoca que suene así?)

                3. Identifica soluciones potenciales (¿Qué puedo cambiar para hacerlo sonar como yo quiero?)

                   4.     Analiza las soluciones potenciales para seleccionar la más efectiva (¿Qué cambios parecen funcionar mejor?)

                    5.      Aplica la mejor solución (Haz permanentes los cambios)

                    6.     Monitoriza las mejoras (¿Estos cambios siguen produciendo los resultados que busco?)

 
O, aún más simple, revisa este modelo del libro de Daniel Coyle “The talent’s code”.

1. Escoge un objetivo.

2. Alcánzalo.

3. Evalúa el recorrido entre el objetivo y su consecución.

4. Vuelve al primer paso.

No importa si hablamos de técnica perfecta o experimentando con diferentes ideas musicales. Cualquier modelo que nos ayude a obtener un pensamiento activo más sistemático y eficiente y objetivos claramente articulados nos ayudará a acabar con el tiempo inefectivo y por lo tanto perdido de práctica.

Después de todo, ¿quién quiere pasarse el día estudiando? ¡Ponte a estudiar, consigue lo que quieres y vete!

  ......................................................................................................



Os ha gustado ¿verdad? Pues exite otra entrada de ese blog que tampoco tiene desperdicio. En ella el autor se cuestiona si "debemos practicar mucho el día del concierto". Espero que se animen a leerla quienes se manejan con el inglés. Y el resto tendrán que agradecer que Jesús haya traducido el anterior texto y, quizás, llenarle su blog con peticiones y ruegos para que traduzca este otro artículo también. De momento cierro esta entrada con la imagen que Noa Kageyama usa para ilustrar esa cuestión: ¿debemos practicar mucho el día del concierto?...

Más sobre mochilas

En la pestaña "Mochilas", al final del todo, he colgado un vídeo que aborda el tema. Y lo he incluído a pesar de no estar de acuerdo con uno de los ejercicios que en él se proponen.

Al final del vídeo se demuestra como hay que agacharse para coger la mochila del suelo.  En realidad hay que agacharse así para coger cualquier objeto, sea o no pesado. De forma acertada se recomienda "doblar las piernas" en vez de "doblar las rodillas". La mayoría de la gente cuando intenta doblarse sin dejar las piernas tiesas, lo que hace es dirigir su atención hacia la flexión de las rodillas, al tiempo que evita arquear la espalda, lo que provoca una forma muy incómoda y cansada de agacharse. Ante esta situación la mayoría piensa "más vale lo malo concido..." y desiste de intentar una forma más saludable de agacharse.

Con el juego de los saquitos que se propone al final del vídeo lo que se provocará será la sensación de que agacharse correctamente es muy incómo, porque al intentar que el saco no se caiga de la cabeza, las personas, se agacharán con la espalda y el cuello tieso. Es más, es muy probable que se produzca un arqueamiento de las vértebras del cuello, las cervicales, que resulte más perjudical que agacharse curvando toda la columna.

En realidad lo que hay que hacer es sentir todas las articulaciones que se activan al flexionar las piernas, desde los tobillos, pasando por las rodillas, hasta la unión de las piernas en nuestras caderas. Además hay que inclinar la espalda hacia delante, sin curvarla, manteniendo la cabeza en línea con el tronco. Una imagen que puede ayudar es la de una silla plegable. Se pliega la parte baja de la silla, pero el respaldo queda erguido.

Si aún queda alguna duda por resolver con respecto a este tema, les remito, como en ocasiones anteriores, a las personas verdaderamente expertas en biomecánica corporal: los bebés.

Por lo demás, el vídeo me parece un buen recurso. Lástima que sean casos puntuales los momentos que la televisión dedica a temas tan importantes. Teniendo en cuenta el poder de influencia que ejerce sobre la población, especialmente en la infancia y la juventud, y la cantidad de tiempo que, según estudios publicados, se pasa delante de ella, debería ser un medio más utilizado en beneficio de nuestra salud.