Son muchos los llamados y pocos los elegidos



Por Isabel Villagar, Profesora de Canto on line

Es una frase bíblica muy fácilmente aplicable a la trayectoria de un cantante.

Se la escuché por primera vez a una profesora, y lo solía decir muy a menudo. Se trataba de la genial cantante catalana Enriqueta Tarrés, una gran profesional llena de sabiduría. 

Qué implica esta frase? Que el trabajo de un cantante no cesa nunca, siempre hay un margen de mejora, nuevos proyectos que hacer, diferentes canciones que aprender, nuevos retos que afrontar, etcétera...

A lo largo de mi experiencia me he dado cuenta que son aquellos que más insisten los que al final acaban dedicándose a este mundo maravilloso del canto, pero a su vez, tan lleno de piedras en el camino.

Son aquellos cantantes "resilentes", es decir, capaces de sobreponerse a las dificultades los que alcanzan su sueño.

Hay mucha gente que piensa que sólo por tener un bonito timbre de voz, facilidad previa, va a conseguir culminar una carrera musical, cuando la realidad es que muchos de ellos ante la más mínima dificultad abandonan. 

Es importante tener unas buenas condiciones, pero más importante es tener una "mente bien amueblada" y un enfoque claro acerca de lo que realmente se desea en la vida.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Profesora de Canto On Line

Los rellanos del aprendizaje

Cuando nos introducimos en el aprendizaje de una materia o disciplina nos encontramos con momentos en los  se asmilan conceptos y habilidades de manera rápida, es decir, el esfuerzo que empleamos en el estudio proporciona resultados fácilmente identificables.

En los estudios de canto sucede de igual manera. Al principio aprendemos rápido los conceptos, asimilamos rápido las sensaciones y percibimos un mayor control al cantar. 

En cambio, en muchas ocasiones, nos encontraremos con momentos en los que se tiene una percepción de que no se avanza o no se hace al rítmo al que se hacía en fases previas. Se tendrá una sensación de estar estancado y se tenderá a pensar que todo el esfuerzo ha sido en balde, en estos momentos en los que aparece el desánimo debemos ser conscientes de que seguramente nos encontremos en un rellano del aprendizaje.

Un rellano del aprendizaje es un momento en el que se están modificando estructuras físicas y mentales que nos darán acceso a posteriormente a una mayor y más amplia comprensión de aquello que estamos aprendiendo, más consciente y con un mayor control.

En estos momentos es necesario ser paciente y seguir trabajando pues los resultados no se harán esperar.