SINFONÍA DEL NUEVO MUNDO

Con motivo del proyecto AmigAmérica y después de haber trabajado música popular, danzas, instrumentos, canciones y piezas instrumentales, en el 3er ciclo vamos a investigar sobre autores de música sinfónica que se han inspirado en América para componer. Este es el caso de Antonin Dvorák (leído vorsak), compuso la sinfonía del Nuevo Mundo gracias a las impresiones que le produjo su primer viaje a EEUU, concretamente a Nueva York.
Manejando esta aplicación podréis deducir varios conceptos musicales, conocer elementos de la música, escuchar instrumentos de la orquesta, así como disfrutar de esta espléndida sinfonía y de algunas actividades.

Para activarla pincha AQUI

El libro rojo y la estrella brillante

A más de uno el título le habrá recordado a Mao Tse-Tung: basta una traducción innecesaria y nos encontramos en la China popular en vez de la Cataluña medieval, hablando en mandarín en vez de latín.

Además, si nos fijamos en lo bien que suena en catalán, ya no pueden quedar dudas de que, aunque está muy bien saber que quiere decir Libro rojo, merece la pena hacer un muy pequeño esfuerzo de memoria y pronunciación y llamarlo Llibre vermell, el nombre con el que se le conoce desde el siglo XIX, cuando se encuadernó ese manuscripto, que ya tenía entonces alrededor de medio milenio, con una cubierta de terciopelo rojo,  remplazada a mediados del siglo pasado por otra de piel del mismo color.

El Llibre vermell contiene diez obras musicales, cantos y danzas, que servían de entretenimiento para los viajeros que iban de peregrinación al santuario de Montserrat. Entre ellas está la danza Stella splendens, un virelai a dos voces. Tras el vídeo con la interpretación del grupo Alla Francesca está el arreglo para dos flautas dulces,  extraído del manuscrito original.

La entrada El libro rojo y la estrella brillante ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

April is in my mistress’ face

La hipótesis más difusa (y la que más me gusta) sobre la etimología de abril es que procede del latín aperire: se abre la tierra para que salgan los brotes de las semillas que han esperado todo el invierno a que llegara la estación propicia y se abren las flores, tiñendo la naturaleza de mil colores y llenando de alegría la mirada de la gente.

De la misma manera, el rostro de la protagonista del madrigal April is in my mistress’ face de Thomas Morley llenaba de alegría al poeta, que en primera persona canta las características de su amada, comparándola con las estaciones del año (la traducción sólo quiere comunicar el significado del texto y no pretende transmitir su sentido poético):

April is in my mistress’ face,
And July in her eyes hath place;
Within her bosom is September,
But in her heart a cold December.

Abril está en los ojos de mi amada,
Y julio está en sus ojos.
En su pecho, septiembre,
Mas en su corazón, un frío diciembre.

Esta obra es el más corto madrigal inglés que nos ha llegado y desde luego uno de los más famosos, quizás por la frescura y ligereza tanto del texto y la música como de las imágenes que es capaz de evocar.

La entrada April is in my mistress’ face ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Música y poesia: Landini y la primavera

Francesco LandiniHoy es el Día Mundial de la Poesía, celebración que anualmente coincide con el equinoccio de primavera, acontecimiento que este año se ha adelantado unas horas.

La música y la poesía están estrictamente ligadas dentro de la música vocal. A veces los versos sólo son un pretexto para que los cantantes puedan articular los sonidos, otras veces pasa justamente lo contrario y tenemos un poema de gran nivel artístico acompañado por una música sencilla que sólo pretende ser un vehículo para llevar el ritmo de las palabras al oído del oyente.

Afortunadamente no es raro que se unan unos versos y una música de gran valor: en ese caso se alcanza un resultado sublime, lo que ocurre en la siguiente ballata, en la cual Francesco Landini, poeta y máximo compositor del Trecento florentino, recibe la primavera con los siguientes versos (la traducción sólo quiere comunicar el significado del texto y no pretende transmitir su sentido poético):

Ecco la primavera
che ‘l cor fa rallegrare,
temp’e d’annamorare
e star con lieta cera.

No’ veggiam l’aria e ‘l tempo,
che pur chiam’ allegrezza.
In questo vago tempo,
ogni cosa ha vaghezza.

L’erbe con gran freschezza
e i fior copron i prati,
e gli alberi adornati
sono in simil manera.

Ecco la primavera
che ‘l cor fa rallegrare,
temp’e d’annamorare
e star con lieta cera.

Llega la primavera
que alegra el corazón,
tiempo para enamorarse
y tener cara feliz.

Vemos que el aire y el clima
también animan a la alegría.
En este bello tiempo,
todo es belleza.

La hierba con gran frescura
y las flores cubren los prados,
y los árboles son adornados
en similar manera.

Llega la primavera
que alegra el corazón,
tiempo para enamorarse
y tener cara feliz.

Francesco Landini sólo indicó en la partitura las dos voces que contrapuntan. Sin embargo es muy probable que ya en aquellos tiempos la ejecución de las baladas no fuera a cappella, sino con acompañamiento instrumental, de manera parecida a la interpretación que nos ofrecen el Lyrebyrd Consort y el Lumina Vocal Ensemble.

El reducido ámbito en el cual se mueven las dos voces permite su ejecución con la flauta dulce soprano sin necesidad de transposición y, por lo tanto, su fácil empleo en la escuela.

La entrada Música y poesia: Landini y la primavera ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

La primavera de Beethoven

BeethovenVuelve la primavera, estación celebrada por muchos músicos: en este blog ya hemos hablado de cómo la veían Vivaldi y Stravinsky. Aprovechamos el día del equinoccio para disfrutar de otra obra musical que de alguna manera está relacionada con la primavera, la Sonata para violín y piano nº5, Op.24 de Ludwig van Beethoven.

En realidad, al contrario de lo que ocurre con el concierto vivaldiano (basado en el primero de los cuatro sonetos con los que el propio compositor describe las estaciones) y con el ballet strawinskiano (que describe el sacrificio ritual de una adolescente que danza hasta la muerte para atraer el favor de los dioses ante la llegada de la nueva estación), no hay ninguna razón extramusical que vincule la obra de Beethoven con la primavera. Tampoco hay ningún dato que vincule el título con el compositor, siendo muy probable que la idea haya salido del editor, que intentaba así hacer que la partitura fuera más atractiva para los músicos, sobre todo los aficionados, los mayores consumidores de música impresa durante el Romanticismo, época en la que se consideraba la música capaz de evocar todo tipo de imágenes y sensaciones.

La interpretación que os propongo es la de una violinista a la que no veo desde hace casi veinte años y a la que debo mucho: Dora Bratchkova, mi última profesora de violín, con la que estudié después de haber finalizado el conservatorio.

Fue un año muy productivo, debido a que sus conocimientos violinísticos y musicales están acompañados por una gran habilidad pedagógica y didáctica. Me impactaba la facilidad con la que diagnosticaba los problemas técnicos ofreciendo inmediatamente la solución personalizada, consistente en una pequeña modificación de la posición o de un movimiento. Pero era aún más asombroso ver cómo conseguía trabajar el fraseo, transformando nuestras ejecuciones en interpretaciones, nuestro tocar en cantar.

Casi simultáneamente ambos nos fuimos de Italia. Su destino fue Alemania, donde actualmente es profesora en el Conservatorio de Mannheim, concertino de la Orquesta de la Deutsche Radio Philharmonie de Saarbrücken y primer violín del Cuarteto Rasumowsky.

La entrada La primavera de Beethoven ha sido publicada primero en educacionmusical.es.