Saber priorizar: su importancia para el músico

Hoy en día, casi todos nos encontramos con un problema de falta de tiempo para hacer todo lo que nos gustaría. A menudo, la acumulación de tareas nos abruma, y acabamos sobrecargando nuestra vida. Los músicos no somos una excepción. Desde que estamos estudiando en el Conservatorio hasta que salimos a la vida profesional, es muy común verse sobrepasado por “las cosas que hacer”. Saber priorizar es clave.

Lejos de ser un problema que disminuya con el tiempo, cuanto más adultos nos hacemos, más tareas se suman a nuestra vida diaria. Además de la carrera, está la vida social, familiar, la gestión de la casa, la economía…etc.

Para poder sobrellevarlo, es de suma importancia saber gestionar nuestro tiempo y saber priorizar. Esto podemos aplicarlo a todos los aspectos de nuestra vida, desde los más insignificantes hasta los más pesados. Tanto ante el atril en la sala de estudio, como ante la vida laboral o la gestión de nuestro hogar.

Gestión del tiempo

Si lo piensas, el tiempo es nuestro bien más preciado. Saber gestionarlo y economizarlo es principal para llevar una vida ordenada y satisfactoria. La gestión del tiempo en el músico afecta a todos los aspectos de su vida. Por ejemplo, como hemos hablado en otras ocasiones, de una correcta planificación depende que las horas de estudio nos cundan. La planificación del estudio nos mantiene motivados, tranquilos con respecto a los resultados que vamos a obtener, y nos ayuda a optimizar nuestro tiempo.

Consulta nuestros post para saber más sobre planificación del estudio:

Pero hoy quiero ir un poco más allá del atril, y hablar de la gestión del tiempo en un sentido más amplio. Desde muy joven, me he visto obligada a aprender a organizarme. Estudié una licenciatura al mismo tiempo que el grado superior, más tarde he compaginado trabajo y estudios, también he preparado audiciones y oposiciones trabajando… Jamás hubiera podido con todo ello sin aprender a organizarme.

Gestionar y organizar tu tiempo es una tarea compleja, personal y delicada. Sin embargo hay muchos trucos y consejos que he aprendido durante estos años. Una de esas claves organizativas que he descubierto ha sido la de saber priorizar.

Estableciendo prioridades

Todos nos hemos encontrado alguna vez con demasiadas cosas que hacer. El truco para poder con todo no es muy especial, pero a muchos les cuesta más de lo que parece: saber priorizar. Te voy a contar un secreto: cuando tienes muchas cosas a la vez, casi nunca puedes hacerlas todas y, si puedes, no podrás hacerlas bien. Y aquí es donde entra en juego la capacidad de priorizar.

Imagínate: en una misma semana tienes un bolo (con sus correspondientes ensayos), un examen de ese máster que estás cursando, una comida con esos amigos que hace tiempo que no ves, además de las tareas domésticas y diversos papeleos en el banco. ¿Cómo actuarías?

Los distintos ámbitos de tu vida, y su importancia para ti

La vida está compuesta por muchos aspectos: los amigos, la familia, los estudios, el hogar, la economía, el trabajo, el ocio…etc. Para cada persona, el peso que tienen cada uno de estos aspectos en su vida es diferente. A la hora de priorizar, debes tener claro qué es más importante para ti.

Teniendo en cuenta el caso anterior, vemos los distintos ámbitos:

  • Un bolo = Trabajo
  • Un examen = Estudios
  • Comida = Amistad/ocio
  • Tareas y papeleos = Hogar

Para priorizar, primero tienes que pensar qué ámbito pesa más para ti. En ese caso, puedes dar mayor peso -es decir, emplear más tiempo- en una tarea que en otra. Por ejemplo, si para ti este año los estudios son prioritarios, puedes volver antes de la comida con amigos, dejar para la semana que viene las tareas domésticas menos urgentes, y si te lo permiten, faltar a algún ensayo.

Pregúntate

Además de priorizar en función de los ámbitos de tu vida que más te importan, habrá muchas ocasiones en las que tengas que priorizar tareas que pertenecen al mismo ámbito, especialmente el laboral. En ese caso, es bastante útil hacerse una serie de preguntas.

  • ¿Cuánto tiempo va a llevarme? Es importante conocer de antemano cuántas horas vas a necesitar, tanto fuera de casa (ensayando, en el concierto o desplazándote), como dentro (estudiando el papel).
  • ¿Qué me va a aportar? Aprenderás un repertorio interesante, tocarás con gente interesante, está bien remunerado, harás contactos…etc. Piensa que el dinero no lo es todo, y que un bolo bien pagado a veces es peor que un bolo que te satisfaga como músico y profesional.
  • ¿Qué pasaría si rechazo esa tarea o no la hago a pleno rendimiento? Debes valorar si afectaría a tu carrera que vayas a tocar o participar en algo y no puedas “estar a tope”, y qué consecuencias tendría el no asistir.

Puedes añadir las preguntas que quieras, y finalmente valorar cuál es la tarea que más te beneficiará.

Saber decir que no

Por último, pero no menos importante, a la hora de priorizar debemos saber renunciar. No siempre podremos ocuparnos de todo. Esto quiere decir que a veces tendremos que aceptar que no podemos ir a todas las orquestas y bolos que nos surjan, no podemos presentarnos a todas las audiciones, aprobar todos los exámenes…etc.

A menudo, cuando priorizamos, solemos poner en el último lugar nuestro bienestar físico-psicológico o nuestro tiempo familiar y de ocio. Personalmente, pienso que es un error. De manera puntual, todos podemos sacrificar estos aspectos con el fin de avanzar en nuestra carrera o nuestros estudios significativamente. Por ejemplo, un año en el que preparamos oposiciones, podemos renunciar a una porción de nuestro tiempo libre un poco más grande. Pero mantener esta actitud por demasiado tiempo solo nos provocará ansiedad y otros problemas. En la vida, hay que mantener siempre un equilibrio. Y nada es más importante que tú y los tuyos.

Saber decir que no es poder renunciar a algo sin darle más vueltas. Una vez tomada la decisión, de nada sirve arrepentirse, pensar en ello o martirizarse porque pensemos que “no hemos cumplido”. Aprender a dejar ir las cosas es clave para vivir sereno, y ser consecuentes con nuestras decisiones.

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Saber priorizar: su importancia para el músico aparece primero en Gran Pausa.

Conquistando los nervios… Soluciones a problemas que nos da el miedo escénico (I)

La revista The Strad hace una labor de difusión y apoyo a los músicos que es conocida por muchos. Entre sus múltiples artículos hemos encontrado una serie muy interesante titulada Conquering performance nerves. En cada uno de estos artículos se da solución a distintos problemas que surgen a raíz del miedo escénico, y con los que los músicos lidiamos casi a diario. Por ello, en Gran Pausa hemos decidido traducir algunos de estos artículos al español. ¡Esperamos que os sirvan de ayuda!

En esta primera parte vamos a traducir dos artículos que tratan sobre dos problemas: mantenerse concentrado, y mantener un tempo estable.

El problema: Mantenerse concentrado en el escenario

Traducido del original: Conquering performance nerves: staying focused on stage

Autores: Brian Hodges y Diana Allan

URL: https://www.thestrad.com/conquering-performance-nerves-staying-focused-on-stage/1668.article

Mantener a raya tus pensamientos es una habilidad muy importante para un músico, sobre todo durante una actuación. Los estudiantes plantean estas reflexiones a menudo, justo después de haber actuado: “No sé lo que pasó en ese sitio, pero mi cerebro simplemente se fue a otro lado”; “Me resultó difícil recuperar mis pensamientos después de cometer ese error”; “¡No sé a dónde fue mi mente!”.

Cuando estamos en un estado intenso y nuestra adrenalina está a tope, nuestros cerebros pueden estar bastante inquietos y seguir cualquier rastro de pensamiento fuera de nuestro control -como Alicia y el conejo-. Nuestras mentes están tomando la opción de volar en lugar de luchar. Sin embargo, la verdad es que tenemos más control sobre nuestros pensamientos de lo que creemos, y mediante la práctica y la diligencia, podemos aprender a enfocarnos en lo que es más importante para tocar mejor.

Un escenario muy común es aquel en el que cometemos un error – no importa cuán insignificante – lo cual provoca que nuestro cerebro se detenga y se obceque en el fallo que ahora está tres compases atrás, y contando. Mientras tanto, la música continúa y tu mente no se enfoca en lo que está sucediendo en el presente. Como es de esperar, esto lleva a más errores en un efecto de bola de nieve. Aprender a aceptar el error en el momento y cultivar la capacidad de seguir adelante puede ser muy valioso para lograr mantener la concentración.

Las soluciones

Una excelente estrategia es practicar la actuación. Si tu profesor no te proporciona esta oportunidad en clase, crea tú mismo esa oportunidad de actuar. Toca para cualquiera que te escuche (especialmente las personas que te ponen nervioso). A medida que vayas actuando y sientas que tus pensamientos empiezan a perder el foco, di frases internamente. Cosas como ‘sigue adelante’, ‘concéntrate’ o ‘¿qué está pasando en la música ahora?’. Lo que te digas a ti mismo depende de ti, pero tener palabras de control puede hacer que vuelvas a la obra musical que tienes entre manos.

Tienes más control de lo que crees. Cuanto más ensayes tu interpretación, más fácil te será mantener el rumbo de tus pensamientos.

El problema: Empezar bien y mantener el tempo

Traducido del original: Conquering performance nerves: starting well and keeping tempo on track

Autor: Brian Hodges

URL: https://www.thestrad.com/improve-your-playing/conquering-performance-nerves-starting-well-and-keeping-tempo-on-track/7358.article

Lo que sucede con nuestros cerebros y, por lo tanto, nuestra percepción en el escenario, es un fenómeno fascinante. Podemos estudiar tan despacio como nos gustaría en nuestra habitación, sintiéndonos seguros y manteniendo el control. Sin embargo, y en el momento en que pongamos el arco a la cuerda en una situación de estrés, podemos tirar todo por la ventana.

Es importante comprender que tienes control sobre cómo establecer tu tempo y cómo sentirte en el escenario. A pesar de que tu corazón puede estar acelerado como el de una liebre, es posible encontrar un lugar donde centrarse y comenzar correctamente, lo que tendrá implicaciones positivas para el resto de la interpretación.

Las soluciones

El primer paso es tomarse un tiempo antes de comenzar. Muchos músicos, tan pronto como saludan y toman su lugar en el escenario (de pie o sentados), inmediatamente tocan antes de estar realmente 100% listos. Puede existir la percepción de que el público se impacientará si el intérprete tarda demasiado en situarse, lo cual, por supuesto, no es cierto. Solo parece mucho tiempo para ti. El público esperará pacientemente. Quieren una actuación fantástica y si toma un minuto extra mientras te concentras, que así sea.

Una vez que encuentres tu lugar en el escenario, tómate un momento para respirar profundamente, cierra los ojos si es necesario. Canta la música en tu cabeza, solo algunos compases a un ritmo en que te sientas seguro y cómodo. Si realmente te sientes nervioso, toma el tempo más lento de lo que habías planeado. Lo más probable es que la combinación de tu adrenalina, nervios y emoción hará que lo sientas más rápido de todos modos, por lo que al tomar un tempo más deliberado dividirás la diferencia.

Si hay otro músico involucrado, discute de antemano cómo vais a comenzar. Construye lugares en la música para reagruparse, por así decirlo, si el tempo se pone demasiado rápido. Si generalmente comienzas bien, pero eres propenso a apresurarte, conscientemente haz tus movimientos y gestos más grandes. Por ejemplo: usa más arco, haz movimientos de brazo más grandes, lo que sea necesario para evitar tensarse y cansarse.

La clave es saber que está bien tomarse un tiempo antes, y comenzar a buscar tu lugar interno, donde te sientes cómodo y controlado. Puede llevar un tiempo acostumbrarse en las actuaciones, pero la sensación que obtienes cuando actúas desde una posición de fuerza y seguridad vale la pena.

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Conquistando los nervios… Soluciones a problemas que nos da el miedo escénico (I) aparece primero en Gran Pausa.

¿Cómo puede ayudarte una “hoja de trucos de positividad” para enfrentar un examen/concierto/audición?

Es el día antes de una audición, y mientras te tomas unos minutos para revisar los pasajes más difíciles, de repente tienes una punzada de ansiedad y empiezas a estresarte y a enloquecer por lo horrible que suena todo. Te sientes mal preparado. Y no paras de imaginar la cantidad de cosas terribles que pueden pasar. Es en esos momentos exactos cuando sabes que lo correcto es “pensar en positivo”. Pero estos también son los momentos en los que es más difícil atraer esos buenos pensamientos.

[…]

La mayoría de nosotros tiene una tendencia natural a concentrarse en los pensamientos negativos. Por ejemplo, preocuparse por el futuro, lamentar las decisiones pasadas, y centrarse en lo que nos está molestando en el presente. Desde una perspectiva de supervivencia, probablemente tenga sentido. Pero desde la perspectiva del rendimiento, este sesgo de negatividad puede hacer que sea difícil mantenerse en un buen estado de ánimo antes de las audiciones, o ante cualquier adversidad. Entonces, ¿cómo podemos mejorar al “pensar en positivo”, al menos temporalmente, cuando más lo necesitamos?

El desafío de los 6 minutos de pensamiento positivo

Un equipo de investigadores reclutó a 142 estudiantes de pregrado y les dijo que pasarían un tiempo “entreteniéndose con sus pensamientos”. Entonces, para preparar el experimento, se les pidió que escribieran 8 temas en los que les gustaría pensar. Los temas que los participantes generaron iban desde “el día de mi boda”, “mi familia” o “el próximo verano” hasta escenarios más específicos, como “divertirme el día de San Valentín con mi novio y recibir regalos y abrazos de él” o “cómo sería mi vida si estuviera viviendo en Azeroth (World of Warcraft) “.

Luego se pidió a todos los participantes que pasasen 6 minutos en un “período de reflexión” y se les ordenó “dedicar el tiempo entreteniéndose con sus pensamientos lo mejor que pudieran”. Su objetivo debería ser “tener una experiencia placentera, en lugar de perder el tiempo centrados en actividades cotidianas o cosas negativas”.

Dos grupos

Para facilitar este desafío, a un grupo se le dieron recordatorios de los temas que habían enumerado con anterioridad. Sentados frente a la pantalla de una computadora, se les mostró cada uno de sus 8 temas, uno cada vez. Ellos mismos podían hacer clic en el siguiente cuando hubieran terminado de pensar en el que se visualizaba en la pantalla.

El otro grupo (que en este tipo de experimentos se denomina el grupo de control) no recibió ninguna ayuda de memoria. Solo las instrucciones “no tienen que pensar solamente en los 8 temas que escribieron, pero pueden ser un punto de partida útil”. Y aunque también se sentaron frente a la pantalla de una computadora, en ella simplemente se podía leer el mensaje “por favor, piensa en los temas que mencionaste antes”.

No es que las tareas de los grupos fueran tan diferentes. Simplemente, uno de ellos tenían delante una “hoja de referencia” de los temas elegidos. ¿Este cambio aparentemente trivial provocó alguna diferencia?

Cuatro diferencias

Después de completar el desafío de 6 minutos, se pidió a los participantes que calificaran su experiencia en diferentes áreas, tales como:

  1. Cuánto habían disfrutado del ejercicio de 6 minutos
  2. Cuánto les había costado concentrarse
  3. Cuántas veces se habían “dispersado” (pensado en otra cosa que no fueran los temas)
  4. En qué medida pensaron en los 8 temas que identificaron como opuestos a otros pensamientos no relacionados.

Disfrute: Al final, los participantes que recibieron recordatorios calificaron su “período de pensamiento” como más agradable (5,90 vs. 5,22; donde 1 = nada agradable, 9 = muy agradable).

Dificultad para concentrarse: El grupo que tuvo el recordatorio también encontró que era más fácil concentrarse (3.58 vs. 5.18; donde 1 = nada difícil de concentrar, 9 = extremadamente difícil de concentrar).

Mente errante: El grupo con el recordatorio también fue menos propenso a la distracción mental (4.51 frente a 5.93; donde 1 = nada, 9 = mucho).

Pensamiento focalizado en los temas: El grupo con recordatorios se centró mucho más en los 8 temas que escribieron (7.01 contra 5.95; donde 1 = solo sobre otros temas, 9 = solo sobre los 8 temas).

En definitiva, los datos sugieren que tener recordatorios hace que sea más fácil y divertido pensar en temas agradables.

¿Por qué?

Otras investigaciones previas sobre el pensamiento positivo indican que guiar deliberadamente los pensamientos hacia pensamientos agradables requiere esfuerzo. Y como todos somos perezosos, generalmente es más fácil simplemente dejar que nuestros pensamientos vaguen hacia lo que sea que surja en nuestra cabeza en ese momento. Es como mirar la TV mientras corres en la cinta del gimnasio, porque es demasiado complicado buscar el mando a distancia y encontrar algo que realmente quieras ver.

Desafortunadamente, cuando estás bajo presión, ¿dónde tiende tu mente a ir por defecto?
Sí … usualmente al lugar malo. El peor de los casos. Fallos pasados… Prácticamente todo lo que nos hace sentir más asustados y menos seguros.

Ponte en acción

Por tanto, si bien puede parecer un poco tonto crear tal cosa, intenta escribir una “hoja de trucos de positivismo”, enumerando una variedad de temas que serían útiles y que te permitirán reflexionar, por ejemplo, la noche antes de una gran audición. O cuando estás calentando antes de una actuación de gran importancia.

Tal vez solo te haga falta una libretita de 3 × 5 (pulgadas, ¡no pies!). O tal vez incluso mejor, una lista en Evernote en tu móvil. (Para que puedas convertir cada elemento de la hoja de trucos en una nota separada y hojearlos más fácilmente).

La idea es que tu pobre cerebro ya tiene mucho en mente el día de una audición o actuación. ¿Por qué hacer que funcione aún más de lo que debería? En lugar de gastar un esfuerzo extra para llevar tu mente hacia el pensamiento positivo, usa tu hoja de trucos para ayudar a desencadenar recuerdos de la última vez que tuviste un gran resultado. Los comentarios de apoyo o elogios que has recibido de los profesores o colegas en cuyas opiniones confías y respetas. O incluso post-audición, planea pasar el rato con amigos. 

Traducido de la publicación Bullet Proof Musician

Enlace al original: https://bulletproofmusician.com/difficulty-staying-optimistic-before-a-big-audition-try-using-a-positivity-cheat-sheet/

Autor: Noa Kageyama

Título original: Difficulty Staying Optimistic Before a Big Audition? Try Using a “Positivity Cheat Sheet”

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada ¿Cómo puede ayudarte una “hoja de trucos de positividad” para enfrentar un examen/concierto/audición? aparece primero en Gran Pausa.

Técnicas de relajación para niños

En este blog ya hemos hablado en más de una ocasión de los beneficios de la relajación y de algunas prácticas de relajación para adultos. Sin embargo, algunos profesores nos han solicitado ayuda para poder desarrollar técnicas de relajación para niños en clase.

Relajación y juego

En la vida de un músico, la relajación va a ser un elemento indispensable. Gracias a ella, el músico consigue concentrarse, templar sus emociones, controlar los nervios y focalizar su atención en la actividad de tocar. La vida del músico da comienzo desde edades bastante tempranas, normalmente entre los 6 y 9 años. Por ello, es de especial importancia que los profesores creemos el hábito de la relajación en nuestros alumnos

Cuando se trata de adolescentes o adultos, es más fácil conseguir que se concentren en un estado de quietud. Con los niños, esta tarea suele ser más complicada. Los niños tienen otra energía, están en constante movimiento y búsqueda. Pero eso no significa que no podamos conseguir con ellos un estado de relajación. En lugar de usar técnicas tradicionales, que implican un mayor grado de madurez, los psicólogos y pedagogos suelen proponer juegos de relajación.

A través del juego, adaptamos nuestra forma de enseñar al modo de aprender que tienen los niños. El componente de “juego” se ha venido utilizando en muchos métodos musicales y pedagógicos desde el siglo XX con gran éxito (Dalcroze, Kodaly, Willems…etc.). A través de los juegos de relajación, podemos conseguir pasar de un estado activo de los niños a un estado relajado, sin exigirles pasividad de repente.

Estas técnicas y muchas más las puedes encontrar en el libro de M. Nadeau, Juegos de relajación: De 5 a 12 años. Método Rejoue

 

Guía general para todos los juegos

  • Los juegos que proponemos están indicados para alumnos de 5 a 12 años.
  • La duración puede variar en función de los alumnos y del juego, entre los 3 y los 10 minutos.
  • La respiración será clave: Es un elemento base en cualquier relajación. La respiración nos prepara, por eso ha de ser natural, relajada y abdominal.
  • Los movimientos deben hacerse lentamente.
  • Sé paciente, y adáptate al ritmo de cada niño.
  • Usa un tono suave en todo momento, que invite a relajarse.
  • Los juegos se pueden hacer en las clases individuales de instrumento, pero es más recomendable que se practiquen en clases colectivas.
  • En primer lugar, explicaremos el juego a los alumnos. Después, lo pondremos en práctica. Si es necesario, lo hacemos varias veces para que todos lo comprendan bien.

Juego 1 – El árbol

Vamos a simular que somos un árbol, desde que es una pequeña semilla hasta que crece del todo y se hace muy grande. Dejaremos que cada niño interprete con sus propios gestos cada paso. Si vemos que le cuesta, podremos guiar dando alguna sugerencia.

  1. Imaginad que sois una semilla muy muy pequeña, como un granito de arroz. Y que alguien os ha sembrado en el suelo.
  2. Ahora yo, que soy un jardinero, voy a regaros.
  3. Gracias a que os he regado, las semillas pequeñitas empiezan a brotar.
  4. Primero sale un tronquito muy fino y pequeño.
  5. Ahora crece un ramita.
  6. El tronco empieza a hacerse más alto.
  7. Y crecen más ramas y más hojas.
  8. El árbol se hace grande y fuerte, y tiene muchas ramas y hojas.
  9. Hacemos el mismo proceso, pero al revés. Ahora el árbol se vuelve semilla. Y dejamos que el niño descanse en la postura que haya elegido para representar la semilla.

Juego 2 – el avión

Vamos a simular que somos un avión de pasajeros. El avión primero va a despegar y volar, y finalmente va a aterrizar.

  1. Sentados en la postura del indio, vamos a imaginar que estamos a punto de despegar. ¡Abrochaos el cinturón!
  2. Cinco, cuatro, tres dos, uno… El avión despega. Os levantáis y voláis. Vuestros brazos son las alas. Sois un avión muy grande, que vuela por la clase, gira a izquierda y derecha…etc.
  3. Silbo, y esto quiere decir que es hora de que el avión aterrice. Para aterrizar, tenéis que ir cada vez más lento. El tren de aterrizaje serán vuestras rodillas. Vais tan lento que casi estáis quietos, apoyáis el tren de aterrizaje. Para aterrizar, os tumbáis poco a poco boca abajo, como un avión en tierra.
  4. Cuando os dé un toquecito en la planta del pie, quiere decir que los pasajeros ya pueden salir del avión. Os incorporáis y os sentáis.

Juego 3 – El globo

Vamos a simular que somos un globo que se hincha y se deshincha. El profesor va a simular que tiene un inflador mediante el cual maneja el aire que entra y sale del globo.

  1. Imagina que eres un globo que está desinflado.
  2. Yo tengo aquí una bomba de aire, y cada vez que la hinche, ese globo se va a llenar de aire.
  3. Llenad los pulmones y la barriga de aire.
  4. Os hacéis muy grandes y redondos como grandes globos. (aguantamos dos o tres segundos).
  5. Y ahora, nos vamos a deshinchar. Poned las manos en la barriga.
  6. Soltad el aire muy despacio, como un globo cuando se desinfla, poco a poco.
  7. Os movéis en varias direcciones, como cuando un globo se desinfla y el aire lo lleva de un lado para otro.
  8. Volvemos a hinchar
  9. La última vez que soltamos el aire, nos aseguramos de que el globo se queda totalmente vacío. Nos tumbamos en el suelo, porque ya no hay aire dentro que nos mantenga arriba.

Estas técnicas y muchas más las puedes encontrar en el libro de M. Nadeau, Juegos de relajación: De 5 a 12 años. Método Rejoue

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Técnicas de relajación para niños aparece primero en Gran Pausa.

¿ Escuchar a Beethoven podría ser la respuesta a los males del mundo moderno ?

Me he decidido esta semana a traducir este artículo de la revista The Strad, una estupenda reflexión sobre el mundo moderno. ¿ Escuchar a Beethoven podría ser la respuesta ?. Habla sobre la actitud individualista y los sentimientos de ira y egocentrismo que reinan hoy en día, y del poder de la música en todo esto. Aquí os dejo la traducción:

La violonchelista de Fidelio Quartet, Rachel Atkinson, cree que la música clásica -y Beethoven en particular- tiene poderes curativos que nos pueden ayudar a todos a acceder a un estado de tranquilidad.

¿Se podría evitar Brexit, la elección de Trump, el deterioro de la salud mental de la población, el aumento del consumo ilícito de drogas y la adicción a los smartphones si más gente escuchara los cuartetos de Beethoven?

El mundo moderno y la ira

El mes pasado, mientras interpretaba en el escenario el movimiento lento del Cuarteto de Cuerdas de Beethoven op. 135, me distraje con el público. Había surgido un silencioso ronroneo entre el grupo, y un resplandor de silenciosa satisfacción y entrega flotaba en el aire. Me acordé de la famosa cita de William Congreve sobre la capacidad de la música de “amansar a las fieras”.

La ira está en todas partes. Aquí, en Australia, hemos experimentado un aumento de la política populista. Mucha parte de la población se siente enfadada y privada de sus derechos. Nuestro gobierno está tratando desesperadamente de abordar esto creando empleos, con gran costo para el medio ambiente. Hace poco me preguntaron: “¿Cuál es el vínculo entre el votante de Pauline Hanson (una simpatizante de Trump australiana) y su rechazo a las artes?”

Como violonchelista en un cuarteto, veo ese vínculo es claro. Los cuartetos de Beethoven articulan una infinita carta de colores emocionales. Cuando se expresa alegría, nuestra alma reconoce esa emoción y la obtenemos desde dentro. Cuando Beethoven crea arrepentimiento o anhelo, nos consuela y nos sanamos un poco. Él nos permite “investigar” los sentimientos más oscuros con el conocimiento de que son compartidos con las personas que han escuchado su música durante cientos de años. Nos sentamos en una sala de conciertos rodeada de gente que ha venido para experimentar el mismo consuelo. También nos sentimos parte de una comunidad, lo cual es una necesidad común.

Tecnología y comportamiento

Creo que la adoración constante de las pantallas nos está robando a muchos de nosotros un espacio para la reflexión. Cuando tenemos un momento de descanso, nos ponemos a hacer scroll en nuestra pantalla del móvil en busca de noticias, pero esto no nos traerá enriquecimiento o tranquilidad. Tengo que añadir que soy tan culpable como cualquiera cuando se trata de ver cuántos ‘me gusta’ tienen mis fotos en Facebook.

De interés:

La música es curativa

Me interesé en las propiedades curativas de la música clásica hace diez años cuando la Sinfónica de Melbourne se embarcó en un proyecto con Melbourne Assessment Prison, que tiene un gran programa de sustitución de opioides. Un puñado de músicos trabajaron con presos, componiendo piezas y actuando juntos. Cuando tocaba Bach a algunos presos, la intensidad de su belleza se magnificaba. Cuando un trabajador social preguntó a un preso cómo le hizo sentir mi Preludio de Bach, dijo: “Me hace querer cambiar”.

En respuesta a todo esto, mis colegas de la Sinfónica de Melbourne y de la Universidad de Monash tuvieron un momento de “es muss sein” (debe hacerse) y formaron el Cuarteto Fidelio para realizar el ciclo de Beethoven durante los próximos tres años, con dos conciertos al año. Creo que el viaje del ciclo del cuarteto de Beethoven es la última experiencia musical. Beethoven compuso varios cuartetos de cuerda a lo largo de su vida, haciendo de estos 16 trabajos un diario sincero de sus verdades íntimas.

Edward Dusinberre, del Cuarteto Takács, dice en su maravilloso libro Beethoven for a Later Age: “Nadie ha escrito nunca un grupo de trabajos que planteen tantas preguntas sobre la forma y el contenido emocional de un cuarteto de cuerdas, dando tantas respuestas diferentes”.

El sufrimiento de Beethoven y la catarsis

Es bien sabido que Beethoven sufrió mucho. Hay mucho escrito sobre la miseria de su salud, sus dolencias estomacales, su sordera y su salud mental. ¿Podría ser que escribió música con un conocimiento innato de cómo sanarse a sí mismo y a su público porque vivía con una angustia tan constante?

Para llamar la atención sobre las propiedades curativas de los cuartetos de Beethoven, el Melbourne Beethoven Quartet Cycle se da en colaboración con Crohn & Colitis Australia. Beethoven sufrió terriblemente por la colitis ulcerosa. Él creyó que su sordera era consecuencia de la enfermedad de su intestino, que alcanzaba a sus oídos.

Nuestro hijo menor fue diagnosticado con colitis ulcerosa cuando tenía 18 meses de edad. Su infancia estuvo marcada por estancias en el hospital y visitas a médicos. A veces, había mucha oscuridad y desesperación en nuestra casa. Ahora tiene 14 años y goza de una excelente salud gracias al gran trabajo de su médico. Toca el piano y acaba de empezar a trabajar en un trío de piano de Beethoven (op. 1 n. ° 1) en un conjunto escolar. Al escuchar por primera vez el trabajo, dijo “¡Me encanta! Es como si Beethoven escribiera esta pieza sólo para mí”.

Traducido de la publicación The Strad

Enlace al original: https://www.thestrad.com/could-listening-to-beethoven-be-the-answer-to-feelings-of-anger-and-isolation-in-the-modern-world/1696.article

Autor: Rachel Atkinson

Fecha: 30 Marzo 2017

Título original: Could listening to Beethoven be the answer to feelings of anger and isolation in the modern world?

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada ¿ Escuchar a Beethoven podría ser la respuesta a los males del mundo moderno ? aparece primero en Gran Pausa.