Son muchos los llamados y pocos los elegidos



Por Isabel Villagar, Profesora de Canto on line

Es una frase bíblica muy fácilmente aplicable a la trayectoria de un cantante.

Se la escuché por primera vez a una profesora, y lo solía decir muy a menudo. Se trataba de la genial cantante catalana Enriqueta Tarrés, una gran profesional llena de sabiduría. 

Qué implica esta frase? Que el trabajo de un cantante no cesa nunca, siempre hay un margen de mejora, nuevos proyectos que hacer, diferentes canciones que aprender, nuevos retos que afrontar, etcétera...

A lo largo de mi experiencia me he dado cuenta que son aquellos que más insisten los que al final acaban dedicándose a este mundo maravilloso del canto, pero a su vez, tan lleno de piedras en el camino.

Son aquellos cantantes "resilentes", es decir, capaces de sobreponerse a las dificultades los que alcanzan su sueño.

Hay mucha gente que piensa que sólo por tener un bonito timbre de voz, facilidad previa, va a conseguir culminar una carrera musical, cuando la realidad es que muchos de ellos ante la más mínima dificultad abandonan. 

Es importante tener unas buenas condiciones, pero más importante es tener una "mente bien amueblada" y un enfoque claro acerca de lo que realmente se desea en la vida.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Profesora de Canto On Line

Deporte para músicos, ¿cómo conseguir ser constante?

Sí, todos lo sabemos. El deporte es bueno para el cuerpo y la mente. Y en especial para los músicos, que pasamos tantas horas en posturas relativamente estáticas. La vida sedentaria no le hace bien a nadie. Todo esto suena muy bien en la teoría, pero ¿y en la práctica? ¿Te cuesta sacar tiempo para el deporte? ¿Eres de los que va al gimnasio una semana sí y dos no? ¿Cómo conseguir ser constante?

Tocar es importante, pero tu cuerpo también lo es

¿Lo primero que te viene a la mente cuando te dicen que practiques deporte es: “tengo que estudiar/trabajar”? No eres el único. Los músicos tenemos la mayor parte del día ocupado. Hay que trabajar/ir a clase, sí. Pero también hay que practicar en casa. Y los pocos ratos que nos quedan libres, no siempre nos apetece dedicárselos al deporte.

Sin embargo, como buenos profesionales, tenemos que darle al deporte la importancia que se merece dentro de nuestra carrera. No lo visualices como una actividad de ocio. Piensa que es parte de tu carrera. Al fin y al cabo, el cuerpo es el primer instrumento con el que contamos. Igual que le dedicas un ratito diario a las escalas, un poco de ejercicio debe formar parte de tu programa diario de trabajo.

Probando deportes

No a todo el mundo le gusta salir a correr. Igual que no a todos nos apetecen los deportes de equipo. Puede que no te apetezca practicar deporte porque aún no has encontrado el que se amolde a ti.

Lo mejor que puedes hacer es investigar qué deportes te pueden interesar. Y por supuesto, ¡probarlos! Porque, quién sabe, puede que encuentres una segunda pasión -la música siempre primero ;).

Los 5 mejores deportes para el músico

Rutina

Si hay algo que nos ayuda a mantener la constancia es establecer una rutina. Márcate los días e incluso horas en los que quieres hacer deporte. Si sigues esta rutina, hacer deporte será vestirse por las mañanas, un elemento más de tu día a día.

Una vez que le tomes el gusto a esa rutina, verás que en cuanto no puedes cumplirla, lo notas. Y muy importante, ¡no lo dejes! O te costará mucho más volver a coger la misma rutina otra vez.

En nuestra tienda puedes encontrar algunas utilidades para el músico deportista.

¡Apúntate!

Apúntate a clases, apúntate al gimnasio, apúntate a tenis… ¡pero apúntate a algo! Es sencillo: si tienes un horario marcado, pagas una tarifa mensual, y adquieres cierto compromiso con otros, te será mucho más difícil abandonar la actividad deportiva.

Por experiencia propia, es mucho más fácil decir que no vas a salir a correr “porque no te apetece”, a decidir no ir al entrenamiento esta semana. Un entrenamiento que ya has pagado, con un profesor que te espera, unos compañeros y un horario marcado.

Metas

Marcarse metas es un elemento esencial para motivarse. Lo habrás comprobado en el ámbito musical. Cuando no tenemos objetivos, nos cuesta mucho más estudiar todos los días.

También el entrenamiento y actividad física tienen llevar un componente de superación. Necesitas sentir que has conseguido los objetivos marcados. Por ejemplo, correr unos cuantos kilómetros más cada mes, saltar más alto, ganar más partidos… lo que sea. Con tal de que te anima a superarte y a seguir practicando deporte.

Busca un compañero

Encuentra algún amigo con el que practicar deporte. Cuando uno no se anime, el otro lo hará y viceversa. Seguro que notas la diferencia de practicar deporte en compañía a hacerlo solo.

Y qué mejor compañía que practicar algún deporte en equipo. ¿No te gustaría echar algún partido violines contra violonchelos? Puede ser fútbol, tenis, pádel… ¡Pero cuidado con las lesiones, fair play!

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Deporte para músicos, ¿cómo conseguir ser constante? aparece primero en Gran Pausa.

Ginés González: con constancia poco a poco se consiguen los objetivos

Hoy recibimos en nuestra web a un cantante de los que emocionan a todo el que le escucha, finalista del programa de televisión "Insuperables", el pasado marzo sacó su primer disco al mercado.

¿En qué momento decidiste que querías ser cantante?
Desde que era pequeño siempre he vivido la música en casa, viendo a mi padre cantar en una agrupación de carnaval, donde tuve mis primera experiencia en los escenarios en los principales teatros de Málaga.

¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tu carrera?
Mi referente ha sido Pitingo, por la fusión de música que hace.

¿Cuáles son tus cantantes o músicos favoritos
Pitingo y Alejandro Sanz.

¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?
Me siento más cómodo cuando canto flamenco-soul que es el estilo que más me gusta.

Cuéntanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu voz o tu experiencia profesional.

Una vez en un concierto empecé con una canción y la junté con otra a la mitad de la canción. Y fue todo un descontrol gracioso. (Risas)

¿Qué opinas de la situación actual de los músicos y los cantantes?
El mundo de la música está muy complicado pero con trabajo y constancia poco a poco se consiguen los objetivos.

¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a estudiar canto?
Que no lo dejen, que trabajen y sean constantes, que poco a poco llegan las oportunidades. 

Más info: 

GuardarGuardar

La voz no lo es todo

Generalmente todas las personas nos asomamos al maravilloso mundo de la música en la infancia, cantando, bailando, aprendiendo a tocar un instrumento... esas experiencia dejan una impronta en la psique y en el cuerpo tanto para bien como para mal. Un buen profesor/a de música en la escuela puede despertar a los niños, como si de un mago se tratara, al mundo de la emoción y de la fantasía sonora. De la misma manera, una mala experiencia puede cerrar esa ventana para siempre. En aquellos niños en los que se enciende la llama es importante que los docentes sepamos avivarla y cuidarla. 

Sin embargo, una llama intensa, que se traduciría en tener unas buenas condiciones físicas y musicales, no son suficientes para poder desarrollar una carrera musical. Los músicos somos como los corredores de fondo, deben entrenar tanto su cuerpo como su mente para transcurrir por un camino que les lleva toda su vida y para ello es necesario cultivar una buena actitud hacia el aprendizaje y mucho amor hacia la música así como grandes dosis de humildad. 


Tener una buena actitud es en la mayoría de los casos tan importante como tener una buena voz. Siempre digo, que de nada sirve tener un piano de cola si no se sabe tocar, o es absurdo poseer un Ferrari si no se tiene siquiera el carnet de conducir. En el caso de los cantantes se piensa a menudo que un buena voz será garantía de éxito, nada más lejos de la realidad

Grandes voces se han malogrado por falta de técnica y preparación. Mientras uno es joven parece (un creencia falsa) que la voz no tiene límites. Eso no es así, si uno no conoce su instrumento, sus límites y cómo cuidarlo, con el transcurso de los años se encontrará que de la noche a la mañana no le responde y no sabrá qué hacer. A cantar se aprende, a conocer los límites de la voz se aprende, a desarrollar todo el potencial musical y vocal se aprende... es cuestión de tener una buena guía y ser perseverante. 

Desde esta bitácora me gustaría animar a todos aquellos que estén en un momento de desánimo, porque es necesario que sepan que el aprendizaje musical se produce "de rellano a rellano de escalera", quiero decir que se alternan épocas en las que los avances son rápidos y evidentes con otras en las que parece que uno se queda estancado. Si se tiene una buena guía y se trabaja consistentemente estos periodos no son otra cosa que un momento de re-estructuración neuronal tras los cuales se podrá acceder a otro nivel de competencia. Y para ello es necesaria la confianza y la actitud de superación.