Jorge Pérez (Patax), el ritmo a la enésima potencia

¿Qué es Patax? 

No te pierdas sus conciertos porque no hay dos iguales. En palabras de Jorge Pérez, su líder, (y animador corista vocal y otras funciones :)  nos parecemos más a un equipo de fútbol y, añado yo, que se divierte en acción.

En pocas palabras: es creatividad, virtuosismo, atrevimiento, valentía, diversión, complicidad... Y sobre todo, ritmo, ritmo y ritmazo :) Billie Jean por bulerías, reagge, salsa, citas de Ghost Buster... No te dejará indiferente.

Hoy (es una formación multiforme y cambiante) han sido: la cantante (espectacular, Erin Corin, improvisando también a la flauta travesera), la bailaora de Castellón Lidón Patiño, deslumbrante, Valentín Durán a la batería, Federico Lechner, desde Argentina, al piano, Paco Collado a la guitarra, Dany Noel, bajista espectacular, y Dani Morales, desde Cuba, a la percusión latina.

Lo vivido esta noche ha sido espectacular, un show completo en el que los músicos disfrutaban y hacían disfrutar a la sala de cámara del Auditori de Castelló a rebosar. 

Queremos felicitar a los responsables por el ciclo de jazz y por otras iniciativas como son la ludoteca musical en los conciertos de abono para que los padres puedan acudir al concierto mientras sus hij@s también viven la música adaptada a sus características paralelamente; o, por ejemplo, que los estudiantes y profesores de música puedan acceder a los conciertos a precio reducido. 

Espero que otros auditorios tomen nota para ayudar también a la formación de los futuros músicos.

Más info:

Iván Centenillo: tomando la iniciativa en el flamenco

Hoy entrevistamos en nuestro cuestionario "Cantantes del Siglo XXI" a otro de los ganadores de nuestro concurso internacional virtual, Iván Centenillo, espero disfrutéis con sus sabias respuestas:

• ¿Cuál es la primera experiencia que recuerdas con la música?
De pequeño en casa de mis abuelos escuchaba cintas de casete y discos de vinilo de cantaores antiguos, siempre a escondidas por que era muy introvertido y vergonzoso.
Posteriormente, de la mano de mi profesora de música en el colegio, Pepa Garcia, hice mis primeras incursiones musicales con mis compañeros de clase como público.
• ¿En que momento decidiste que querías ser cantante?
Desde pequeño, aunque no fue hasta los 17 años cuando decidí comenzar a formarme y a realizar mis primeras actuaciones de un modo más consciente y profesional.
• ¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tus comienzos?
Mayormente artistas flamencos de mediados y finales del siglo XX.
• ¿Cuáles son tus cantantes o músicos favoritos?

Tengo gustos muy dispares, pues me siento un enamorado de todo aquello que musicalmente desprenda un valor importante, por tanto podría nombrarte a Chavela Vargas, Enrique Morente, Lole y Manuel, Juanito Valderrama, Pepe Pinto, Caetano Veloso, Aretha Franklin, Compay Segundo, Triana, ... y muchísimos artistas actuales, pero no acabaríamos la lista nunca (risas).
• ¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?
Me siento muy cómodo en el flamenco, que es el género musical en el que me inicié, pero con el tiempo he conocido y aprendido a valorar otros géneros musicales y vertientes que me satisfacen en otras muchas ocasiones.
• Cuéntanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu voz o tu experiencia profesional.
Mi nombre artístico nació de manera anecdótica. Yo escuchaba saetas del cantaor Manuel Centeno para cantarlas en Granada en Semana Santa y de ahí derivó en mi apelativo “Centenillo”.
Hay gente que cree que es mi apellido, pero no, me llamo Iván Vilchez Pérez, pero en el mundo del flamenco suena un poco a médico de urgencias (risas).
• ¿Qué opinas de la situación actual de los músicos y los cantantes?
Es una situación compleja dado que hay mucha competencia y muchísimos artistas, lo cual es buenísimo, pero hace que tengas que estar reciclándote constantemente para seguir en el candelero. 
Por otro lado, lo positivo de todo esto, es que muchos artistas están tomando iniciativa propia para llevar adelante sus carreras, eso te hace aprender de muchos más ámbitos que complementan al plano musical.
• ¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a cantar?
Formarse constantemente, pues nunca se llega a saber todo y somos meros aprendices de nuestra profesión.
Y lo más importante ser humilde y honesto y mantener siempre los pies en el suelo.
• ¿Quieres añadir algo más sobre tu relación con la música?
Daros las gracias por premiarme en 2014 y por darme la oportunidad, en esta ocasión, de compartir con vosotros y todos vuestros seguidores mis inquietudes.
• ¿Dónde pueden hallar nuestros lectores más información en la red sobre ti?
En cualquier red social.
Facebook: Iván Centenillo 
Twitter: @ivancentenillo
Instagram: @ivancentenillooficial

La ruta de Camarón de la Isla, genio del cante flamenco


Casa natal de Camarón de la Isla
Quiero en este reportaje gráfico rendir mi reverencia a un revolucionario del cante flamenco, el cantaor nacido en "La Isla de León", como es apodada la ciudad gaditana de San Fernando, donde ha sido un placer visitar sus monumentos históricos (no olvidemos que es una ciudad referente del constitucionalismo, por ser donde se firmó la primera Constitución). 

En realidad es una isla-istmo, realmente era en tiempos griegos un conjunto de islas (las llamadas Erytheia y Kotinoussa), pero no hay que dejar de observar sus ecosistema de marismas o antiguas salinas, que le confiere aún hoy su idiosincracia de pseudo isla. Se puede acceder por carretera y tren o a través del cercano aeropuerto jerezano (a media hora de distancia). Su belleza es impresionante, su pintoresquismo auténtico cien por cien y su paisanaje amable, acogedor, generoso y simpático a raudales.
Peña de Camarón de la Isla

Es un lugar de ineludible visita su humilde casa natal, de entrada gratuita, convertida en una especie de "santuario" en memorial suyo, sita en C/. Carmen (como curiosidad, recordar que esta misma palabra viene del latín: "canto, música, poema, conjuro, hechizo" que todo eso y más es lo que hacía Camarón cuando se expresaba con los melismas que fluían como oleadas de fuego sonoro de su garganta), en el núm. 29 (en el popularmente llamado "barrio de las callejuelas") donde le atenderán Silvia y Belén con cortesía y amabilidad exquisitas y realizarán una visita guiada realmente inolvidable. 

Yo misma disfruté cantando allí un bis, Las Morillas de Jaén, esa canción de origen árabe/medieval transcrita por Lorca (uno de cuyos más inspirados versos sobre la guitarra se halla en el patio central) y unas cadencias andaluzas, ¡de destacar su buena acústica!

Patio comunal Casa de Camarón
Su domicilio natalicio es actualmente un centro de interpretación de su figura, remozado, que conserva su fachada intacta por ser de la llamada piedra "ostionera" (un conglomerado de moluscos) y en el centro de su estructura el tradicional "patio  de vecinos" o patio comunal, cuyos orígenes como forma de vida se remonta a la época romana.

Camarón vivió allí hasta su primer contrato profesional como cantante, para el cual tuvieron que falsificar su edad diciendo que ya era mayor de edad cuando en realidad no llegaba a dieciséis años, para poder cantar en Madrid. De hecho, sus padres no veían claro que se fuera del hogar y el director de la compañía decidió contratar a una persona de confianza de la familia, el cantaor Rancapino para que fuera con él. Este maestro sigue vivo aún y suele vérsele aún por la Venta de Vargas.

Todos los locales tenían a la sazón que estar cerrados a las diez de la noche pero hubo un día en que se encontraba en la Venta de Vargas (cantando Camarón) el gobernador de Cádiz, máxima autoridad, y llegó la Guardia Civil para pedir explicaciones por estar abierta. El dueño de la Venta le dijo al guardia que pasase al fondo y le dijera al "cliente" que saliera, cuando se dio cuenta de quién se trataba (el gobernador), el mismo se retiró, pero al día siguiente decretó que la Venta de Vargas fuera un Servicio de Auxilio de apertura 24 horas, cuyo único requisito era que contuviera un botiquín y un teléfono público. 

Era el único local que podía permanecer abierto día y noche. Al no tener necesidad de cerrarla, el dueño una nochebuena que quiso cerrarla para celebrarla en familia no pudo al no encontrarla (por no usarla).
Casa natal de Chato de la Isla
En la Peña del Chato de la Isla

En la misma calle Carmen, en el núm. 14, se halla la casa natal de otro grande del cante, el hijo predilecto de San Fernando, José Llerena Ramos, "Chato de la Isla", cuya peña se encuentra no muy lejos, cerca del colegio Reina de la Paz.

Los amantes del flamenco también deberían visitar la peña de mismo nombre, en el Parque Sacramento y su mausoleo, el monumento funerario más visitado de España, realmente impresionante, en el cementerio isleño, no lejos del Parque Almirante Laulhé. 

Y por supuesto, la aludida célebre "Venta de Vargas", la casi centenaria catedral del cante, visitable ex profeso de 12 a 13 horas por un módico precio, donde han desgranado sus filigranas flamencas todos los cantaores y cantaoras de prestigio del mundo, donde hay anexo otro impresionante monumento en bronce.

Rindiendo homenaje en la tumba de Camarón
El 9 de junio habrá en la plaza de toros de San Fernando un importante concierto, "Leyenda y Revolución", que os recomiendo totalmente, en homenaje a la figura eximia de Camarón de la Isla, con motivo de los 25 años de su fallecimiento, cuyas entradas pueden adquirirse en El Corte Inglés. Se subirán al escenario los cuatro hijos de Camarón, algo inédito, así como contará con la actuación de muchos artistas invitados de la talla de Parrita, José el Francés, Chonchi Heredia, la Susi, la Chata, Chato de Málaga, etc...

Y no olviden visitar también Algeciras, a apenas una hora de distancia, donde podrán recorrer los lugares referentes a otro revolucionario del flamenco, que fue el alter ego, podríamos llamar, de José Monge Cruz, el sin par guitarrista, su acompañante, también mítico, Paco de Lucía, con el cual compartió discografía entre 1969 ("Al verte las flores lloran") y 1977 ("Castillo de arena").

Más información:
https://www.facebook.com/TurismoSanFernando

Sala de audiciones








Algunas cosas que aprendí sobre violín flamenco con “Batio”

En el país del flamenco es más fácil encontrar clases de blues, de jazz manouche, o de música irlandesa que de flamenco. Quizá esto es así porque realmente los flamencos hasta hace poco no habían estudiado en academias, es difícil de enseñar como una disciplina musical más, antes hay que haberlo vivido y sentido, hay que haber estado en reuniones flamencas, en tablaos, empapándote de los ritmos, las cadencias, los diferentes sabores de cada palo, habiendo pillado antes que nada cómo llevar el compás con las palmas, porque de otra manera, y aunque seamos unos maestros en nuestro instrumento, va a ser muy complicado que nos entre en la cabeza y lo más seguro es que nos convirtamos en esa típica persona que no sabe ir a compás, no sabe cuando entrar y salir y lo fastidia todo.

Por eso no me perdí la clase que hace unas pocas semanas impartió Barnabás Hangonyi “Batio” en la nueva sala Chalura, en Santa Eugenia, Madrid, donde parece que podremos empezar a disfrutarse flamenco en vivo de forma habitual. Y aunque fue intensa se nos hizo muy corta, apenas un entrar a vislumbrar en este género tan cercano, inmenso y a la vez tan dejado de lado.

El ritmo

Probablemente lo más importante y lo más complicado de interiorizar.

En la clase de Batio hablamos del ritmo en los palos de 4 tiempos, como los tangos, la rumba, los tientos o la zamba. La principal particularidad es que en los ritmos se remarcan el segundo tiempo y, sobre todo, el cuarto, aunque luego la melodía pueda tener los acentos en su lugar habitual.

Un modo de sentirlo es hacer palmas en las partes 1, 2 y 3 del compás y marcar el 4º tiempo sólo con el pie. A partir de ahí, se pueden hacer muchas variaciones.

 

Pero lo mejor es escuchar. Aquí tenéis una base rítmica de tangos en la que se aprecia ese destacado de la cuarta nota, en el que las palmas, que hacen 2 corcheas-negra-negra, omiten el cuarto tiempo, que se deja para el bombo.

Escalas

La escala frigia.

Aprendimos algunas de las escalas que mejor se adaptan al flamenco. Entre ellas la escala frigia es probablemente una de las más populares para sonar “con aire español”.

Su estructura es esta (en el ejemplo, escala de La frigia):

Hay que tener en cuenta que a menudo los flamencos no nombran la escala con el nombre de la nota raíz. Por ejemplo, en el pentagrama anterior tenemos una escala de La (en modo frigio). Pero además, las notas corresponden exactamente con las de una escala de Re menor natural, y así a la escala anterior también se la llama “escala de Re flamenca”. El sistema para hallar la correspondencia es que la escala frigia estaría a un intervalo de quinta de la escala flamenca (aunque en realidad sean la misma escala) Así, la escala de La frigia se llamaría también escala de Re flamenca.

Escala zíngara.

La escala zíngara, o escala hispano-árabe es otra estructura que encaja muy bien en los palos flamencos. Se caracteriza por tener dos intervalos aumentados (entre las notas 2-3 y entre las notas 6-7) que le dan un aire muy exótico, de reminiscencias árabes.

Ésta es su estructura:

Escala octatónica o “de Bartok”.

Esta escala, llamada así porque consta de 8 notas en una sola octava, en lugar de las 7 habituales, es bastante utilizada por los músicos de  jazz, donde también la llaman escala disminuida, ya que también equivale a tener dos acordes de séptima disminuida unidos. Su peculiaridad principal, aparte de eso, es que tiene una estructura de tono/medio tono alternados, comenzando con el medio tono, como las otras escalas mencionadas.

Es una escala moderna y elegante, con la que quedarás bien en cualquier circunstancia.

Ésta es su estructura:

Armonía: cadencia flamenca

Después de practicar un poco las escalas y los ritmos probamos a improvisar un poco con una típica progresión de acordes flamenca, lo que se suele llamar “una cadencia”.

Para encontrar acordes que nos sirvieran partimos de la escala frigia, y construimos los acordes que se forman apilando las notas en intervalos de terceras, de modo que obtenemos:

 

Notaréis que he usado la nomenclatura anglosajona, que utiliza las primeras letras del alfabeto, para los nombres de los acordes, ya que es lo más habitual en contextos no clásicos.

Para más información, podéis leer este artículo sobre escalas e intervalos.

Una cadencia flamenca habitual la forman los grados I, II, III y IV de la escala, a menudo tocados en formato descendente, y con esa base y esos acordes es como nosotros estuvimos improvisando un rato:

Lo ideal es trabajar sabiendo siempre en qué acorde estamos. Aunque estemos improvisando sobre la escala flamenca, debe sentirse el acorde sobre el que estamos en cada momento, para que se sienta el movimiento armónico.

El cierre

El cierre en flamenco es el remate de una sección, que puede ser final o un punto de reposo para empezar otra vuelta. Se caracteriza porque no es exactamente igual que el resto de la pieza, terminando sin finalizar el último compás, ya sea rematando en la parte 1, 2 o 3 del compás.


Y aquí la clase llegó a su fin. Ya sólo quedó tocar con un guitarrista que nos invitó a acompañarlo mientras tocaba y cantaba un bonito tema propio con el que terminar la jornada.

Es posible que estas clases se empiecen a realizar de forma periódica, en Deviolines estaremos atentos para ir informando, porque es una experiencia que no deberíais dejar pasar.

Si queréis más material, no dejéis de leer este artículo sobre un libro que publicó el maestro Ernesto Briceño hace un par de años.


Más información sobre Batio: http://uflamenco.com/docente/batio-hangonyi/