FANDANGOS

Le fandango.Pierre Chasselat (1753-1814)
Imagen: Wikipedia
"Qué cosas las mujeres hoy más desean, un cortejo, un fandango y no ser fea...” 
        El jardinero celoso, tonadilla de Pablo Esteve (1730-1794) 


Aunque por lo general el término Fandango  se asocia al  flamenco, hoy veremos que esta danza popular, que devino en palo del cante jondo, hizo, a lo largo de su recorrido histórico,  una parada en la música clásica.

El fandango se conoce como danza popular desde finales del siglo  XVII. En el s. XVIII se convierte en el baile nacional por excelencia calando y causando verdadero frenesí en todos los ambientes y capas sociales, incluidos los cortesanos:

"Conocí esta danza en Cádiz, es famosa por sus pasos voluptuosos y se ve ejecutar actualmente en todos los barrios y todas las casas de esta ciudad. Es aplaudida de modo increíble por los espectadores y no es festejada solamente por personas de baja condición, sino también por la mujeres más honestas y de posición más elevada". Esta descripción que hace del fandango el deán del Cabildo de Alicante de 1712....es una de las primeras noticias que tenemos de este baile. (Josep Crivillé i Bargalló)

Recordemos que  en el siglo XVIII la filosofía de la Ilustración defendía lo natural y lo sencillo y quizás como consecuencia de ello la aristocracia gustaba mucho de "lo popular" (por natural y sencillo, claro) de tal manera que esto, lo popular, conquistó las cortes y los salones más elegantes.
Hay quien llamó "majismo" a la versión española de este fenómeno por la frívola imitación que de las majas y majos (gente del pueblo) hacían las clases elegantes; ved cómo nos lo describe Don Ramón de la Cruz:
Señoras y señores de alta alcurnia se visten de majos, asumen sus gustos y ademanes, sus bailes y canciones...los fandangos, boleros y seguidillas acompañados de guitarras y castañuelas, propios de la Tonadilla, desbancan a los minuetos y las contradanzas.

Los grandes compositores no se quedaron al margen de estas modas e incluyeron con frecuencia aires y danzas populares en sus obras; Mozart, Gluck, Antonio Soler, Scarlatti o Boccherini cuentan con famosos fandangos entre sus producciones.

El fandango que os propongo escuchar aquí forma parte del Quinteto con guitarra en re mayor G448 de Luigi Boccherini (aquel violonchelista y compositor  italiano afincado es España que trabajó al servicio del Infante Don Luis de Borbón).  Constituye el último movimiento de un quinteto en el que tanto la guitarra como las castañuelas, brillantemente utilizados,  dan ese aire españolizante propio del "majismo" de la época.

Escuchemos el fandango completo:


En esta versión lo encontramos ya empezado pero podemos ver instrumentos de la época, el aire es más rápido y la puesta en escena muy elegante.


En 1999 dos grandes directores de cine, Carlos Saura  y  Bigas Luna, incluyeron este famoso fandango en sus respectivas recreaciones de la época goyesca.
Veamos en primer lugar un fragmento de   Goya en Burdeos  dirigida por  Saura (pinchad el enlace si queréis verla, os la recomiendo)



En  Volaverunt, la película dirigida por  Bigas Luna, tenemos otro excelente ejemplo del furor que el fandango causaba en la época de Goya.

          


A los melómanos os enlazo los más "clásicos" fandangos de la Historia.
Pero....¿Qué ocurrió después con el fandango? Pronto o sabremos.

------------------------------------------------------------------------------------------
Entradas relacionadas: Noctámbulos madrileños

Fuentes y enlaces de interés:
  • Antonio Martín Moreno: Historia de la música española. 4. Siglo XVIII. Alianza Música
  • Crivillé i Bargalló, Josep, Historia de la música española. 7.- El Folklore Musical, Alianza.
  • Andrés Ruiz Tarazona, Fº de Paula Cañas Gálvez : Luigi Boccherini y su época. Boccherini; quintetos con guitarra. Clásica El País. BBVA

Samuel Barber: música “bella e semplice”

Samuel BarberEn este año 2010 coinciden las celebraciones del centenario del nacimiento de numerosos compositores: tras Pergolesi (300 años) y Chopin (200 años), llega hoy el turno del estadounidense Samuel Barber (100 años), con el cual no se acaba todavía la lista de “nacidos en el 10″.

Aunque Barber tal vez no sea tan famoso como los otros dos compositores citados, sí es muy conocida una de sus obras, o mejor dicho, las dos transcripciones que realizó de parte de una obra que compuso en su juventud. Lo que originariamente era el segundo movimiento de un cuarteto de cuerda dio lugar a una obra orquestal cuyo escueto título es Adagio for Strings (Adagio para cuerdas) y más tarde también a un Agnus Dei para coro a 8 voces mixtas.

Fue Arturo Toscanini, impresionado por esta pieza que definió como “semplice e bella”, quien animó al compositor norteamericano a realizar la primera de esas dos transcripciones y la estrenó al frente de la NBC Symphony Orquesta en 1938.

Debido a su gran expresividad, esta obra ha sido incluida en la banda sonora de varias películas, entre las cuales destacan El hombre elefante y Platoon, en las que consigue exaltar los sentimientos de tristeza y de dolor frecuentemente presentes tanto en los dos guiones como en las duras imágenes que se suceden en la pantalla. Por la misma razón, el Adagio para cuerda ha acompañado numerosos acontecimientos tristes, como por ejemplo los funerales de personalidades como Albert Einstein, John F. Kennedy y Grace Kelly, el anuncio radiofónico de la muerte de Roosevelt  y varias conmemoraciones de las víctimas del atentado terrorista contra las torres gemelas del World Trade Center. El siguiente vídeo se refiere a uno de esos homenajes, ofrecido 4 días después de la tragedia por la Orquesta Sinfónica de la BBC, dirigida por Leonard Slatkin.

Os propongo también la audición de la versión vocal, escrita sobre el texto litúrgico Cordero de Dios, imaginando que también a vosotros, al igual que me ocurre a mi, os resultará imposible decidir cuál de las dos versiones es más bella. La interpretación es del coro Ex Cathedra dirigido por Jeffrey Skidmore.

La entrada Samuel Barber: música “bella e semplice” ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Actualización pedagógico-musical (IV)

actualización pedagógico-musical

Laura García Marín

Con las dos últimas conferencias en programa, finalizaron ayer las Jornadas de actualización pedagógico-musical organizadas por el Centro de Profesorado de Marbella-Coín. La primera, titulada La Emancipación de la Viola, fue a cargo de Laura García Marín, profesora superior de Viola y docente del Conservatorio Profesional de Música de Fuengirola.

La ponente justificó la necesidad de dedicarle una conferencia a su instrumento debido al desconocimiento generalizado sobre él. Lamentablemente eso es cierto: tanto los melómanos como los intérpretes de otros instrumentos suelen conocer la viola sólo por su participación dentro del repertorio orquestal y camerístico, en el que ejecuta una parte de relleno raramente interesante por sí misma y casi siempre a la sombra de su hermano más famoso, el violín. Tanto es así que la mayor parte del gran público no consigue distinguirla de este instrumento.

Sin embargo la viola, además de ser capaz de interpretar efectivas transcripciones de otros instrumentos (sobre todo del violín y violonchelo) que resultan muy sugestivas gracias a su timbre cálido y fuertemente expresivo, posee un repertorio solistíco de primera magnitud sobre todo a partir de finales del setecientos: como ejemplo valga la Sinfonía concertante para violín, viola y orquesta de Mozart, en la que, además de apreciarse la absoluta igualdad con la que el compositor de Salzburgo ha tratado los dos instrumentos, también se puede comparar la apariencia y el timbre de éstos de la mano de David e Igor Oistrakh, dirigidos por otro gran violinista y violista, Yehudi Menuhin, que en esta ocasión deja el arco por la batuta:

Laura Marín siguió su interesante conferencia explicando algunas de las razones históricas por las que la viola ha necesitado emanciparse, entre las cuales hay que destacar: sus características constructivas -esto es, la necesidad de encontrar el equilibrio entre la mejor sonoridad, para la que se necesita una gran caja de resonancia, y la mayor comodidad para el ejecutante, que disminuye al aumentar las dimensiones del instrumento- y la escasa dedicación de los compositores hacia ella, también debida al hecho de que la mayor parte de los violistas, durante siglos, han sido violinistas de pocos recursos técnicos que se pasaban a la viola porque su repertorio orquestal, como decíamos, solía ser un sencillo relleno armónico que no necesitaba mucha agilidad ni tampoco el empleo de las posiciones más agudas.

El ciclo de conferencias terminó con La música y la imagen en Antón García Abril, ofrecida por Paula Coronas Valle, doctora en Ciencias de la Comunicación y profesora de Piano del Conservatorio Profesional de Música Manuel Carra de Málaga. Especialista en la obra de Antón García Abril (Teruel, 1933), a la que ha dedicado y sigue dedicando buena parte de su actividad bibliográfica (incluyendo su tesis doctoral), discográfica y concertística. Con tales premisas, era muy previsible el alto grado de profundización y rigor que caracterizó la ponencia de la pianista malagueña, a la que podemos escuchar en el vídeo siguiente, estrenando Alba de los caminos, del compositor turolense, junto con el García Abril Quartett.

La entrada Actualización pedagógico-musical (IV) ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Kaiserquartett

BerlínLa melodía del himno nacional alemán fue compuesta por Franz Joseph Haydn con fines patrióticos que en absoluto estaban relacionados con Alemania, entre otras razones porque ésta todavía no existía como Estado unificado sino como rompecabezas de  más de 30 territorios. Haydn, que nació muy cerca de Viena, en realidad compuso esta melodía para su emperador: en efecto, su título original, y su primer verso, era Gott erhalte Franz den Kaiser (Dios salve al emperador Francisco). Con los cambios necesarios para adaptarlo a la sucesión al trono, siguió como himno del Imperio Austrohúngaro hasta el fin de la I Guerra Mundial.

Fue entonces cuando esta melodía  pasó a servir como himno de Alemania con un texto escrito en 1841, 30 años antes de la unificación.

Deutschland, Deutschland über alles
über alles in der Welt

(Alemania, Alemania sobre todos,
sobre todos en el mundo)

El texto suena algo duro a los oídos de los ciudadanos del siglo XXI, empujando fácilmente al equívoco sobre el significado  de esas palabras para el himno de un país que tuvo, en un pasado todavía no demasiado lejano, unas ambiciones expansionistas que causaron la más trágica de las guerras que ha vivido la humanidad.

Sin embargo, la intención del autor era animar a abandonar los intereses individualistas de los muchos estados, algunos tan pequeños como ciudades, para unirse en una única nación.

Von der Maas bis an die Memel,
von der Etsch bis an den Belt

(Desde el río Mosa hasta el río Niemen,
Desde el río Adige hasta el Belt)

Otros dos versos de la primera estrofa resultan molestos, y con razón, para varios países: los ríos que se indican como fronteras germanas están incluidos en la actualidad en los territorios de Francia, Bélgica, Holanda, Bielorrusia, Lituania, Italia y Dinamarca. Sin embargo, también en este caso debemos perdonar al autor del texto, ya que éstas eran más o menos las fronteras de aquella época.

Estas razones fueron suficientes para que esta estrofa fuera excluida del himno oficial de la Alemania reunificada. Tampoco está la segunda estrofa, también trasnochada:

Deutsche Frauen, deutsche Treue,
Deutscher Wein und deutscher Sang
Sollen in der Welt behalten
Ihren alten schönen Klang

(Mujeres alemanas, lealtad alemana,
Vino alemán y canciones alemanas
Seguirán muy altamente estimados
En todo el mundo)

En fin, el himno de la República Federal de Alemania sólo tiene una estrofa, la siguiente:

Einigkeit und Recht und Freiheit
Für das deutsche Vaterland!
Danach lasst uns alle streben
Brüderlich mit Herz und Hand!
Einigkeit und Recht und Freiheit
Sind des Glückes Unterpfand;
Blüh im Glanze dieses Glückes,
Blühe, deutsches Vaterland.

(Unidad, justicia y libertad
Para la patria alemana;
Eso persigamos todos
Fraternalmente con el corazón y las manos.
Unidad, justicia y libertad
Son el voto de la felicidad;
Florece con el brillo de esa suerte,
Florece, patria alemana.)

De las muchas versiones de esta melodía, he dejado para el final la mejor: las variaciones que compuso el mismo autor del tema, Haydn, como segundo movimiento del Cuarteto op. 76 nº 3, conocido, obviamente, como Kaiserquartett (Cuarteto “Emperador”).

Sirva esta entrada como prólogo a mis vacaciones berlinesas que empiezan mañana, como homenaje a ese estupendo país que es Alemania y a sus habitantes y, una vez más, a Franz Joseph Haydn, que seguiremos recordandando durante todo este año, por ser el 200º desde su muerte.

La entrada Kaiserquartett ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Obras didácticas para violín IV

Cuarta y última entrega de las obras para varios violines. Se trata de 15 villancicos navideños para 2, 3, 4 y 5 violines.

En mi experiencia docente han sido bastante útiles, principalmente por tres razones:

  1. proporcionan experiencias musicales de conjunto a alumnos/as que, literalmente, acaban de empezar, gracias a que en varias de estas piezas hay bordones de cuerda al aire o primer dedo, u ostinati de pocas notas.
  2. permiten impartir una clase colectiva provechosa para todos los componentes del grupo, por muy heterogéneo que éste sea, debido al diferente nivel de las distintas partes;
  3. motivan mucho al alumnado al ser muy significativos para el mismo.

Los podéis visionar y bajar desde la sección de descargas.

La entrada Obras didácticas para violín IV ha sido publicada primero en educacionmusical.es.