Talleres de rítmica Dalcroze en el Conservatorio de Gijón: vídeo

En el Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón hemos puesto en marcha unos talleres musicales para alumnos de danza, inspirados fundamentalmente en el método de Émile Jaques-Dalcroze, con influencia de otros métodos activos como los de Kodaly, Orff o Willems. Estoy muy agradecida porque esta idea haya salido adelante y porque estos talleres me permiten enseñar música de una manera efectiva a la vez que divertida, tanto para los alumnos como para mi.
Si no conocéis el método Dalcroze, os animo a leer esta entrada que le dediqué en el blog hace unos años y cuyos puntos principales resumo a continuación: Método Dalcroze: rítmica.
Dalcroze quería solucionar los problemas que veía en los estudiantes de música y para ello desarrolló estrategias educativas que incorporaban el movimiento, pues creía que la musicalidad debía surgir del propio cuerpo. Había trabajado un tiempo en Argelia y allí los ritmos africanos habían despertado su curiosidad sobre la relación entre el ritmo y el movimiento. 
Su método de enseñanza se basa en tres áreas fundamentales: la rítmica, el solfeo y la improvisación. La parte más conocida es la rítmica (conocida en inglés como "eurhythmics"), que se basa en el movimiento del cuerpo para desarrollar el sentido rítmico-musical.
Muchas de sus estrategias para la enseñanza del solfeo las pongo en práctica en mis clases de lenguaje musical, especialmente en lo que se refiere a la educación auditiva, al trabajo de escalas (que adaptaba de Do a Do') y a la improvisación.
Respecto al trato a los alumnos, es importante crear un clima de confianza y seguridad, que favorezca la expresión y la creatividad. Hay que evitar las conductas represivas: no resaltar que algo se hace mal. Es muy difícil aprovechar este tipo de clases si los alumnos se sienten cohibidos o juzgados. Con el trabajo grupal, los propios alumnos se irán adaptando a los demás en la medida de sus posibilidades.
En el siguiente vídeo se muestra a alumnos de enseñanzas profesionales de danza del Conservatorio de Gijón en sus primeros talleres de rítmica, realizando algunas actividades Dalcroze y Kodaly. Sus respuestas son espontáneas: los ejercicios no están preparados antes de la grabación. 
- Podemos ver cómo ilustran con movimiento la anacrusa, crusa y metacrusa (la preparación antes del acento, el acento y el momento posterior al acento) como si se tratase de un partido de tenis imaginario. 
- También los vemos improvisar movimientos con distintas figuras musicales al tempo del piano (que también improvisa): vemos a alumnos caminar a ritmo de negras, otros a ritmo de corcheas, saltar a ritmo de semicorcheas al entrar en aros grandes o lanzar blancas al entrar en aros pequeños. En otros ejercicios, reaccionan moviéndose de una u otra forma según cuál sea el ritmo predominante que escuchen al piano.
- Por parejas, se pasan una pelota por el aire al escuchar un intervalo ascendente. Si el intervalo que escuchan es descendente, se pasan la pelota rodándola por el suelo.
- Percuten, leen o cantan tarjetas rítmicas y melódicas. Sus compañeros deben reconocer auditivamente qué hay escrito en cada tarjeta.
- Aprenden canciones con percusión corporal y movimiento, en este caso una adaptación del canon Banaha. Tenéis partitura y consejos para su interpretación en la maravillosa web de María Jesús Camino: Canción Banaha.
Que disfrutéis del vídeo. Es solo una pequeña muestra de las muchas actividades que estamos haciendo. Gracias a los alumnos de danza por participar en la grabación y al Conservatorio Profesional de Música y Danza de Gijón, especialmente al departamento de danza, por confiar en mi propuesta para realizar estos talleres.


Si os gustan mis vídeos de pedagogía musical, os animo a suscribiros al canal de YouTube.

O MONSTRO DE CORES

CHEGOU A REVOLUCIÓN !

A biblioteca do cole está en proceso de cambio. Imos facer a biblioteca que queremos!

En todas as clases aportáchedes ideas sobre como vos gustaría que fora, a partires deste curso, a biblioteca do colexio.

Na clase de música faremos un conto para que estea sempre na biblioteca, pero non será un conto calquera, será un CONTO MUSICAL.

E xa que estamos en plena revolución de sentimentos, porque Inzilbeth, a nosa queridiña mascota, tivo que marchar repentinamente, que mellor conto que "O MONSTRO DE CORES".

Os alumnos de 3º curso faredes unha versión musicada dese fantástico conto.

Teredes que escribir as partituras, escribir o conto en papel, interpretar o conto cos instrumentos e gravalo para que todo forme parte da nova biblioteca. 

Pasarémolo moi ben pero teremos moito traballo!

Empezamos con algunha información sobre o conto.





Premede no debuxo e repasaremos as diferentes cores!




E agora premede na imaxe e lede con moita atención porque hai que empezar a compoñer.