Cuatro cuestiones respondidas sobre el canto

Por Isabel Villagar, Profesora de Canto on line

Os comparto a continuación un pequeño cuestionario que que respondí para un trabajo de investigación solicitado desde América.

1. ¿Que es el canto lírico y la técnica lírica?

El canto lírico es una particular manera de cantar fundamentada en la técnica lírica, desarrollada en Europa a partir de 1600 DC.

El nacimiento de la ópera en Italia tuvo como consecuencia el desarrollo de la técnica vocal ya que las demandas de los teatros exigían a los cantantes que se escucharan las voces en espacios cada vez más grandes.

Lo que surgió en la Camerata de los Bardi en Florencia se expandió rápidamente por Italia y se convirtió en un fenómeno de masas, equiparable al lo que sucede hoy en día con el fútbol.

Se podría decir que la técnica del canto lírico lo que busca es potenciar la voz en sus tonos más potentes por no poder utilizar un sistema de amplificación artificial y estos tonos se encuentran fundamentalmente en la tesitura aguda.

Para cantar las nota más agudas del registro vocal es necesario entrenar la voz trabajando la dosificación de la presión del aire y la estimulación de los espacios de resonancia de la cara y el cráneo para no dañarla.

Cuando se consigue, la laringe está libre y no hay ningún tipo de tensión que pueda dañarla. Es lo que se conoce por belcanto ya que esta particular forma de cantar, modulando la intensidad del sonido y manteniendo un timbre uniforme en toda la tesitura del cantante resulta de una belleza singular.

2. ¿Está de acuerdo con el hecho que un cantante académicamente formada interprete música popular?

Soy de la opinión de que un cantante debe recibir formación musical y de técnica vocal independientemente del estilo que se cante. Esto facilitará su autonomía artística y le proporcionará las herramientas necesarias para desarrollar una carrera.

Cuando una persona accede a la formación reglada en un conservatorio debería poder elegir entre música clásica, moderna o popular.

La base de la técnica vocal es igual para todos pero cada estilo tiene sus particularidades. Creo que un cantante que conozca esas particularidades podría interpretar varios estilos.

De hecho hay cantantes como por ejemplo Paula Anglin que empezó cantando rock, después canto jazz y acabó en la ópera o Carmen Lundy que empezó cantando lírico y ahora es una reputada cantante de jazz.

En cualquier caso, conocer el propio instrumento y sus posibilidades sería recomendable independientemente del estilo y la carrera que se quiera desarrollar.

3. ¿Considera que un cantante popular debería aprender técnica vocal?  
Creo que todo el mundo debería conocer la mejor manera de utilizar su instrumento y por ende debería trabajar las bases de la técnica vocal.

Obviamente esto difiere del entrenamiento que se necesita para ser cantante lírico.

Adquirir las bases de la técnica vocal no es lo mismo que desarrollar al máximo todo le potencial de la voz que es lo que se le pide a un cantante lírico, el cantante de música popular al ir amplificado desarrolla otros aspectos de la voz y otros recursos, diferentes pero no por ello menos importantes.

Un cantante de música popular que adquiera las bases de la técnica vocal está protegiendo su carrera y su futuro.

4. ¿En qué sentido puede verse afectada la música popular cuando es interpretada por un cantante académico?

Si por cantante académico entendemos un cantante lírico...

Pues lo que puede suceder es que si no conoce las particularidades del estilo y los recursos que son propios a la música popular podría querer llevar la música popular al estilo lírico queriendo subir las tesituras (porque para él sea más cómodo cantar en las notas agudas) o cantar con un sonido demasiado puro sin tener en cuenta los adornos, los ataques, las características rítmicas de la música popular, etc.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

@ Isabel Villagar, Profesora de Canto On Line

´ Cállate la boca ´ (?!?!?!)

Por Isabel Villagar, Profesora de Canto on line

O "mejor no cantes", "que mal cantas, cállate", o "me molesta oírte"... 

Son frases que algunos de mis alumnos me han contado que les decían cuando eran pequeños en su casa o cuando cantaban en el coro en el colegio.



Desde estas líneas me gustaría llamar la atención sobre lo nocivo y peligroso que puede ser este lenguaje, sobre todo en los niños que son una hoja en blanco en la que los mensajes se escriben con fuerza y en ocasiones duran toda la vida.

Recuerdo el caso de una alumna que decidió asistir a clases de canto porque sabía que tenía una asignatura pendiente con su voz, de hecho me contó que cuando era pequeña siempre le decían que se callara e incluso le ponían el chupete o la mano en la boca, a la fuerza, para hacerla callar.

El cuerpo tiene memoria y se ve que, en este caso, le dio la orden a su cerebro de que no era bueno expresarse. 

Las clases de técnica vocal fueron para ella una oportunidad de auto descubrirse y de liberar su voz.

Aún recuerdo el día en que consiguió cantar libre.... Se le humedecieron los ojos, me abrazó y me dio las gracias porque ahora sabía que iba a poder cantarle a su nieta que estaba a punto de nacer.

Como padres, como docentes y personas que estamos rodeados de niños tenemos que ser conscientes de que castrar la expresión de los niños es algo muy perjudicial para su desarrollo, en el caso de que quieran cantar o recibir una formación musical no deberíamos hacerles sentir mal por hablar, cantar, hacer música...

Puesto que puede mentalmente limitarles en su desarrollo por generarles un conflicto personal del tipo, si hago ruido soy un niño malo que no merece amor.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Profesora de Canto On line

Prevención de riesgos laborales relacionados con la voz en docentes

Por Isabel Villagar, Coach Vocal 

Siempre me he preguntado por qué cuando un profesor/a accede a su puesto de trabajo no se le dota de la formación y herramientas necesarias para un correcto y eficiente uso de su voz en el aula, ya que es ésta un condicionante esencial en el ejercicio de su labor diaria.

Siempre es mejor prevenir que curar y seguramente si se estudiara el dinero que se ahorran los empresarios por prevenir disfonías compensaría la inversión en la formación.

Por otro lado, dentro de la prevención hay que tener en cuenta que para mantener la voz en pleno rendimiento es necesaria una correcta hidratación. 

Por esta razón en todos los centros educativos debería estar a disposición de todos los docentes una fuente con agua. He observado que en la mayoría de los casos no es así y es el propio profesor el que tiene que traerse el agua de casa, por eso, quizá se hidratan menos y están expuestos a padecer disfonías. 

Cuando he impartido formación de técnica vocal para docentes he constatado que la mayoría de ellos en algún momento de su ejercicio profesional y por diversas razones ha padecido algún problema vocal.

La falta de formación en riesgos laborales puede llevar al docente a no solicitar la ayuda pertinente simplemente por desconocer que los servicios de prevención de riesgos laborales tienen que hacerse cargo de los mismos.

Son muy pocos los casos en los que los docentes han acudido al servicio de prevención de riesgos laborales de su empresa para solicitar la ayuda adecuada en forma, por ejemplo, de micrófonos, de adecuación del espacio, etc... 

A veces tengo la sensación de que la falta de información o de valoración en la carrera profesional de los docentes de este tipo de formación pudiera ser incluso intencionada con el fin de no dotar a todos los docentes de las consiguientes ayudas a las que tiene derecho.

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Coach Vocal

Lola López: confianza, ilusión y energía por amor al canto

Hoy entrevistamos en nuestro cuestionario "Cantantes del Siglo XXI" a una de las ganadoras de nuestro concurso internacional virtual, Lola López, espero disfrutéis con sus sabias respuestas:

¿Cuál es la primera experiencia que recuerdas con la música?
Es curioso, siempre me ha gustado cantar, con lo que recuerdo ser muy pequeña, estar al sol en la terraza de una amiga, una niña vecina del bloque de pisos donde yo vivía, jugando con muñecas. Mi muñeca era cantante, y cantaba una de las canciones de Ariel, la sirenita de Disney. Yo debía tener unos 6 años y mi vecina me decía, cantas muy bien, de mayor podrías ser cantante y yo sonreía.  

¿En que momento decidiste que querías ser cantante?
Como vocación, no podría decir en que momento porque ha sido un sueño que me ha acompañado desde muy muy pequeña, y aunque mis padres me apoyaron y siguen haciéndolo siempre tuve la iniciativa de aprender y mejorar, creo que siempre quise serlo. 

Como profesional del canto mi carrera llegó tardía, casi a los 25 años decidí empezar a buscar trabajos para dedicarme laboralmente a ello, y lo compatibilizando durante años trabajos de administrativa. Fueron años duros, de mucho trabajo y cansancio, pero lo vencí con ilusión y motivación, y seguí formándome para dedicarme hoy a lo que más me gusta, cantar y enseñar a otras personas a conocer su voz y usar mejor su instrumento. 

¿Qué personalidad musical crees que te influyó más en tus comienzos?
Cuando era niña en mi casa se escuchaba mucha copla y también mucha música española, y una de mis preferidas era Sole Giménez. Después mi abanico creció y navegó hacia la música afroamericana de donde se nutren hoy mis principales influencias, amo el Gospel, el Jazz, el Blues, el Soul,....

¿Cuáles son tus cantantes o músicos favoritos?

Dentro del jazz las grandes divas: Ella Fitzgerald, Sarah Vaughan, Billie Holliday,... otras más recientes como Nina Simone, Diane Schuur, y algunas más fusión Rachelle Ferrell, Ledisi, Dee Bridgewater,... En una vertiente más soul-funk la gran Sharon Jones y mi siempre adorada Alice Russell.... y eso sólo entre unas pocas cantantes femeninas... No puedo elegir, es como decir a una madre que a que hijo quiere más, jajajaja. 

Cada interprete e instrumentista tiene algo especial y hay que dar gracias de tener tan grandes talentos y la posibilidad que nos da la tecnología de escucharlos y conocerlos.  Ahora, con mi dúo de Jazz, Boplicity, estoy preparando un repertorio vocal de piezas de Thelonious Monk, un nuevo reto a nivel armónico y de afinación por sus melodías. 

¿En qué repertorio te sientes más a gusto en la actualidad?
A nivel de técnica vocal, el Jazz es mi lugar de mayor comfort, creo que es una música donde la voz trabaja a niveles muy cómodos, donde puede mostrar grandes matices y recursos y ganar una extraordinaria expresividad. A nivel armónico aún sigo aprendiendo mucho, sobretodo mejorando mis improvisaciones y scats. 

Mi corazón y mi alma siempre querrán cantar ante todo Gospel, por su mensaje, y gran parte de mi vida profesional está ligada ahora a esto que siempre digo es mucho más que un género. Estoy aprendiendo muchísimo a su vez por la gran fuerza y exigencia técnica que requiere. En el camino del repertorio musical soy un recién nacido pero también estoy aprendiendo mucho técnicamente, aplicable a otros estilos. 

Cuéntanos, por favor, alguna experiencia o anécdota que te venga a la memoria que tenga que ver con tu voz o tu experiencia profesional.
Hay tanto que contar... recuerdo grandes días de trabajo agotadores, recuerdo preciosos viajes, bonitas y grandes amistades que he encontrado en el camino, llorar de emoción al cantar una canción y también de impotencia por alguna indeseado virus que te deja "afónica" con algún concierto importante en agenda, recuerdo incluso algún ataque de risa sobre el escenario, palabras bonitas de personas que agradecen lo que les has hecho sentir mientras cantabas, .... 

¿Qué opinas de la situación actual de los músicos y los cantantes?
En cuanto a la regulación laboral, desde mi punto de vista, la situación es bastante caótica: sin regulaciones de empleo que nos protejan como profesionales, dónde se espera que trabajemos por menos dinero porque hacemos algo que nos gusta, me han llegado a decir que queremos vivir de nuestro ocio.... 

Las empleadas de hogar se quejan de su situación con toda la razón del mundo, pero es que yo me encuentro igual en la gran mayoría de los casos: tengo que pagar mi cuota de autónomos, no tengo vacaciones remuneradas, ni bajas, no existe regulación en cuanto a los salarios, si un trabajo no lo puedo hacer por enfermedad no se me remunera, si se cancela una fecha del calendario generalmente tampoco.... y un largo etc. Eso si amo tanto lo que hago que no me importa "trabajar duro".

Por suerte, de manera totalmente opuesta en cuanto a calidad musical y el talento la situación en España ha mejorado mucho y cada vez existen interpretes mejor preparad@ y con un talento y gusto exquisito. 

¿Qué consejo o recomendaciones darías a los que empiezan ahora a cantar?
Pues no se si existe una "receta mágica" pero yo he puesto mucho de esto en la mía: mucha confianza en mi misma y autoestima, ilusión y energía, ganas de aprender por amor a la música y al canto, y ganas infinitas de compartirlo con los demás y enriquecernos junt@s, mezclando todo con paciencia y persistencia. 

¿Quieres añadir algo más sobre tu relación con la música?
Mis alumn@s y tod@s aquell@s que me siguen me hacen querer seguir aprendiendo y creciendo, me dan fuerzas para superarme cada día, no hago esto por ego o aprobación sino por un amor infinito a lo que hoy día es mi trabajo y a las todas aquellas personas con las que tengo la suerte de compartirlo. 

¿Dónde pueden hallar nuestros lectores más información en la red sobre ti?

Aprender a cantar o tener un título

Por Isabel Villagar, Profesora de Canto

La formación integral del músico es esencial para que se desarrolle en el contexto profesional.

Sin embargo, me encuentro con alumnos que se ven en la tesitura de tener que elegir entre obtener un título de canto o su salud vocal, debido a que el profesor/a de canto que tienen asignado no les hace avanzar todo lo que debieran. 

Estos alumnos/as acaban teniendo graves conflictos personales porque saben que un título les podría abrir puertas y ofrecer posibilidades laborales pero, en el fondo, saben y sienten que si no cantan bien, ninguna de estas opciones estará a su alcance, porque en el mundo profesional real van a valorar la competencia que tengan sobre el escenario por encima del papel que muestres. 

Yo siempre recomiendo que se elija el profesor antes que el centro, pero si la elección ya está hecha el alumno tiene que valorar si su salud vocal y su aprendizaje merecen esa pérdida de tiempo al haber errado en la elección del profesor/a.

Es decir, si es mejor esperar tres o cuatro años para tener un papel que puede ser "papel mojado" o ir adquiriendo formación con otro profesor/a en ese tiempo, aunque no conduzca a un título, formación que le permita hacer una carrera o presentarse a un/otro opera studio o acceder a un conservatorio de nivel superior o directamente subirte a los escenarios (bien preparado/a).

Hay conservatorios donde se aprende y otros donde no tanto. Hay profesores muy buenos y profesores que, directamente, ejercen su labor con poca profesionalidad, y a veces hasta sin interés en los alumnos. Los alumnos deben cuidarse muy mucho de estos últimos.

Como dice el gran pedagogo vocal David Jones, palabras que suscribo, en última instancia la responsabilidad sobre la salud vocal la tiene el alumno y si uno se encuentra que no avanza o sale de las clases con dolencias, picores, afonías y similares, es el propio alumno el que tiene que decidir no volver.

"¡Canta feliz!"

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

© Isabel Villagar, Profesora de Canto Online