Brindemos con Verdi

Giuseppe VerdiHan pasado 196 años desde el nacimiento de Giuseppe Verdi y creo que no hay mejor manera de celebrarlo que brindar con su música, tocando una de las melodías más famosas que nos ha dejado, Libiamo ne’ lieti calici, de la escena del brindis de La traviata, posiblemente la más significativa de las óperas verdianas. El compás de vals, los amplios saltos de la melodía y las frecuentes y rápidas notas de adorno llenan esta música de una alegría despreocupada y contagiosa.

La he arreglado para flauta dulce para darle alimento a mis insaciables alumnos y alumnas, que no tienen suficiente con las dos horas semanales de clase y quieren flauta hasta en los recreos. Y yo, obviamente, no voy a renunciar a disfrutar de su música.

La entrada Brindemos con Verdi ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Saint-Saëns en los dibujos animados

Saint-SaënsHoy es el 174º aniversario del nacimiento de Camille Saint-Saëns, un compositor francés que, entre muchas otras, escribió dos obras programáticas que con frecuencia suenan en las aulas de música: El carnaval de los animales y Danza macabra.

La primera de estas dos composiciones, tal como anuncia su título, tiene un programa zoológico: se trata de una suite de catorce movimientos dedicados a otros tantos “animales”: las comillas son porque, entre leones, tortugas, canguros, burros y otros bichos,  Saint-Saëns incluyó fósiles e incluso ¡pianistas!, estos últimos representados como cuadriculados ejecutantes de ejercicios técnicos repetitivos y aburridos. Desde luego era una broma jocosa e irónica que de ninguna manera tiene que sentarle mal a los intérpretes de este  precioso instrumento.

El compositor no relacionó con ningún animal el último de estos 14 fragmentos, cuyo título es “casualmente” Finale. Sin embargo, sí lo hizo la factoría Disney cuando lo incluyó en la película Fantasía 2000 para acompañar a unos flamencos jugando con un yoyó.

Buscando en YouTube he encontrado otro dibujo animado realizado sobre la otra obra de Saint-Saëns citada anteriormente: la Danza macabra. En realidad, más que de un dibujo se trata de un stop motion hecho con plastilina (técnica consistente en moldear este material tomando fotogramas tras cada pequeña modificación para aparentar el movimiento). La autora, irlandesa, se llama Sheila Graber.

Las imágenes cuentan una historia que se aleja un poquito del programa original de este poema sinfónico, que es el siguiente: en un cementerio, a las doce de la noche, la muerte despierta a los difuntos al son de su violín y les hace danzar frenéticamente hasta que, al llegar la luz del día, éstos vuelven aprisa a sus tumbas.

La entrada Saint-Saëns en los dibujos animados ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Rhapsody in Blue

GershwinHace un par de meses vimos Pinos de Roma, un fragmento de la película Fantasía 2000, de la factoría Disney. Hoy volvemos a la misma película con la ocasión del 111º aniversario del nacimiento del autor de otra de las 8 piezas musicales que conforman el filme: el estadounidense George Gershwin.

La obra de este compositor que inspiró los dibujos es Rhapsody in Blue, un episodio ambientado en la Nueva York de los años 30, una de las épocas más esplendorosas del jazz. Gershwin supo integrar habilidosamente algunos elementos de este género musical (trinos y glissandi del clarinete, trompeta con sordina, swing, ritmos sincopados, notas de blues, etc.) en la música clásica, transcribiendo para orquesta sinfónica una pieza que inicialmente había sido pensada para dos pianos y luego arreglada para piano y big band.

El mismo título nos sugiere esa fusión entre los dos mundos musicales, hasta el momento bien separados: la rapsodia es una composición típica del romanticismo en la que el flujo de la música, y de las emociones que la estética de la época ligaba a ella, brotaba de manera libre y continua; por otro lado, blue (literalmente azul), termino empleado para definir, además del color, la tristeza o la nostalgia, en este contexto se refiere claramente al blues, género musical nacido de los cantos de trabajo y espirituales de los afroamericanos, en los tiempos de su esclavitud, y forma musical del jazz y, posteriormente, del rock ‘n’ roll.

Con los dibujos realizados bajo la supervisión de Al Hirschfeld, este fragmento del largometraje de Disney nos muestra un día cualquiera en Manhattan y los sueños de algunos de sus habitantes.

La entrada Rhapsody in Blue ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Un cumpleaños de película: Hans Zimmer

Hans ZimmerHans Zimmer cumple hoy 52 años. Además de felicitarle en el día de su cumpleaños, quisiera desearle una larga vida y una cada vez más exitosa carrera profesional, y que todos nosotros podamos seguir disfrutando de su música.

Este compositor alemán, famoso en todo el mundo por las bandas sonoras que ha escrito para muchas películas (sólo por citar algunas: Rain Man, Black Rain, Paseando a Miss Daisy, El rey León, El príncipe de Egipto, La ruta hacia El Dorado, Mejor imposible, Gladiator, El último samurái, las tres secuelas de Piratas del Caribe, las dos de Madagascar, Batman begins, El caballero oscuro, El código Da Vinci, Ángeles y demonios, y un largo etcétera), ya ha conseguido los mayores galardones que premian ese género musical, incluyendo el Óscar para la música que escribió para el filme de los estudios Disney El Rey León:

Aprovechando esta celebración he preparado un arreglo para flauta dulce de otra canción de Zimmer, perteneciente a la película Gladiator. Esta banda sonora ganó el Globo de Oro además de ser nominada para el Óscar. La pieza que he elegido es Now we are free:

El arreglo está pensado para mis ex alumnos y alumnas del IES Vega de Mar, que ahora están a punto de empezar el tercer curso de la ESO. Tanto la tonalidad como el final distintos al original son ideales para que consigan aprender esta pieza ellos solos, ya que este año no tendrán clases de música. También servirá muy pronto para mis nuevos alumnos del IES Vega de Mijas, a los que conoceré dentro de tres días, ya que sé que tocan muy bien la flauta  (me lo ha dicho su maestro de música de primaria).

Durante los próximos días, el reproductor de Groveshark, en la columna de la derecha, tendrá una selección de las bandas sonoras de las películas Piratas del Caribe.

La entrada Un cumpleaños de película: Hans Zimmer ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Henry Purcell: 350 años y unas melodías inolvidables

PurcellEl Lamento de Dido (When I am laid in earth) es el aria más famosa de la ópera Dido and Aeneas de Henry Purcell, la primera en lengua inglesa, cuyo libreto está basado en uno de los episodios más conocidos de la Eneida de Virgilio. A la vez es una de las páginas más sugestiva de la historia de la música. Tomando ejemplo de la ópera italiana, el más importante de los compositores británicos, del que hoy conmemoramos los 350 años de su nacimiento, hace preceder el aria por un recitativo que relata brevemente la acción: la reina de Cartago, con el corazón desgarrado por la próxima partida de su amado Eneas, provoca su propia muerte para liberarse del insoportable dolor de vivir sin él. Esperando el momento final, tras herirse con la espada sustraída a éste, Dido pide a su doncella que la acompañe hasta la llegada del huesped bienvenido:

Thy hand, Belinda, darkness shades me,
On thy bosom let me rest,
More I would, but Death invades me;
Death is now a welcome guest.

Tras este momento dramático, la protagonista arranca un canto lleno de lirismo, acompañado por un ostinato del bajo cuyo cromatismo proporciona cierta melancolía a ese momento tan trágico, en el que angustia y resignación forman un único sentimiento indefinible.

When I am laid, am laid in earth, May my wrongs create
No trouble, no trouble in thy breast;
Remember me, but ah! forget my fate,
Remember me, remember me, but ah! forget my fate.

Os propongo esta versión, interpretada por la mezzosoprano Stéphanie d’Oustrac acompañada por Les Arts Florissants, por varias razones: con su maravillosa voz, empleando de manera magistral el timbre y la dinámica, la solista alcanza una expresividad conmovedora; el empleo de instrumentos de la época (originales o copias fieles), cuyos timbres son más ásperos, contribuyen a recrear una atmósfera más dolorosa; por otro lado, el vestuario moderno sugiere la intemporalidad de la obra; finalmente, incluye el coro que cierra la escena amplificando la tragedia según la experimentada tradición griega clásica.

With drooping wings you Cupids come,
To scatter roses on her tomb.
Soft and Gentle as her Heart
Keep here your watch, and never part.

La entrada Henry Purcell: 350 años y unas melodías inolvidables ha sido publicada primero en educacionmusical.es.