Aprender a cantar: 5 razones por las que no tienes una voz poderosa

Hay gente que tiene muchos problemas en la voz y es consciente de ello, pero no sabe ni el por qué ni cómo arreglarlo. Esto es más común de lo que pensamos, y a veces resulta sorprendente ver cuánto afecta a las vidas de las personas, sobretodo a las que utilizan la voz como su herramienta principal de trabajo.

Es curioso como la gente no le suele dar importancia a estos problemas, incluyendo a muchos profesionales de la voz. Es probable que cuando me refiero a "profesionales de la voz" principalmente te imagines inmediatamente a cantantes, actores, dobladores, etc. pero la realidad es que muchísima gente utiliza su voz como medio de vida.

Un profesor de escuela necesita su voz para transmitir sus conocimientos a los alumnos, pero no de una forma tan tan simple como poder articular palabras. Necesita que sus alumnos no se aburran con una voz monótona, que su voz pueda ser escuchada y entendida por cualquier oyente con la mayor claridad, que pueda estar hablando todo el día y la calidad de su voz no disminuya, por no decir que pueda hacerlo día tras día. Igual que los profesores, los periodistas, los psicólogos, los conferenciantes, ...

La comunicación de cualquier tipo no sólo se compone de conceptos en forma de palabras. La voz transmite mucho más que eso, ya que dependiendo del tono puede transmitir alegría, miedo, compresión, ..., dependiendo del "color" puedes utilizar una voz más relajante, o puedes utilizar todo el músculo de tus cuerdas vocales para imponerte, ... La voz lleva emociones que viajan desde el emisor hasta el receptor, no sólo lleva palabras. Los más hábiles incluso pueden hacer sentir al receptor esas emociones, pudiendo hacer que alguien se tranquilice, se relaje, se divierta, etc.

El problema se agrava más cuando uno no es consciente de cuánto depende de su voz y de todo lo que podría conseguir teniendo su voz a sus órdenes, no al revés. Por eso, hoy os presento las cinco razones principales por las que no tienes la voz que necesitas.

1.- Tu voz es aburrida porque no es flexible

La flexibilidad en la voz es la piedra angular de los oradores de éxito. Seguro que has asistido a cientos de clases o conferencias donde te has aburrido como nunca en tu vida, pero han habido unos pocos casos donde has estado enganchado desde el primer minuto hasta el último, y quizás el tema no te interesaba tanto como otros.

Esto es debido a que el orador tiene un grado de libertad en su voz que los otros no tienen. Puede expresar mejor las emociones que quiere transmitir con sus palabras, para así captar la atención de los oyentes. Sube el tono y la velocidad cuando describe algo emocionante, utiliza una voz más relajante cuando describe algo placentero, etc.

Para conseguir esto debes trabajar tanto tu voz de pecho como tu voz de cabeza, y así poder utilizar todo el rango tonal que necesites. No hay nada más aburrido que un orador que siempre utiliza las mismas cinco notas.

2.- Tu voz no tiene presencia porque no tiene fuerza

Pondría la mano en el fuego a que alguna vez te has encontrado a alguien que resalta más que los demás, para bien o para mal. En una fiesta quizás estaba esa persona que se le oía de punta a punta, quisieses escucharle o no, mientras que tu acababas afónico a la mañana siguiente porque intentabas hablar con tus amigos en un vano intento de hacerte oír por encima de la música y de aquél altavoz humano amplificado.

A diferencia de lo que mucha gente cree, para conseguir un buen volumen en tu voz no necesitas tener una voz gruesa como Barry White. El principal problema es que es muy difícil dejar trabajar a nuestra voz de forma natural, por lo que empezamos a utilizar partes de nuestro aparato fonador en un intento de aumentar el rendimiento de ésta, provocando precisamente el efecto contrario.

Hay varias causas de este problema, pero los más comunes es que tienes una voz airosa o tienes tensiones que evitan que tus cuerdas vocales vibren libremente, sin que otros músculos apaguen el sonido que produces.

3.- Te despiertas con una voz fuerte, pero después de una hora de usarla estás incómodo, o incluso te duele.

Si no lo has sentido nunca, es probable que ni siquiera puedas imaginarte lo frustrante que es esto.

¿No te ha pasado nunca que te despiertas decidido a dar la mejor presentación de tu vida, o a dar una clase memorable y a medida que ensayabas era más difícil utilizar tu voz? O peor aún, quizás no dijiste ni una palabra hasta el momento de empezar, para asegurarte de tener tu voz a pleno rendimiento y, al poco de empezar, empezabas a notar molestias que te iban fatigando más y más. Desarrollar resistencia en nuestras voces es un aspecto vital para el éxito de las personas que vivimos de nuestra voz.

Yo lo he sufrido, y es horrible. La mayoría de nosotros creamos muchísimas tensiones en todo nuestro cuerpo a lo largo de los años, sin darnos ni cuenta. Al final aparecen dolores de espalda, dolores de hombros o incluso dolores de cabeza y decidimos ir al masajista o al quiropráctico. Lo curioso es... ¿por qué no hacemos lo mismo con nuestra voz? Siempre asumimos que tenemos la voz con la que hemos nacido y que eso no se puede cambiar.

La razón de la fatiga vocal son estas tensiones que vamos adquiriendo y no nos molestamos en eliminar, en sustituir esos malos hábitos por los correctos. La laringe es la responsable principal de esto, ¡y puedes hacer la prueba ahora mismo!

Pon tu dedo pulgar debajo entre tu barbilla y tu nuez, en la parte blanda de la mandíbula inferior. Presiona muy suavemente y traga saliva. ¿Puedes notar la tensión que se crea? Esos músculos son los encargados del proceso de tragar, que hacen que tu laringe suba. Lamentablemente es muy común que utilicemos estos mismos músculos al utilizar nuestra propia voz, haciendo que tu laringe suba mientras hablas. Cuando tu laringe sube, el paso de aire desde y hacia tus pulmones se cierra. Muy útil para comer, pero nada útil para hablar o cantar... en otras palabras, estás intentando hablar o cantar mientras te ahogas a ti mismo. Esto provoca mucha fatiga en tu voz.

4.- En tu cabeza sientes que tu voz es fuerte, pero no te oyen desde fuera.

Cuando adquirimos fuerza en tus cuerdas vocales tendemos a utilizar ese recurso para aumentar la potencia de nuestra voz siempre que podemos. Ya lo dice el refrán del Martillo de Oro, "Cuando tienes un martillo, todo te parecen clavos.".

La fuerza en las cuerdas vocales no es más que el primer paso hacia una mayor potencia. Tu objetivo debe ser utilizar bien lo que se llaman los resonadores de la voz.

Este es un punto del que mucha gente hablamos pero desgraciadamente pocos entienden. Es muy posible que algún amigo o conocido te haya dicho que tienes que hablar desde el diafragma, o proyectar la voz, o poner ( sí, poner ) tu voz en la parte frontal de la cara. La realidad es que no puedes poner tu voz en los resonadores de forma directa. Que la voz resuene en los resonadores es una consecuencia directa del buen uso de esta, anulando por completo tensiones innecesarias, normalmente localizadas en la laringe y en el velo de paladar ( la conocida "campanilla" ).

5.- No estás recibiendo clases de voz

La verdad es que conseguir arreglar todos estos problemas por uno mismo es prácticamente imposible.

Speech Level Singing, la técnica vocal que enseñamos aquí, se creó a base de estudiar a los mejores cantantes y oradores, los cuales poseían un control natural de sus voces. Estudiando todos los casos durante mucho tiempo y después de años de aplicar las conclusiones a miles de estudiantes, consiguieron emular a esos grandes cantantes y oradores, haciendo que prácticamente cualquier persona pueda aprender las mismas habilidades.

Como bien sabréis si habéis leído nuestras historias, no pudimos empezar a aprender a utilizar nuestras voces de la manera correcta hasta que encontramos Speech Level Singing. Por este motivo nos dedicamos a ello hoy en día.

Si tu también quieres conseguir una voz imponente y que esté a tus órdenes, échale un ojo a nuestras clases de canto y reserva tu clase contactando con nosotros.

Aprender a cantar: La zona de confort

Hoy quiero hablar un poco más de la parte psicológica que de la parte técnica de la técnica vocal. Aún no he escrito el artículo, pero creo que va a complementar bastante bien un artículo que escribí con anterioridad: La barrera emocional. Quiero dirigirme sobretodo a aquellos que no se han iniciado aún en esto del canto, aunque creo que todos podréis sacar alguna conclusión.

Hace unos días vi un vídeo en Youtube en el cual aparece Seth Riggs comentando que, al preguntar a mucha gente si pudiesen hacer algo, qué sería, y la respuesta ganadora fue cantar. Esto me llamó la atención porque es una teoría que Esther y yo tenemos desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, ¿no os ha pasado nunca que le habéis preguntado a alguien si le gusta cantar y os ha respondido con algo como: "No no, yo no sé cantar"? Es curioso, porque si le preguntas a esa misma persona si le gusta esquiar, o si le gusta jugar a videojuegos, o si le gusta el fútbol, lo más probable es que te responda con un sí o con un no. Quizás estoy presuponiendo, pero el responder "yo no sé cantar" no es una respuesta negativa a la pregunta.

Esto me lleva a una conclusión: El miedo. Hay teorías que dicen que el sentimiento de miedo era muy útil hace miles de años, cuando los humanos vivían en cuevas. Si uno se encontraba en una situación de peligro, era el miedo el que los movía para salir corriendo. Las cosas han cambiado mucho desde entonces y hoy el miedo no es algo tan útil en esta sociedad.

A mi modo de ver, actualmente el miedo es el mayor problema que tenemos en nuestras vidas, ya que nos impide avanzar en todo lo que queremos hacer. No hablo del miedo que podemos tener cuando somos pequeños y tenemos pesadillas, por ejemplo. Hablo del miedo a equivocarnos, del miedo al ridículo, del miedo al fracaso.

En el instituto vivimos muchos de estos miedos. Quizás el más común era que si había una persona que nos gustaba, nunca le decíamos nada por miedo a que nos dijese que nosotros no le gustábamos. Pero este miedo está siempre presente en nuestras vidas. ¿No has pensado alguna vez en cambiar de trabajo? ¿O de pareja? Si ese miedo no se interpusiese en nuestro camino, quizás habríamos salido con la persona que nos gustaba en el instituto, o no nos habríamos amargado y estresado en el trabajo que no soportamos. Puede que incluso fuésemos más felices con otra pareja, en vez de habernos quedado con la pareja que ya teníamos simplemente porque era más seguro.

Si has leído el artículo La barrera emocional, sabrás que desde siempre me ha gustado la idea de cantar, aunque no era capaz. Lo que no conté es lo que me costó decidirme a empezar a hacer clases de canto.

Fue realmente difícil coger el teléfono y llamar al número de teléfono que me recomendaron por aquél entonces ( maldita recomendación, por cierto ). Hubo realmente poca gente que supo que yo quería empezar a hacer clases de canto, y el feedback que recibí por su parte fue bastante malo. Cada vez que me armaba de valor simplemente para tararear algo, salía bien escaldado, lo cual llevaba a mi moral de nuevo a la casilla de salida. O simplemente el decir "quiero probar hacer clases de canto" ya provocaba alguna risita o comentario desmoralizador. Como casi siempre me ha pasado en la vida, no fue hasta que dije "o ahora o nunca" y me lancé. Cogí el teléfono, concerté mi primera clase de canto y empezó la aventura.

Lamentablemente no todo acaba ahí. El miedo siempre nos acompaña en prácticamente todas nuestras decisiones. Personalmente creo que siempre tendrás miedo cuando tengas que tomar una decisión, ya que el miedo es algo que está grabado en nuestro código genético. De hecho creo que la gente que no tiene miedo es debido a algún tipo de anomalía, pero no estoy seguro =) El caso es que el objetivo no debe ser no tener miedo, si no aprender a escucharlo ( y a ignorarlo, si la situación lo requiere ). Si estamos al borde de un precipicio el miedo puede ser algo muy útil ;b

Yo soy una persona miedosa por naturaleza, pero con el tiempo he aprendido a utilizar el miedo a mi favor. Mis experiencias me han demostrado que tienes que ir a por lo que quieres y en lo que crees de verdad. Lo ideal sería que no te importase lo que digan los demás, pero esto también es muy difícil. A mi me importa lo que digan los demás, probablemente por el miedo al fracaso que tenemos los humanos, pero cada vez voy aprendiendo más y más a no hacer caso de esos sentimientos, inútiles en la mayoría de los casos. Ahora recuerdo cosas de mi pasado, y de las que me arrepiento son de las cosas que no he hecho y quería hacer, no de las que hice y no salieron como yo quería.

Lo que quiero decir con todo esto es que, si lo que quieres es aprender a cantar, cuanto más esperes más retrasarás tu aprendizaje. Puede que incluso llegue un momento en el que ya no te sea posible llegar hasta donde podrías haber llegado debido a las cargas que nos va dando la vida con el paso de los años. Todo es posible, sí, pero cada vez más difícil. ¿Y para que ponernos piedras en nuestro propio camino? Lo peor que te puede pasar es que no sea tan fácil como esperabas, o creías que se te daba mejor. Si te encuentras en esa situación puedes optar por dejar de lado tu sueño o disponerte a hacer lo que haga falta para conseguirlo. Por otra parte, ¡lo mejor que te puede pasar es que se te de mejor de lo que pensabas! Si es así, eres afortunado/a y podrás mejorar tu voz mientras disfrutas cantando, añadiendo la grata sorpresa de descubrir que tienes un talento natural para lo que más te gustaría hacer.

Como he dicho, por el camino irán apareciendo miedos a ciertas situaciones: la primera canción, cantar en público, actuar con una banda, etc. pero si realmente queremos hacerlo, lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es seguir adelante, salir de nuestra zona de confort y hacer todo lo posible para conseguir lo que queremos.

Si he podido hacer que te veas a ti mismo con otros ojos, ya que estás aquí, ¿por qué no pruebas una de nuestras clases de canto? La verdad es que somos profesores de canto porque nos encanta ayudar a la gente a descubrir y mejorar sus voces, para poder hacer lo que más nos gusta a todos. ¡Ponte en contacto con nosotros y reserva tu clase!

Aprender a cantar: El canto en los más jóvenes

Algunas personas se preguntan si deberían apuntar a los niños a clases de canto y técnica vocal ya que el instrumento de los niños va cambiando cada poco tiempo hasta que finalmente se acaba de definir.

Lo cierto es que cuando somos pequeños aprendemos mucho más rápido que de mayores y, lo que es aún más importante, asimilamos la manera de hacer las cosas de forma que ese conocimiento nos dura para toda la vida. Es por eso que si aprendemos a cantar por nuestra cuenta, muchas veces vamos a arrastrar problemas que nos van a durar para siempre. Del mismo modo, si aprendemos desde el principio a cantar correctamente tendremos una salud vocal que nos durará toda la vida.

Lo que enseñamos tanto a niños como a adultos en las clases de canto y técnica vocal es a automatizar el funcionamiento de la voz de manera que sepamos cual es el equilibrio adecuado entre masa de cuerdas vocales y aire pero sin tener que pensar en ello. Para los adultos funciona porque reeduca su instrumento en poco tiempo. Para los niños es aún mejor, puesto que crecen con la habilidad de ir ajustando esta coordinación a sus cambios corporales de manera automática.

La mejor opción para niños es hacer clases semanales de media hora, no sólo porque hay que trabajar de manera más suave con ellos sino porque se distraen con mucha facilidad, se aburren con la parte más técnica y si son muy pequeños, incluso les cuesta seguir las escalas. También se les debe instruir un poquito en solfeo, pero lo mínimo, ya que eso ya lo aprenden en el colegio y se perderían en demasiado detalle, pero es importante, ya que de esa manera entienden mejor la música y pueden sacarle mejor partido, por no decir que así son capaces de seguir mejor el ritmo de la clase.

La parte más agradable de la clase de canto, a la que los niños esperan con ansia llegar desde el primer minuto en que ven al profesor, es a la canción. Llevan un rato aguantando teoría y ejercicios repetitivos, pero vale la pena porque por fin van a poder cantar! Y os preguntaréis por qué es tan importante si pueden cantar en su casa o en cualquier otro momento... La respuesta es muy sencilla: después de la clase han asimilado conceptos que sin darse cuenta aplican a la canción y van notando cómo es más fácil cantarla y suena mejor. Además el profesor les da consejos para que sea aún más fácil y para que suene aún mejor. Eso lo convierte en algo divertido y estimulante!

De todas formas, cada persona es un mundo, así que hay que adaptarse a la personalidad de cada niño. Por ejemplo, la alumna más joven que tengo tiene seis años y la verdad es que ya posee un increíble talento. No obstante es muy vergonzosa y le cuesta cantar delante de la gente, así que a la hora de aplicar la técnica a las canciones le cuesta un poquito más. Ahora ya me conoce bien y aún así le cuesta muchísimo abrirse en ese sentido! Sin embargo a la hora de los ejercicios presta muchísima atención y aprende muy rápido. Sin embargo su hermana mayor de siete años, nada más verme ya me dice la canción que vamos a cantar y las ganas que tiene de que la escuche!

Si estás pensando en apuntar a tu hijo a clases de canto y técnica vocal, pero no sabes si es demasiado pronto o si le va a beneficiar, lo primero que debes hacer es preguntarle al niño si le gustaría, puesto que sin la motivación adecuada no van a aprovechar la clase de la misma manera que si realmente quieren hacerlo. Y lo segundo es informarte bien acerca de la técnica que enseñan en la escuela a la que vaya. Hay que elegir muy bien a un profesor de canto. Si quieres que aprenda con nosotros, no dudes en contactarnos y reserva ya su clase de canto! Seguro que te lo agradecerá toda la vida!

Aprender a cantar: ¿Cómo se siente la voz mixta?

Una de las mayores dificultades que nos encontramos en esto del canto es que siempre nos guiamos por sensaciones, independientemente de que sean correctas o incorrectas.

El problema es que, como ya he comentado con anterioridad, si nuestra voz ha sido airosa desde siempre, para nosotros es algo absolutamente normal y no lo sentimos como incorrecto. Probablemente sintamos sus efectos, como por ejemplo cansancio en la voz, poco volumen, un rango vocal pequeño, etc. pero es lo único que hemos conocido en toda nuestra vida, así que hacer algo diferente a eso es realmente difícil.

Speech Level Singing es la base para corregir todos los problemas vocales con los que nos encontramos. Corrigen nuestros malos hábitos simplemente haciendo los ejercicios que nuestro profesor de canto nos prescribe, sin tener que entender el por qué. Para el estudiante de canto, es una simplificación de un proceso muy complejo, de forma que no tenga que perderse en detalles.

En otro artículo comenté cómo la Programación Neuro-Lingüística puede ayudarnos también con esto. Como profesores de canto, nos es una herramienta muy útil para comunicarnos con los alumnos durante las clases de canto, talleres y conferencias. Parece mentira, pero el lenguaje que utilizamos es importantísimo para que la gente entienda mejor lo que uno explica. Qué palabras utilizar, que nivel de detalle necesita cada uno en cada frase, las analogías a utilizar, etc.

Hay otra disciplina también muy extendida por el mundo que se llama Técnica Alexandrer. La TA se enfoca en optimizar el uso de nuestro cuerpo, descubrir tensiones que no conocemos, etc. Yo la probé hace ya unos 4 años y me funcionó muy bien. Personalmente os recomiendo probar al menos una clase de esta disciplina. Ésta también se basa en el principio de hacer experimentar al alumno la relajación y la liberación de tensiones, en vez de decirle que se debe relajar sin más.

Desafortunadamente, las personas con mayores dificultades en el canto suelen tener problemas en reconocer la elusiva voz mixta. Normalmente encontramos nuestra voz de pecho con facilidad, al igual que nuestra voz de cabeza. Nos cuesta mucho más liberar tensiones, conectar la voz de pecho con la voz de cabeza, etc. aunque estas sensaciones las podemos comprobar utilizando nuestro sentido común. En nuestra clase de canto, cuando nuestro profesor nos hace hacer ejercicios de liberación, podemos sentir como los músculos externos se desactivan, o vemos como nuestro flip o gallo va disminuyendo poco a poco, pero cuando se trata de la voz mixta... no es tan fácil.

Nos dicen que la voz de pecho se ha de sentir en el pecho, que la voz de cabeza se ha de sentir en la cabeza, que la voz mixta se ha de sentir en ambos y, aunque sea cierto y podamos llegar a comprobar las resonancias poniendo la mano en el pecho o en la cabeza, es muy difícil saber si realmente esas sensaciones nuevas que podemos estar sintiendo son las correctas.

A mi me costó mucho entender cómo se siente la voz mixta. Al principio forzaba mi voz de pecho en las notas del puente. Tuve una época donde empecé a plantearme seriamente si alguna vez encontraría a un profesor de canto que pudiese ayudarme. Aunque seguí asistiendo a mis clases de canto de forma disciplinada porque tenía la esperanza de equivocarme, empecé a investigar por mi cuenta, buscando toda la información que pude a través de Internet. Encontré información acerca de Speech Level Singing como artículos y foros, y me empecé a interesar mucho en ello ( por desgracia no tenía dinero para irme al extranjero ni valor para hacer una clase de canto en inglés ). A raíz de esto empecé a probar cosas nuevas, intentando seguir la filosofía de lo que estaba leyendo. Encontré una nueva coordinación vocal, a la que mi cabeza adjudicó el nombre de voz mixta. Pensaba que la había encontrado. Sin embargo, era imposible conectar esa voz con mi voz de pecho y no siempre podía encontrarla. Parecía todo correcto porque era una voz que me permitía conseguir más volumen y llegar a las notas agudas con mucha facilidad, así que estuve varios años intentando normalizar esa voz. Fue totalmente imposible, y eso me confundió aún más.

A día de hoy sé lo que estaba pasando, aunque me ha costado muchísimo hacerlo. Incluso recibiendo clases de canto de mucha calidad, mi cerebro estaba ya tan confundido que yo mismo me saboteaba y ralentizaba mi aprendizaje. Al final dije basta y confié 100% en mi profesor, haciendo los ejercicios exactamente como me decía, cada día de la semana, semana tras semana... y funcionó.

Las sensaciones que sentimos en nuestro cuerpo mientras cantamos pueden ser similares entre unos y otros, pero no tiene por qué ser así. Por eso siempre digo que no podemos basarnos en las sensaciones  para enseñar a cantar. Sin embargo, quiero explicaros que siento yo cuando accedo a la voz mixta. Pero insisto, no utilices esta información como guía única para encontrar tu voz mixta. Lo escribo simplemente a modo informativo, y me gustaría que todos vosotros añadieseis en los comentarios vuestras propias sensaciones, para que todos tengamos varios puntos de vista.

Para mi, la voz mixta se siente mucho como la voz de pecho. Si empiezo desde una nota grave de mi rango de pecho y voy subiendo, puedo sentir como, al llegar a la nota C4, mi laringe se inclina de forma automática, sin que yo haga nada. De hecho, si quiero que mi laringe no se incline tengo que hacerlo conscientemente, y no es muy buena idea, ya que no puedo usar mi voz mixta y empiezo a tensar. Personalmente no siento mucho lo que se dice que el sonido pasa de estar en la boca a ir por detrás del velo del paladar. Brett Manning dice en un vídeo que él siente como va incrementando la tensión a medida que sube en su rango de pecho y que, de repente siente como si cambiase de marchas y esa tensión desaparece. Personalmente no lo siento así.

Que yo ahora sienta todo esto tampoco significa que mañana siga sintiéndolo así. Aún tengo que seguir trabajando en mi voz y seguir aprendiendo, por lo que es normal que mis sensaciones vayan cambiando. Lo mismo te pasará a ti a medida que mejores.

Nos encantaría verte por aquí, en nuestras clases de canto, y ayudarte a descubrir tu voz mixta, conseguir más volumen, presencia, resistencia... no dudes en contactar con nosotros para reservar.

Aprender a cantar: 7 razones por las cuales no estás mejorando ( por John Henny )

Cuando creamos el blog os comunicamos la misión de éste, donde, entre otras cosas, dijimos que queríamos traducir materiales relacionados con el canto. Hace ya unas semanas os trajimos unos vídeos muy interesantes acerca de cómo rasgar la voz.

Ahora es el turno de un artículo muy interesante de John Henny, un profesor con renombre a nivel mundial. Para los que tengáis oportunidad, os recomiendo que reservéis una clase con él. Vale la pena.

Os dejo con la traducción de su artículo. Aquí podéis encontrar el original.

¿Por qué no estoy mejorando?

Tienes una estantería llena de libros acerca del canto, un curso muy popular de CDs y practicas diariamente. Puede que incluso estés recibiendo clases de canto y aún así no estés evolucionando.

Puede ser momento de replantearte tu camino para asegurarte que estás obteniendo el máximo de tu valioso tiempo dedicado al canto.

No recibir clases de canto ( o recibir las clases de canto equivocadas )

Esta es muy obvia. Sólo un profesor de canto puede identificar instantáneamente pequeñas imperfecciones en tu voz y corregirlas de inmediato. Ningún curso para estudiar en casa puede hacer esto por ti.

Aunque creo que hay muy buenos programas de auto-aprendizaje, un buen profesor de técnica vocal es tu vía más rápida para conseguir tus metas.

Otro problema es estar estudiando con el profesor equivocado. Si para ti cantar es algo serio y quieres dedicarte a ello, necesitas buscar el mejor profesor que te puedas permitir.

Los buenos profesores de canto tienen varios años de estudio y experiencia, por lo que normalmente no son baratos. En esto no quieres buscar gangas. Un mal profesor no sólo puede ralentizar o disminuir tu aprendizaje, si no que además puede crearte más problemas de los que ya tienes con tu voz.

No actuar

Hay estudios que demuestran que ponerse a prueba regularmente es crucial para asimilar nuevas habilidades e información de forma permanente. Lanzarse al vacío es algo que solidifica de verdad tu entendimiento y tus habilidades.

Hay muchísimos aspectos acerca de actuar que necesitas experimentar, como la audiencia, los monitores e interactuar con músicos en directo.

Busca absolutamente cualquier oportunidad para actuar. Verás que tus habilidades mejoran notablemente.

No tomar riesgos

Algunos estudiantes se resisten a actuar por el miedo escénico u otros problemas. Otros cantantes sólo cantan canciones que les son fáciles.

La verdad es: nadie está dispuesto a pagar por ver a alguien que actúa yendo a lo seguro.

Súbete a un escenario ignorando tu miedo escénico. Canta esa canción que tiene notas o melismas difíciles. Las presiones que traen estos riesgos son esenciales para hacerte avanzar y motivarte.

Lee el artículo de mi blog acerca del miedo escénico si esto es lo que te impide avanzar ( Vox Technologies: puedes leer nuestros artículos, también acerca del miedo escénico y cómo actual frente a un público ).

Práctica no deliberada

Hace unos años leí una descripción perfecta de qué es practicar deliberadamente y practicar no deliberadamente.

Un golfista va a un drivig range ( sitio donde los golfistas practican ), coge un cubo de pelotas y empieza a dispararlas una a una. No presta mucha atención a lo que hace, excepto quizás vagamente a su forma de golpear y a dónde caen las pelotas. Esto es práctica no deliberada.

El segundo golfista coge su cubo de pelotas en el driving range. Sin embargo, con cada pelota tiene un objetivo en concreto acerca de dónde quiere que la pelota aterrice. Al golpearla y esperar a que toque tierra, el golfista analiza el resultado y hace los ajustes que crea necesario a su forma de golpearla.

Este golfista repite este proceso en cada golpe. Meta, análisis, ajuste.

Esto es lo que necesitas mientras practicas canto. Con cada ejercicio, ¿cuál es tu meta ( menos tensión, más potencia, etc. )? Necesitas estar analizando constantemente cuán cerca estás de tu meta y hacer los ajustes necesarios. Esta es la forma de mejorar de verdad.

Ir demasiado rápido

Esto es una extensión de práctica no deliberada. Yendo demasiado rápido en las canciones, a toda velocidad, no haciendo algunas notas, tus riffs están descuidados, etc.

¡NECESITAS FRENAR UN POCO!

Hay un software que ralentiza las pistas de audio sin cambiarles el tono. Yo utilizo Amazing Slow Downer ( www.ronimusic.com ). Necesitas utilizar algo así para coger canciones y concentrarte bien en ellas. Haz todas las notas correctamente, encuentra esas pequeñas notas donde pierdes el equilibrio de tu voz. Arréglalo todo lentamente y sonarás de forma increíble al tempo original.

Vox Technologies: El programa VLC también es capaz de hacer esto, y es totalmente gratuito.

No dividir

Además de ralentizar una canción, necesitas separar y repetir las partes más difíciles de la canción. La repetición es el camino a la perfección.

Si estás haciendo una canción entera todo el tiempo no podrás dedicarle tiempo suficiente a las secciones problemáticas. No te preocupes si tu sesión de práctica consiste en repetir pequeñas partes de una canción, una y otra vez. Esta es la mejor práctica que puedes hacer.

No estudiar música

Tu meta más alta, a parte de ser cantante, debería ser convertirte en un gran músico. No te conformes con hacer notas agudas, aprende todo lo que puedas acerca de este apasionante mundo de la música.

Entrenamiento de oído, teoría, estudiar un instrumento musical, ... deberían ser parte de tu régimen de práctica diario. Todo esto te hará un músico mucho más expresivo y confiado.

El mundo ya tiene suficientes cantantes. Lo que necesitamos son músicos cantantes.