Obtener un archivo de audio a partir de un MIDI en Guadalinex

Tux guitarristaEn ocasiones puede interesarnos obtener un archivo de audio digital a partir de un archivo MIDI. La manera más rápida y sencilla para conseguirlo, tanto en Guadalinex como en otras distribuciones de Linux, es utilizando el programa Timidity.

Podemos instalarlo de manera gráfica con el Gestor de paquetes Synaptic (en Guadalinex y en todas las distribuciones basadas en Debian, como Ubuntu, Linex, Molinux, Max, LliureX, etc.), o bien tecleando en una ventana de terminal la siguiente línea:

sudo apt-get install timidity

Tras pulsar la tecla Intro, el sistema nos pedirá que insertemos la contraseña de administración, hecho lo cual comenzará la instalación.

El programa Timidity se instala sin interfaz gráfica, lo que no nos tiene que preocupar porque utilizaremos este programa desde  una ventana de terminal. Empezamos moviéndonos a la carpeta que contiene el archivo MIDI con el comando cd (change directory). Una vez dentro de esa carpeta, podemos obtener un archivo WAV a partir del MIDI con la siguiente línea:

timidity nombre.mid -Ow -o nombre.wav

El significado de esta línea es el siguiente: con el programa timidity abre el archivo nombre.mid, saca de él (-O) un archivo de audio en formato WAV (w) y guárdalo en un archivo (-o) llamado nombre.wav.

El resto lo hace el ordenador, que, en un tiempo variable según la duración del archivo, nos pondrá el WAV en la misma carpeta donde está el MIDI. ¡Así de fácil!

Con esta línea obtenemos una calidad alta (la misma del CD de audio). Si queremos controlar algunos parámetros, como por ejemplo el formato de salida o la frecuencia de muestreo, podemos utilizar las opciones que aparecen en pantalla al teclear lo siguiente en la ventana de terminal:

timidity –help

Para que no le temamos a la cantidad de opciones que ofrece Timidity, vamos a ver algunos ejemplos.

Si queremos un archivo de audio comprimido en formato Ogg Vorbis, en vez del formato no comprimido WAV, sustituiremos la w por una v (y, obviamente, también cambiaremos la extensión del archivo de salida):

timidity nombre.mid -Ov -o nombre.ogg

Si preferimos reducir el tamaño del archivo bajando la frecuencia de muestreo (que por defecto es 44.100 Hz), podemos escribir:

timidity nombre.mid -Ow -s 22050 -o nombre.wav

o, en vez de 22050, el valor que queramos.

Finalmente un último ejemplo: si queremos un archivo monofónico añadiremos una M tras la letra que indica el formato de salida:

timidity nombre.mid -OwM -o nombre.wav

La entrada Obtener un archivo de audio a partir de un MIDI en Guadalinex ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Derechos humanos: no discriminación

El 10 de diciembre de 1948 se aprobaba en París la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Por eso celebramos hoy el Día de los Derechos Humanos, promovido por la ONU y centrado, este año, en la no discriminación.

La discriminación, ya sea por raza, sexo, orientación sexual, condición social, religión u otra razón, es uno de los principales obstáculos que se interponen entre muchas personas y el ejercicio de sus derechos innatos en cuanto ser humano.

Derechos humanos

Aminatou Haidar

En la web de Amnistía Internacional hay un espacio dedicado a música y derechos humanos en el cual están disponibles unas fichas que pretenden ser una reflexión sobre los derechos humanos a partir de distintas canciones y obras musicales, de la vida de los autores, el contexto, etc.

En este día tan señalado, mi mayor deseo es que podamos celebrar pronto la vuelta a su tierra con buena salud de Aminatou Haidar para que esta incansable defensora de los derechos humanos pueda seguir luchando por la libertad de su pueblo, pacíficamente pero con fuerza, hasta la victoria.

La entrada Derechos humanos: no discriminación ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Jingle bells

Un villancico más, esta vez procedente de Inglaterra: Jingle bells. Este arreglo es para un dúo de flautas dulces: la melodía para una soprano y el acompañamiento para una contralto.

Si estás acostumbrado a tocar la flauta contralto leyendo las notas reales (sin transposición), haz clic en el botón de abajo a la derecha en la partitura para ir a la página de Noteflight. Allí podrás cambiar la notación de la parte más grave simplemente seleccionando la opción “Concert pitch”, pinchando en el cuadrado situado abajo a la derecha.

La entrada Jingle bells ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Fum fum fum

Fum fum fumOtro villancico recién terminado de arreglar, esta vez de la tradición popular catalana: Fum fum fum.

Aunque en la partitura aparezcan cinco pentagramas, en realidad este arreglo es para cuatro voces: las tres voces agudas son otras tantas flautas soprano, mientras que la voz más grave se puede tocar con la flauta contralto, la tenor o ambas. En efecto, las dos partes son casi idénticas: sólo cambia una nota, el mi grave, que la flauta contralto no tiene y que se sustituye por un si (nota real).

A pesar de está mínima diferencia, he preferido escribirlas en dos diferentes pentagramas para que así la lectura sea más fácil (la transposición, utilizada en un gran número de instrumentos de viento, es un mecanismo tan cómodo y eficaz que reivindico su empleo para las flautas dulces en el ámbito escolar: el esfuerzo para el profesorado es mínimo y la ventaja para el alumnado es tan grande como evidente).

La entrada Fum fum fum ha sido publicada primero en educacionmusical.es.

Adeste fideles

Adeste fidelesTras haber aprendido algunos villancicos de la tradición popular, vamos ahora a ver uno cuyos orígenes no son muy bien conocidos, Adeste fideles, en español Venid fieles. Algunas hipótesis sobre su autoría apuntan a San Bonaventura, un franciscano italiano  del siglo XIII, o a João IV, rey de Portugal en el siglo XVII, aunque la más aceptada atribuye este canto navideño a John Francis Wade, un músico inglés del siglo XVIII.

Este arreglo es para 4 flautas dulces, una soprano, dos altos en fa y una tenor, que sin duda sonarán mucho mejor que el ordenador. Dependiendo de la tarjeta de sonido que se tenga, su timbre puede ser desde regular hasta pésimo. Pero, con todas sus limitaciones, sigue siendo una herramienta muy buena para apoyar el estudio: podemos escuchar toda la canción o parte de ella, con o sin acompañamiento, o sólo una de las voces que acompañan la melodía, ralentizar el tiempo para aclarar los puntos difíciles, reproducir todas las voces menos la que queremos tocar, etc. Pero recordemos que muchas de estas funciones sólo están disponibles haciendo clic en el botón de abajo a la derecha de la partitura.

La entrada Adeste fideles ha sido publicada primero en educacionmusical.es.