El desarrollo de la creatividad en el estudio técnico

La creatividad es un proceso constructivo que puede aplicarse a cualquier dimensión del aprendizaje musical. A menudo, cuando hablamos de creatividad y música, pensamos en la creatividad aplicada a la interpretación o la creación. Sin embargo, también puede aplicarse la creatividad en el estudio técnico.

La función de la técnica tiene otras dimensiones que podemos trabajar y estimular en el alumno. Pensando en la técnica como vehículo, y no como fin, podemos aleccionar al alumno para que la use en función de las necesidades expresivas. Del mismo modo, el área técnica es un momento de experimentación, de probar nuevas cosas con el fin de que el alumno participe en el propio aprendizaje técnico del instrumento.

¿Qué es la creatividad y el pensamiento creativo?

Si pensamos en la definición de creatividad, nos encontramos diversos autores y respuestas desde muy distintos puntos de vista (psicológico, intelectual…etc.). Sin embargo, todas estas definiciones suelen tener algo en común: originalidad, fluidez, novedad… Se trata de tomar una experiencia o emoción ya conocida y transformarla en algo nuevo. Se trata de dar nuevas respuestas a antiguos problemas.

Es en el aspecto técnico en que el profesor puede estimular mejor al alumno, planteándole un problema al que debe poner una solución creativa: hablamos de lo que los teóricos llaman pensamiento creativo.

Aplicar la técnica de manera creativa

Si la música es una combinación de ciencia y arte, la técnica es la parte más “científica” en cuanto a tocar un instrumento se refiere. La técnica es el medio que usa el instrumentista para expresar a través de su interpretación.

En este sentido, es el profesor el que debe darle al alumno las herramientas para aplicar sus conocimientos técnicos a sus ideas musicales. Si el alumno se limita a imitar las directrices técnicas en cada partitura que afronta, no desarrollará su imaginación, y por tanto, sus capacidades técnicas serán mucho menores.

Si aplicamos las fases de cualquier proceso creativo, podemos guiarnos para aplicar la técnica de manera creativa:

  • Observar de manera analítica dónde está el problema en la interpretación. Mediante una serie de preguntas, podemos ayudar a identificar el problema.
    • ¿Se trata de un fallo técnico?
    • ¿La frase no es suficientemente expresiva?
    • ¿Suena fuera del estilo?
  • Definir el problema: Una vez identificado, se debe enunciar exactamente qué es lo que se necesita mejorar, de manera clara y concisa.
  • Proponer distintas soluciones: Es en este momento en que el profesor insta la capacidad creativa del alumno. Desde el punto de vista técnico, el alumno debe proponer distintas soluciones, por ejemplo:
    • Cambiar las articulaciones o golpes de arco
    • Cambiar una digitación que le resulte incómoda
    • Modificar las ligaduras
  • Valorar las soluciones propuestas, y promover que el alumno escoja la más afín a su idea musical, siempre con la ayuda del criterio del profesor.

La técnica como medio experimental

El mejor laboratorio de pruebas para un músico se encuentra en la base de su instrumento: las escalas, los arpegios y los ejercicios técnicos. Un plan de trabajo a priori aburrido o rutinario puede convertirse en un entorno de pruebas gracias al uso de la creatividad.

Como muchos teóricos apuntan, la creatividad y el aprendizaje sólo pueden tener lugar cuando la emoción entra en juego. Sin embargo, es común que separemos la técnica más pura del elemento emotivo, haciendo que el alumno odie el momento de estudiar escalas, arpegios o ejercicios básicos para su aprendizaje.

Sin embargo, el estudio de la técnica debe ser un medio experimental, en el que el alumno tiene que sentirse libre de probar todo aquello que pase por su mente, siempre dentro de unos estándares. Para ello, el profesor siempre debe ser el guía que proponga al alumno algo sobre lo que trabajar. Al igual que se trabaja en la improvisación, podemos decir que en el trabajo técnico, la escala es la “consigna” que el profesor da. A partir de ella, el alumno puede proponer distintos patrones rítmicos, golpes de arco o digitaciones.

Educar al alumno en la detección y solución de problemas

El estudio de la técnica es el mejor campo en el que un alumno puede aprender a detectar y solucionar problemas de manera creativa. A menudo, nos encontramos con alumnos avanzados que son incapaces de auto-evaluarse y entender qué está fallando en su manejo técnico.

Desde la correcta afinación, hasta la ejecución de las mayores dificultades técnicas, el alumno debe aprender a detectar el error y a darle solución. Haciendo uso de un método deductivo-activo, el profesor ayudará al alumno a analizar los problemas desde lo más general hasta el detalle, para que poco a poco él mismo sea capaz de identificar el fallo. Una vez detectado el error, el profesor debe proveer al alumno de una serie de técnicas de estudio, siempre dejando la puerta abierta a las propuestas del alumno, para construir entre ambos una solución creativa.

Cuanto más se trabaje de este modo, más fluido será el aprendizaje creativo de la técnica. El alumno será progresivamente capaz de detectar el error y corregirlo usando las técnicas del profesor y las suyas propias.

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada El desarrollo de la creatividad en el estudio técnico aparece primero en Gran Pausa.

¿Cómo elegir el repertorio para tus alumnos?

El panel de expertos de The Strad responde a preguntas de los lectores. En este caso, se centran en hablar sobre la elección de repertorio para sus alumnos.

Bruno Giuranna

En cierto momento de sus estudios, se debe ayudar a los estudiantes a comprender, escuchar y sentir lo que significa “tocar realmente bien“. Esto no es del todo obvio o fácil, y el proceso puede llevar tiempo. Es posible intentarlo primero con una pieza o estudio simple, o tal vez con un conjunto de notas que resulte fácil. Después de eso, el profesor debe aumentar el nivel de dificultad del repertorio del alumno, manteniendo siempre esa calidad. Esto debe hacerse gradualmente, con gran tacto, y sin el temor de volver a obras poco exigentes si se pierde el nivel deseado.

Boris Kuschnir

Es importante establecer el propósito para el que se asigna el repertorio. En el caso de la preparación para una concurso, una actuación en solitario o con orquesta, o un recital; el repertorio debe elegirse para despertar el máximo interés y efecto en la audiencia en cuestión, y se deben tener en cuenta las fortalezas del alumno. Si el objetivo es desarrollar aspectos específicos del aprendizaje, el profesor debe seleccionar el repertorio con la misma precisión con que un buen médico prescribe un medicamento para su paciente. La elección correcta del repertorio es esencial para el desarrollo técnico de un músico, y aún más para ayudarlo a convertirse en un músico completo.

Jeff Bradetich

Establece una lista de repertorio que enseñe música y técnica en varios niveles diferentes. Cuando el estudiante alcance un nivel particular, dale tres opciones para escuchar. La pieza que más le interese será la elección correcta. La verdad es que el alumno aprenderá más a fondo y rápidamente si está más comprometido, a pesar de que empleemos nuestros mejores esfuerzos para enseñarles “lo que necesitan saber”. No es saludable dictaminar siempre en qué debería trabajar el alumno. Es más importante desarrollar su capacidad de pensar por sí mismo y que explore lo que el mundo tiene que ofrecerle.

Mimi Zweig

Hay secuencias de repertorio que se pueden presentar a los estudiantes para facilitar el crecimiento musical y técnico. Me parece que si preparo las bases en cada nivel, revisando e incorporando los ejercicios de los niveles anteriores, los estudiantes podrán absorber fácilmente el nuevo repertorio. Hago que mis alumnos preparen piezas en tres niveles al mismo tiempo. El primero está por debajo del nivel del estudiante, como una pieza de “repaso” que, cuando se estudie, se hará bien y ayudará a mantener alto el nivel de confianza del alumno. El segundo es en el nivel del estudiante, donde aprender la nueva pieza le permite sentirse bien porque los desafíos son alcanzables. El tercero está por encima del nivel del estudiante, para mantener al estudiante en activo (ego intacto) y asegurarse de que saben que siempre hay nuevas tareas que dominar.

Bonnie Hampton

La música debe ser de buena calidad, pero es importante no saltar a grandes obras maestras hasta que un estudiante esté listo. Por ejemplo, las notas de la Sonata de Brahms en E minor (violín) no son tan difíciles, pero escuchar a un joven estudiante tocarla antes de que esté listo y pueda experimentar el impacto emocional de la música le está robando el alegre descubrimiento musical que le aguarda cuando esté listo. Por supuesto, todos estábamos ansiosos por interpretar esas obras maravillosas, pero deben ser respetadas y trabajarse correctamente.

Sobre los expertos…

Jeff Bradetich es profesor de contrabajo en University of North Texas College of Music.

Bruno Giuranna enseña viola en Fondazione Stauffer en Cremona, Conservatorio della Svizzera Italiana en Lugano y la University of Limerick en Irlanda.

Bonnie Hampton trabaja en la Juilliard School, enseñando cello en los departamento de college y pre-college.

Boris Kuschnir es profesor de violín en Vienna Conservatoire y en University of Music en Graz.

Mimi Zweig es profesor de violín y viola y director de Pre-College Strings en Jacobs School of Music, Indiana University de Bloomington.

 

Traducido de la publicación The Strad

Enlace al original: https://www.thestrad.com/how-do-you-choose-instrumental-repertoire-for-a-student/2866.article

Fecha: 15 Junio 2017

Título original: How do you choose instrumental repertoire for a student?

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada ¿Cómo elegir el repertorio para tus alumnos? aparece primero en Gran Pausa.

¿Qué factores influyen en una buena lectura a primera vista?

La lectura a primera vista o repentización es una práctica útil tanto como necesaria. Una vez que un músico aprende a leer partituras, adquirir rapidez y eficacia es una tarea en la que la lectura a primera vista toma un papel principal.

Son muchos los músicos que se sienten cohibidos ante una situación en la que tienen que tocar una partitura que nunca antes han visto u oído. La lectura a primera vista se convierte entonces en un hándicap. Un obstáculo que hay que superar para ganar confianza y mejorar una de nuestras capacidades más valiosas como profesionales: la lectura e interpretación de partituras.

Para mejorar nuestra facultad lectora es necesario un trabajo previo. Ya sea con ayuda del profesor, o por nuestra cuenta, habrá una serie de factores que tendremos que trabajar.

La percepción ocular

La lectura a primera vista está compuesta por varias fases. La primera de ellas es la percepción visual de la música. La manera en que movemos el ojo por la partitura y el tiempo en que fijamos la vista en cada tramo es determinante. La percepción ocular estará muy influenciada por el aspecto visual de la partitura: que las notas estén correctamente agrupadas y distribuidas por el pentagrama, que la impresión sea nítida…etc.

El movimiento ocular durante la lectura de partituras ha sido ampliamente estudiado, especialmente en pianistas. A raíz de estos estudios, sabemos que hay varios factores que ralentizan la percepción:

  • No anticipar la lectura
  • Llevar la vista al instrumento en lugar de mantenerla en la partitura
  • Realizar fijaciones regresivas, es decir, volver atrás en la partitura
  • La lectura polifónica
  • La complejidad de la partitura

La mirada debe ir de izquierda a derecha. Será diagonal cuando la partitura sea polifónica. Y sobre todo, no debe desviarse hacia el instrumento. Perder el contacto visual con la partitura ralentizará nuestra primera vista. El movimiento ocular es algo que puede y debe ser entrenado.

Los conocimientos previos y la memoria

Si la primera fase de la lectura a primera vista es la percepción, la segunda es el reconocimiento de lo percibido. Sin conocimientos previos no hay posibilidad de una lectura a primera vista correcta. Y aunque parezca algo obvio, no lo es tanto. A menudo, un músico puede presentar ciertas carencias en su base en cuanto a lenguaje musical se refiere. Esto tiene consecuencias en muchas áreas de su interpretación, pero especialmente en la lectura primera vista.

Cuando trabajamos con música, ya sea leyendo partituras o escuchando, activamos nuestra memoria por medio del reconocimiento de “patrones”. Estos patrones los hemos aprendido previamente, y tienen que ver tanto con el sonido como con su representación. Por ejemplo, patrones interválicos (escalas o arpegios), patrones rítmicos (síncopa), patrones dinámicos (crescendos en figuraciones que suben), patrones armónicos (I-IV-V-I)… Son convencionalismos musicales que primero aprendemos y luego interiorizamos para que, cuando aparezcan, seamos capaces de reconocerlos.

Si no tenemos estos patrones bien asentados en nuestra memoria, es muy probable que nuestra lectura a primera vista sea más lenta o dé lugar a errores. Por ello, el primer factor a trabajar serán los patrones musicales básicos. De esta forma, los reconoceremos de manera rápida y sencilla.

 

El rango ojo-mano

Se le llama rango ojo-mano a la relación que hay entre el punto de fijación del ojo en la partitura y la ejecución motora del movimiento con el instrumento. Seguramente habrás oído decir a tu profesor que, cuando lees a primera vista, es bueno leer siempre un par de compases por delante de lo que tocas. Anticipar la vista al movimiento.

La anticipación es uno de los factores más importantes a la hora de realizar una buena lectura a primera vista. Cuanto mayor sea el rango ojo-mano, mejor y más fluida será la lectura a primera vista. Esa separación entre la lectura y la interpretación se puede trabajar y desarrollar.

Es recomendable empezar a desarrollar esa anticipación visual con partituras de lectura sencilla, e ir añadiendo complejidades poco a poco. Lo ideal adquirir la capacidad de leer más de dos compases por delante.

La escucha

Y por último, uno de los aspectos más básicos en cuanto a lectura de partituras se refiere: escucharnos a nosotros mismos. Gracias al apoyo auditivo, podremos reconocer más fácilmente los patrones que estamos tocando e incluso predecir los venideros.

Al mismo tiempo, nuestra capacidad de generar representaciones auditivas de la partitura será determinante, pues así podremos completar los patrones que percibimos visualmente. Por ello, siempre nos resultará más sencillo la primera vista con partituras tonales que con partituras atonales.

Por tanto, hay que escuchar lo que leemos, y escuchar al mismo tiempo lo que tocamos. Toda una maquinaria perceptual nada fácil de poner en marcha.

¡Ánimo, y a poner en práctica estos consejos! ¡No más miedo a la primera vista!
 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada ¿Qué factores influyen en una buena lectura a primera vista? aparece primero en Gran Pausa.

Tipos de cerebro en los músicos (Humor)

Estábamos navegando por la red y nos hemos topado con un divertido post de Classic FM. Se trata de un post hecho con mucho humor, que analiza los tipos de cerebro en los músicos.

¿En qué piensan los músicos según el instrumento que tocan?

Siempre nos hemos preguntado porqué los músicos somos tan distintos según los instrumentos que tocamos. ¿En qué piensan los músicos? ¿Cómo se divide el cerebro de un músico en función de sus tareas y pensamientos? En Classic FM han realizado un “análisis científico, y que en absoluto se basa en conjeturas” 😉 😉

¡Esperamos que os divierta!

Aquí os dejamos el enlace al original: http://www.classicfm.com/discover-music/instruments/musician-brains-pie-charts/brain-of-a-percussionist/

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Tipos de cerebro en los músicos (Humor) aparece primero en Gran Pausa.

Cuestión de civismo… lo que te falta es cultura

Antes de empezar, quería disculparme con los seguidores por tardar tantos días en publicar algo nuevo. Por cuestiones personales he estado bastante ocupada este último mes, pero prometo ser más constante. 😉 Os compenso con un post más extenso.

Hoy quería llamaros la atención sobre un post que publiqué hace tiempo “Tener un vecino músico” , en el que os contaba cómo debéis actuar para poder ensayar en casa, y cuál había sido mi peor experiencia con un vecino. Este post a día de hoy es uno de los que más comentarios ha generado en la web, tanto de vecinos desesperados como de músicos indignados. Al principio, solía responder a todos, pero iba viendo que cada día había más comentarios y que se estaba subiendo el tono. Incluso llegué a borrar un par por insultos entre usuarios. Así que dejé de responder a todos y me he decidido por escribir un nuevo post, comentando las palabras de algunos usuarios y con algunas reflexiones.

Incívicos podemos ser todos…

Cito comentario:

“Justo en estos instantes (festivo, 1 de mayo, 17:00 horas) estoy intentando superar una migraña para desarrollar el trabajo final de un máster en el que llevo invertidos 2 años.[…] Mi vecino, el trompetista, ha comenzado su sesión de ensayo, tal como ha hecho religiosamente cada día del puente. Yo me he puesto tapones en los oídos y encima unos cascos con música (porque lo que toca el vecino NO lo es). […] De acuerdo, el ensayo musical en una vivienda es legal (DE MOMENTO), pero… es legítimo? Es ético, moral? Es CÍVICO?”

La verdad sea dicha, vivir en comunidad significa aguantar mucho de los vecinos y del barrio en general. Para empezar, puedo poner una larga lista de cosas que yo aguanto o he aguantado de todo tipo de vecinos: mierda/pis de perro en los espacios comunes, ladridos a medianoche, gritos y discusiones diarias, música a todo volumen y fiestas nocturnas, ruidos innecesarios, obras que empiezan a las 6:00 de la mañana con sierras y martillos neumáticos, basura en mi terraza, colillas, golpes en mi pared… etc. Y si os fijáis, he enumerado sólo cosas molestas que realmente pueden evitarse, y que son incívicas. Nada de bebés que lloran, o de ruidos inevitables.

Vivir en comunidad es esto, mucha gente viviendo en espacios reducidos, con paredes de papel, oyéndose unos a otros, molestándose. Las casas son para vivir de día, y descansar de noche, y mientras que se respete esto, chapó. Desde luego, un músico que toca en plena siesta, a las 7:00 de la mañana, o de noche, es un gilipollas, y por supuesto, un incívico. Las horas de descanso de todos hay que respetarlas, yo las respeto siempre, y estoy segura de que la mayoría de los músicos lo hacen. Por eso, la gran mayoría no somos incívicos.

Cito comentario:

“No podéis violar a los vecinos de esa forma. Tampoco podéis violar a vuestro esposo o esposa o vuestros hijos con ese machaque. Tenéis la obligación de no molestar a nadie.”

No violamos a nadie, es que me da la risa. Simplemente señalar con este comentario que mi marido me apoya en todo, por supuesto también en mi carrera. Igual que lo hicieron mis padres en su momento. Mi familia, y la de cualquier músico, comprende y respeta nuestra vida. Se cierra la puerta del cuarto de estudio, y se acabó. Si ellos, conviviendo bajo el mismo techo, no han generado problemas de ansiedad o de audición como dicen muchos de los que han comentado, no entiendo cómo pueden generarlos personas con las que nos separan muros de ladrillo. Me parece que ese tipo de personas tienen otro problema personal, de obsesión, que deberían tratar.

Tengo que hacer “cosas intelectuales”

Hay algo muy recurrente en los comentarios que me ha cabreado bastante, y es la insistencia de algunos por argumentar que tienen que estudiar “cosas importantes”, hay quien dice incluso “trabajos intelectuales”.

Cito comentario:

“Entonces, mi pregunta es: por qué priman los derechos de un aficionado a la música sobre los que no invadimos la atmósfera de nadie y sólo estamos descansando o desarrollando un trabajo útil como estudiar, leer o cualquier trabajo intelectual?

Si piensas que la música es inútil, o que no es profesional (la palabra aficionado me mata), es que tu vida está vacía, y te falta mucha pero que muuuucha cultura. Poco más se puede decir sobre este comentario vacío de argumentos.

Cito comentario:

“Esto no es justo yo solo quiero tranquilidad para poder estudiar, ni que en medicina nos pudiesemos permitir el perder tiempo estresandonos mas de lo que ya estamos y cuando llegamos a casa solo queremos estudiar, descansar o dormir y no escuchar ningun ruido. […] Y en los examenes lo paso fatal yo estoy desesperada solo quiero estudiar para mis examenes y las bibliotecas no son para todos… no todos se pueden concentrar con el ruido de las personas moviendose y ni siquiera estan abiertas todos los dias y a las 7 cierran… que es justamente a la hora que salgo de mis clases… y yo? cuando supuestamente voy a estudiar?? ya suspendi un examen por su culpa y por suerte pude con todas las demas pero malamente. Estoy harta y desesperada yaaa no quiero que me destroce mi carrera con todo lo que me ha costada hasta ahora….”

Vamos a culturizar un poco a esta futuro médico con faltas ortográficas. Ser músico es una carrera muy dura, y muy comprometida, que requiere de un esfuerzo diario que pocos comprenden y conocen de primera mano. El fin de esta carrera es crear personas capacitadas para ni más ni menos que preservar un patrimonio cultural-histórico a nivel mundial, que es la música. Si esto no te parece lo suficientemente serio, es que no tienes ni idea.

Un músico empieza su carrera con 8 años. Estudia 4 años de enseñanzas elementales, 6 años de profesionales y otros 4 años de superiores; 14 años en total. Compaginamos estos años con el colegio y el instituto, asistiendo a clase por la mañana y al conservatorio por la tarde. Por si no la sabías, que será lo más seguro, en el Conservatorio estudiamos varias asignaturas cada año, que van en aumento en número y dificultad, algunas teóricas y otras prácticas. Para ponerte un ejemplo, un chico que estudia bachillerato y va al Conservatorio, añade hasta 8 o 9 asignaturas a las que ya da en el instituto. Con tan sólo 12 años, ya se ha sometido a un duro examen con tribunal, y cursa 4 asignaturas más, además del colegio.

Como comprenderás, una carrera así necesita de horas de estudio. Dejando a un lado todas las asignaturas teóricas, la asignatura principal, nuestra especialidad instrumental necesita de horas de práctica. Y ahora, usaré tus argumentos: los músicos no podemos permitirnos perder el tiempo, tenemos muuucho que estudiar. Sólo queremos estudiar, y las salas del Conservatorio no son para todos, la mayoría de las veces no hay salas de estudio libres, y muchas no abren los fines de semana, o tienen horarios que no nos sirven. ¿Y nosotros? ¿Cuando vamos a estudiar? No queremos que nadie nos destroce una carrera que nos ha costado 14 años estudiar.

¿Qué pasa ahora? ¿Quién lleva razón? Pues ninguno de los dos, se trata de convivir, de respetarnos y llegar a un consenso. Tu tienes tus derechos, y nosotros los nuestros.

Ahora mi hobby va a ser construir barcos

Otro argumento muy recurrente: no practiques tu hobby en casa, que yo no practico el mío.

Cito comentario:

Tener que aguantar ls hobbies o dedicaciones de todos, de eso nada. A mi me gusta la escultura y la carpintería y no se me ocurre ponerme a cincelar mármol o a dar golpes con el martillo ni a las 12 de la mañana ni a las tres de la madrugada con la excusa de que tengo que practicar.”

Mi hobby es construir barcos, espero que no te moleste el pequeño astillero que me he montado en el piso. Espero que los martillazos no impidan practicar a mi vecino trompetista. Cada loco con su tema y el que haga más ruido será el que gane.”

De hobby nada, como ya he dicho antes, esto es una carrera. Y mientras que con tus martillazos de carpintero aficionado no sobrepases los decibelios y lo hagas en el horario estipulado, adelante. A ver si así liberas estrés y dejas de quejarte de todo.

Búscate un local, insonoriza, cómprate esto o aquello

Cito comentarios:

“Estimados músicos, deberiais enteraros que si  quereis ensayar debeis buscaros un local adecuado donde no molesteis a nadie, con las cunsecuencias que eso lleva (gastos o lo que sea). Si no podeis con este gasto, coger vuestro saxo e iros a ensayar a un monte o un lugar alejado de la gente.”

“Un hogar no es un local de ensayo ni un centro de trabajo y el descanso y bienestar del conjunto han de primar sobre los intereses particulares. Hay muchas soluciones (salas, insonorización, silenciadores, etc) para no molestar.”

Por esa regla de tres, también podríamos recomendar nosotros que en lugar de vivir en la ciudad, en un bloque de pisos donde te molestan tus vecinos, te marches a una casa algo más aislada, un chalet en medio del campo. Desde luego, qué fácil es manejar el dinero de los demás. No todos pueden permitirse ese tipo de gastos. Muchos músicos, en un intento por ser más respetuosos, colocamos alfombras, hueveras en las paredes, cortinas… Pero insonorizar un piso no siempre es posible, no hablemos ya de alquilar un local.

Bonus track

Cito comentario:

“En fin, lo único que me queda claro es que Einstein no tenía un vecino trompetista. Si no, seguro que se hubiera podido concentrar en bien pocos cálculos.”

Resulta que Einstein no tenía un vecino trompetista, no. Es que era violinista. Probablemente daba la coña a sus vecinos con su violín. ¿Y sabes qué dijo? “Si no fuera físico, probablemente sería músico. A menudo pienso en música. Vivo mis sueños en música. Veo mi vida en términos musicales. No  puedo decir si habría podido hacer alguna pieza creativa de importancia en la música, pero sí sé que lo que más alegría me da en la vida es mi violín” 

Si todos tuviéramos un poquito más de cultura, como Einstein, sabríamos valorar el trabajo de los músicos profesionales. Esos que se matan a practicar a diario para preservar un bien que, de no ser por ellos, estaría muerto. La música es un patrimonio cultural e histórico, y sólo pervive a través de los músicos que la comprenden e interpretan. Los músicos de verdad, de calidad, que trabajan día a día para mantenerla viva.

 

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Cuestión de civismo… lo que te falta es cultura aparece primero en Gran Pausa.