RESPIRACIÓN PARA MÚSICOS

¡Hola a todos! Un pequeño post para compartir con vosotros el formulario para recabar información para mi curso de respiración. Si queréis coloborar, ¡adelante! Os tomará 5 minutos y para mi será de gran ayuda. Clicad en el siguiente enlace:   FORMULARIO   Gracias por estar ahí. Cecilia  

Ejercicios para desarrollar la relajación y naturalidad al tocar (II)

[Este artículo es la continuación de Ejercicios para desarrollar la relajación y naturalidad al tocar (I) ]

El objetivo de los siguientes ejercicios es ayudar a los estudiantes a experimentar nuevas sensaciones cinestésicas. Estos métodos prácticos permiten a los estudiantes romper hábitos subconscientes y liberar tensiones. Una vez que el estudiante ha tomado contacto con estas sensaciones, puede estudiar recordando la sensación de relajación hasta que se convierte en su segunda naturaleza mientras toca.

Ejercicios generales

La meta de estos ejercicios es que estés seguro de que no bloqueas ninguna parte de tu cuerpo cuando tocas.

1

Camina mientras tocas

2

Dobla las rodillas mientras tocas

3

Gira las caderas mientras tocas

4

Gira el torso mientras tocas

Ejercicios de brazo derecho

1

Practica las extensiones liberando y relajando los músculos en lugar de forzarlos para llegar con el dedo. En última instancia, trata de encontrar una digitación que no te cree tensión, ya que esta tensión dará lugar a fallos a la hora de actuar. Prueba las retro-extensiones entre los dedos para ver cómo es posible llegar más lejos liberando en lugar de forzando el músculo.

2

El pulgar en las posiciones altas: piensa en liberar el pulgar para tener la mano en una posición cómoda. (Nota: sin almohadilla, esta postura no es posible) La mano tiene que estar libre para tocar afinado y para que los dedos tengan facilidad de movimiento.

3

Imagina que tu arco es una espada y juega con él, moviéndolo en el aire, manteniendo cada parte de tu cuerpo relajado. (Este es un gran ejercicio para los principiantes, para ganar confianza con el arco e imaginarlo como una parte o una extensión de sus cuerpos).

4

Imagínate que tienes un globo debajo del codo derecho. Mantén esa sensación y facilidad cuando toques.

5

Mueve el codo derecho hacia arriba y hacia abajo y explora los extremos para conocer el territorio y asegurarte de no quedar atascado en una posición.

6

Imagina una mosca atada a una cuerda. Imagina que tu mano es la mosca y tu brazo es la cuerda flexible que le permite ir a cualquier parte sin resistencia. Contrasta este sentimiento con intentar alcanzar esos lugares desde tu hombro.

7

Descansa (no muevas) las diferentes partes del brazo derecho y mueve las otras articulaciones para ‘ponerte en contacto’ con tu cuerpo y desarrollar más herramientas de relajación. Puedes utilizar un soporte para apoyar el codo, el antebrazo o la mano para trabajar en una parte específica mientras liberas a los demás.

Ejercicios de arco con los dedos

Haz estos ejercicios de arco para “despertar” los dedos y tomar conciencia de cómo se mueven y se sienten. Recomiendo hacer estos ejercicios con el brazo derecho hacia delante en un ángulo de noventa grados del cuerpo. También es una buena idea hacerlas con un lápiz en lugar del arco

1

Limpiaparabrisas. (Utiliza sólo el dedo meñique para hacer este movimiento)

2

Lleva el arco hacia arriba y hacia abajo. El pulgar y los cuatro dedos opuestos se extienden y se retraen.

3

Lleva el arco hacia arriba y hacia abajo utilizando un patrón diagonal en los dedos. Comienza con una sujeción normal del arco. Baja y adelanta los dedos en dirección a la punta del arco, luego vuelve a la posición original. Haz lo mismo hacia abajo y hacia atrás (dedos en dirección al talón). Repite.

4

Levanta varios dedos repetidamente.

5

Levanta varias combinaciones de dedos repetidamente. (Por ejemplo, índice y aular, corazón y meñique, etc.) Juega usando diferentes combinaciones para experimentar las responsabilidades de los diferentes dedos en la sujeción del arco.

6

Sujeta el arco sin el pulgar. Mueve el pulgar libremente alrededor. Haz esto sobre una cama para proteger el arco, por si cae. (Sugerencia: el dedo medio sostiene el arco desde abajo, y los otros dedos se inclinan y lo sostienen desde la parte superior).

7

Empuja el dedo pulgar con la mano izquierda para asegurarte de que la articulación es flexible y no está bloqueada.

8

Camina con los dedos hacia la punta del arco. Mueve los dedos en el siguiente orden: índice, corazón, pulgar, anular y meñique. El arco no debe moverse. Puedes intentar algunos de estos ejercicios sosteniendo el arco al revés, más cerca de la punta. Tu meñique tendrá que trabajar más duro.

9

Sujetando el arco, mueve los dedos como si escribieras letras en el aire en una superficie imaginaria. Primero podrías probar esto en un plano horizontal y luego en un plano vertical.

Debes intentar integrar todos estas sensaciones cinestésicas en una sensación de cuerpo global, un control fluido y vivo, que mejore el rendimiento y ayude a evitar tensiones innecesarias. Encuentra una imagen o un par de palabras que te ayuden a recordar esta sensación y utiliza esa imagen, palabra o frase periódicamente cuando toques. Asegúrate de que estás utilizando tu cuerpo de una manera óptima, así como contrarrestar estos antiguas malos hábitos de tensión

Es muy importante no confundir los conceptos descritos en este artículo con “tocar sin energía”. El objetivo de estas técnicas es permitir que la energía fluya directamente a través de la música en lugar de quedar bloqueada en una articulación o una parte de su cuerpo. Se trata de integrar el cuerpo como un todo. Esto mejorará el uso de todas las partes del cuerpo. Hacer estos ejercicios nos ayudará a liberar nuestros movimientos, a sentirnos mejor físicamente y nos permitirá canalizar toda nuestra energía a producir un sonido hermoso, sin permitir que nada interfiera con la música.

Cualquier lesión sufrida por el uso apropiado o inapropiado de estos ejercicios es únicamente responsabilidad de la persona que sigue los ejercicios. Tomas Cotik y sus compañeros rechazan cualquier responsabilidad por lesiones o daños al instrumento y / o arco causados ​​por el uso de estos ejercicios.

Algunos conceptos se describen con mayor profundidad en los siguientes artículos:

  • William Conable, “La Técnica Alexander”, Revista de la Sociedad de Violín de América, 13, no. 1 (1993), 126 – 132.
  • Charles Jay Stein, “La técnica Alexander: sus principios básicos aplicados a la enseñanza y ejecución de instrumentos de cuerda”, American String Teacher, 49: 3 (agosto 1999), 75-77.

El autor

El Dr. Tomas Cotik enseña en la Universidad Estatal de Portland. Regularmente da clases magistrales y conferencias en Estados Unidos. Aclamado por Michael Tilson Thomas como “un excelente violinista”, Tomas Cotik ganó el primer premio en el National Broadcast Music Competition en su natal Argentina en 1997 y ganó el Premio del Gobierno del Canadá para 2003-2005. Como prolífico artista discográfico, el Dr. Cotik está actualmente involucrado en más de una docena de CDs, que incluyen obras completas de Schubert para violín y piano y 16 sonatas de Mozart. Cotik, ex concertino rotatorio de la Sinfónica del Nuevo Mundo, ha trabajado estrechamente con miembros de los cuartetos de cuerdas de Cleveland, Miami, Pro Arte, Vogler, Vermeer, Tokio y Endellion. El Dr. Cotik es actualmente miembro del dúo Cotik / Lin.

Fotos: So-Ming Kang
Estudiante, modelo y asistente: Patricia Jancova


Artículo traducido a petición de su autor

Publicación: The Strad

http://www.thestrad.com/natural-relaxed-approach-string-playing-part-1/

Autor: Tomas Cotik

Fecha: 9 Febrero 2017

Título original: Developing a natural and relaxed approach to string playing – part 2

 

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Ejercicios para desarrollar la relajación y naturalidad al tocar (II) aparece primero en Gran Pausa.

Ejercicios para desarrollar la relajación y naturalidad al tocar (I)

El profesor de la Universidad Estatal de Portland Tomas Cotik nos ofrece una introducción a las sensaciones cinestésicas nos muestra algunos ejercicios

El objetivo de los siguientes ejercicios es ayudar a los estudiantes a experimentar nuevas sensaciones cinestésicas. Estos métodos prácticos permiten a los estudiantes romper hábitos subconscientes y liberar tensiones. Una vez que el estudiante ha tomado contacto con estas sensaciones, puede estudiar recordando la sensación de relajación hasta que se convierte en su segunda naturaleza mientras toca.

Debes intentar integrar finalmente todos estos sentimientos cinestésicos en una sensación de cuerpo entero, un control fluido y vivo, que mejore el rendimiento y ayude a evitar tensiones innecesarias. Encuentre una imagen o un par de palabras que le ayuden a recordar esta sensación y utilice esa imagen, palabra o frase periódicamente cuando juegue. Asegúrese de que está utilizando su cuerpo de una manera óptima, así como contrarrestar cualquier viejo, los hábitos no deseados.

Es muy importante no confundir los conceptos descritos en este artículo con el juego que carece de energía. El objetivo de estas técnicas es permitir que la energía fluya directamente a través de la música en lugar de quedar bloqueada en una articulación o parte de su cuerpo. El objetivo es integrar el cuerpo como un todo. Esto mejorará el uso de todas las partes del cuerpo. Hacer esto finalmente nos ayuda a liberar nuestros movimientos, a sentirnos mejor físicamente y nos permite canalizar toda nuestra energía a producir un sonido hermoso, sin permitir que nada interfiera con la música.

Conceptos generales

  • Al concentrarnos en un tema dado, a veces olvidamos que cualquier movimiento es el resultado de un enfoque global. Si bien puede ser beneficioso aislar cada movimiento durante los ejercicios, también debemos tener en mente todo el cuerpo desde el principio y mantener en él nuestra percepción.
  • Al practicar, debes evitar repetir y repetir y repetir con la esperanza de lograr una respuesta “automática” que simplemente “ocurra” mientras tocas. Actuar es como participar en una carrera de NASCAR. Necesitas concentrarte en el presente, conducir desde cero el día de la carrera. Es necesario ejecutar los pasajes en el momento, recibiendo señales de tu cuerpo constantemente, manteniendo la atención en las señales cinestésicas. Si bien es cierto que nuestro trabajo en la sala de estudio nos ayuda a conocernos mejor, no debemos repetir pasajes una y otra vez mecánicamente. Piensa en cómo aprendemos a caminar. No realizamos movimientos aislados una y otra vez. Nos caemos constantemente, no nos frustramos, y nos levantamos de nuevo. La forma en que los niños utilizan sus cuerpos, con mucha energía pero poca tensión, puede enseñarnos mucho.
  • Muchas personas aprietan o ponen sus cuerpos en tensión antes de moverse, suponiendo de manera inconsciente que esto mejorará la precisión. Sin embargo, el cuerpo se comporta de manera considerablemente más precisa y cómoda cuando no se tensa antes de iniciar el movimiento. Para ayudar a corregir esto, el profesor puede pedirle al estudiante que pare en medio de una pieza. El siguiente paso es decirle al estudiante que desbloquee las rodillas, suelte el cuello, suelte la mandíbula, permita que los brazos fluyan desde la espalda, y luego continúe tocando.
  • A veces, como músicos, bloqueamos nuestra respiración sin darnos cuenta. No olvides respirar cuando toques y cuando hagas los ejercicios que voy a exponer hoy. Recuerda que el objetivo es experimentar una conciencia renovada de las sensaciones cinestésicas, en lugar de buscar una posición específica o un movimiento físico.

Ejercicios

Este artículo está orientado a músicos de cuerda, pero puedes aplicar estos ejercicios a tu instrumento sea cual sea, siguiendo los mismos principios

1

Mantén y deja que tu cabeza caiga en diferentes direcciones. No muevas la cabeza activamente, deja que la gravedad se encargue de ejercer la fuerza. El profesor también puede guiar la cabeza, informando al estudiante cuando sienta que está oponiendo resistencia.

2

Inclina ligeramente la cabeza, pero no aprietes el violín. Experimenta qué poco esfuerzo es necesario para “sostener” el violín.

3

Toca sin apoyar el mentón en la barbada (no te apoyes en el violín)

4

Habla o lee algo mientras tocas para asegurar de que no estás apretando o rechinando los dientes.

5

Apoya el codo izquierdo sobre un piano o un atril. Concéntrate en soltar el peso del brazo y disfrutar del apoyo. Pide a alguien que sostenga tu brazo y deje que caer el peso, y que esta persona te diga si realmente estás liberando el brazo o no. Experimenta la diferencia entre hacer presión y dejar caer.

6

Balancea el codo izquierdo hacia dentro y hacia afuera para asegurarte de que no está atascado en una posición fija.

7

Imagina que sostienes el instrumento, pero sin el instrumento. Deja la mano suelta, cayendo lejos del cuerpo. Recuerda esa sensación cuando sostengas el violín.

8

No aprietes la mano izquierda. Utiliza las articulaciones como los martillos de un piano. No presiones demasiado, la sensación debe ser similar a la de sujetar un vaso de agua. Este punto se aplica también a la mano derecha.

9

Practica para relajar la mano izquierda colocando un marcador o corcho entre el pulgar y el mango, así como entre los dedos y la cuerda. También puedes colocar un pequeño ratón de juguete en el medio, asegurándote de que no lo “exprimas” con demasiada fuerza.

10

Ten en cuenta que el movimiento principal de los dedos de la mano izquierda se da en la articulación entre la base de los dedos y la palma. La conciencia inicial de muchas personas sobre esa articulación es limitada e inexacta. Mientras que la mayoría de la gente inicialmente apuntan a la línea donde la palma de su mano se encuentra con la base de los dedos, cuando vemos nuestras manos desde el lado, nos damos cuenta de que las articulaciones están en realidad más bajas Más aún, si consideramos el esqueleto, recordamos que los huesos de los dedos comienzan realmente en la muñeca. Tener esta conciencia de la ubicación real de las articulaciones puede ayudarnos a entender y sentir cómo funcionan los movimientos y la expansión de la mano y también puede mejorar la forma en que la usamos.

Extra

Suelta el pulgar izquierdo de vez en cuando. Muévelo a un lado y otro para asegurarte de que está relajado y de ayudar al resto de los dedos en lugar de “aferrarte como si te fuera la vida en ello” o estrangular el cuello del violín.

Cualquier lesión sufrida por el uso apropiado o inapropiado de estos ejercicios es únicamente responsabilidad de la persona que sigue los ejercicios. Tomas Cotik y sus compañeros rechazan cualquier responsabilidad por lesiones o daños al instrumento y / o arco causados ​​por el uso de estos ejercicios.

Algunos conceptos se describen con mayor profundidad en los siguientes artículos:

  • William Conable, “La Técnica Alexander”, Revista de la Sociedad de Violín de América, 13, no. 1 (1993), 126 – 132.
  • Charles Jay Stein, “La técnica Alexander: sus principios básicos aplicados a la enseñanza y ejecución de instrumentos de cuerda”, American String Teacher, 49: 3 (agosto 1999), 75-77.

El autor

El Dr. Tomas Cotik enseña en la Universidad Estatal de Portland. Regularmente da clases magistrales y conferencias en Estados Unidos. Aclamado por Michael Tilson Thomas como “un excelente violinista”, Tomas Cotik ganó el primer premio en el National Broadcast Music Competition en su natal Argentina en 1997 y ganó el Premio del Gobierno del Canadá para 2003-2005. Como prolífico artista discográfico, el Dr. Cotik está actualmente involucrado en más de una docena de CDs, que incluyen obras completas de Schubert para violín y piano y 16 sonatas de Mozart. Cotik, ex concertino rotatorio de la Sinfónica del Nuevo Mundo, ha trabajado estrechamente con miembros de los cuartetos de cuerdas de Cleveland, Miami, Pro Arte, Vogler, Vermeer, Tokio y Endellion. El Dr. Cotik es actualmente miembro del dúo Cotik / Lin.

Fotos: So-Ming Kang
Estudiante, modelo y asistente: Patricia Jancova


Artículo traducido a petición de su autor

Publicación: The Strad

http://www.thestrad.com/natural-relaxed-approach-string-playing-part-1/

Autor: Tomas Cotik

Fecha: 8 Febrero 2017

Título original: Developing a natural and relaxed approach to string playing – part 1

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada Ejercicios para desarrollar la relajación y naturalidad al tocar (I) aparece primero en Gran Pausa.

Desarrollando una relación natural con el violín.

El objetivo de los siguientes ejercicios es ayudar a que los estudiantes experimenten nuevas sensaciones cinestésicas. Estos ejemplos prácticos permiten a los estudiantes identificar hábitos subconscientes y relajar tensiones. Una vez se han interiorizado esas sensaciones cinestésicas, los estudiantes pueden revivirlas al practicar practicar simplemente reviviendo la sensación de dejarse ir, hasta que se convierte en una segunda naturaleza durante la ejecución.

Estos son algunos conceptos generales a tener en cuenta al realizar los ejercicios:

  • Cuando nos concentramos en un tema determinado, a veces nos olvidamos de que cualquier movimiento es el resultado de un enfoque global. Si bien es beneficioso aislar los movimientos durante los ejercicios, también hay que tener en cuenta todo el cuerpo desde el principio, sintiéndolo por entero.
  • Durante la práctica, evita repetir y repetir y repetir con la esperanza de lograr una respuesta “automática” que simplemente “suceda en algún momento” durante la ejecución. Interpretar es como conducir en una carrera de Fórmula 1. Hay que estar concentrado en el presente, desde la misma línea de salida. Es necesario ejecutar pasajes sintiendo a cada momento las señales de nuestro cuerpo. Si bien es cierto que el trabajo en la sala de práctica nos ayuda a conocernos mejor a nosotros mismos, no debemos repetir pasajes una y otra vez mecánicamente. Piensa en la forma en que aprendemos a caminar. No realizamos movimientos aislados y otra vez. Nos caemos mucho, pero sin frustrarnos, y nos ponemos de pie de nuevo. La forma en que los niños utilizan sus cuerpos, con mucha energía pero poca tensión, nos puede enseñar mucho.
  • Muchas personas contraen o preparan sus cuerpos antes de moverlos en la suposición inconsciente de que esto mejorará la precisión. Sin embargo, el cuerpo es mucho más preciso y está más cómodo cuando no se tensa antes de iniciar un movimiento. Para corregir esto, el profesor pedirá al alumno que pare en medio de una pieza, dejando el arco y el instrumento. Después le pedirá que separe las rodillas, suelte el cuello, afloje la mandíbula, permita que los brazos se muevan tras la espalda, gire el torso hacia la izquierda, y después continúe tocando. Es perfectamente aceptable que el estudiante consiga uno de los cambios cada vez, hasta que finalmente los incorpore todos al mismo tiempo.
  • A veces, al tocar, bloqueamos nuestra respiración durante un momento sin darnos cuenta. No dejes de respirar al tocar, ni al realizar los siguientes ejercicios. Recuerda que para todos los ejercicios* que siguen, el objetivo es experimentar una conciencia cinestésica, en vez de buscar una posición o un movimiento físico concreto.
Ejercicio de relajación 1

Deja que tu cabeza vaya en diferentes direcciones. No muevas la cabeza voluntariamente, deja que la gravedad se encargue de la fuerza. El profesor también podría guiar la cabeza, avisando al estudiante cada vez que se sienta resistencia.

Ejercicio de relajación 2

Inclina un poco la cabeza, pero no presiones sobre el violín. Siente lo poco que hace falta para “sostener” el violín.

Ejercicio de relajación 3

Toca con la cabeza fuera del violín (sin que toque el violín).

Ejercicio de relajación 4

Habla, o lee algo mientras tocas para asegurarte de que no estás apretando los dientes.

Ejercicio de relajación 5

Reposa el codo izquierdo sobre el atril. Concéntrate en el peso disfrutando del apoyo. Pide a alguien que te sostenga el brazo y deja que su peso actúe. Te informará de si estás relajado o no. Experimenta la diferencia entre presionar hacia abajo y dejar caer.

Ejercicio de relajación 6

Balancea tu codo izquierdo dentro y fuera para cerciorarte de que no estás atascado en una postura incorrecta.

Ejercicio de relajación 7

Sin el violín, deja tu mano izquierda floja, dejándola caer hacia fuera de tu cuerpo. Recuerda esa sensación cuando sostengas el violín.

Ejercicio de relajación 8

No aprietes la mano izquierda. Usa las articulaciones como los teclas de un piano. Algo así como al sostener un vaso de agua, no aprietes más de lo necesario. Este principio se aplica también a la mano derecha.

Ejercicio de relajación 9

Practica la relajación de la mano izquierda colocando un rotulador grueso o un corcho entre el pulgar y el mástil, e igualmente entre los dedos y las cuerdas.

Ejercicio de relajación 10

Asegúrate de que el movimiento principal de los dedos de la mano izquierda ocurra en la articulación de la mano con la base de los dedos. Al principio muchas personas tienen una conciencia escasa y limitada de esta articulación. Aunque la mayoría se fijan en la línea que forma la mano sirve de base a los dedos, al mirar nuestras manos desde un lado, nos damos cuenta de que las articulaciones están más bajas que eso. Incluso, si consideramos el esqueleto, recordemos que los huesos de los dedos ahora nacen en la muñeca.

Tener conciencia de la ubicación de las articulaciones nos puede ayudar a entender y a sentir como funcionan los movimientos de la mano derecha, y podemos también mejorar la forma en que la usamos.

Ejercicio de relajación 11

Suelta el pulgar izquierdo de vez en cuando un rato. Muévelo en círculos para asegurarte de que está relajado y ayudando a los otros dedos, y no aferrándose a un acantilado para salvar la vida o estrangulando el cuello del violín.

Ejercicio de relajación 13

Practica las extensiones mediante la relajación/liberación de los músculos, en vez de empujarlos forzando su alcance. Al final, intenta encontrar digitaciones que no creen tensiones que puedan llevarte a fallar en la interpretación. Prueba con retro extensiones entre dedos para descubrir cómo se puede llegar más lejos soltando en vez de tensionando.

Ejercicio de relajación 14

El pulgar en posiciones altas: plantéate relajar el pulgar para tener la mano en una postura cómoda. (Nota: sin almohadilla esto podría no ser posible). La mano necesita estar libre para tocar afinado y para que los dedos tengan facilidad de movimiento.

Ejercicio de relajación 15

Imagina que el arco es una espada y juega con ella, moviéndola por el aire, dejando cada parte de tu cuerpo relajada. (Esto es un gran ejercicio para principiantes, así ganan confianza con el arco como una extensión de sus cuerpos).

Ejercicio de relajación 16

Imagínate que tienes un balón bajo el brazo. Mantén esa sensación de facilidad cuando toques.

Ejercicio de relajación 17

Mueve el codo derecho arriba y abajo, intentando conocer los extremos de esa zona, asegurándote de no quedarte anclado en una posición.

Imagina que hay una mosca posada sobre una cuerda. Imagina ahora que tu mano es la mosca y tu brazo es la cuerda flexible que la deja ir a cualquier sitio sin resistirse. Compara esta sensación intentando alcanzar esos lugares desde tu hombro.

Ejercicio de relajación 18

Reposa (sin moverlas) diferentes partes del brazo y mueve otras articulaciones para “entrar en contacto” con tu cuerpo y desarrollar más herramientas de relajación. Puedes usar un atril para sujetar el codo, antebrazo o mano, para trabajar una parte específica, relajando el resto.

Ejercicio de relajación 19
  • Ejercicios de arco para despertar los dedos y ser más consciente de cómo se mueven y sienten. Recomiendo realizar estos ejercicios con el brazo derecho recto y de frente, en un ángulo de 90º con el cuerpo. También es buena idea hacerlo con un bolígrafo en vez de con el arco.
  • Limpiaparabrisas: utiliza sólo el meñique para realizar este movimiento.
Ejercicio de relajación 20

Mueve el arco arriba y abajo. El pulgar y los otros cuatros dedos lo realizan al expandirse y contraerse.

Ejercicio de relajación 21

Mueve el arco arriba y abajo usando un patrón diagonal de dedos. Comienza con una sujeción normal del arco. Muévelo abajo y al frente (los dedos en dirección a la punta del arco), volviendo luego a la posición inicial; entonces hacia abajo y atrás (con los dedos en dirección a la nuez). Repite.

Ejercicio de relajación 22

Levanta cada uno de los dedos repetidamente.

Ejercicio de relajación 23

Levanta diferentes combinaciones de dedos repetidamente. (Por ejemplo, el índice y anular, medio y meñique, etc.) Toca utilizando diferentes combinaciones para experimentar las diferentes funciones de cada dedo.

Ejercicio de relajación 24

Sostén el arco sin emplear el pulgar. Mueve el pulgar libremente en círculos. Haz esto sobre una cama para prevenir que el arco se te pudiera caer. (Truco: el dedo medio sujeta el arco por abajo, y el resto desde arriba).

Ejercicio de relajación 25

Empuja el pulgar con otro dedo para asegurarte de que la articulación es flexible y no está bloqueada.

Ejercicio de relajación 26

Camina con tus dedos, hacia la punta. Mueve los dedos en este orden: índice, medio, pulgar, anular, meñique. El arco no se debe mover. Puedes intentar algunos de estos ejercicios sosteniendo el arco por otro sitio, más cerca de la punta. Tu meñique tendrá que trabajar duro.

Ejercicio de relajación 27

Camina mientras estás tocando.

Ejercicio de relajación 28

Mientras estás tocando, agáchate y yérguete flexionando las piernas.

Ejercicio de relajación 29

Rota tus caderas mientras tocas.

Ejercicio de relajación 30

Rota el torso mientras tocas. El objetivo de estos ejercicios es asegurarte de que no estás bloqueando ninguna parte de tu cuerpo.

*Cualquier lesión producida por la correcta o incorrecta realización de estos ejercicios es únicamente responsabilidad de la persona que los realice. Tomás Cotik y sus colaboradores no asumen ninguna responsabilidad por daños al instrumento y/o arco causados al realizar estos ejercicios.


Algunos conceptos son descritos en profundidad en los siguientes artículos:

  • William Conable, “The Alexander Technique,” Journal of the Violin Society of America, 13, no. 1 (1993), 126-132.
  • Charles Jay Stein, “The Alexander Technique: Its Basic Principles Applied to the Teaching and Performing of Stringed Instruments,” American String Teacher, 49:3 (August 1999), 75-77.

 

  • Fotos: So-Ming Kang
  • Estudiante, modelo y ayudante: Patricia Jancova
  • Fuente original del artículo: The Strad

Tu cuerpo te habla: Músico y conciencia corporal

¿Qué es la conciencia del cuerpo?

Tendemos a separar las distintas esferas de nuestro ser: mente, cuerpo y emociones. Sin embargo, muchos psicólogos y teóricos se inclinan por la teoría de que somos un todo, de que estas tres esferas principales que nos conforman funcionan en sintonía.

Todo apunta a que nuestro ser está completamente conectado a todos los niveles, seamos o no conscientes de ello. Se ha descubierto que el aprendizaje es mucho más efectivo si al razonamiento va unida la emoción. Se crean conexiones neuronales mucho más rápido y se retienen más los conocimientos adquiridos cuando lo aprendido ha ido acompañado de emociones. Por otro lado, los estudios sobre cuerpo y mente también han demostrado que ambas esferas se encuentran en comunicación. El cuerpo reacciona a los conflictos emocionales y tiene memoria. En él se ven reflejados nuestros problemas afectivos, emocionales y racionales.

No se mueve de la misma forma una persona segura que una insegura; no tiene el mismo aspecto saludable alguien que ha sufrido una pérdida importante que alguien que no ha vivido tal cosa. Cuando nos tensamos o abusamos de nuestro físico, nuestro cuerpo se comunica con nosotros a través del dolor. Uno de los mejores ejemplos de esta conexión cuerpo-mente-emoción es el estrés. Cuando nos encontramos estresados o agobiados, nuestro cuerpo enseguida nos pide que cambiemos el rumbo mediante avisos físicos: aparecen problemas de sueño, dolores e incluso síntomas de enfermedades o alergias que no habíamos tenido hasta ahora. A estas reacciones se les denomina somatizar: transformar problemas psíquicos en síntomas orgánicos de manera involuntaria.

Sin embargo, a menudo desoímos a nuestro cuerpo o no sabemos interpretar qué nos intenta comunicar. En esto consiste la conciencia del cuerpo: escuchar, observar qué nos comunica nuestro cuerpo. Aprender a reconocer las señales de alarma tanto como las de bienestar.

¿En qué nos beneficia como músicos trabajar la conciencia del cuerpo?

Ser músico implica dominar y equilibrar las tres esferas de nuestro ser en nuestra interpretación. Necesitamos ser conscientes de que nuestro cuerpo trabaja con nosotros y no a pesar de nosotros tanto como integrar nuestras emociones cuando hacemos música.

  • Siendo conscientes de nuestro cuerpo conseguiremos eliminar tensiones y consecuentes dolores
  • Daremos más fluidez a nuestros movimientos
  • Conseguiremos una concentración mayor tanto en la práctica como en el escenario
  • Centrarnos en nuestro cuerpo nos ayudará a alejarnos de pensamientos irracionales como por ejemplo, el miedo escénico.
  • Nos dará seguridad

¿Qué métodos se pueden usar para practicar la conciencia del cuerpo?

Existen muchos métodos y prácticas para centrarse en la conciencia del cuerpo. Vamos a nombrar algunos a modo de resumen.

  • YogaEl Yoga es una disciplina muy amplia, con muchas variantes. Lo importante en el Yoga es que une cuerpo y mente, desde el control de la respiración hasta la conciencia del cuerpo.

Este libro puede interesarte: Luz sobre el Yoga, por Iyengar en colaboración con Menuhin. 

  • Mindfulness: Esta técnica se basa en poner la conciencia en el momento presente. Hablamos de ella en nuestro ebook.

Este libro puede interesarte: Mindfulness para principiantes, por Jon Kabat-Zinn

  • Técnica Alexander: Es un método de reeducación del cuerpo basado en los movimientos naturales del mismo. Nos ayuda a detectar malos hábitos y corregirlos.

Este libro puede interesarte: Técnica Alexander para músicos, de Rafael García.

  • Método Feldenkrais: Este método se centra mucho en la conciencia del cuerpo, sobre todo en los momentos en que menos la tenemos en cuenta: las situaciones  cotidianas.

Este libro puede interesarte: La sabiduría del cuerpo, de Mohen Feldenkrais.

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!
Si te gustan nuestros post, ya puedes leer los mejores, con información ampliada y nuevas imágenes en nuestro ebook, ¡ya a la venta!
Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.
Introduce tu dirección de email: