Objetivos claros = resultados tangibles

Es muy habitual querer algo y no conseguirlo.

No necesariamente es una falta de deseo ni de esfuerzo.

Hay personas que se esfuerzan muchísimo en conseguir algo, pero les resulta imposible.

Y es que el trabajo duro no sirve de nada si no tiene un propósito bien claro y definido.

Puedes estar AÑOS trabajando muy duro en la dirección incorrecta, o sin dirección.

¡Con esa mentalidad no harás nada más que perder el tiempo!

En este episodio vas a descubrir

  • Qué necesitas para avanzar DE VERDAD
  • Cómo elegir tu meta en cada momento
  • Un enfoque más claro sobre cómo dirigirte hacia esa meta

Ahora también puedes seguir el podcast El Sensei del Cantante en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify, Amazon Music y SoundCloud, desde tu navegador o smartphone.

Transcripción del episodio

A nivel muscular, la voz es algo muy complejo.

Muchos de los músculos que utilizas para hablar y cantar, se utilizan en el sistema respiratorio.

También hay muchos músculos del sistema masticatorio que están extremadamente cerca de los músculos del aparato fonador.

Esto hace que tu cerebro se haga un lío y mezcle funciones cuando no debe.

¿Has sentido alguna vez tensiones al cantar? Probablemente sean músculos del sistema masticatorio entrando en juego.

Y por si esto fuera poco, tu estado emocional también puede afectar a los músculos de tu cuerpo, incluyendo a los de tu aparato fonador.

Cuando estés entrenando tu voz, tienes que tener un plan para que todo esto no te entorpezca.

Y justamente de este plan quiero hablarte en este epiosdio, para que puedas optimizar tu rutina de práctica.

Una meta clara en mente hará que progreses más rápido

Si te pones a cantar para divertirte, ¡genial!

Esa es la finalidad, ¿verdad?

Pero no tienes que confundir eso con entrenar tu voz.

Cuando entrenas tu voz, tienes que estar buscando cumplir una meta, y tienes que hacerlo de forma consciente.

Los ejercicios por sí solos no van a hacer que mágicamente tu voz mejore.

De hecho, lo importante es saber qué tienes que buscar mientras los haces. Muchos ejercicios diferentes pueden cumplir una misma meta.

Y para cumplir una meta clara necesitas dos cosas:

1. Saber qué meta tienes que buscar

Tanto si entrenas con un experto vocal que te guíe como si entrenas por tu cuenta, necesitas instrucciones claras.

El mayor enemigo de las instrucciones claras son instrucciones que dan lugar a interpretación.

Te recomiendo que utilices lenguaje objetivo y preciso cada vez que te pongas (o te pongan) una meta a conseguir con tu voz.

Con lenguaje objetivo y preciso me refiero a que no haya lugar a la interpretación, insisto.

Por ejemplo, una meta como “llevar la voz a la cabeza” es muy ambigua.

Dos personas pueden entenderlo de forma muy distinta. Una puede entender que debe hacer fuerza para que la voz llegue hasta la cabeza, y otra puede entender que debe sentir algún tipo de vibración en esa zona.

Son dos posibles interpretaciones, pero hay tantas como personas en el mundo.

Pero también debes tener cuidado con las metas que parecen precisas y no lo son, como por ejemplo “sentir la voz en la máscara”.

Por lo general, si una meta trata sobre las sensaciones que debes tener al utilizar la voz, es una meta subjetiva.

Cada persona puede sentir cosas muy diferentes a otra al utilizar su voz.

Tienes que encontrar tus propias sensaciones físicas.

Una meta mucho mejor definida podría ser “reducir el volumen en las notas agudas”.

Ahí no hay ninguna duda de lo que tienes que conseguir.

Si consigues bajar el volumen, sabrás que has llegado a la meta, sin importar lo que sientas en tu voz.

2. Saber cómo puedes conseguir llegar a esa meta

Cantar es una actividad física que hacemos guiándonos por sensaciones.

Por eso aprender a cantar mejor es tan complicado.

No puedes basarte en las sensaciones de otros cantantes porque para cada persona esas sensaciones son diferentes.

Pero necesitas esas sensaciones para saber cómo cantar mejor.

Qué dolor de cabeza…

Por eso, por extraño que parezca, la única forma de saber cómo llegar a una meta es llegando.

Si seguimos el ejemplo de antes de “reducir el volumen en las notas agudas”, tienes que vivir en primera persona lo que es cantar una nota aguda a bajo volumen.

Sólo entonces verás lo que tienes que sentir, y será en ese momento en el que hayas creado tu primera referencia sensorial que podrás utilizar de ahí en adelante.

Por muchas explicaciones que recibas, por mucho que leas y por muchos vídeos que veas, no vas a avanzar si no consigues esa experiencia.

¿Que fue primero? ¿El huevo o la gallina?

Aunque parezca que sea imposible llegar a una meta sin un golpe de suerte, hay una diferencia entre la voz y las gallinas.

Conocemos el funcionamiento de la voz, y sabemos qué tipo de ejercicios hay que utilizar para conseguir ciertas metas.

Por ejemplo, si quieres reducir el volumen en las notas agudas, un buen comienzo sería simplemente pensar en bajar el volumen.

Si no funciona, puedes utilizar uno de los varios ejercicios semi-oclusivos que existen.

Si no funciona, puedes utilizar escalas musicales concretas que propicien un volumen bajo.

Si no funciona, … ya me entiendes.

Si tienes clara tu meta y sabes cómo funciona la voz, puedes inventarte muchos ejercicios diferentes para llegar a esa meta.

Y tampoco se trata de pensar “el ejercicio MA MA MA sirve para esto, el NEI NEI NEI para esto otro”.

Cada ejercicio puede resolver muchos obstáculos vocales diferentes, dependiendo de su planteamiento.

Por eso es tan importante seguir una lógica basada en el comportamiento y pedagogía de la voz.

Y recuerda: la única subjetividad válida para ti es la tuya.

Suscríbete a este podcast en Apple Podcasts, Spotify o Google Podcasts.

Si nos escuchas desde Apple Podcasts, déjanos tu opinión.

Este artículo Objetivos claros = resultados tangibles pertenece a VoKalo.

Descubre lo que todo cantante debe saber

Si quieres dedicarte a ser cantante, no hay nada más interesante que escuchar la experiencia de alguien que ya está en ello.

En este episodio de El Sensei del Cantante, entrevistamos a Marta Goumes, artista talaverana y alumna nuestra!

Le hemos pedido que nos dé su perspectiva, desde su propia experiencia, sobre muchos temas interesantes para los cantantes.

En este episodio vas a descubrir

  • El truco de Marta para cantar y tocar a la vez
  • Consejos para afrontar un día de grabaciones
  • La experiencia de Marta sobre composición de canciones propias

Ahora también puedes seguir el podcast El Sensei del Cantante en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify, Amazon Music y SoundCloud, desde tu navegador o smartphone.

Aquí tienes algunos enlaces donde puedes escuchar a Marta Goumes:

Este artículo Descubre lo que todo cantante debe saber pertenece a VoKalo.

Si aún no has probado esto con tu voz, no conoces todo lo que puedes llegar a hacer

El principal error que comenten muchos cantantes es etiquetar como correcta o incorrecta una forma de cantar por el sonido que se produce.

Hay que ir más allá y no dejar que esa etiqueta nos impida llegar a lo más alto.

La manera de distinguir entre correcto e incorrecto es otra y te la explicamos en este episodio de El Sensei del Cantante.

En este episodio vas a descrubrir

  • En qué basarte para saber si una manera de cantar es correcta o incorrecta
  • Cuál es el secreto para conseguir avanzar con tu voz
  • Algunas ideas para saber aplicar este secreto
  • Y cómo seguir a partir de ahí

Ahora también puedes seguir el podcast El Sensei del Cantante en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify, Amazon Music y SoundCloud, desde tu navegador o smartphone.

Transcripción del episodio

Has entrado en el templo de El Sensei del Cantante, de VoKalo, donde todos los cantantes encuentran respuestas e iluminación vocal.

Visítanos en vokalo.es.

Estás escuchando el episodio número 124. Soy Esther.

Uno de los mayores obstáculos que hay a la hora de aprender a cantar mejor somos nosotros mismos.

Tenemos muchísimas ideas preconcebidas de cómo tiene que sonar la voz para que suene bien.

Pero eso no es todo.

También tenemos ideas preconcebidas de cómo tenemos que SENTIR la voz.

Esto es un gran problema, porque te hace creer que sólo tienes una forma de utilizarla.

Por eso, en este episodio te vuelvo a hablar del concepto clave que necesitas sí o sí para conseguir avanzar con tu voz: la experimentación.

Sólo con cambios drásticos vienen los resultados potentes

El escritor y filósofo Eckhart Tolle, poco después de pasar una depresión suicida, pensó:

No puedo seguir viviendo conmigo mismo. Si no puedo vivir conmigo mismo, debe haber dos: el yo, y el mí mismo con el que yo no puedo vivir, Quizá, pensé, sólo uno de los dos es real.

Eckhart Tolle

Ese cambio de paradigma le permitió pasar de una vida completamente infeliz a experimentar una paz interior que no había experimentado nunca.

Y con la voz pasa lo mismo.

Si repites una y otra vez lo que te hace daño en la voz o lo que bloquea tus notas agudas, por más que lo hagas no va a cambiar nada.

Estás atrapado en una forma concreta de ver tu voz, de utilizarla.

Tienes que cambiar el enfoque que estás aplicando.

Encontrar nuevas coordinaciones musculares es la única forma de hacer crecer tu voz

Necesaria es la experiencia para saber cualquier cosa, ya que ella nos brinda la información sobre el mundo real.

Séneca

El objetivo está claro: sentir tu voz de una forma diferente.

Esto provocará coordinaciones musculares diferentes de las que estás usando ahora.

Algunas servirán y otras no.

La herramienta más potente que tenemos para conseguir esto con la voz es que trates de hacer diferentes sonidos.

No tienen que ser sonidos bonitos ni aptos para el canto.

Recuerda, estás buscando nuevos caminos.

Apaga tu cerebro crítico y conviértete en un observador de las sensaciones que sientes en tu voz.

Sólo hay una regla que no debes romper: si un sonido te hace daño, no sigas por ese camino.

Puedes probar todo lo que se te ocurra.

Te dejo aquí algunas ideas que puedes probar:

  • Abre más tu boca en sentido vertical, es decir, dejando caer tu mandíbula.
  • Inventa vocales nuevas. Mezcla la I con la E, la U con la A, …
  • Usa el falsete en notas en las que se supone que no deberías.
  • Trata de hablar con una voz muy muy gruesa, como si fueras un señor con la voz muy grave.
  • Haz imitaciones de diferentes voces de dibujos animados, personajes de televisión, de videojuegos, …

Fíjate bien en lo que sientes en tu voz con todas las pruebas que hagas.

Después, aunque suene ridículo, trata de cantar de estas formas diferentes, buscando las mismas sensaciones que has experimentado durante tus pruebas.

Si de repente consigues cantar notas que antes no podías, o sientes que tu voz está mucho más relajada, tienes que dar otro paso.

Fíjate muy bien de nuevo en lo que sientes en tu voz cuando cantas con esos cambios que has hecho.

Presta muchísima atención y luego trata de cantar con tu voz normal, tratando de buscar las mismas sensaciones.

Pero no te dejes cegar por un buen resultado… hay mucho más

En la escuela de la experiencia las lecciones cuestan caras, pero solamente en ellas se corrige a los insensatos.

Benjamin Franklin

Si has conseguido sentir una mejora en tu forma de cantar, no cometas el error que yo he cometido muchas veces.

No vuelvas a la fase de “no experimentación”.

Siempre puedes encontrar una forma mejor de utilizar tu voz.

Más libre, con mejor sonido, que te permita llegar más agudo, más grave, más potente, …

Y aunque sí es necesario entrenar tu voz a base de repetir lo que funciona, también es bueno que de vez en cuando experimentes.

Especialmente cuando encuentres un bloqueo.

Pero ante todo, recuerda que la regla de oro es que cantar tiene que ser fácil.

No tiene que doler.

Suscríbete a este podcast en Apple Podcasts, Spotify o Google Podcasts.

Si nos escuchas desde Apple Podcasts, déjanos tu opinión.

Y recuerda que nos puedes visitar en vokalo.es

Este artículo Si aún no has probado esto con tu voz, no conoces todo lo que puedes llegar a hacer pertenece a VoKalo.

¿Sabes lo que un productor puede hacer por ti?

Hay algunas figuras que pueden ayudarte a dar grandes pasos en tu carrera como cantante.

Una de ellas es el productor.

En este episodio de El Sensei del Cantante, hemos hecho una entrevista a Juanjo Tomás, productor mallorquín, donde nos cuenta cosas muy interesantes sobre su trabajo con los cantantes.

En este episodio vas a descubrir

  • Qué hace la figura de un productor y qué no hace
  • Qué errores suelen cometer los cantantes en los procesos de grabación
  • Cómo es o cómo debería ser para un cantante trabajar con un productor
  • Si un productor puede o no ayudarte a conseguir la fama

Ahora también puedes seguir el podcast El Sensei del Cantante en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify, Amazon Music y SoundCloud, desde tu navegador o smartphone.

Te dejamos aquí algunos enlaces para que escuches el trabajo de Juanjo:

Su web

Su Instagram

Cómo contactar con él

Puedes escuchar dos de sus discos aquí y aquí.

Y aquí puedes escuchar algunos artistas que ha producido:

Este artículo ¿Sabes lo que un productor puede hacer por ti? pertenece a VoKalo.

¿Tienes eso que te hace mejor cantante?

Cuando escuchas cantar a un/a cantante que sube y baja de notas sin ningún tipo de esfuerzo, estás escuchando una voz que tiene bien trabajada su conexión.

La conexión es esa habilidad de ir desde el registro grave hacia el agudo sin que se note ningún quiebre ni cambio abrupto en la calidad de la voz.

Dicho de otra forma, ir de tu voz de pecho a tu voz de cabeza de forma suave.

No es algo fácil de conseguir, y por eso no todos los cantantes la tienen.

Pero es algo absolutamente necesario si quieres poder cantar durante muchísimos años sin perder rango vocal.

En este episodio vas a descubrir

  • Qué necesitas para poder desarrollar una buena conexión
  • El momento en el que sabes que estás conectando
  • Qué hacer una vez tienes la conexión

Ahora también puedes seguir el podcast El Sensei del Cantante en Apple Podcasts, Google Podcasts, Spotify, Amazon Music y SoundCloud, desde tu navegador o smartphone.

Transcripción del episodio

Cuando escuchas cantar a un buen cantante hay algo que pasa inadvertido pero que es la base para que todo funcione.

Cuando ese “algo” no está bajo el control del cantante es cuando alguien dirá que canta mal.

En este episodio voy a hablarte sobre la conexión vocal, una de las cosas que más echa en falta un cantante cuando no la tiene.

Tener una buena conexión es conseguir cambiar de un registro de la voz a otro sin que se note ningún salto.

También puedes querer que se note en algún momento por motivos puramente estilísticos.

Pero para poder hacerlo a propósito necesitas tener el control.

Que cuando quieras se escuchen los cambios de registro y cuando no quieras, no.

Y para eso es esencial trabajar en tu conexión.

¿Qué necesitas para poder desarrollar una buena conexión?

Te voy a contar un poco de anatomía vocal, muy brevemente, sólo para que entiendas mejor el concepto.

Cuando estás cantando unas notas graves, a las que llamaremos registro de la voz de pecho, tus cuerdas vocales están gruesas y cortas.

Cuando cantas notas agudas, registro de voz de cabeza, tus cuerdas vocales están finas y alargadas.

Para que la forma de las cuerdas vocales cambie, entran en juego unos músculos que las mueven.

Una buena conexión vocal se produce cuando estos ajustes en las cuerdas vocales ocurren de manera fluida y en el momento adecuado.

Para que ocurran, necesitas que tanto tu registro de voz de pecho como el de voz de cabeza estén bien desarrollados.

Si uno de los dos necesita más trabajo que el otro, es imposible que consigas una buena conexión.

Has de intentar encontrar primero esos sonidos que no te son familiares.

En la práctica y en no rendirte es donde está la solución.

No, no fallé. Sólo encontré diez mil formas que no funcionaron.

Thomas Edison

¿Cómo sabes que has conseguido conectar?

Es algo que se nota.

Cuando dejas de escuchar baches en tu voz.

Tanto si vas de una nota grave a una aguda como si lo haces al revés.

Si en tu voz ya no se escuchan cambios bruscos, es que lo has conseguido.

Ese no es el camino final, porque ahora toca fortalecer esa conexión.

Esto quiere decir que tiene que seguir sonando conectado, tanto si utilizas mucho volumen como si utilizas poco.

Quieres que tu voz sea dinámica, poder jugar con los volúmenes.

Si al principio no te sale y sólo lo consigues de una de las dos maneras, no cedas.

Sigue esforzándote en desarrollar la otra manera, porque realmente va a ser algo esencial para convertirte en mejor cantante.

También es posible que al principio sólo lo consigas con una sílaba concreta o un sonido concreto.

Y aunque pienses que con el sonido con el que lo has conseguido encontrar no vas a poder cantar y que no te sirve de nada, sí lo hace.

Porque en esto del canto nada es trampa.

Todo vale para conseguir el sonido que queremos, menos forzar la voz.

Vale conseguirlo con un sonido aunque sea un sonido inusable para cantar, porque eso te puede llevar a algo más usable si sigues practicando.

Que algo no haya salido como hayas querido, no significa que sea inútil.

Thomas Edison

Con todo esto que te he contado espero haberte ayudado a entender la importancia que tiene la conexión.

Suscríbete a este podcast en Apple Podcasts, Spotify o Google Podcasts.

Si nos escuchas desde Apple Podcasts, déjanos tu opinión.

Este artículo ¿Tienes eso que te hace mejor cantante? pertenece a VoKalo.