El Dr. Luis Gutiérrez (Saber Vivir) nos ofrece consejos sabios para el cuidado de la voz

Hoy, continuando nuestra serie de entrevistas "Grandes voces de la radio y la televisión", compartimos la conversación mantenida con el Dr. Luis Gutiérrez Serantes, presentador del famoso espacio de divulgación médica "Saber Vivir" (TVE1). 

En ella se habla del cuidado de la voz, de maneras de prevenir disfonías, de educación vocal, de la preparación a la hora de hablar, de qué hay que evitar para conservar la voz, del teatro lírico español, etcétera, en suma, una conversación muy constructiva e interesante...


Marisol Galdón: ¡es apasionante apasionar!

Proseguimos hoy la serie "Grandes voces de la radio y la televisión" con una invitada muy especial que destaca, además, por su sensibilidad musical. Se trata de la grandísima Marisol Galdón quien ha tenido la amabilidad de avanzarnos en esta entrevista detalles sobre su próxima novela.
Eres una profesional que destaca por tu polifacetismo y versatilidad, ¿en qué vertientes has disfrutado más?
Soy ante todo un ser creativo que busca, incansable, vías de acceso al exterior con las que comunicar su talento, disfrutando, claro. Comunicar forma parte de mi ADN desde niña, nací con esa vocación. Pero cuando el exterior parece más interesado en trabar tu búsqueda que en fomentarla, el interior se rebela y no para hasta hallar caminos que procuren satisfacción y no insatisfacción. La resignación no va conmigo. ¡La vida solo se vive una vez! De ahí, ese aspecto polifacético al que aludís.

Me entrego a tope en todo lo que hago, soy muy intensa, y busco el gozo de manera natural, con criterio y entusiasmo. Algo que el mundo mediático, que no pasa por su mejor momento, hace años que no me permite hacer. Creo que tengo una gran deuda que saldar con la radio, el medio en el que empecé, un medio fascinante, infravalorado e infrautilizado, al que estoy segura que mi voz, mis conocimientos y mi experiencia podrían aportar sugerentes y variadas propuestas. En la televisión de los 90, tuve la suerte de participar en proyectos muy interesantes, que me enseñaron mucho a distintos niveles; pero la televisión actual no dispone apenas de brechas creativas. Y como no va conmigo rendirme y mis ansias de comunicar son inagotables, he hallado en la escritura un universo motivador e inabarcable, que no rentable, por el que traspasar la coraza mediocre que imponen estos tiempos.

Os dejo una de las entradas más reveladoras y catárticas de mi blog, en la que hablo de todo esto que trato de transmitiros aquí: Cruces de Bohemia (post).

Has colaborado, entre otras, en la mítica revista "The Rolling Stones", ¿qué opinas del estado del sector musical actualmente en España?
Me apena terriblemente que justo cuando nuestro país retoza en las más variadas y jugosas propuestas musicales, no haya programas de televisión y apenas de radio que las difundan. Es un gran momento musical en pop, rock (con todas sus variantes: garaje, reggae, surf, soul...), jazz, blues, clásica... Puede que el flamenco no esté tan pletórico, o puede que sea yo la que tenga que ponerse las pilas y actualizar mis escuchas flamencas. Pero, en general, es un momento musical muy creativo y dinámico.

Háblanos, por favor de tu próxima publicación
Publico con cierta regularidad en mi blog, pero supongo que os referís a mi 2ª novela, mi segunda criatura, pues para mí eso es lo que son mis novelas. Primero salta una chispa, luego hay un proceso de gestación y, finalmente, toca parir. Luego hay que buscarles una editorial de acogida que las trate con cariño y eso es más complicado. La cultura se ha mercantilizado tanto que rara vez arriesga u ofrece oportunidades para que se oigan nuevas voces, en todos los ámbitos: literario, musical, pictórico, cinematográfico, teatral... La difusión es complicada. Y en España, más.

Esta segunda novela me salió, además, muy punki y escandalosa. Así como la primera, ¡Mátame!, era un thriller psicológico elegante, sin sexo ni sangre, muy masculino; la segunda, Psicoputa, es de armas tomar, con mucho sexo (lésbico, hetero y pederástico), sangre y es muy femenina. En vez de escoger un narrador neutro, que escribe la novela en tercera persona, me apeteció, en esta ocasión, que cada personaje contara su vivencia, sus reflexiones, sus miedos y su historia desde su punto de vista, que hablara directamente al lector/a. Está escrita, pues, en primera persona; cada capítulo corre a cargo de un personaje, seis en total, y cuando la que toma las riendas es la Psicoputa, ¡uf, ni te cuento lo que llega a salir de la boca de ese ser terrible, malvado y pendenciero! En definitiva, la novela proyecta (es muy visual) una lucha del bien contra el mal y un montón de matices al respecto. Estoy en tratos con una editorial y espero publicarla en unos meses. ¡Os mantendré informados!

Entre otras actividades te has adentrado en el mundo de la actuación y el canto, ¿qué te ha aportado?
Cantar y actuar forman parte de mi personalidad, de manera natural, desde niña, como os comenté antes. Subirme a un escenario o ponerme delante de un micro o de una cámara para comunicar lo que sea, en los más variados estilos y formas me incentiva, me pone. ¿Qué queréis que os diga? He nacido con ese don, que he tratado de enriquecer, nutrir y diversificar. Una vez dicho esto, también os digo que son tantas las semillas que planto en tan distintos tiestos, que no me da para cuidarlas todas con el mismo entusiasmo y dedicación. Dedicarse a cantar es algo duro y sacrificado, que requiere total dedicación, y mucho me temo que no estoy dispuesta a renunciar a mi docena de pitillos diarios para mantener mi voz en forma, por ejemplo. Es una voz grave que para la radio está fenomenal, pero para actuar en vivo con regularidad, no me da. Y en cuanto al teatro, que me encanta ver y disfrutar siempre que puedo, lleva implícita una reiteración -decir todos los días lo mismo; llorar, reír, gruñir o gritar en el mismo instante; agarrarte al mismo objeto...- que no me resulta especialmente motivador. Supongo que esa reiteración tiene más que ver con rentabilizar una obra (otra vez el aspecto mercantil) que con el arte, ya que antes las obras se escribían para ser interpretadas una vez. Puedo comprender que unos meses de representaciones ayuden al actor a matizar su personaje, vale, pero no más. Curiosamente, tan solo he oído a un actor que haya mostrado ese mismo recelo ante la repetitividad teatral, Daniel Day Lewis. El cine, en cambio, me resulta más sugerente, más aparatoso, sí, pero me apasiona más. No en vano, soy una cinéfila empedernida.

¿Qué hace a un buen presentador?
Un buen presentador se planta en un plató o un escenario con toda su energía en pol position y pone todos sus sentidos, encantos y capacidades comunicativas al servicio del público, para transmitir con salero, entusiasmo y gracejo lo que corresponda en cada momento. ¡Es apasionante apasionar a los demás!

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la locución?
Técnicamente, primero y fundamental, que lea mucho y en voz alta, que aprenda a vocalizar, una tarea pendiente en algunos de nuestros jóvenes actores y comunicadores, y a proyectar su voz sin miedo, hasta dar con el registro que más cómodo le resulte. Segundo, cuanto más amplíe su registro, mucho mejor; dominar otros idiomas y otras maneras de hablar es muy enriquecedor. Y tercero, que escuche, lea, vea, mire, observe y no deje nunca de aprender. Solo así podrá ser un buen profesional (si le dejan).

¿Crees que es importante trabajar la voz?
¡Claro! La voz es un instrumento maravilloso, que puede dar mucho de sí. Yo tuve una fonoterapeuta, de jovencita, y aprendí a no castigar mi voz innecesariamente, a no forzarla y a respirar y proyectar la voz desde mi abdomen a la cabeza, no desde mi garganta.

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Mucho me temo que nada especial. La naturaleza me dotó de una voz poderosa y hermosa y lo más que procuro es no forzarla. Nunca bebo nada totalmente frío, mezclo siempre las bebidas frías con las naturales. Y, como desde hace más de 20 años vivo en un clima seco, tengo la garganta siempre hidratada, aquí estoy, con mi sempiterno vaso de agua mineral.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
En mi caso, con el paso de los años, la voz, grave de por sí, se ha hecho más profunda y, al mismo tiempo, ha ganado en registros. He aprendido a jugar más con los agudos, a dar cancha a los falsetes y a modularla mejor.

Más información:
Su blog
En Wikipedia

Beto Villanueva: trabajar con especialistas me ayudó a superarme

Hoy ofrecemos una nueva entrega de nuestra serie de "Grandes Voces de la Radio y la Televisión" con la participación de Beto Villanueva, desde Ciudad de México, afamado productor audiovisual de radio, televisión y prensa escrita, así como profesor de comunicación.

¿Crees que es importante trabajar la voz?
Para cualquier persona que se dedique al trabajo con micrófono es algo elemental y primordial, trabajar la voz. pues es el instrumento principal como profesional. Estoy convencido que: entre más trabaje la voz un locutor (en cualquier especialidad) más completo y más efectivo será. Además se desgastará menos en cada labor. 

Si me permiten, les cuento de un relator deportivo que nunca ha trabajado su voz y siempre que trabaja en algún partido de fútbol o cualquier otro deporte. Incluso en pruebas atléticas o de natación que son muy rápidas pero en sesiones largas. Termina disfónico a los 30 minutos. Precisamente porque nunca se ha interesado en educar y entrenar su voz. 

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Desde el cuidado físico como el entrenamiento son esenciales para cuidar la voz. No exponerse a cambios de clima drásticos, tapándose con bufanda o cubre bocas. NO abusar de las bebidas frías. Hacer ejercicio para no perder condición física y, como consecuencia, no perder capacidad de respiración. Y tener un entrenamiento constante de las cuerdas bucales con ejercicios aptos para los trabajadores de la voz. Además de no automedicarse -en caso de una infección en vías respiratorias altas- 

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
En muchas ocasiones el ser humano no se pone a evaluar sus propios progresos hasta que por alguna circunstancia se da cuenta que pudo superar obstáculos. En mi caso particular, puedo decir que el trabajar con gente especialista y de alta calidad en el ramos de la locución me ha ayudado a superarme en ese ramo. Aunque no soy un locutor nato, ni me dedico de lleno a eso. Como productor me he preparado para poder llevar al cabo diferentes actividades como la locución comercial, la locución informativa y el comentario deportivo.

Por desgracia, y por eso recomiendo mucho cuidado, un mal congénito provocó que naciera con los cornetes nasales atrofiados, por lo que respiro en un amplio porcentaje, menos que el resto del común de la gente. Y eso me ha limitado un poco en cuanto a la técnica de respiración aunque la he aprendido y he tratado de superarlo. De cuando empecé -hace 28 años- a la fecha he mejorado en mucho el manejo de mi voz. Con intención y tonalidad. ¿Te gusta cantar? 

En lo personal, me encanta la música desde niño. Y de alguna manera por eso me dediqué a la producción porque fui un músico frustrado, y la comunicación me hizo estar muy cerca de ella. Considero que cantar es uno de los mejores ejercicios y que puede tener cualquier locutor. En las clases que impartimos a aspirantes a relatores deportivos, recomiendo tomar clases de canto para obtener un mejor dominio de la voz en todos sentidos. Desde hace mucho tiempo dejé de cantar, sin embargo cuando tengo la oportunidad lo hago aunque rompa uno o dos tímpanos de la gente. Jeje.

¿Realizas algún ejercicio o "ritual" de calentamiento vocal? 
Como lo comentamos en líneas anteriores: Es imprescindible un calentamiento o ejercicio vocal antes de trabajar y no solo en ese momento. Constantemente. Al igual que la ejercitación del cuerpo , la voz debe tener un entrenamiento periódico para no perder su capacidad. Ejercicios de respiración y vocalización son importantes para hacerlo, por lo menos tres veces por semana durante 45 minutos, cuando no se tiene una actividad constante en el micrófono.

¿Qué hace a un buen locutor?
Siempre he pensado que los locutores, actores de doblaje o relatores deportivos, son como los pilotos de avión. Las horas vuelo los van formando. Entre más constante sea la actividad en el micrófono, orientados por un buen entrenador, los hará mejores locutores.

Eso, además de una buena preparación y aplicación de las técnicas, formarán buenos locutores. Y una disciplina de trabajo y ejercicios. 

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la locución?
Hay muchos consejos que se pueden dar, pero lo más importante es lo que uno -por sí mismo- se ponga como objetivo.


Primero: les aconsejo que se preparen. Técnica y profesionalmente. 
Cuando yo empezaba, hace casi 30 años, uno de mis mentores me decía que alguien que se dedica a la comunicación tiene muchas responsabilidades. Entre ellas, una muy importante: La obligación moral de educar al público en todos los aspectos.


Por eso algo que digo mucho a los aspirantes a relatores o locutores es que se preparen culturalmente. UN LOCUTOR ES EL PRIMERO QUE SABE Y COMPRENDE LO QUE DICE Y DEBE SABER LA FORMA DE DECIRLO.


Además, y por lógica: ser dedicado a aprender la forma de educar su voz y entregado a su trabajo.


La comunicación, como el canto, no es una profesión, es un oficio. Que si no se disfruta, que si no se entiende -en todos los aspectos- nunca será bien realizada.


En la actualidad encontramos en muchos medios de comunicación "Locutores" que no solo no han educado su voz, sino que, en muchas ocasiones, ni siquiera saber aplicar una buena lectura o no saben ni lo que dicen.


Por lo tanto, la educación profesional y personal. Enriquecer el conocimiento es muy importante.



Ma. Cecilia Moreno: la respiración adecuada me ayuda a impostar al locutar

Hoy recibimos en nuestra serie de "Grandes voces de la radio y la televisión" a una experta en locución que nos eresponde desde la bella Ecuador. Máster en comunicación, periodista con experiencia en televisión, radio y prensa escrita desde una década y media, Maria Cecilia además canta :) lo cual nodudamos que le ha ayudado muy mucho en su devenir profesional...  
¿Crees que es importante trabajar la voz?
Sí, siempre y cuando se desee depender en algo de la voz, sea para locutar en radio, cantar, hablar con modulación. Es importante controlarla. 

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Evito cosas muy frias, agua siempre al ambiente, no fumo. No alzo la voz o no canto en un tono o muy grave o muy alto. 

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
He aprendido algunas tácticas, como la respiración adecuada y la colocación en la caja de resonancia, sí me ayuda a impostar al locutar. 

¿Te gusta cantar?

Sí, soy además soprano coloratura, pero no he podido dedicarle tiempo suficiente por mi trabajo. Desde pequeña canto siempre que puedo. 


¿Realizas algún ejercicio o "ritual" de calentamiento vocal?
No siempre, solo cuando estoy en la acción de hablar o cantar controlo la respiración. 

¿Qué hace a un buen actor de doblaje?
Cuidar la voz, debe tener un estilo de vida adecuado para no enfermar o dañar sus cuerdas vocales. 

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la locución?
Práctica constante, oírse leyendo en voz alta,  no está de más tomar uno que otro curso de locución.

¿Qué hace a un buen presentador?
Cuidar la voz, debe tener un estilo de vida adecuado para no enfermar o dañar sus cuerdas vocales, debe tener siempre preparación previa, leer un libreto antes y conocerlo, hay posibles palabras difíciles de decir . Hay que manejar un buen ritmo y estilo al hablar frente a cámara. Es la fora de tener musicalidad ante el televidente.

Más info:

Los inicios de Pavarotti

Pavarotti creció en un contexto en el que se valoraba la música. Su padre era un panadero con una gran voz y gran afición a la ópera. El padre era socio de la Sociedad Giacomo Rossini de Módena y Luciano acudía a los debates, a las representaciones y formaba parte del coro de esa sociedad. 

Siendo coralista conoció a B. Gigli y este encuentro impactó al joven. Empezó a estudiar con Arrigo Pola y compaginaba su formación con el coro y con su trabajo en una compañía de seguros, hecho que se da en muchos cantantes en sus inicios. Tuvo la oportunidad de cantar en la televisión el "Nessum Dorma" de G. Puccini y a los pocos días acudió al que fuera su mentor y profesor, Leone Magiera. 

Con diecinueve años ya tenía una voz bella, fresca y generosa. El profesor Magiera, que lo había escuchado en la televisión, pensaba que quizá habrían retocado la voz pero al asistir Luciano a su clase comprobó que ésta era aún mejor de lo que había oído por el aparato. 

La relación con Magiera duró toda la vida. Este profesor sostenía que no se debía estudiar más de una hora y media al día a los ejercicios de canto y que se debían hacer pausas cada veinte minutos aproximadamente. También sostenía que no había que ejercitarse vocalmente más de cuatro días a la semana. Recomendaba no insistir en el registro agudo y tener mucho cuidado en no forzar la emisión en ningún momento. Asistía también a la clase de Pavarotti Mirella Freni, amiga a la sazón de él y mutuamente se ayudaban.