LA CANTIGA DEL FUEGO Y OTRAS COSAS


El pasado 5 de febrero tuvimos ocasión de escuchar en vivo y en directo el sobrecogedor testimonio de Rhoda Hendesle Abecasis, una excepcional mujer superviviente del gueto de Varsovia y experta traductora de literatura yiddish que nos visitó con motivo del proyecto interdisciplinar sobre el holocausto en el que varios departamentos hemos estado trabajando. También pudimos escuchar a Concha Berzosa que nos habló de aquellos españoles republicanos que fueron concentrados en el campo de Mathausen. Fue una experiencia inolvidable que agradecemos desde aquí a nuestro compañero Adrián Suárez, profesor de Geografía e Historia inspirador y organizador del proyecto.

Nuestra contribución consistió en la interpretación instrumental de varias canciones por parte de los alumnos de 4º de ESO y de 1º de Bachillerato. Una de ellas fue la  famosa banda sonora de la película de Steven Spielberg La lista de Schindler que compuso John Williams y que precisamente cumple en estos días su 25 aniversario. En este enlace puede verse el final de la interpretación.

Los alumnos de 4º también interpretaron "La cantiga del fuego", una canción sefardí procedente de Salónica cuyo texto narra un incendio que tuvo lugar en la ciudad*. La versión original, preciosa, puede escucharse aquí interpretada por Savina Yannatou; nuestra particular versión la tenemos  a continuación:



Entre las anécdotas del encuentro os dejo esta tan bonita en la que podemos ver y oir a Rhoda canturrear otra de las piezas que habíamos preparado, "En la puerta de gueto" (que puede escucharse en una versión original aquí).



Para saber más:
Dos coplas del fuego sefardíes en busca de autor. Elena Romero. Instituto de Filología. CSIC. Madrid.

EL CONDE OLINOS


Imagen: Ab música y más

Como ya muchos sabéis, algunas de las obras  que estudiáis en Lengua y Literatura se escribieron para ser cantadas; tal es el caso de los romances, esos poemas épicos y líricos cuyo origen podría encontrarse en los antiguos cantares de gesta.
El Romance del Conde Olinos - también llamado Romance del Conde niño - es uno de los más difundidos y aunque muchos lo habréis conocido en el colegio vamos a ampliar un poco la información sobre él.

Como todos los romances está formado por una serie  de versos octosílabos; la rima es asonante en los versos pares; los impares quedan libres. En lo que al texto se refiere, existen diferentes versiones de esta canción que podéis consultar en el siguiente enlace: El Conde Olinos. También hay al menos dos versiones musicales  (con diferente melodía)

En cuanto a la forma musical, como hemos visto en clase, la melodía se va repitiendo cada cuatro versos y tiene un carácter silábico.

A continuación podéis escuchar ambas  versiones:

  • Esta es  la primera, interpretada por el músico y especialista en folclore Joaquín Díaz (aquí también con el grupo Nuevo Mester de Juglaría.)



  • Esta es la segunda, más larga y con diferente melodía, está interpretada también por Joaquín Díaz; prestad mucha atención a la breve explicación  que nos da al principio.

PARTITURA  (aunque todos la tenéis ya, la enlazo por si acaso)

El texto más difundido es este:


Madrugaba el Conde Olinos,
mañanita de San Juan,
a dar agua a su caballo
a las orillas del mar.
Mientras el caballo bebe
canta un hermoso cantar,
las aves que iban volando,
se paraban a escuchar.
Bebe mi caballo, bebe, 
Dios te me libre del mal
de los vientos de la tierra
y de las furias del mar.
La reina, desde la torre,
escuchaba este cantar;
mira hija como cantar
la sirena de la mar.
No es la sirenita, madre, 
que esa tiene otro cantar;
es la voz del Conde Olinos,
que por mí penando está.
Si es la voz del Conde Olinos
yo le mandaré matar;
que para casar contigo
le falta la sangre real.
No le mande matar, madre,
no le mande usted matar;
que si mata al Conde Olinos
a mí la muerte me da.
Guardias mandaba la reina
al Conde Olinos buscar;
que le maten a lanzadas
y echen su cuerpo a la mar.
La infantina, con gran pena,
no cesaba de llorar.
El murió a la media noche 
y ella a los gallos cantar.