Tendinitis o tenosinovitis de Quervain: tendinitis del pulgar en músicos

¿Qué es?

La tendinitis es una lesión de los tendones, tal como su nombre indica. Los tendones son estructuras elásticas que unen músculos y huesos y se encuentran en las articulaciones. Cuando se produce una tendinitis, los tendones afectados se inflaman, produciendo un dolor punzante que aparece cuando la zona se enfría. Este dolor se manifiesta sobre todo cuando se intenta mover la articulación en la que está el tendón afectado, aunque puede aparecer en reposo si la inflamación es grande. La tendinitis a veces puede venir acompañada de tenosinovitis, que es la inflamación de la vaina sinovial que rodea el tendón.

La tendinitis de Quervain es la inflamación de los tendones que facilitan el movimiento del pulgar: abductor largo y extensor corto. Sentiremos el dolor cerca de la muñeca y en la base del pulgar. Para comprobar si sufres esta tenditinis, forma un puño con los dedos sobre el pulgar. Dobla la muñeca en dirección al meñique. Si sientes molestias, es posible que sufras esta lesión.

fotos_interior_02

¿Por qué ocurre? ¿Cómo prevenirlo?

En el caso de los músicos, la causa más común es la realización de movimientos repetitivos, que sobrecargan la zona. A veces también puede estar causada por una mala postura. Este suele ser el caso de guitarristas. Generalmente, esta lesión está vinculada a movimientos de la muñeca.

Para prevenir este tipo de lesiones, es muy importante realizar un calentamiento previo y unos estiramientos después de tocar. Las lesiones en los tendones tienen cierto riesgo, ya que son partes que no se recuperan tan rápido como un músculo. Una tendinitis o tenosinovitis importante puede dejarnos fuera de juego durante unos meses.

Aquí tienes unos ejercicios de calentamiento que son muy sencillos.

manos

Es muy importante mantener bien ejercitados los músculos de tus brazos y antebrazos. Puedes utilizar pesas de entre 1 y 2 kg. para realizar tablas de ejercicios. Además existen muchos aparatos que son asequibles y sirven para ejercitar los músculos de la propia mano. Lo más recomendable son las pinzas de entrenamiento de manos. Son parecidas a unos alicates, las hay más duras y más blandas.

 

pinzas ejercicio mano

Otra manera de prevenir es controlar los tiempos de estudio. Es recomendable marcarse un descanso mínimo de 10-15 minutos entre sesión y sesión de estudio. Además, las sesiones de estudio no deben sobrepasar los 50-60 minutos. Sobre este tema puedes leer nuestro artículo.

Siempre que notes cualquier molestia o dolor mientras tocas, debes parar y reposar.

Primeros auxilios para el dolor

Si sientes un dolor leve, toma medidas antes de que la lesión vaya a más.

  • Guarda reposo al menos 3 o 4 días.
  • Ponte hielo con alguna toalla para protegerte la piel.
  • Usa alguna crema antiinflamatoria que no requiera receta médica, como Flogoprofen o Voltaren.
  • Relaja los músculos de la zona.

Recomendamos siempre acudir al médico o al rehabilitador y no dejar pasar nunca este tipo de lesiones.

Lectura recomendada CÓMO VIVIR SIN DOLOR SI ERES MÚSICO: Técnicas y ejercicios para alcanzar una mejor calidad musical evitando dolores y lesiones.

¡Síguenos en FacebookTwitter o suscríbete!!

 

Algo que nos une

Hay algo que es capaz de saltar sobre una alambrada y traspasar los límites de convicciones y fronteras, o ablandar a corazones duros y oscuros: la música.



Así es como se publicita una empresa de creación musical para asociaciones u organizaciones socialmente responsables, que trabajen por la paz o contra las injusticias sociales y que precisen darse a conocer. 

Andrés Levin es quien da vida a este proyecto. Puedes leer más en MUSICA HAS NOT ENEMIES.



NO HE DESAPARECIDO

¡Hola a todos/as!
   Sí, estimados lectores, queridos alumnos. Diréis qué ha sido de mí en este tiempo, en este más de mes y medio (51 días para ser exactos) que no he publicado nada. No tengo por qué justificarme, pero me apetece hacerlo.
   Este fin de curso ha sido bastante intenso, más que otros años. En junio me ha tocado la preparación de la orla de 6º de Primaria, que ha sido un curre (gracias Auxi y Tane), aunque ha valido la pena. También he tenido que apresurarme a rellenar todos los documentos que todo maestro debe hacer de más por estas fechas. Y encima me ha tocado la lotería de las oposiciones. He tenido que ser miembro/secretario de un tribunal de música en el procedimiento selectivo de los futuros/presentes nuevos compañeros de viaje musicales de mi Comunidad. Ya esta semana damos los últimos coletazos y se sabrán quienes obtienen plaza, pero desde el 15 del mes pasado he estado "abducido" (no he podido ni entregar las notas finales y casi si me descuido ni me despido hasta septiembre de mis compañeros del cole). Ha sido una tarea con mucha responsabilidad, pero también debo añadir que ha habido algún momento gratificante (sobretodo experimentar la ilusión de algunos opositores por esta profesión).
   Y entre todo este jaleo, hoy me ha dado por hacer un parón y ver cosas por la red y he encontrado el siguiente vídeo. Es una buena interpretación con tubos sonoros o boomwackers de una magnífica composición de estilo barroco o contrapuntístico titulada "Prélude nº 1" del compositor J.S Bach. Es una sincronización y un trabajo en equipo espectacular. Muy original.¡A disfrutarlo!

JUEGOS MUSICALES: » COMPOSITORES»

En esta ocasión os propongo unos  juegos realizados con Celebriti. Podéis acceder a cada uno de ellos pinchando en los siguientes enlaces:


  1. "FAMOSOS COMPOSITORES" : en este juego tenéis que unir el nombre del compositor con su retrato.
  2. "COMPOSITORES CON SUS OBRAS": en esta ocasión tenéis que unir el nombre del compositor con una de sus obras.
  3. "BEETHOVEN": con preguntas sobre este compositor.
  4. "COMPOSITORES DE MÚSICA CLÁSICA": en el que tenéis que unir los compositores clásicos con sus obras.


Cats, II parte. Por Guillermo Názara

A continuación os presentamos la segunda parte del reportaje sobre Cats por nuestro autor invitado Guillermo Názara. Podéis seguirle en su twitter @MrNazara y en su canal de Youtube

Una vez más, Andrew Lloyd Webber se encontraba al borde de la desesperación. La fama y admiración por las que tanto había trabajado pendían de un agrietado hilo condenado a partirse. Todo habían sido problemas desde que había decidido embarcarse en el ambicioso –o, como la mayoría lo veían, absurdo- proyecto de convertir en un musical un viejo y olvidado repertorio de poemas infantiles. Y aun así, después de meses de constantes decepciones, ni siquiera había perdido un ápice de las ganas de seguir con aquella locura. 

La llamada de Cameron Mackintosh, el productor, era la cumbre de una gigantesca –y muy a su pesar, creciente- montaña de infortunios que habían acompañado a la obra desde su origen. A decir verdad, solo Andrew seguía teniendo fe en ella; estaba claro que algo que desde el principio había recibido tan mala acogida estaba destinado a fracasar. Pero el joven compositor no estaba dispuesto a abandonar aquello en lo que había volcado tanta dedicación, esfuerzo y, sobre todo, ilusión. Días después de hablar con Mackintosh, Andrew desembolsó varios millones de libras para que sus gatos pudieran hacerse un hueco en el West End.

Fueron semanas de intenso trabajo, en las que los miembros del equipo creativo tuvieron que ir a contrarreloj para cumplir con las exigentes fechas impuestas por la dirección del teatro. Tan solo disponían de cinco semanas para ensayar una pieza en la que cada movimiento, cada gesto debían ser coreografiados. Si bien memorizar todos esos pasos iba a ser una ardua y complicada tarea para el ensamble, diseñarlo en tan poco tiempo era una misión prácticamente imposible. 

Pero hacía tiempo que Cameron Mackintosh tenía su mente fijada en una persona; para él, la única capaz de asumir el irrealizable reto de preparar más de dos horas de baile en prácticamente un mes. Gillian Lynne había logrado hacerse un nombre gracias a las vanguardistas danzas que había creado para el Royal Ballet de Londres. Precisamente fue esa fusión de estilos la que captó la atención del productor, quien estaba convencido de que era exactamente lo que necesitaba una partitura tan ecléctica como la de Andrew.

Sin embargo, la innovadora artista no estaba dispuesta a aceptar ningún proyecto durante una temporada, aunque viniera de la mano de Lloyd Webber. Después de haber trabajado sin descanso en varios montajes, Lynne se acababa de casar y había decidido tomarse uno periodo sabático para disfrutar de su nueva vida en pareja. No obstante, Mackintosh no iba a permitir que la mejor oportunidad que tenía para llevar la obra a buen puerto se escapara de sus manos tan fácilmente. 

Tras haber recibido incontables negativas, Mackintosh consiguió convencer a Lynne para que, al menos, escuchara la partitura. Haciendo de tripas corazón, la coreógrafa aceptó darle una oportunidad a la cinta que Cameron le había enviado, en la que se oía al propio Andrew interpretando sus canciones al piano -con él mismo haciendo todos los personajes-. Acompañada de un ejemplar del poemario de Eliot, Lynne comenzó a darse cuenta de que lo estaba sonando ahí distaba mucho de aquella anodina pieza que se había imaginado. La bailarina estaba impresionada con la maestría con la que Andrew había musicalizado los versos del autor galés, cuyas letras parecían estar escritas específicamente para sus melodías. Quizás el talento del compositor era el único requisito que Lynne precisaba para cambiar de idea…

Los castings comenzaron de forma inmediata. En cuestión de días, los creadores tenían que encontrar a un elenco de más de veinte personas capaz de soportar las duras exigencias tanto vocales como actorales que Cats suponía en cada función. Si ya reunir intérpretes de tal calibre en Broadway era una proeza, encontrarlos en el West End de los años 80 sería un auténtico milagro. Si de algo tenían fama los ingleses era de la falta de preparación de sus bailarines; ningún musical de danza británico había cosechado éxito en ningún lado. No iba a ser nada fácil hacer desaparecer tan vergonzosa y -para los componentes de esta obra- problemática realidad.