Cómo lograr el éxito en nuestros objetivos

En el camino al éxito profesional, muchos músicos abandonan por las trabas que se les van presentando. El miedo al fracaso, el paso del tiempo sin lograr los objetivos, la dureza y la exigencia de la carrera y la falta de motivación son algunas de las razones.

Libros recomendados:

El nivel de exigencia

Para poder librarnos del miedo o la desmotivación, debemos tener en cuenta dos cosas:

  • Fijarnos unos objetivos plausibles
  • Aceptar que podemos cometer fallos

Como ya comentaba en este otro post sobre motivación, es muy importante que el objetivo que nos marcamos sea realizable. ¿Cómo podemos saber que no nos estamos exigiendo demasiado? Cualquier objetivo que te marques tienes que poder empezar a cumplirlo desde ya. Los objetivos demasiado lejanos en el tiempo o inalcanzables a nivel técnico o académico no nos ayudarán. La falta de perseverancia o de ilusión por lo que se hace a menudo viene como consecuencia de la falta de objetivos por los que trabajar: son demasiado altos, poco concretos, o son objetivos poco atrevidos.

Es importante saber medir la dificultad de la meta que nos marcamos. Si subestimas la complejidad del camino que has elegido puedes llevarte un buen chasco: pensabas que iba a ser más fácil y te has caído con todo el equipo.

Por otro lado, debemos tener la capacidad de perdonarnos los fallos y entender que siempre van a estar ahí, puesto que no somos perfectos. Esto no quiere decir que tengamos que ser permisivos con nosotros mismos y dejarnos caer en el “todo vale” o la mediocridad. Hay que tener exigencia y ganas de superación, pero machacarse por los fallos cometidos no nos llevará por el camino correcto.

De la misma manera debemos actuar con nuestros alumnos si somos profesores. Para alguien que está aprendiendo, la motivación viene de la superación. Y uno se supera si va alcanzando objetivos cada vez más difíciles, con esfuerzo pero sin frustración. Para nuestros alumnos, será sin duda mucho más interesante trabajar obras con una dificultad técnica que vaya en aumento. Por otro lado, si tocan estudios o ejercicios técnicos, lo harán con mucha más motivación sabiendo para qué los hacen y cuál es el objetivo de los mismos.

La perseverancia

Cuando uno tiene un objetivo claro y sabe con detalle el camino que quiere andar, la perseverancia vendrá de la mano. Si estás convencido de que quieres lograr algo concreto, casi al punto de la obsesión, no habrá nada que no seas capaz de hacer, ningún esfuerzo que te suponga demasiado para conseguirlo.

Pocos pueden lograr este estado de perseverancia y a menudo se quedan en el camino. Muchas veces, hay variables externas que nos torpedean nuestros objetivos. Como, por ejemplo, la situación actual de falta de puestos de trabajo en el mundo cultural, que puede mermar mucho la voluntad del músico más decidido. A pesar de todas las circunstancias ajenas a nosotros debemos mantenernos firmes en nuestros objetivos y seguir perseverando y luchando.

En la perseverancia, son clave:

  • La ambición
  • La ilusión

Para no cesar en nuestros objetivos es importante tener ambición real por ellos, apostar con todo lo que tenemos y dejarnos de medias tintas. El que no arriesga no gana, y para lograr lo que ambicionamos debemos arriesgar y volcar todo el corazón.

Mantener la ilusión por lo que queremos es igual de importante. Tenemos que visualizarnos consiguiendo nuestros objetivos con todos los honores. Imaginar aquello que queremos lograr y lo bien que nos sentará conseguirlo nos ayudará mucho más que visualizar nuestro objetivo como algo lejano y difícil de alcanzar, aunque lo sea. Recuerda: el esfuerzo ilusionado conduce a la excelencia.

El camino no será recto, tendrá muchas y muchas curvas, pero debemos continuar esforzándonos siempre, porque después de una de esas curvas, podremos ver el final. Si trabajas, lo lograrás.

¡Síguenos en FacebookTwitter o suscríbete!!

«TOCAR EL PIANO»

   
      "Tocar el piano" es uno corto de animación musical. En la historia, al jugar con el piano, una niña cae poco a poco en su propio mundo imaginario músical. Con la melodía de la música, las notas sobre las hojas de la música se transforman en animales pequeños, jugando con su obra mientras toca cada tecla del piano. Cortometraje basado mayormente en las experiencias y los sentimientos de la infancia de su creador: Yi-Chien, Che.



Mímica vocal para niños

La introducción del lenguaje musical en los niñ@s se puede realizar de una manera intuitiva a través de los gestos que el profesor/a realiza con las manos pudiéndose tener como referencia el archifamoso sistema Kodály.

Estos gestos se hacen en la misma posición respecto al cuerpo, es decir, cada gesto es una altura pero no se asocia a subir la mano o bajar la mano.

Subir las manos y bajarlas podría inducir a los niñ@s a modificar su postura, especialmente de la cabeza y cuello, para emitir. Este hecho es incompatible con una manera de cantar sana.

A cada gesto Kodály le corresponde una nota musical. Este sistema es un paso intermedio entre el canto libre y el aprendizaje de la lecto-escritura musicales y es de gran utilidad para que los niños comprendan conceptos demasiado abstractos para ellos.

Por otro lado aprenden a afinar correctamente los intervalos y esto les facilita después la lectura en un pentagrama.

Os dejamos un vídeo de esta fononimia:

"Agnus Dei", la canción de la cabecera de Vis a Vis, el thriller carcelario de Antena 3

Finalizada ya la 1ª temporada de esta serie (no recomendado para menores de años) me gustaría enseñaros la melodía de la canción que sirve de sintonía y cuyo autor es Manel Santisteban. Tras la bonita y cálida voz que la interpreta se esconde Cecilia Krull, acompañada fundamentalmente por un carillón que dobla la melodía y un piano cuya mezcla le da al tema un cierto aire de “nana” que a buen seguro os encandilará. Podéis escuchar la versión original haciendo clic en el altavoz. 
 Agnus Dei

La melodía, que destaca por su sencillez y dulzura, se encuentra en compás ternario y su ámbito sonoro no excede la 6ª mayor, pues se extiende desde el “Do” grave hasta el “La”. En cuanto a la figuración rítmica, realizada a base de blancas, negras y silencios de blanca, destaca por el uso de puntillos y de ligaduras (signos de prolongación musical). 



Los signos de prolongación musical cumplen la función de alargar o ampliar la duración de las figuras y de los silencios a los que acompañan. Existen tres tipos: la ligadura, el puntillo y el calderón. Para que entendáis mejor cómo se escriben e interpretan estos signos os facilito el enlace a este mapa conceptual elaborado por Cristina Martínez Peces.
Los signos de prolongación musical