Uso del móvil en la clase de canto

Prohibido ????
Por Isabel Villagar, profesora de canto online


Hoy os comparto mi opinión sobre un tema que provoca controversias en la comunidad educativa.

Parte de un debate inicial en el grupo de tecnología y música llamado Formación en Música y TICs.


Ha sido creado por uno de los miembros de nuestro equipo multidisciplinar profesional Vocal Center Spain, Jame Day, nuestro asesor tecnológico educativo. ¡Os lo recomiendo!
Ver+

Más videojuegos de dictado melódico

Como os había prometido, aquí están los juegos de entrenamiento auditivo que han programado en Scratch mis alumnos de Didáctica del Lenguaje Musical II. Hemos dedicado una de las sesiones de clase para esta tarea. Quiero agradecer a estos alumnos que hayan accedido a compartir sus trabajos, así que os pido que los nombréis si vais a usarlos en alguna clase.
Los juegos son versiones libres y un poco más sencillas de los que diseñé y compartí hace un par de días (podéis verlos haciendo clic aquí). Como veréis, cada alumno les ha dado su toque personal. Os recomiendo llegar hasta el final de cada juego, porque tienen divertidísimas sorpresas. ¿Os atrevéis a conocer a Wanda, Clodomiro, Irene y Campanilla? En todos los juegos hay que reconocer unas notas por su sonido y escribir su nombre con cifrado americano, por lo que es necesario el teclado del ordenador o el teclado externo de la tablet (no os preocupéis si no conocéis las letras del cifrado americano: la mayoría de estos juegos las indican).¡Mucha suerte!
Empezad haciendo clic en la flecha verde.

El hada Campanilla: realizado por Sandra Novais, en colaboración con Adriana García   
 A cantante de folk: realizado por Irene Cerqueiro, en colaboración con Adriana García
El dinosaurio Clodomiro: realizado por Álvaro Prieto, en colaboración con Adriana García
 Las varitas de Wanda: realizado por Sara Dopazo, en colaboración con Adriana García
 Y aquí os dejo mis juegos originales, a los que podéis jugar tantas veces como queráis, pues los sonidos aparecen en orden aleatorio






Videojuegos para el verano: entrenamiento auditivo

Como ya se acercan las vacaciones, he creado unos juegos para que disfrutéis mientras mejoráis en el reconocimiento de notas musicales (un entrenamiento auditivo divertido que vendrá fenomenal para los dictados melódicos). Uno es de temática espacial y el otro es navideño (inspirado en una idea de una de mis alumnas, Sandra Novais). En los dos juegos hay que reconocer unas notas por su sonido y escribir su nombre con cifrado americano, por lo que es necesario el teclado del ordenador o el teclado externo de la tablet (no os preocupéis si no conocéis las letras del cifrado americano: os las indica el propio juego). Podéis jugar tantas veces como queráis y mejorar vuestra puntuación, pues el orden de las notas irá cambiando. El ámbito es algo mayor de una octava. ¡Mucha suerte!
He ideado y programado estos juegos con Scratch. Pueden compartirse libremente mientras no se haga un uso comercial y se me mencione como autora (Adriana Cristina García, del blog Aula Musical de Adriana). Mañana subiré otros juegos similares que han realizado mis alumnos de Pedagogía del Conservatorio Superior de Música de A Coruña (os anticipo que les han quedado chulísimos). Espero que los disfrutéis.
Empezad haciendo clic en la flecha verde.
(Si no carga, podéis ver el primer juego pinchando aquí y el segundo pinchando aquí)






Sorpresa nº 10: continúa la tradición con un calendario de Adviento

La décima sorpresa del X aniversario del blog se ha hecho esperar un poquito pero creo que merecerá la pena.
Mis alumnos de didáctica del lenguaje musical en el Conservatorio Superior de Música de A Coruña me han pedido que les enseñe a hacer vídeos didácticos como los de mi canal de YouTube, así que hemos dedicado un par de clases a eso y ya podéis ver cinco vídeos que han realizado para el trabajo del dictado musical en un nivel muy sencillo. 
Los vídeos han sido realizados por:
Desde aquí les felicito y les doy las gracias por animarse a compartirlos en el blog.
Como a una de estas alumnas le gusta especialmente la Navidad, he decidido incluir estos y otros vídeos didácticos de lenguaje musical en un tradicional calendario de adviento: cada día entre el 1 y el 24 de diciembre podréis abrir una nueva ventana con un vídeo de niveles básicos de lenguaje musical. ¿Os animáis a practicar así el lenguaje musical hasta que llegue Navidad? ¡Que lo disfrutéis!
También puedes ver el calendario en una ventana nueva haciendo clic aquí.

Sorpresa nº 4: Bases rítmicas II (compases dispares) y Sonic Pi

Ayer os preguntaba si estabais hartos de estudiar con metrónomo y os proponía emplear bases de batería para acompañar algunas lecturas rítmicas de las clases de lenguaje musical.
¿Cuántas veces habéis puesto el metrónomo a velocidad de corchea para estudiar compases de pulsos desiguales, como 5/8 o 7/8, y su rapidísimo clic os ha puesto de los nervios?



Como sorpresa número 4 de celebración del X aniversario del blog, añado nuevas bases rítmicas con batería en compás de 5/8 (tanto en su versión de 3+2 corcheas como en su versión de 2+3 corcheas) y de 7/8 (en versión de 3+2+2 corcheas).
Todas ellas llevan una introducción de 2 compases en las que solo se marca el pulso y la subdivisión.


Pero la sorpresa no acaba aquí. Si queréis modificar estas bases o crear las vuestras, os explico cómo hacerlo debajo de esta serie de vídeos, gracias a la herramienta Sonic Pi. ¿La conocéis?

5/8 (3+2): 100 bpm


5/8 (3+2): 90 bpm


5/8 (3+2): 80 bpm


5/8 (3+2): 70 bpm


5/8 (2+3): 100 bpm


5/8 (2+3): 90 bpm


5/8 (2+3): 80 bpm


5/8 (2+3): 70 bpm


7/8 (3+2+2): 100 bpm


7/8 (3+2+2): 90 bpm


7/8 (3+2+2): 80 bpm


7/8 (3+2+2): 70 bpm



Estas sencillas bases están creadas mediante códigos de programación informática, con el programa Sonic Pi.
Sonic Pi es un programa gratuito creado por Sam Aaron en el Laboratorio de Informática de la Universidad de Cambridge. Está pensado para enseñar programación y música a los estudiantes de Reino Unido, a través de los dispositivos Raspberry Pi, que se utilizan en los colegios e institutos ingleses. Pero también puede utilizarse a través de ordenadores convencionales (en Windows, MacOS y Linux). Podéis descargarlo en http://sonic-pi.net/ y seguir el tutorial en español que viene con el propio programa.
Hay 10 buffers en los que se puede escribir código, desde órdenes muy sencillas a las más complejas, y el programa lo transforma en música. Se puede generar cualquier altura o duración de sonido, jugar con loops y samples de todo tipo, configurar opciones para que el programa lance música aleatoria... y hacer cambios que suenen en tiempo real, lo que supone la base del Live Coding (escribir código haciéndolo sonar y modificándolo en vivo).
Para que os hagáis una idea, podéis hacerlo sonar con órdenes tan simples como:
play :c
sleep 1
play :e
Esto hará que el programa toque la nota Do4, seguida de la nota Mi4, separadas por un pulso de duración (a 60 por defecto).
O podéis llevarlo a niveles mucho más complejos. Podéis buscar en YouTube las sesiones de Live Coding de Sam Aaron y veréis de qué estamos hablando.
También puede combinarse con la interpretación de música con instrumentos convencionales o con otros programas informáticos. Por ejemplo, en el siguiente vídeo lo vemos combinado con otro programa para Raspberry Pi, generando aleatoriamente minuetos a partir del juego de dados de Mozart. Podéis ver y oír el resultado a partir del minuto 7:45

Para crear las bases rítmicas con batería, me he basado en un código compartido por Darin Wilson y lo he modificado para que sonase en bucle (el código original insertaba silencios cada cuatro pulsos). También he modificado el patrón rítmico para crear los distintos tipos de compás (el código original es de 4/4) y he añadido los compases de introducción.
Si descargáis Sonic Pi y pegáis ese código en cualquiera de los buffers, con darle al play tendréis vuestra base rítmica, en la que podéis hacer las modificaciones que queráis de tempo y patrón (viene indicado dónde hacer esas modificaciones). ¿Os animáis a empezar a programar música? De verdad que es sencillo. Yo solo he recibido dos clases (disculpadme si hay algún error), aunque con un excelente profesor como es Javier Suárez Quirós, de la Escuela Politécnica de Ingeniería de Gijón.