Por qué un cantante no debe fumar


Por Isabel Villagar, Profesora de Canto 

Además de ser una droga (aunque legal, junto con el alcohol)... 

Me he encontrado en muchas situaciones ante la necesidad de explicar por qué es malo fumar para un cantante.

En un principio, la explicación más sencilla es la que pone en las propias cajetilla: fumar mata, pero cuando un alumno/a necesita armarse de razones, se las he tenido que dar. 

Le he explicado la manera en que el tabaco perjudica su voz. Las cuerdas vocales están recubiertas por una fina mucosa que las lubrifican y hace que al sonar la voz sea limpia y clara.



Cuando esta mucosa se ve alterada y puede hacerlo por diversas causas (un resfriado, la tos, humos, etc... además del tabaco) la voz suena ronca y si esa situación se mantiene durante el tiempo se pueden producir lesiones en las cuerdas vocales o que la voz adquiera de manera crónica una característica, "la ronquera, que suene sucia, con aire", etc...

Este hecho provocará que la vida útil de tu voz, en el caso de que fumes, se acorte porque al fumar no le das tiempo a recuperar la consistencia de la mucosa.

Si veo que el alumno/a es de tipo "recalcitrante" :) y no entra en razón le advierto de que el trabajo vocal que esté realizando no tendrá los mismos resultados que si no fumara y que por tanto le costará más tiempo y dinero lograr sus objetivos y podría  no lograrlos.

En algún momento me han querido argumentar que hay cantantes que fuman y al mentarme los ejemplos de los mismos les he hecho ver que son cantantes que han tenido una carrera limitada y que su voz directamente se ha deteriorado antes de tiempo. 

Si siguen insistiendo directamente les nombro yo las voces de aquellos cantantes que más han fumado y les pregunto si quieren cantar así, como ellos, y con este último argumento acabo convenciéndolos :)

Más contenidos en:
Facebook
YouTube
Instagram
Twitter

@ ISABEL VILLAGAR, Profesora de Canto Online

Más vale prevenir que curar

En esta etapa invernal los cantantes solemos ser muy precavidos con las bajas temperaturas debido a que queremos evitar un posible resfriado que nos impida poder ejercer con normalidad nuestra profesión. 

Es frecuente ver a los cantantes siempre pegados a una bufanda o algún pañuelo al cuello, evitando tomar bebidas frías, cambios bruscos de temperatura, ambientes con tabaco...

Pero... qué hacer cuando el resfriado nos ha "alcanzado"?

Hay muchos cantantes que pasan inadvertidos los primeros síntomas como pueden ser el picor de garganta, el moqueo, sensación de cansancio, etc... y se dicen a sí mismos: "mi voz está bien". Precisamente es en este momento en que todavía las cuerdas no están inflamadas cuando se debe hacer reposo y evitar que el resfriado vaya a más.

Si en estos primeros días del resfriado se hacen caso a las señales del cuerpo es muy posible que evitemos una disfonía o que el resfriado llegue a afectar a las cuerdas vocales. Especial señal de alerta tiene que causarnos la tos y el carraspeo, sobre lo que ya escribí un post, ya que tiene efectos devastadores sobre la mucosa que recubre las cuerdas vocales y se ha de intentar detener lo antes posible. 

No olvidéis que toda esta situación tiene que ser valorada por un médico y que uno de los remedios es mantenerse bien hidratados!

Más vale prevenir que curar

En esta etapa invernal los cantantes solemos ser muy precavidos con las bajas temperaturas debido a que queremos evitar un posible resfriado que nos impida poder ejercer con normalidad nuestra profesión. 

Es frecuente ver a los cantantes siempre pegados a una bufanda o algún pañuelo al cuello, evitando tomar bebidas frías, cambios bruscos de temperatura, ambientes con tabaco...

Pero... qué hacer cuando el resfriado nos ha "alcanzado"?

Hay muchos cantantes que pasan inadvertidos los primeros síntomas como pueden ser el picor de garganta, el moqueo, sensación de cansancio, etc... y se dicen a sí mismos: "mi voz está bien". Precisamente es en este momento en que todavía las cuerdas no están inflamadas cuando se debe hacer reposo y evitar que el resfriado vaya a más.

Si en estos primeros días del resfriado se hacen caso a las señales del cuerpo es muy posible que evitemos una disfonía o que el resfriado llegue a afectar a las cuerdas vocales. Especial señal de alerta tiene que causarnos la tos y el carraspeo, sobre lo que ya escribí un post, ya que tiene efectos devastadores sobre la mucosa que recubre las cuerdas vocales y se ha de intentar detener lo antes posible. 

No olvidéis que toda esta situación tiene que ser valorada por un médico y que uno de los remedios es mantenerse bien hidratados!

La tos y el carraspeo, esos grandes enemigos de la voz

Los cantantes y los profesionales de la voz deben ser consicientes de la importancia de la prevención.

Las causas de los problemas vocales son diversas y dependen generalmente de varios factores pero como consejo preventivo explicaré por qué la tos y el carraspeo son tan perjudiciales para la voz. 

Las cuerdas vocales están recubiertas de una mucosa que las lubrica y permite su correcto funcionamiento. Cuando se produce un sobre uso, una falta de hifratación o cualquier tipo de agresión como son la tos o el carraspeo esta mucosa se altera y empieza a aparecer una sensación de ronquera o picazón. 

Además de mantener una correcta hidratación en el caso de que aparezca la tos ha de ser tratada de manera inmediata con un antitusígeno preescrito por un facultativo médico, sobre todo si se tienen compromisos profesionales por que en cuestión de horas se puede producir una disfonía importante. Tuve la desgracia de pasar por esta desagradable experiencia, tras un ataque de tos y en cuestión de una hora estaba totalmente disfónica. 

En el caso del carraspeo sucede lo mismo pero de una manera más continuada dando lugar a problemas crónicos.

En general diré que todo aquello que altere la mucosa que recubre los pliegues vocales producirá una alteración en la calidad de la voz y aquí incluyo: los ácidos del estómago en el caso de sufrir reflujo (para ello vigilar aquellos alimentos que lo provocan), humos y tabaco, productos de limpieza corrosivos, etc.