Stradivarius y los luthieres de Cremona

¡Hola a todos/as!

Hoy quería compartir con vosotros un vídeo que trata sobre Stradivarius y los luthieres de Cremona. Es del canal de Youtube de Música Antigua con Víctor Sordo. Colaboran grandes intérpretes como Cibrán Sierra, Daniel Pinteño,  Guillermo Turina, Josetxu Obregón o Jorge Jiménez.

Este vídeo trata de la fabricación de instrumentos de cuerda en Cremona en los siglos XVII y XVIII y de porqué son los mejores que se han fabricado nunca.

Cremona

El violín tuvo un orígen difuso, del cual hay muchas teorías diferentes. Se sabe que los primeros violines de 3 cuerdas datan de 1542-46 y los de 4 cuerdas de 1555 aproximadamente. En 1560 la mecenas Catalina de Médici hizo un encargo para fabricar violines para una orquesta de 40 personas. Estas fechas demuestran la rápida evolución y el éxito que tuvo en un principio. El compositor Claudio Monteverdi (1567-1643) fue uno de los primeros en difundir el uso del violín en sus obras.

Claudio Monteverdi- Bernardo Strozzi

La primera familia de luthieres de prestigio en Cremona fue la familia Amati. Andrea Amati (1505-1577) y sus hijos establecieron la familia de los instrumentos de cuerda tal y como la conocemos ahora. Nicolò Amati (1596- 1684) fue el más prestigioso y el maestro de Andrea Guarneri y de Antonio Stradivari.

Nicolò Amati- Lecurieux

Durante el Barroco el desarrollo de la música para solista hizo que se buscara una mayor potencia en el sonido del instrumento. Esto también repercutió en el desarrollo del arco, el cual va aumentando de tamaño, se cambia la curvatura hacia dentro y también la forma de la cabeza.

Evolución del arco

Antonio Stradivari (1644-1737) empezó colaborando con Nicolò Amati. En 1684 funda su propio taller donde construye unos 1150 instrumentos de los cuales 450 son violines. Tuvo mucho éxito inicialmente en su taller y gracias a eso se pudo permitir realizar experimentos en la construcción del violín. Hizo modificaciones en la forma del violín, en el mástil, en los espesores de la madera, en el barniz, ... Los mejores violines los construyó entre 1720 a 1725. El último violín lo construyó con 92 años. A partir de 1730 se dice que los instrumentos eran construidos por sus hijos y eran inferiores. Trabajó durante más de 70 años.

Monumento a Stradivari en la ciudad de Cremona

Todos los violines tienen una peculiaridad y es que cuanto más se tocan mejor suenan. Se aprecia mejor su calidad cuando los oyes de lejos. Es muy destacado el cuartero de cuerda fabricado por Stradivari del Palacio Real de Madrid

Primer violín de la Colección del Palacio Real de Madrid

En cuanto a las maderas, para la construcción de los violines se emplean maderas duras para la tapa (abeto) y blandas para el fondo (arce). En la época de Stradivari se extraía la madera de abeto de los bosques del norte de Italia y la madera de arce venía de Turquía. Se dice que la madera empleada por los luthieres de Cremona estuvo afectada por un efecto climático llamado Mínimo de Maunder o "Pequeña Edad de Hielo" que tuvo lugar entre 1645 y 1715. Durante esta época hubo una bajada muy fuerte de las temperaturas lo que influyó en la densidad de la madera de los árboles. También existe el mito de los barnices que empleaba, de excelente calidad, de los cuales aún no se conocen todos los componentes. 


Antonio Stradivari- Viktor Bobrov

Giuseppe Guarneri del Gesù (1698-1744) formaba parte de una familia de luthieres siendo él el miembro más destacado. Su abuelo Andrea Guarneri fue discípulo de Nicolò Amati. Tuvo una vida muy desordenada y caótica. Sus violines son muy diferentes de los de Stradivari. Tuvo una vida productiva fue bastante corta, sobre si la comparamos con la de Stradivari. Sus instrumentos rivalizan en calidad con los de Stradivarius. Realizó también muchos experimentos en la construcción. Se dice que sus violines más potentes y robustos.

Violín Il Cannone fabricado por Guarneri del Gesù en 1743

Este violín fue propiedad de Nicolò Paganini, fue su instrumento más querido















Aparte de estas tres familias, durante esta época en Cremona también existieron grandes familias de luthieres como Bergonzi, Ruggieri o Storioni.

A Bergonzi se le considera el heredero de Stradivarius ya que siguió con la tradición. De Storioni se dice que fue el último gran luthier de la Escuela de Cremona. 

Ahora podéis ver el vídeo: 


 

🎻¡Feliz jueves y gracias por leer el blog!🎻

 

Il Cannone

Roberto Collini, luthier

Roberto Collini, luthier

Cremona es una ciudad muy importante para la música, no sólo porque vio nacer a músicos de la talla de Claudio Monteverdi, el autor de una de las primeras óperas, o, en un pueblo de su provincia, a Amilcare Ponchielli, autor de la ópera La Gioconda, cuyo número más famoso es la Danza de las horas, sino -y sobre todo- por ser la capital mundial de la luthería desde siempre. De hecho, en la actualidad, la ciudad de Cremona cuenta con más de 200 talleres de luthiers, sin contar los que están en varias poblaciones de su provincia. Entre éstos está el taller de Roberto Collini, en la ciudad de Crema.

Roberto Collini es un excelente luthier además de un muy querido amigo mío que, a pesar de la distancia que nos separa, siempre he sentido cerca de mi desde 1984, año en que nos conocimos y en el que me concedio el honor de quedarme con un violín que en un principio no tenía intención de vender, ya que con él había obtenido el Primer Premio en el Concurso de Jóvenes Luthiers de Bagnacavallo, el primero de una larga serie de reconocimientos a la calidad de su trabajo. Este instrumento, que me acompaña ininterrumpidamente desde mis últimos años de conservatorio (también lo toqué en mi primer concierto en España, hace ya más de veinte años), está construido siguiendo el modelo de uno de los violines más famosos del mundo, apodado Il cannone por la potencia y plenitud de su sonoridad y construido en 1743 por otro cremonés, Giuseppe Guarneri, que murió hace exactamente 268 años.

Entre los músicos que poseyeron y tocaron este fantástico instrumento, comparable tan sólo con los mejores Stradivari, se encuentra nada menos que Niccoló Paganini, que fue el que lo rebautizó con ese apodo. En sus últimas voluntades, Paganini dejó Il Cannone a su ciudad natal, Génova, indicando que debe ser “conservado perpetuamente” allí. Para que siga en óptimas condiciones, una persona encargada de su cuidado lo toca mensualmente. El ganador del Premio Paganini, uno de los más importantes concursos violinísticos del planeta, tiene el honor de poder tocarlo en un concierto el día 12 de octubre (este concurso ha sido anual hasta el 2002 y bienal desde entonces, aunque la edición de este año se haya aplazado al 2013) y de vez en cuando se invita a un violinista de gran prestigio a que ofrezca un concierto con él, como es el caso del siguiente vídeo, en el cual Salvatore Accardo interpreta La Campanella, del músico genovés.

La entrada Il Cannone ha sido publicada primero en educacionmusical.es.