Amaya Rey: Fundamental transmitir confianza al comunicar

Hoy en nuestra serie de entrevistas "Grandes voces de la radio y la televisión" recibimos la experiencia y conocimiento de Amaya Rey, de perfil además polifacético: Periodista. Presentadora, directora y guionista TV. Locutora. Blogger en Cosmo TV. Monologuista. Speaker.

¿Crees que es importante trabajar la voz? 
Sí, claro que es importante. Para trabajar la voz hay que conocerse primero. Escucharse mucho. Es imprescindible observar otras voces, averiguar cómo hacen lo que hacen, practicar, probar registros, saber hasta dónde se puede llegar... 

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia? 
Absolutamente. Suena más segura. La experiencia es un grado y, lógicamente, cuantos más trabajos, y más variados, llevas a cabo, adquieres una confianza que, aunque parezca que no, se transmite a la voz.
Ver+

María José Acevedo: En determinadas profesiones es fundamental trabajar la voz para aprovechar todo su potencial

Es un placer dar voz hoy en LBDC a una excelente profesional: María José Acevedo. Mujer del renacimiento, polifacética: Periodista, Coach Integral y Podcaster, Directora de la famosa serie de entrevistas "Dopamínate". Responsable de comunicación de dameTVision. Estoy segura que os encantarán sus reflexiones.

¿Crees que es importante trabajar la voz?
La voz es una de las características que nos definen como seres humanos. Cada voz es única e irrepetible y es una de nuestras señas de identidad.


Nacemos con ella y, como instrumento perfecto que es, tiene todas las características para funcionar a la perfección y desempeñar una de sus tareas fundamentales que es la capacidad de poder comunicarnos a través del habla.

Existen profesiones y/o oficios que le dan a la voz un papel más importante si cabe. Es el caso de cantantes, locutores y periodistas, vendedores, profesores y un largo etcétera que no solo deben cuidar su voz, sino que es fundamental trabajarla para aprovechar al máximo todo su potencial, no solo sus cualidades puramente técnicas sino emocionales.

¿Realizar algún ejercicio o ‘ritual’ de calentamiento vocal?
Menos de los que debería. Pero sí hago ejercicios de gesticulación y relajación de músculos para poder tener la dicción correcta.

¿Qué hace a un buen locutor?
Como en todas las profesiones, lo fundamental es que te guste lo que haces. En mi caso, siento una auténtica pasión por la comunicación, así que ponerle corazón cuando tengo un micrófono o un auditorio delante es mi principal arma. Y otra de las cosas importantes que me ha enseñado la experiencia es el poder de la naturalidad. Tratar al receptor de tu mensaje, de igual a igual, sin imposturas ni vehemencia, hace que el poder de lo que dices se multiplique por mil. Cuando ‘el otro’ entiende que hay verdad en lo que estás contando, la comunicación fluye por sí sola.

No quiero olvidar algo que para mí es fundamental y es el manejo del silencio. Tan importante o más que la palabra es el silencio. Si se saben administrar bien, su poder, en el acto de la comunicación, es brutal. Si además los combinamos en su justa medida con la palabra, el resultado es alucinante.

¿Qué haces para cuidar tu voz?

Empezaré diciendo que no la cuido todo lo que debería pero sí soy muy estricta con la hidratación constante. En mi trabajo, ya sea como periodista o coach nunca me falta agua, allí donde esté. Estoy muy pendiente de no consumir bebidas y alimentos ni demasiado fríos ni demasiado calientes.

Y otra de las cosas que cuido muchísimo es evitar ambientes demasiado ruidosos, en los que tener que elevar demasiado el volumen de voz. En cuanto a realizar ejercicios, reconozco que no soy todo lo disciplinada que debería y sólo los hago de vez en cuando.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz respecto a tu experiencia?
Solo escuchando grabaciones de hace años soy capaz de ver cómo ha mejorado y no solo en el timbre, sino también en la modulación. Creo que mi voz aún tiene muchas más posibilidades y aunque he realizado algunos cursos de dicción y locución, todavía podría sacarle mucho más partido. 

Estoy convencida de que mi voz ha mejorado a medida que he ganado en seguridad en mí misma y en lo que hago. Leo en voz alta cada día y me escucho mucho, sobre todo para aprender a corregir errores.

¿Te gusta cantar?
Cuando me preguntaban de pequeña que quería ser de mayor, yo siempre decía “quiero ser cantante” y recuerdo pedir constantemente en mi casa poder ir a un Conservatorio a estudiar canto, algo que nunca sucedió. He convivido en un ambiente familiar muy pegado a la música. Mi padre ha tocado instrumentos musicales desde siempre y a mi madre le ha gustado mucho cantar. En las reuniones familiares siempre está la música de por medio y desde muy pequeña siempre he cantado en coros y formaciones musicales. 

No entiendo la vida sin música y no entiendo mi vida sin cantar. Me paso la vida canturreando. Debo confesar que he comenzado en varias ocasiones a formarme en canto pero circunstancias laborales, fundamentalmente, me han impedido llevarlo a cabo. Siempre pienso que hay algo irreconciliable entre el canto y yo pero también sé que todo pasa por algo y para algo. Si no lo he podido llevar a cabo, será porque no era el momento adecuado.

¿Qué consejo darías a quien empieza en el mundo de la locución?
Fundamentalmente una buena formación. Una voz con grandes y buenas cualidades no es suficiente. Hay que conocerse y conocerla, y trabajar, trabajar mucho para sacarle todo el potencial. Otro consejo que doy es que hay que escucharse mucho para reconocerse, no avergonzarse y, por último, aprender que el poder de la palabra es inmenso pero siempre y cuando las palabras estén llenas de verdad. Para mí, eso es lo que diferencia a un comunicador ‘a secas’ de un gran comunicador.

Más info: 

Ma. Cecilia Moreno: la respiración adecuada me ayuda a impostar al locutar

Hoy recibimos en nuestra serie de "Grandes voces de la radio y la televisión" a una experta en locución que nos eresponde desde la bella Ecuador. Máster en comunicación, periodista con experiencia en televisión, radio y prensa escrita desde una década y media, Maria Cecilia además canta :) lo cual nodudamos que le ha ayudado muy mucho en su devenir profesional...  
¿Crees que es importante trabajar la voz?
Sí, siempre y cuando se desee depender en algo de la voz, sea para locutar en radio, cantar, hablar con modulación. Es importante controlarla. 

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Evito cosas muy frias, agua siempre al ambiente, no fumo. No alzo la voz o no canto en un tono o muy grave o muy alto. 

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
He aprendido algunas tácticas, como la respiración adecuada y la colocación en la caja de resonancia, sí me ayuda a impostar al locutar. 

¿Te gusta cantar?

Sí, soy además soprano coloratura, pero no he podido dedicarle tiempo suficiente por mi trabajo. Desde pequeña canto siempre que puedo. 


¿Realizas algún ejercicio o "ritual" de calentamiento vocal?
No siempre, solo cuando estoy en la acción de hablar o cantar controlo la respiración. 

¿Qué hace a un buen actor de doblaje?
Cuidar la voz, debe tener un estilo de vida adecuado para no enfermar o dañar sus cuerdas vocales. 

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la locución?
Práctica constante, oírse leyendo en voz alta,  no está de más tomar uno que otro curso de locución.

¿Qué hace a un buen presentador?
Cuidar la voz, debe tener un estilo de vida adecuado para no enfermar o dañar sus cuerdas vocales, debe tener siempre preparación previa, leer un libreto antes y conocerlo, hay posibles palabras difíciles de decir . Hay que manejar un buen ritmo y estilo al hablar frente a cámara. Es la fora de tener musicalidad ante el televidente.

Más info:

Diego Losada: trabajar la voz es muy recomendable y saludable para todo el mundo

Hoy tenemos en la serie "Grandes Voces de la Radio y la Televisión" al presentador de Televisión Española, Diego Losada. Espero os gusten sus interesantes y profundas reflexiones:

Crees que es importante trabajar la voz? 
La voz tiene unas cualidades y un potencial mucho mayor del que creemos... hasta que lo trabajamos. No es sólo importante, es obligado ejercitar la voz para un presentador, locutor o cualquier profesional que la utilice. Pero su ejercicio no debe ser exclusivo de los profesionales. La voz, la dicción, dice mucho de una persona. Creo que también forma parte de nuestra tarjeta de presentación. Nos ayuda a comunicar y hacernos entender mejor. Por eso, trabajarla es muy recomendable y saludable para todo el mundo. 

Qué haces para cuidar tu voz? 
Mucho menos de lo que debería. Me muevo en moto, también en invierno y eso tiene consecuencias; irritación, resfriados, etc. Soy un adicto a las bufandas o cualquier cosa que me cubra el cuello. La prevención es el mejor tratamiento pero cuando no hay otro remedio pongo en práctica un buen truco de choque que me descubrieron mis padres: Cocer una cebolla y rodajas de limón. Al caldo resultante añadirle miel y a hacer gárgaras con todo eso. No es muy agradable al principio pero vaya si funciona. 

Cómo has notado que evolucionaba tu timbre conforme a tu experiencia? 
Siempre me gustó el cine, recuerdo con mucho cariño los cursos de doblaje que recibí hace unos años, antes de empezar a presentar. Fue toda una sorpresa descubrir matices, tonos, hábitos saludables que me hacían "sonar mejor" que hasta entonces... Y sin hacerme daño. Como reportero sufría mucho el efecto de los nervios en la voz. La hacen frágil, alteran la respiración... Eso se va curando con el tiempo. Ahora, tras cuatro años presentando, los nervios se van templando poco a poco y eso permite descubrir nuevos matices cada día. Sigo aprendiendo.

Te gusta cantar? 
Claro! Aunque eso no quiere decir que lo haga bien o que me guste que me escuchen cantar. Lo hago en la intimidad. En mi casa siempre se ha cantado, mis padres se conocieron en un coro muy jovencitos y siguen cantando hoy día sus sinfonías. A veces "me arranco" con ellos. 

Realizas algún ejercicio o "ritual" antes de entrar en directo? 
Intento leer en voz alta el primer texto del informativo a modo de calentamiento. Y siempre, si veo que tengo que pronunciar una palabra un poco complicada, intento decirla antes en voz alta, marcando las sílabas. 

Qué hace a un buen presentador? 
Considero que para presentar un informativo es imprescindible ser buen periodista. Parece una obviedad pero siempre intento dejarlo claro. Yo me siento periodista, no presentador. La voz, la imagen, puede ser un factor importante pero jamás debe ser determinante. Un buen presentador debe tener un profundo conocimiento de los distintos temas de actualidad, debe controlar las técnicas de redacción, generar un estilo propio, cultivar su criterio a la hora de priorizar unos temas sobre otros y sobre todo, debe ser consciente de la responsabilidad que tiene, del compromiso con la verdad que adquiere con los ciudadanos para informarles de una manera objetiva y plural. Tengo la suerte de que en TVE hay grandes presentadores y presentadoras que obedecen a este patrón e intento aprender mucho de ellos. A la fórmula hay que añadirle trabajo, esfuerzo, constancia y una buena dosis de suerte. 

Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la locución? 
Creo que es un mundo en el que es importantre la técnica pero que debe estar siempre conjugada con la pasión. Locutar, presentar, cantar, actuar debe ser sinónimo de disfrutar. Nunca hay que perder la convicción de que la locución es importante pero debe ir acompañada siempre de un buen contenido. El envoltorio poco vale si no hay caramelo dentro.

Grandes voces de la radio y la tv: Celia Blanco



Tenemos el placer de contar en esta serie de Grandes voces de la radio y la televisión con Celia Blanco, presentadora y autora del libro "Con dos tacones". Una mujer llena de fuerza y vitalidad, con una voz timbrada y llena de matices.

Os dejamos un vídeo de ella y el enlace a la fonoteca del programa que presentó el pasado verano en la ser "Contigo dentro". Podéis seguir sus novedades en su cuenta de twitter @latanace y LinkedIn


1.- ¿Crees que es importante trabajar la voz?

Es importantísimo trabajar la voz. Nadie nace con todo aprendido y a modular, entonar y encontrar el modo adecuado de locutar tienes que aprender. Puede que te sirva tener de por sí una buena voz, pero siempre tendrás que aprender cómo manejarla porque hasta los silencios y cómo los uses, determinan la calidad de una locución. 

2.- ¿Qué haces para cuidar tu voz?
Intento hidratarla lo máximo que puedo porque la castigo ya d epor sí bastante: hablo alto y fumo. Si no estuviera bebiendo continuamente imagino que ya la habría perdido. Hay algo que sí hago: en invierno me abrigo, siempre voy con pañuelos y no soy de escote más que si es estrictamente necesario (sí, hay citas que necesitan un buen escote). Tomo miel, mucha. Y soy adicta a las infusiones. Espero que esto contribuya, al menos. 

3.- ¿Cómo has notado que evolucionaba tu timbre conforme a tu experiencia?
 Tengo un timbre grave. Así que es más fácil modularlo que si fuera agudo. He aprendido a darle matices para que sea el mensaje de lo que digo se capte mejor. 


4.- ¿Te gusta cantar?
No, no me gusta especialmente cantar... Solo canto las canciones que me gustan muchísimo y normalmente porque estoy bailando al tiempo. Pero no, no canto. 

5.- ¿Realizas algún ejercicio o "ritual" antes de entrar en directo?
Beber agua, pintarme los labios y ponerme unos tacones. Asumo que las dos últimas cosas poco tienen que ver con la voz, pero son los únicos rituales que tengo. 


6.- ¿Qué consejo darías a alguien que está comenzando en el mundo de la locución? 
Lo primero que hay que hacer para empezar a locutar es escuchar a otros. A todos nos gusta alguna voz anterior y es bueno escucharla mucho para intentar descubrir cómo modula y por qué nos gusta escucharlo. Me gustna las voces de Pedro Blanco (Cadena Ser) y Toni Garrido (Un Lugar Llamado Mundo). Y después, leer muy bien los textos para poder corregir las palabras que cuestan más o practicarlas. Yo, por ejemplo, soy incapaz de decir "febrero" correctamente... Y, como casi todos, "Israel" no sólo es un país del que habalmso muchísimo, encima es una palabra complicadísima de decir correctamente.