¿Qué es la notación musical ABC?

Es posible que alguna vez, buscando partituras de temas celta, folk o de otro tipo, os hayáis topado con versiones de las canciones anotadas de una forma extraña, con una sucesión de letras y signos de teclado, a medio camino entre el lenguaje de programación y la escritura normal. Algo parecido a esto:

X: 5
T: The Gates Of Derry
R: jig
M: 6/8
L: 1/8
K: Gmaj
D | GAB D2B | c2 B A2 G | GAB D3 | E3 G2D |
GAB D2B | dcB A2G | GAB D3 | E3 G2 :||
D | G2B d2B | e2c d2B | G2B d2B | A3 d3 |
e2c ABc | d2B G2D | GAB D3 | E3 G3 :||

Este tipo de notación musical recibe el nombre de ABC Notation (o Notación ABC en español) y es una manera de escribir música simplemente con letras y símbolos del teclado.

Aunque a lo largo de la historia ha habido otros sistemas de notación musical mediante letras, el porqué del nacimiento de este peculiar sistema tal como se utiliza hoy hay que buscarlo en los orígenes de internet, cuando la transmisión de datos se basaba fundamental en el sistema ASCII, que es el código que utilizan casi todos los sistemas operativos para representar caracteres, símbolos, signos y textos que se pueden introducir con el teclado estándar.

Así, para facilitar la transmisión de música en línea se creó un sistema que pudiera emplear estos caracteres en vez de la notación musical estándar. Obviamente, la traslación de la complejidad de la música a un sistema comprensivo de caracteres de texto no es tarea fácil, así que al principio este sistema se empleó fundamentalmente para representar melodías sencillas populares y tradicionales de origen anglosajón. El principal impulsor de este sistema ha sido el músico multinstrumentista Chris Walshaw, quien en la página web principal del sistema ABC narra cómo nació y se desarrolló:

Mi versión del sistema ABC apareció por primera vez en una forma incipiente en los años ochenta mientras hacía autostop por el continente europeo. Llevaba una flauta en mi mochila y algunas melodías en mis dedos. Aunque normalmente puedo recordar cómo empiezan las canciones cuando estoy rodeado por la inspiración de una buena sesión, me resulta muy difícil hacer que la mayoría de las melodías suenen sin más. Yo era analfabeto musical en ese momento, así que recurrí a escribir los primeros compases de todas las melodías que se me ocurrieron, usando letras para representar notas.

Algunos años después, tocando la gaita francesa en una banda, me di cuenta de que con frecuencia tenía que escribir versiones transpuestas de melodías antes de que alguien más las aprendiera. Buscando ayuda electrónica me encontré con el software MusicTeX que se adaptaba a mis propósitos (casi) perfectamente: era gratis, versátil y portátil para cualquier sistema informático (y he estado en 3 departamentos universitarios desde entonces, así que eso era importante). Su gran inconveniente es que implica mucho trabajo escribir una melodía.

Decidí escribir un front-end para generar los comandos TeX, lo que me permitió elegir mi propia forma de escribir melodías. El formato que había usado en el pasado parecía lo suficientemente versátil para todo lo que necesitaba y así nació el software subyacente a abc2mtex (o más bien evolucionó, a trompicones ).

Un día mencioné este software en IRTRAD-L (el grupo de discusión por correo electrónico sobre música tradicional irlandesa) y pregunté si alguien estaba interesado. Un par de personas expresaron su interés, sobre todo John Walsh de la Universidad de Columbia Británica. Resulta que él había ideado y estaba usando un sistema de notación muy similar al mío para indexar melodías. Una copia del software se envió debidamente a mediados de noviembre del 93. Después de que se implementaron varias de las sugerencias de mejora de John, la primera versión se lanzó a un mundo desprevenido a principios de diciembre y poco después se cargó en Ceolas, una web archivo de música celta recién creada. Unos meses más tarde, en marzo de 94, Don Ward lanzó su paquete playabc que reproduce canciones ABC a través de los altavoces de diversos aparatos.

Las actualizaciones del software se filtraron durante el siguiente año y ABC ganó un pequeño número de seguidores, en particular en IRTRAD-L. Sin embargo, la difusión del software siempre se vio obstaculizada un poco por el hecho de que cualquiera que quisiera usarlo tenía que instalar TeX y MusicTeX, lo que no es tarea fácil.

La verdadera explosión de interés se produjo cuando Jim Vint lanzó su paquete abc2win en septiembre de 1995. La herramienta fue adoptada por un gran número de miembros de IRTRAD-L y abcs de melodías comenzaron a aparecer con regularidad. Más tarde, en febrero de 1996, Michael Methfessel lanzó abc2ps, portable a cualquier máquina con un compilador de C. Ambos paquetes eludieron la necesidad de instalar TeX y MusicTeX y facilitaron mucho la curva de aprendizaje.

Desde entonces, ABC ha ido viento en popa y es ampliamente utilizado por los músicos folk. Existe una gran comunidad de usuarios en línea y una gran cantidad de melodías ABC disponibles en la web. Los artículos sobre ABC han aparecido en la prensa en varios lugares, desde The Guardian hasta publicaciones especializadas como Fiddler Magazine. Incluso aparecen artículos académicos sobre su uso en medios sobre informática.

En cuanto al futuro… ¿quién puede decirlo?. Parece poco probable que ABC pueda convertirse alguna vez en un lenguaje universal para la música por ordenador, ya que no es lo suficientemente rico como para generar toda la notación que se necesitaría para una partitura clásica moderna. Por otro lado, esa simplicidad, y el hecho de que puede ser “leído” e interpretado por humanos (en lugar de solo ordenadores), es uno de sus puntos fuertes.

Chris Walshaw

Y sí, hay gente, sobre todo en el mundo del folk, tan familiarizada con el ABC que puede leer e interpretar música directamente desde este tipo de escritura, e incluso algunos saben leer y tocar con este sistema pero no con una partitura normal.

¿Pero cómo funciona? Volvamos al código que mostraba al principio:

X: 5  (Número de índice)
T: The Gates Of Derry  (Título)
R: jig (Tipo de melodía)
M: 6/8 (Compás)
L: 1/8 (Duración de nota predeterminada)
K: Gmaj (Tonalidad de la clave)
D | GAB D2B | c2 B A2 G | GAB D3 | E3 G2D |
GAB D2B | dcB A2G | GAB D3 | E3 G2 :||
D | G2B d2B | e2c d2B | G2B d2B | A3 d3 |
e2c ABc | d2B G2D | GAB D3 | E3 G3 :|| (Notas de la partitura)

La cabecera la forman las primeras líneas, que comienzan con una letra seguida de dos puntos e indican varios aspectos de la melodía, como el índice -puede haber más de una melodía en un archivo- (X :); el título (T: ); el tipo de compás (M :); la duración predeterminada de la nota (L :); el tipo de melodía (R :); y la clave (K :).

Las líneas siguientes ya definen la melodía. Para las notas simplemente se utiliza el sistema de notas anglosajón: A(La), B(Si), C(Do), D(Re), E(Mi), F(Fa) y G(Sol). Otras reglas básicas para anotar la melodía son:

  • Cada compás queda separado del siguiente por una línea vertical  |
  • La primera octava más grave se escribe en mayúsculas, la siguiente en minúsculas y la siguiente en minúsculas con apóstrofe: A – a – a’
  • La duración de las notas se define a partir de la duración de la predeterminada. Si en la cabecera habíamos puesto que la duración de la nota predeterminada es 1/8 (corchea), todas las notas que escribamos tendrán esa duración si no le añadimos algún número que la altere. Por tanto, si le añadimos un 2, durará el doble (en este caso sería una negra); si le añadimos un 3, será el doble con puntillo; si le añadimos un 4 duraría el cuádruple, y así sucesivamente.
  • Los dos puntos son igual que en partitura, puntos de repetición.
  • La doble barra vertical señala final de una sección.

Y con estos datos ya podríamos representar la melodía anterior, que quedaría de esta manera en partitura convencional:

MusicSheetViewerPlugin 3.0.2

 

Ahora vamos a ver un caso más complicado, una obra antigua, para ello vamos a anotar algunas reglas más:

 

En la cabecera:

  • En la cabecera, la fuente, autor, arreglos y otros metadatos se marcan con C:
  • Para sugerir una velocidad o tempo, se marca con Q:
  • Cuando hay más voces (como una línea de bajo por ejemplo) se marcan con V:1, V:2, etc.
  • Los comentarios (como los comentarios de html, no aparecen en la obra) son líneas que comienzan con ‘%’.
  • Las notas que están una al lado de la otra se unen siempre que sea posible. Esta es la única forma en que los espacios tengan sentido. Los espacios se usan generalmente para hacer más legible la notación.
  • Los paréntesis se utilizan para ligar notas.
  • Las letras de los temas se anotan con ‘w:’ debajo de la línea de melodía con la que van. Las palabras están divididas con guiones para mostrar cómo van las sílabas con las notas. Se utiliza ‘*’ para añadir notas adicionales para la última sílaba.
  • Para señalar los acordes correspondientes en cada compás, entre comillas dobles en la línea de la melodía y se representan encima de la nota siguiente, por ejemplo, “D”.
  • Cada coma después de una nota reduce esa nota una octava.
  • Las alteraciones accidentales se anotan con un guion bajo _ o un signo ^para agregar un bemol o un sostenido respectivamente a la siguiente nota.

Vamos a verlo en una obra antigua. Esta sería la notación ABC de un himno del siglo IV, con una melodía de la época medieval. “O Lux Beata Trinitas” uno de los doce himnos que los editores benedictinos consideraron sin duda obra de San Ambrosio. Es una codificación de Stuart D Gathman publicada en este artículo.

Este sería el código ABC

X: 4 (Número de índice)
T: O lux beata Trinitas (4) (Título)
C: Words: St. Ambrose 4th century (Fuente)
C: Plainsong, Mode VIII (Fuente)
C: Arranged: Stuart D. Gathman (Arreglo)
C: Copyright 2012: Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.0 (Copyright)
M: 7/8 (Compás)
L: 1/8 (Duración de nota predeterminada)
Q: 1/4=80 (Velocidad, negras por minuto)
K: D (Tonalidad de la clave)
%%MIDI gchord c3c4 (Comentario)
%%MIDI program 75 (Comentario)
V:1
“D”z(AB) (AGFG) | “A7″EFG (AB) (BA) | “Dsus”A3-“D”A4 |
w:i.~O* lux*** |be-a-ta trin-* ni-*| tas, |
w:ii.~Te* ma-***|ne lau-dum car-*mi-*| ne, |
w:iii.~De-* o***|Pa-tri sit glo-*ri-*| a, |
V:2
D,3 A,2 A,2 | E,3 A,2 A,2 | D,3 A,2 A,2 |
V:1
“D”z(AB) (AGFG) | “A7″EFG (AB) (BA) | “Dsus”A3-“D”A4 |
w: et* prin-***|ci-pa-lis U-* ni-*| tas, |
w: te* de-*** |pre-ce-mur ves-*pe-*|re: |
w: ei-* us-*** |que so-li Fi-*li-*| o, |
V:2
D,3 A,2 A,2 | E,3 A,2 A,2 | D,3 A,2 A,2 |
V:1
“G”(AB) d (cd) B (A |”Em”G) (AB) (AGF) F-|”D”F7 |
w: i-* am sol* re-ce-|* dit* i-*gne-us,| * |
w: te* nos-tra* sup-plex|* glo-*ri-**a | * |
w: cum* Spi-ri-*tu Pa-|* ra-*cli-**to, | * |
V:2
G,3 B,2 B,2 | D,3 B,2 B,2 | D,3 A,2 A,2 |
V:1
“A7″z(GA) (AGFG) | “A7″EFG (AB) (BA) | “Dsus”A3-“D”A4 :|
w: in-* fun-*** | de lu-men cor-*di-*| bus. |
w: per* cunc-*** | ta lau-det sae-*cu-*| la. |
w: et* nunc,*** | et in per-pe-*tu-* | um |
V:2
E,3 A,2 A,2 | C,3 A,2 A,2 | D,3 A,2 A,2 :|

Y así quedaría la partitura traducida (en este caso he tenido que utilizar un programa, concretamente EasyAbc):


stdin (4) O lux beata Trinitas (4) Words: St. Ambrose 4th century Plainsong, Mode VIII Arranged: Stuart D. Gathman Copyright 2012: Creative Commons Attribution-ShareAlike 2.0 = 80 i. O lux be a ta trin ni tas, ii. Te ma ne lau dum car mi ne, iii. De o Pa tri sit glo ri a, D A7 Dsus D 8 7 8 7 et prin ci pa lis U ni tas, te de pre ce mur ves pe re: ei us que so li Fi li o, D A7 Dsus D i am sol re ce dit i gne us, te nos tra sup plex glo ri a cum Spi ri tu Pa ra cli to, G Em D in fun de lu men cor di bus. per cunc ta lau det sae cu la. et nunc, et in per pe tu um A7 A7 Dsus D

En esta otra traslación, realizada con un plugin de wordpress, ha omitido los coros pero a cambio incluye un reproductor MIDI de la partitura.
MusicSheetViewerPlugin 3.0.2

A la larga, si estás acostumbrado a la notación anglosajona, no resulta un sistema tan complicado de leer, con un poco de práctica puedes empezar a tocar con soltura temas sencillos.

Si queréis indagar más sobre este interesante sistema, aquí tenéis algunas Fuentes y sitios donde se incluyen música anotada de esta manera:

Página principal del sistema:

Ejemplos y consejos de código ABC:

Miles de temas tradicionales en formato ABC y partitura:

Documento en pdf con explicaciones en español:

Descargar programa EasyABC para convertir el formato en partitura y exportar a audio, etc.:

DONLU GYMKANA MUSICAL. ¿Te atreves?

Hola, donlunáticos.

Llevo mucho tiempo queriendo hacer esta DONLUGYMKANA para mis alumnos y ahora creo que es el mejor momento por la situación que estamos viviendo.

Jugar es muy fácil y sirve para repasar todas las cosas que damos en clase de música. Espero que os guste mucho y os animéis a jugar, a ver si llegáis hasta el final.

Si no queréis perderos ninguno de mis vídeos, podéis suscribiros al canal PINCHANDO AQUÍ.

Si hacéis alguna de mis actividades, no olvidéis compartírmela por cualquiera de mis redes sociales, me encantaría verla.

TWITTER   FACEBOOK   INSTAGRAM  YOUTUBE

¡¡¡ MUCHA SUERTE !!!

 

📕Jonia, una fábula sobre la teoría musical

Por: Esteban García Ferrer
Jonia es un viaje ficticio que arranca desde el Big Bang y que a través de una historia “algo modificada” del planeta y de la humanidad, va engarzando los diferentes elementos que constituyen las bases de la teoría musical.
Ver+

Hokum: aprendiendo armonía e improvisación a través del Folk.

  • Guitarrista: OK, este tema está en Do, es el típico I-IV-V7, hacemos una vuelta I-IV-I-V7-I, luego Jesús haces un solo, improvisa algo molón ahí, después otra vuelta, estribillo, otro solo, esta vez de armónica, otra vuelta con el banjo, y terminamos en séptima.
  • Yo: Vaaaaale (ay dios mío, quiero una partitura).

Los que hemos aprendido a tocar el violín fuera de los Conservatorios, con profesores particulares o en escuelas de barrio, no solemos tener una formación musical teórica más allá de poder leer partituras fielmente y tocar de memoria algunas escalas y arpegios. Cuando empecé a probar tocar el violín en compañía de gente, en grupos de música no clásica, me di cuenta de que mi forma de afrontar la interpretación no tenía nada que ver con la de los guitarristas, bajistas u otros músicos de la banda. Y tuve que cambiar totalmente mi planteamiento a la hora de tocar.

Por suerte, de niño practiqué un poco la guitarra y recordaba algunas nociones que me permitían entender algo de la progresión de acordes y las estructuras de las canciones. Miraba de reojo al guitarrista qué posiciones de las manos adoptaba para ver en qué acorde estábamos.

Aun así, desde entonces siempre que puedo estudio los mecanismos de la armonía, cómo se forman las escalas, los acordes, las diferentes funciones tonales, los modos… tenía muchos conceptos confusos. Con paciencia, dedicándole un poco de tiempo de vez en cuando a algunas lecturas, practicando despacio con mi instrumento y conversando con otros músicos, he ido aclarando conceptos. En especial, tocar en grupo me ha hecho madurar mucho como músico.

Por eso me parece tan valioso el libro que os presento hoy aquí: “Hokum: Theroy and Scales for Fiddle Tunes and Fiddle Improvisation”, un libro que parte de la música fiddle (música folk, se entiende) para enseñarnos, progresivamente y mediante ejercicios prácticos, los conceptos básicos de la música modal: nos enseñarán, poco a poco y con una curva de aprendizaje muy bien medida:

  • Las escalas principales (mayor, menor, pentatónica, escala dominante, blues…).
  • Cómo se forman los acordes simples, sus intervalos.
  • Las funciones tonales I, IV y V de los acordes, y sobre todo la piedra angular de la armonía en la música occidental: el movimiento armónico de los acordes  V-> I.
  • Los acordes de séptima, cómo se forman, y cuando usarlos.
  • Los acordes alterados: extendidos, disminuuidos, aumentdos, como se forman y cuándo usarlos.
  • Las principales escalas y modos alternativos (dórica, frigia, mixolidia…)

Todo esto además lo plantea de un modo eminentemente práctico, que es en mi opinión la única manera de que interiorizar los conceptos no solo de un modo racional sino intuitivamente; sólo se enseñan las tonalidades y progresiones más comunes en la música popular. No encuentras más de cuatro sostenidos en ningún ejercicio, casi todos basados en temas conocidos de la tradición folk y celta. Es un libro con el que puedes aprender teoría colocándolo en el atril y con el violín al hombro. Aunque hay algunas parrafadas largas, la mayor parte de lo que aprenderemos será con ejercicios sencillos con los que progresivamente iremos adentrándonos en conceptos que, hasta entonces, nos parecían incomprensibles. Si eres de los que, cuando ves encima del pentagrama algo como G#7b9 y te quedas como pensando para qué leches es eso, este libro te va a ayudar a resolver tus dudas sin todo ese esfuerzo ingrato que esperas.

Eso sí, es imprescindible leer bien el idioma inglés.

Aquí podéis adquirir on-line el libro:

 

Cover tiny file
look inside
Hokum: Theory and Scales for Fiddle Tunes and Fiddle Improvisation
Composed by Leon Grizzard. Squareback saddle-stitched, Theory & Harmony. Fiddle Tunes. Book. Published by Mel Bay Publications, Inc (MB.98057).

Pero voy a dejar que sea el propio autor, Leon Grizzard, quien describa el objetivo de su obra:


He escrito este libro por tres motivos principales:

  1. Enseñar teoría musical y escalas aplicadas a canciones fiddle de las tradiciones americana y celta.
  2. Enseñar a improvisar con el violín.
  3. Mostrar materiales adicionales que ayuden a los violinistas en otros estilos populares.

Este no es un libro de licks, ni de transcripciones de los grandes solos de temas fiddle, para que los estudies y los emules. Este libro te enseñará la estructura teórica de las canciones para fiddle, o de los solos de fiddle; las escalas y arpegios que los fiddlers usan hoy en día, aunque ellos no lo sepan. Si actualmente ya improvisas o tocas variaciones de temas conocidos, ya estás usando esas escalas y arpegios, sólo espero que el libro te ayude a entender ese lenguaje, que de algún modo ya dominas gracias a tu oído, y ayudarte a entender cómo funcionan y porqué.


Gracias a Google Books, podéis echarle un vistazo al libro antes de comprarlo:

Aproximación a canciones con la Escala Mayor.

En general, trataremos los sonidos del modo mayor: las tres notas básicas de los acordes mayores; la escala pentatónica mayor y la escala mayor. Veremos cómo esas tres expresiones del “sonido mayor” se encuentran mayoritariamente en las canciones fiddle. Haremos ejercicios que te permitirán tocar diversos arpegios y escalas de memoria y combinando unos con otros.

Para improvisar, el planteamiento es cambiar de escala cuando se cambia de acorde (Apunte mío: no estoy de acuerdo con este planteamiento: aunque en rigor no es incorrecto, significaría no sólo cambiar de escala, sino de modo, dependiendo de la función tonal del acorde, lo que es confuso, y en realidad él luego en los ejercicios no lo desarrolla así).  Al tocar sobre el acorde de C (Do), tú tocas alguna especie de escala de Do; cuando tocas sobre un acorde de F (Fa), tocas una especie de escala de Fa; y cuando tocas sobre un acorde G7 (Sol séptima), tocas una escala de Sol dominante. Esto no es tan complicando de aprender como parece al principio. Un puñado de arpegios y escalas cubrirá la mayoría de los temas populares en las tonalidades más importantes: D, G, A y C.

Además de este acercamiento a los acordes, improvisarás simplemente tocando melódicamente en la tonalidad en la que te encuentras (por ejemplo, al tocar el tema Liberty en D, puedes meterle mano con la escala D mayor, en todos sus cambios de acorde). Pero aun teniendo en cuenta esto, es importante tocar las notas adecuadas de la escala D mayor. Por ejemplo, si tocas sobre un acorde de D en la tonalidad de D, e intentas tocar usando solamente las notas G, C#, B y E, no sonará tan armonioso como si tocaras las notas del acorde de D: D, F# y A, sobre todo en tu frase. Tiene sentido. A menudo, te hablaré de tocar acordes basados en la escala, cambiando de escala con cada cambio de acorde, y aun estarás tocando todas las notas de la tonalidad en la que está la canción; el punto está en la selección de notas.

Por supuesto, los cambios de acorde en los temas fiddle no están grabados en piedra; hay variaciones, y mucha ambigüedad sobre cuál es el mejor o más correcto acorde.  En cualquier caso, con las canciones en tonalidad mayor, la armonía básica es sugerida claramente por la música, incluso aunque la progresión de acordes pudiera ser abrillantada. Terminarás dominando a fondo los acordes de la música fiddle, y estarás en posición de elegir inteligentemente las mejores opciones sobre cambios de acordes y qué escalas usar.

Un modesto ensayo

Algo bonito de la música fiddle es su antigüedad. Mientras investigaba (léase: metía la pata), encontré algunas cosas que no conseguía encajar en ninguna parte y habrían complicado el texto demasiado. Lo que sigue no es una lección, sino un resumen de lo que creo que he descubierto y puede proporcionarte experiencia cuando leas sobre este tema en cualquier otro sitio.

¿Hay una base natural en las escalas y la armonía?

Yo creo que la respuesta es sí, con algunas dudas sobre cuán lejos esto te puede llevar. Existe una relación absolutamente natural entre una nota y la nota una quinta superior a ella. Es un reconocimiento casi universal en la música que indica claramente que los humanos tenemos cierta predisposición a preferir la quinta justa. Es agradable a nuestros oídos y constituye el intervalo armónico más estable después de la octava. Al oído humano le resulta comparativamente más fácil lidiar con las vibraciones producidas por intervalos con relaciones sencillas entre sí, como las de 1:2 de una octava, o la relación 2:3 de una quinta justa. Además, la quinta justa es el segundo armónico, tras la octava. Para aquellos de vosotros que no tenéis conocimientos sobre esto: cuando una cuerda o columna de aire vibra lo suficientemente deprisa como para oírlo como una nota, la vibración no sólo se produce con la frecuencia a la que vibra la nota fundamental, sino también a otras frecuencias, llamadas armónicos. Podemos oír entre seis y ocho de estos armónicos, y su intensidad relativa es la que proporciona a cada instrumento su timbre característico; es decir, que un violín suene como un violín y una flauta suene como una flauta. La cuarta justa es la inversión de la quinta justa, y también se la ha considerado como un intervalo especial, aunque no sea un intervalo tan estable. Y todo esto ha sido probado en experimentos de laboratorio.

Algunas cosas que aprendí sobre violín flamenco con “Batio”

En el país del flamenco es más fácil encontrar clases de blues, de jazz manouche, o de música irlandesa que de flamenco. Quizá esto es así porque realmente los flamencos hasta hace poco no habían estudiado en academias, es difícil de enseñar como una disciplina musical más, antes hay que haberlo vivido y sentido, hay que haber estado en reuniones flamencas, en tablaos, empapándote de los ritmos, las cadencias, los diferentes sabores de cada palo, habiendo pillado antes que nada cómo llevar el compás con las palmas, porque de otra manera, y aunque seamos unos maestros en nuestro instrumento, va a ser muy complicado que nos entre en la cabeza y lo más seguro es que nos convirtamos en esa típica persona que no sabe ir a compás, no sabe cuando entrar y salir y lo fastidia todo.

Por eso no me perdí la clase que hace unas pocas semanas impartió Barnabás Hangonyi “Batio” en la nueva sala Chalura, en Santa Eugenia, Madrid, donde parece que podremos empezar a disfrutarse flamenco en vivo de forma habitual. Y aunque fue intensa se nos hizo muy corta, apenas un entrar a vislumbrar en este género tan cercano, inmenso y a la vez tan dejado de lado.

El ritmo

Probablemente lo más importante y lo más complicado de interiorizar.

En la clase de Batio hablamos del ritmo en los palos de 4 tiempos, como los tangos, la rumba, los tientos o la zamba. La principal particularidad es que en los ritmos se remarcan el segundo tiempo y, sobre todo, el cuarto, aunque luego la melodía pueda tener los acentos en su lugar habitual.

Un modo de sentirlo es hacer palmas en las partes 1, 2 y 3 del compás y marcar el 4º tiempo sólo con el pie. A partir de ahí, se pueden hacer muchas variaciones.

 

Pero lo mejor es escuchar. Aquí tenéis una base rítmica de tangos en la que se aprecia ese destacado de la cuarta nota, en el que las palmas, que hacen 2 corcheas-negra-negra, omiten el cuarto tiempo, que se deja para el bombo.

Escalas

La escala frigia.

Aprendimos algunas de las escalas que mejor se adaptan al flamenco. Entre ellas la escala frigia es probablemente una de las más populares para sonar “con aire español”.

Su estructura es esta (en el ejemplo, escala de La frigia):

Hay que tener en cuenta que a menudo los flamencos no nombran la escala con el nombre de la nota raíz. Por ejemplo, en el pentagrama anterior tenemos una escala de La (en modo frigio). Pero además, las notas corresponden exactamente con las de una escala de Re menor natural, y así a la escala anterior también se la llama “escala de Re flamenca”. El sistema para hallar la correspondencia es que la escala frigia estaría a un intervalo de quinta de la escala flamenca (aunque en realidad sean la misma escala) Así, la escala de La frigia se llamaría también escala de Re flamenca.

Escala zíngara.

La escala zíngara, o escala hispano-árabe es otra estructura que encaja muy bien en los palos flamencos. Se caracteriza por tener dos intervalos aumentados (entre las notas 2-3 y entre las notas 6-7) que le dan un aire muy exótico, de reminiscencias árabes.

Ésta es su estructura:

Escala octatónica o “de Bartok”.

Esta escala, llamada así porque consta de 8 notas en una sola octava, en lugar de las 7 habituales, es bastante utilizada por los músicos de  jazz, donde también la llaman escala disminuida, ya que también equivale a tener dos acordes de séptima disminuida unidos. Su peculiaridad principal, aparte de eso, es que tiene una estructura de tono/medio tono alternados, comenzando con el medio tono, como las otras escalas mencionadas.

Es una escala moderna y elegante, con la que quedarás bien en cualquier circunstancia.

Ésta es su estructura:

Armonía: cadencia flamenca

Después de practicar un poco las escalas y los ritmos probamos a improvisar un poco con una típica progresión de acordes flamenca, lo que se suele llamar “una cadencia”.

Para encontrar acordes que nos sirvieran partimos de la escala frigia, y construimos los acordes que se forman apilando las notas en intervalos de terceras, de modo que obtenemos:

 

Notaréis que he usado la nomenclatura anglosajona, que utiliza las primeras letras del alfabeto, para los nombres de los acordes, ya que es lo más habitual en contextos no clásicos.

Para más información, podéis leer este artículo sobre escalas e intervalos.

Una cadencia flamenca habitual la forman los grados I, II, III y IV de la escala, a menudo tocados en formato descendente, y con esa base y esos acordes es como nosotros estuvimos improvisando un rato:

Lo ideal es trabajar sabiendo siempre en qué acorde estamos. Aunque estemos improvisando sobre la escala flamenca, debe sentirse el acorde sobre el que estamos en cada momento, para que se sienta el movimiento armónico.

El cierre

El cierre en flamenco es el remate de una sección, que puede ser final o un punto de reposo para empezar otra vuelta. Se caracteriza porque no es exactamente igual que el resto de la pieza, terminando sin finalizar el último compás, ya sea rematando en la parte 1, 2 o 3 del compás.


Y aquí la clase llegó a su fin. Ya sólo quedó tocar con un guitarrista que nos invitó a acompañarlo mientras tocaba y cantaba un bonito tema propio con el que terminar la jornada.

Es posible que estas clases se empiecen a realizar de forma periódica, en Deviolines estaremos atentos para ir informando, porque es una experiencia que no deberíais dejar pasar.

Si queréis más material, no dejéis de leer este artículo sobre un libro que publicó el maestro Ernesto Briceño hace un par de años.


Más información sobre Batio: http://uflamenco.com/docente/batio-hangonyi/