¿Y si quitas la tablet a tus hijos y les das un instrumento musical?

Menos Tablets y más música en los colegios!





Empezamos nuevo año y siempre por estas fechas nos proponemos nuevos retos y nos imaginamos a nosotros mismos en un futuro siempre mejores, algunos les basta con apuntarse al gym y perder peso o coger una mejor forma física, otros se apuntan a escuelas de idiomas para mejorar su nivel de inglés o tener un currículo con más opciones profesionales y los padres apuntan a sus hijos a nuevas actividades o les compran una tablet, o les compran unas botas de fútbol nuevas, puede que alguno le compre algún instrumento musical a su hijo, o puede que alguno de los que estáis leyendo os hayáis regalado algún instrumento, un ukelele por ejemplo que está muy de moda, o una guitarra y quien sabe si hasta un piano digital...

Si sois de estos afortunados seguid leyendo porque este post os va a interesar y sino también podrías seguir leyendo y descubrir cómo potenciar la inteligencia de vuestros hijos y ayudarles a ser más felices.

Es cierto que podemos pensar que gracias a las tablets los alumnos están durante horas entretenidos, en silencio, viendo pelis, jugando o símplemente trasteando con apps y en algunas ocasiones aprendiendo...pero muchos expertos están viendo cada vez más desventajas en este uso de la tecnología.

Sólo haceros una simple pregunta, ¿por qué los ingenieros y personal CEO de google llevan a sus hijos a una escuela dónde apenas tienen tecnología?


 Aprende UkeleleUna posible respuesta si la enfocamos al mundo de la enseñanza musical es que a través de herramientas tradicionales, en este caso instrumentos como puede ser una guitarra o un ukelele, los alumnos manipulan, crean, aciertan, se equivocan, cometen errores, les gusta, no les gusta, se motivan, se ilusionan, se concentran, memorizan, se imaginan en un escenario, se imaginan la música, crean...todas estas palabras nos llevan a un desarrollo psicológico, que no puede darse tan fácilmente en los nuevos aparatos tecnológicos, por este motivo es tan importante aprender en estas etapas iniciales de una manera más creativa.

Ayer vi un reportage de José Antonio Marina en tve 24 horas, pasadas las 00:00 dónde hablaba precisamente de esto, la inteligencia no es sólo una cuestión de destreza matemática, habilidad social, saber de conocimientos, aplicarlos, también es importante la ética y el saber tomar decisiones, porque las personas que realmente alcanzan la felicidad son aquellas que aciertan a tomar las decisiones correctas a lo largo de su vida.

Dónde yo veo un problema grave es en la falta de resilencia o falta de resistencia al fracaso, una frase que lo puede resumir: "se lo damos casi todo hecho", ahí es dónde reside el problema, las  nuevas tecnologías, lo dan casi todo bien hecho, y no preparan para el fracaso.

Cometer errores es de sabios, ya lo decía el refrán.

La música desde un punto de vista lúdico formativa puede traer muchas ventajas, si bien requiere tiempo, y buena formación, veamos que en los conservatorios se dan al menos 3 horas de música a la semana.

Como elegir una buena escuela y un buen profesor es otro cantar, pero por ahora centrémonos en ver que la música tiene mucho que ofrecer tanto a alumnos menores como mayores.



Primeras conductas ´canoras´ del bebé

Según diversos estudios la emisión sonora es una cuestión innata. Sin esa capacidad de emitir sonidos, ya sea a través del llanto o de los gorjeos, el niño no sobreviviría. Desde el mismo momento de nacer los bebés emplean señales vocales significativas.

Cada bebé tiene un tono fundamental que si los padres aprenden a detectar y a imitar será el paso a una comunicación entre ambos. Es la "primera nota". Poco a poco, van empleando una interválica más rica y, como decía Kodàly, la tercera menor descendente (sol mi, por ejemplo) es un intervalo constante, aunque no el único. 

Progresivamente el bebé va repitiendo los sonidos que corresponden a su tono fundamental y va respondiendo positivamente sonriendo, manteniendo la comunicación visual... Luego viene la exploración y el juego de variaciones.

Es esencial para la futura formación musical que estos gorjeos no sean inhibidos sino respetados e imitados por los padres y por el entorno dejándoles tiempo de silencio para que se puedan expresar, es decir, no es bueno que los padres estén constantemente emitiendo sonidos sin parar ante su bebé...

Los primeros sonidos y su reforzamiento estructurarán el lenguaje entonado, éste será la base del lenguaje articulado y a su vez de la futura actividad musical. Las recomendaciones que se hacen a los padres o a las personas que están en contacto con los bebés están dirigidas a detectar los sonidos aislados, los quejidos, los balbuceos... Después se procederá a imitarlos en su esquema sonoro y rítmico y más adelante se utilizarán canciones sencillas que el niño pueda ir asimilando y repitiendo.

Primeras conductas ´canoras´ del bebé

Según diversos estudios la emisión sonora es una cuestión innata. Sin esa capacidad de emitir sonidos, ya sea a través del llanto o de los gorjeos, el niño no sobreviviría. Desde el mismo momento de nacer los bebés emplean señales vocales significativas.

Cada bebé tiene un tono fundamental que si los padres aprenden a detectar y a imitar será el paso a una comunicación entre ambos. Es la "primera nota". Poco a poco, van empleando una interválica más rica y, como decía Kodàly, la tercera menor descendente (sol mi, por ejemplo) es un intervalo constante, aunque no el único. 

Progresivamente el bebé va repitiendo los sonidos que corresponden a su tono fundamental y va respondiendo positivamente sonriendo, manteniendo la comunicación visual... Luego viene la exploración y el juego de variaciones.

Es esencial para la futura formación musical que estos gorjeos no sean inhibidos sino respetados e imitados por los padres y por el entorno dejándoles tiempo de silencio para que se puedan expresar, es decir, no es bueno que los padres estén constantemente emitiendo sonidos sin parar ante su bebé...

Los primeros sonidos y su reforzamiento estructurarán el lenguaje entonado, éste será la base del lenguaje articulado y a su vez de la futura actividad musical. Las recomendaciones que se hacen a los padres o a las personas que están en contacto con los bebés están dirigidas a detectar los sonidos aislados, los quejidos, los balbuceos... Después se procederá a imitarlos en su esquema sonoro y rítmico y más adelante se utilizarán canciones sencillas que el niño pueda ir asimilando y repitiendo.

Cinco razones para regular los decibelios cuando se ensaya

He tenido ocasión de asistir a ensayos de mis alumnos de canto moderno en los locales que alquilan para tal efecto en los que pueden guardar todos los equipos y ensayar sin temor a molestar a nadie. 

En algunas ocasiones he observado que las salas, de un tamaño limitado acogen los equipos (amplificadores, micrófonos, altavoces, etc.) que emplean en las actuaciones, ya sea en salas de un tamaño mucho mayor o al aire libre, y considero necesario recalcar la necesidad de ajustar los decibelios al espacio en el que se encuentran por pura higiene y salud auditiva ya que una exposición prolongada puede causar hiperacusia manifestada en forma de dolor de cabeza y pitidos y a largo plazo pérdida de audición.


Si el grupo se acostumbra a ensayar en unas condiciones acústicas adecuadas, es decir, ajustan el volumen de los instrumentos al tamaño de la sala, todos ganarán en los siguientes aspectos:

1. Aprender a equilibrar el sonido de los diferentes componentes de la banda a través de la escucha del conjunto, ya sea desde el propio instrumento o desde la mesa. 

2.  En el caso de los cantantes, sentir que no tiene que traspasar a los demás instrumentos le permitirá cantar sin forzar la voz. Hay que tener en cuenta que los cantantes son de carne y las voces poseen una variabilidad de matices y posiblidades en función de las tesituras y han de ser tenidas en cuenta por el resto de los músicos.

3. Aprender a escuchar de manera activa a todos los miembros de la banda pudiendo así enriquecer la propia interpretación con las ideas que sugieren otros. 

4.  Atender de manera rápida a posibles imprevistos que se den en el transcurso de la actuación y fomentar la comunicación de los músicos durante las actuaciones, dando una imagen de cohesión. 

5. No tener que emplear tapones para proteger los oídos