La conexión entre el rap, la historia y las emociones


Por Isabel Villagar, Profesora de Canto on line

Hay que reconocer que el rap tiene algo único, y es que nos acerca a épocas primitivas de la música, cuando estaba muy, muy cerca del lenguaje.

Más ritmo que melodía y más contenido semántico que musical. 

Este, podríamos calificar, "primitivismo" o "atavismo" de la música de hip hop y rap le acercan a sus cualidades expresivas básicas.

Un rap puede llegar a emocionar mucho en tanto que conecten sus mensajes y su sentido rítmico con las emociones mas elementales de los seres humanos.

El rap viene a ser el "recitativo" del siglo XXI o el canto prosódico.
Ver+

¿Deben los niños abandonar la música para centrarse en los estudios?

Hace poco leí este interesante artículo de opinión de un entrenador deportivo: “La gran mentira, Mi hij@ va a dejar de entrenar porque necesita centrarse en los estudios.”

En él se habla del mismo tema que hoy queremos tratar aquí: ¿realmente beneficia académicamente a nuestros hijos que les privemos de actividades como la música?

Si hay dos materias que son las grandes abandonadas en el ámbito escolar son el deporte y las artes. Cada vez están menos presentes y tienen menos peso en los currículos, sobre todo las artes, a las que apenas se les dedica tiempo de trabajo y no siempre de la forma más adecuada.

La música tiene unos beneficios enormes sobre los niños, sus capacidades neurológicas y su desarrollo. Aprender a tocar un instrumento incrementa las habilidades del lenguaje, la memoria, la conducta o la inteligencia espacial entre otros muchos beneficios. Está científicamente demostrado que estudiar música influye directamente en la plasticidad del cerebro. Y no sólo tiene beneficios cognitivos, también sociales y psicológicos: alimenta la autoestima y la confianza ya que es un medio de expresión, además de hacer sentir anímicamente bien al que la practica. Ayuda a los niños a centrarse, les obliga a ser organizados y planificarse, a ser constantes y mejorar su capacidad de atención.

Desde mi experiencia personal, [llevo desde los 9 años en la música] puedo decir que sin ella probablemente sería mucho más vaga y tendría menos intereses. Los propios profesores tanto en el instituto como en la universidad me han reconocido que los alumnos que tocan un instrumento suelen ser más participativos, obtienen mejores resultados y en general, tiene una madurez superior a sus compañeros. Yo pienso que cualesquiera que sean las habilidades del niño, la música las multiplica y las mejora.

Y los beneficios de la música no sólo se producen durante su práctica. Los estudios recientes  aseguran que los niños que han aprendido música en su infancia conservan ciertas habilidades cognitivas aprendidas en aquel período, que les hacen tener una mejor capacidad lingüística y mejor memoria de adultos.

Entonces, con todos estos datos, ¿qué excusa tenemos como padres para apartar a los niños de la música? Está claro que la música les beneficia académicamente. Lo único en lo que se puede sustentar esta decisión es en que pensemos “el tiempo que dedica a tocar o ir a clase, lo puede dedicar a hacer las tareas y estudiar”. En este punto, coincido totalmente con el artículo sobre deporte que hemos mencionado antes: sería mucho más conveniente privarles de otras actividades o hábitos que, aun gustándoles, no sean tan beneficiosos para ellos, como por ejemplo, los videojuegos, tablets, móviles, TV...  

Sí, es cierto, la música requiere tiempo, no sólo asistir a clase, sino también practicar en casa. Pero tratándose de una actividad que reporta tantos beneficios a los niños, vale la pena el esfuerzo tanto para ellos como para sus padres.

Siempre que al niño le entusiasme y quiera seguir con ello, no hay razón para abandonar los estudios musicales. No es necesario que acabe dedicándose a ello, los beneficios que le reportará el estudio de la música estarán ahí para siempre, siga con ello de forma profesional o no. Ya que en el ámbito escolar no se valora lo suficiente esta disciplina, debemos darle la oportunidad a nuestros hijos de que disfruten con ella y se beneficien de ella.

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!
Si te gustan nuestros post, ya puedes leer los mejores, con información ampliada y nuevas imágenes en nuestro ebook, ¡ya a la venta!
Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.
Introduce tu dirección de email:

Las ondas alfa y el aprendizaje musical

¿Qué son las ondas Alfa?

En los años 20, el investigador Hans Berger descubrió que nuestro cerebro está continuamente emitiendo ondas. Estas ondas son fruto de la actividad eléctrica de nuestras neuronas, y se pueden medir en Hercios, tal y como podemos medir las ondas sonoras.

Estas ondas cerebrales se dividen en cinco grupos, que tienen relación total con nuestro estado físico y psíquico en cada momento.

Mientras que las ondas Beta y Gamma se producen cuando estamos en un estado plenamente consciente, las ondas Theta y Delta están relacionadas con estados inconscientes. Emitimos ondas Beta en casi todos los momentos en los que estamos despiertos: trabajando, practicando deporte, viendo la televisión…etc. Cuando nos estresamos o nos encontramos con una situación incómoda que nos produce nervios, la actividad cerebral aumenta, emitiendo ondas del grupo Gamma. Las ondas Theta se emiten en situaciones de relajación profunda, con una desconexión con el exterior casi completa, por ejemplo, un estado de hipnosis, o cuando estamos a punto de dormirnos. Las ondas Delta se producen durante el sueño más profundo.

Entre ambos grupos se encuentran las ondas Alfa. Estas ondas se producen cuando estamos muy relajados y algo desconectados de nuestro entorno. No pensamos en el tiempo y el espacio y estamos más conectados con nuestro interior que con el exterior. Emitimos estas ondas cuando estamos tranquilos, tumbados, pensativos, descansando… en general, en situaciones que no implican actividad.

Beneficios de las ondas Alfa

  • Cuando nuestro cerebro emite ondas Alfa, estamos más predispuestos a la creatividad y la imaginación.
  • Nuestra capacidad de aprendizaje aumenta.
  • En un estado de ondas Alfa, no podemos sentir miedo escénico ni ansiedad.
  • Nos permite un alto nivel de concentración.
  • Las ondas Alfa están relacionadas con el estado de Flow, del que puedes saber más leyendo este otro post.

¿Cómo activamos nuestras ondas Alfa?

Para conseguir un estado de relajación plena siempre que lo necesitemos es importante que practiquemos alguna técnica de relajación a diario. En este blog puedes aprender algunas técnicas muy útilesSin embargo, existen muchas formas de activar estas ondas tan beneficiosas:

  • Tumbarse o sentarse y concentrarse en una respiración lenta y profunda.
  • Cerrar los ojos y contar hasta 100.
  • Salir a pasear por algún lugar natural y tranquilo, concentrándonos en el paisaje y la tranquilidad del momento.
  • Escuchar música relajante.
  • Practicar yoga o meditación.
  • En cualquier caso, cerrar los ojos es importante: de esta manera conseguimos aislarnos del entorno más eficazmente.

Conseguir activar nuestras ondas Alfa implica llegar a un estado de relajación consciente muy necesario para un músico: si lo conseguimos, podremos concentrarnos mejor en el estudio, tocar sin tensiones e incluso librarnos del miedo escénico. Llegar a este estado de tranquilidad no es fácil en situaciones de estrés, como momentos previos a conciertos o exámenes. Sin embargo, alcanzarlo en casa durante el estudio es más factible, y nos puede abrir el camino a controlar nuestros nervios y tensiones.

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!
Si te gustan nuestros post, ya puedes leer los mejores, con información ampliada y nuevas imágenes en nuestro ebook, ¡ya a la venta!
Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.
Introduce tu dirección de email:

¿Es posible una cultura sin miedo?

Es el título de la más reciente obra de Francisco Mora, doctor en medicina y en neurociencias, del cual ya hicimos anteriormente dos entradas: neuroeducación o la educación del futurola neuroeducación aplicada a la enseñanza del canto.

Es un libro escrito en tono divulgativo y diáfano. Muy bien estructurado, hoy quiero traer a colación ideas del autor para aplicar al mundo de la música. Habla del miedo como una emoción primitiva y universal que sólo los humanos aprecian como sentimiento desde su conciencia, es decir, sólo los humanos saben que tienen miedo. 

Opino que se puede vivir en uno de los los lados de la disyuntiva: centrados en el miedo o centrados en el amor. Pienso que la mayoría de las personas desean vivir centrados en el amor pero no lo consiguen, quizá porque no saben qué es lo que aman.

La tónica general es que las personas desconfíen y sean recelosas, que no entiendan que desde el miedo se hacen cada vez más pequeños y expanden una onda de mal ejemplo que puede empequeñecer a los que le rodean. Es el caso de personas con las que no nos apetece estar.

En cambio, aquellas personas que disfrutan de su vida y de lo que hacen, que no se comparan, sino que se centran en aprender, mejorar y crecer y no viven observando constantemente "qué hace el vecino", irradian "buena onda". 

Esta realidad la encontramos en todo tipo de ambientes, incluidos los centros educativos musicales, en los que hay muchos mediocres que intentan jibarizar a los excelentes por el mero hecho de serlo. Estos ambientes tóxicos generan miedo en toda la comunidad educativa y esa falta de libertad imposibilita el desarrollo orgánico, creativo e ilusionante de un proyecto musical común.

Como cita en el epílogo, es posible una nueva cultura, neurocultura, sin miedo. El conocimiento actual científico nos va a permitir conocer los orígenes y las raices del miedo y es ese conocimiento el que nos ayudará a transitar hacia esta nueva dimensión, más creativa y menos temerosa. Como dijo Marie Curie: "Nada en la vida ha de ser temido, solamente comprendido". No tengáis miedo, lectores, y avanzad, ya lo dijo Bertrand Russell: "Siente miedo, pero hazlo de todas las maneras". Este libro os ayudará a caminar sin el handicap del miedo:

Manualidades para Halloween. Zombie cerebro

¡¡ Hola, Donlunáticos!!

IMG_20151004_162934 (1)-006

Se acerca Halloween y por eso he decidido hacer este tutorial tan terrorífico. Se trata de un zombie, donde he reciclado un recipiente de plástico.

Le he hecho un cerebro para que tenga pinta más horrorosa aún y he utilizado un nuevo material en mis vídeos como es la porcelana fría, que podéis sustituir por plastilina o cualquier masa que seque al aire.

IMG_20151004_164448 (1)

Para no perderos las NOVEDADES, os podéis SUSCRIBIR a mi canal, PINCHANDO AQUI.

Si os gusta este proyecto, podéis compartirlo y así llegaremos a más gente. GRACIAS.

Os dejo el paso a paso como siempre en este vídeo.

Si quieres aprender CANCIONES, RECETAS, MANUALIDADES, JUEGOS…

 PINCHA AQUI

Y recuerda que me puedes encontrar en mis REDES SOCIALES

TWITTER   FACEBOOK   INSTAGRAM  YOUTUBE

Y si aún quieres saber más de mí, entra en mi página oficial: www.donlumusical.es