Grandes monologuistas: Óscar Tramoyeres, "Ser uno mismo"

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
UF! Pues de eso ya hace algun tiempo. Todo empezó el 20 de Febrero del 2001, en un pub de mi pueblo. Hacian un concurso de monologos con premio en metalico, y mis amigos decidieron apuntarme casi sin preguntarme, al grito de: Apunta a este que es muy gracioso!! Claro, yo siempre he sido el que decia y hacia las tonterias en el grupo de amigos, !!gratis!! Hasta que me di cuenta que pagaban por eso, y me motivé. Mucho. Tambien es verdad que nadie hizo nada por evitarlo.. asi que, aqui estoy. jejeje

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
Mucho. La risa es curativa, sin duda. Lo mejor que tiene este trabajo es conseguir que durante mas de una hora, la gente se olvide de sus problemas (que a veces son muchos) y que desconecten, que se dejen llevar. Solo que disfruten, y mañana será otro dia, y a lo mejor ese problema lo ves de otra manera.

Me llegó a decir una vez un psicologo, que lo que yo hacia era psicologia positiva 100%. Hacia que personas que habian entrado al teatro un poco mal, saliesen con otra cara. Felices, contentos, y con una actitud positiva.

¿Cómo preparas las actuaciones?
No se, supongo que ya lo tengo automatizado. Tengo los textos en la cabeza, y simplemente intento personalizarlos para el momento. Las actuaciones que son mas sencillas para mi, son las de los teatros y cosas grandes, porque la gente va muy predispuesta a reir y a escuchar. En los eventos privados, como empresas, bodas o cosas por el estilo, en los que personalizo el monologo solo para ese evento, ahí si que estoy varios días dándole vueltas a ver que puedo decir de esa marca, empresa, persona.. para que esté totalmente integrado en el texto que ya tengo.

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo?
Pues la verdad es que depende. Hay veces que tengo clara la idea, e intento sentarme a escribir un montón de cosas relacionadas con ese tema, y unas veces sale algo.. y otras no. Hay días que he estado 2 horas escribiendo y no he sacado nada que para mi valga la pena, y otras que me ha llegado "la inspiración" o como se quiera llamar, en cualquier sitio (el metro, conduciendo, viendo una peli..) y tienes que apuntar la idea en ese momento.. o se va. Pablo Picasso decía que "la inspiración existe, pero debe de encontrarte trabajando".

Después de escribir el monologo como tal, hay que hacer la puesta en escena, y aquí si que es un trabajo peliagudo, porque hay cosas que en tu cabeza suenan muy bien, pero falta pulirlas. Yo más o menos intuyo como va a quedar ese remate, o ese final inesperado, pero amigo mío, hasta que no estás encima del escenario.. nadie sabe lo que va a pasar.

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)?
Todas! jajaja. Me nutro de todo: Un chiste popular, una anécdota que le ha pasado a un amigo, un refrán, un tweet, un meme, una cosa que ha dicho mi madre, la bronca que me ha echado mi mujer.. de todo se puede sacar algo. Y creo que la tarea del monologuista es fijarse en esas cosas que nadie mas ve.

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Soy bastante expresivo y gestual. Cuando estoy hablando de un personaje concreto intento ponerle su voz y su manera de ser para que el público también lo vea. Digamos que en la narración soy yo, pero si tengo una conversación con una señora mayor de un pueblecito de Valencia, le hago (o imito si estoy pensando en alguien concreto) su propia voz.

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Lo silencios son, como en la música, totalmente necesarios. Hay veces que se dice más en una pausa, que en lo que puedas decir con palabras, porque al no decir nada, la persona que está viendo el espectáculo, termina ese gag en su cabeza. Y aunque no lo sepa, se hace partícipe y cómplice del chiste o gag.

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Eso se nota. Cuando no conectas con alguien, ese alguien se despista y cuesta que vuelva a coger el hilo. Siempre hay gente que en algún momento se despista, ya no por tu monologo, sino por sus propios problemas o simplemente cosas que ocurren: necesita ir al baño, esta incomodo en la silla, se le ha caído algo.. Pero en general, intento que la gente esté conectada conmigo y con lo que estoy contando, y lo veo cuando gente entre el público hace gestos como diciendo: A mí también me ha pasado! O codazos a su pareja diciendo: ves? eso lo haces tú! Pero vamos, que si esta riendo y mirándote con cara de "cuéntame más" es que va bien.

¿Improvisas?
Si, mucho. No suelo contar exactamente las mismas cosas siempre de la misma manera. Cada actuacion cambia: el público.. la sala.. incluso yo mismo, depende de mi estado de ánimo, cansancio, o estar con las pilas a tope!! jejeje. Me gusta que cuando pasa algo mientras actúo, poder aprovechar todo lo que sucede a mi alrededor. Un ruido, una chica que se rie muy alto, una música, e incluso un movil que suena.

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Beber gintonic! jajaja. No, en serio (que si que bebo gintonics, pero no se si es para cuidarme o no, jejeje) Como muchos actores o cantantes, me doy cuenta de que me tengo que cuidar la voz sobretodo cuando ya la tengo tocada, y ahí es donde empiezo a cuidarme mas. Hay muchas cosas que se pueden hacer, y muchas formulas para aliviar o mejorar la voz, como algun spray con propoleo, claras de huevo, infusion de jengibre, tomillo o poleo.. leche con miel, caramelitos de miel y limon.. hacer gargaras con miel y vinagre/limon (esto es un truco que me enseño mi madre) y ya en casos extremos, medicamentos.

Pero vamos, si duermes bien y descansas las horas suficientes, te abrigas el cuello si hace frío, no chillas mucho y evitas fumar... suele ir bien.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
Pues sobre todo en la entonacion y la modulacion de la voz. Con el paso del tiempo me he dado cuenta de que tener intensidad en la voz no es gritar. Que proyectar la voz para que te oigan al final de la sala sin micros, no es chillar. No sabria decirte exactamente en que ha evolucionado mi voz, pero vocalizo mejor que antes, y puedo subir y bajar el tono de voz sin cambiar la intencion de las frases.

¿Qué hace a un buen monologuista?
No lo sé, la verdad. Esta pregunta deberia ir dirigida a un buen monologuista. Yo no me puedo quejar por falta de trabajo, la verdad. Pero me queda muchisimo por aprender, y tanto camino que recorrer.. que si quieres, el dia que lo averigue.. te llamo. ok? jejeje

Pero de los monologuistas que me gustan, lo que mas destacaría es la personalidad. Creo que alguien que es imitable, alguien que solo con oir dos palabras ya sabes quien es, y que tiene una manera muy personal de contarte las cosas, ese es el bueno. Luego dependerá de lo que conecte con el público,y la gracia que tenga, pero hay que evitar el imitar a otros.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos?
Que sea el mismo. Que cuente las cosas como él las contaría, y que no pare de trabajar. El trabajo constante hace maestros a los aprendices (esto me lo decía un jefe que yo tenía) y creo que tiene razón.

Yo he estado formándome de muchas maneras. Además de hacer mis propios textos, he dado clases de interpretación, de locución de voz, de expresión corporal, teatro, e incluso estuve varios años recibiendo clases de doblaje de voz, de los cuales hice bastantes trabajos en dibujos animados y películas. Creo que aquí fue donde aprendí de verdad a dar esa intención en la voz para que sea creíble, y justa en medida y tiempo. Todo ayuda, hasta lo malo, porque te enseña lo que no tienes que hacer.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
Hombreeeee, me alegro de que me hagas esa pregunta. Pueden encontrarlo todo en mi página web: www.oscartramoyeres.es

Aqui lo tengo todo: Un calendario con todas las próximas actuaciones, FACEBOOK, TWITTER, MAIL, INSTAGRAM, UN CANAL DE YOUTUBE, Y muchos videos y fotos de carteles, actuaciones y gente que me ha dejado hacerme una foto con ellos.

Y si no, tu pones en Google: Oscar Tramoyeres.. y él ya te va buscando cosas. Ale! Aaaaaaaau!

Grandes Monologuistas, Gabriel Córdoba: me tomo muy en serio cuidar mi voz

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo? 
Bueno, primero se tiene la idea, o a veces se te ocurre trabajando, es decir, que un no puede esperar a que llegue la creatividad, tienes que escribir todos los días estés inspirado o no. Y depende del día puedo crear un buen bloque en apenas un rato o a veces se tarda semanas de trabajo diario. En cualquier caso lo importante es disfrutarlo mucho aunque no salga lo que esperamos. 

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)?
La vida misma, siempre voy apuntando, y luego mis miedos, mis paranoias, mis preocupaciones y las cosas que pienso y siento de lo que me rodea. El monologuista de Stand Up se centra en si mismo e intenta ser autentico y eso se da en pocas disciplinas de comedia.

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Todos, hago voces de los personajes que me invento, mi madre tiene un tono altísimo y a veces impresiona. Canto un trocito de alguna canción siempre que puedo, aunque sea con humor. Me encanta usar todos los recursos vocales que puedo. 

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Las pausas son importantes para que la gente entienda a veces que lo que has dicho es un chiste, o parar para que aplaudan. Me encanta hacer pausas dramáticas con alguna expresión facial para que rían aún mas. 

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Los miro todo el tiempo, siento si se ríen, si miran el móvil, si se levanta a pedir una copa. A veces paro el monólogo y hablo con ellos. 

¿Improvisas?
¡Por supuesto! Me obligo a hacerlo cada noche. Me mantiene vivo y me hace estar despierto durante el show.

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
Me lo ofrecieron hace tiempo y me encantó la experiencia, desde entonces no he parado, llevo 14 años y estoy enganchadísimo.

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
La vida no es blanca ni negra, ni siquiera en los malos momentos, todo depende de las gafas que te pongas. Hace poco grabé una charla TED (se puede encontrar fácil en youtube) contando mi experiencia con el bullying por ser homosexual y como el humor y el Stand Up me ayudaron. Es vital, el humor es cura y vida, no se puede vivir feliz sin él.

¿Cómo preparas las actuaciones?
Pues me estudio los textos como si fuera un examen y luego me dedico a disfrutarlos y pasear sobre ellos sin mecanizar mucho, a mi manera. Ensayo mucho, soy muy fan de los ensayos y el trabajo duro.

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Voy regularmente a una coach vocal que me enseña a cuidar mi voz, calentar y enfriar después de cada show. Me lo tomo muy en serio y respeto mucho mi herramienta de trabajo.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
Ahora tengo mas registro, me noto mas seguro y aguanto mas sin quedarme afónico. Es imprescindible tener un coach de voz si eres artista.

¿Qué hace a un buen monologuista?
Ser auténtico, ser feliz, vivir y ver la vida con ojos de monologuista intentando encontrar la inspiración en las cosas pequeñas.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos?
¡Que se apunte a mis cursos!jajajaj www.standupacademybcn.com Y además que sea él mismo, no se censure y se atreva. Subirse a un escenario es lo mejor del mundo.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
En mi pagina web suelo ponerlo casi todo, o en mi página de facebook. 

Grandes Monologuistas, Gabriel Córdoba: me tomo muy en serio cuidar mi voz

Desde el momento de la idea inicial hasta la puesta en escena con el público, ¿cuál es tu proceso creativo y cuánto te cuesta crear un monólogo? 
Bueno, primero se tiene la idea, o a veces se te ocurre trabajando, es decir, que un no puede esperar a que llegue la creatividad, tienes que escribir todos los días estés inspirado o no. Y depende del día puedo crear un buen bloque en apenas un rato o a veces se tarda semanas de trabajo diario. En cualquier caso lo importante es disfrutarlo mucho aunque no salga lo que esperamos. 

¿Cuáles son tus fuentes de inspiración para crear los gags (refranes, dichos, memes, actualidad, tweets, etc…)?
La vida misma, siempre voy apuntando, y luego mis miedos, mis paranoias, mis preocupaciones y las cosas que pienso y siento de lo que me rodea. El monologuista de Stand Up se centra en si mismo e intenta ser autentico y eso se da en pocas disciplinas de comedia.

¿Qué recursos vocales empleas en tus monólogos (entonación, imitación de voces, carcajadas, canciones, etc…)?
Todos, hago voces de los personajes que me invento, mi madre tiene un tono altísimo y a veces impresiona. Canto un trocito de alguna canción siempre que puedo, aunque sea con humor. Me encanta usar todos los recursos vocales que puedo. 

¿Qué importancia le otorgas al control de los silencios durante el transcurso de la interpretación?
Las pausas son importantes para que la gente entienda a veces que lo que has dicho es un chiste, o parar para que aplaudan. Me encanta hacer pausas dramáticas con alguna expresión facial para que rían aún mas. 

¿Cómo sabes si estás conectando con el público?
Los miro todo el tiempo, siento si se ríen, si miran el móvil, si se levanta a pedir una copa. A veces paro el monólogo y hablo con ellos. 

¿Improvisas?
¡Por supuesto! Me obligo a hacerlo cada noche. Me mantiene vivo y me hace estar despierto durante el show.

¿Cuál es el origen de tu vocación por hacer monólogos?
Me lo ofrecieron hace tiempo y me encantó la experiencia, desde entonces no he parado, llevo 14 años y estoy enganchadísimo.

¿Qué impacto crees que tiene en las personas el buen humor?
La vida no es blanca ni negra, ni siquiera en los malos momentos, todo depende de las gafas que te pongas. Hace poco grabé una charla TED (se puede encontrar fácil en youtube) contando mi experiencia con el bullying por ser homosexual y como el humor y el Stand Up me ayudaron. Es vital, el humor es cura y vida, no se puede vivir feliz sin él.

¿Cómo preparas las actuaciones?
Pues me estudio los textos como si fuera un examen y luego me dedico a disfrutarlos y pasear sobre ellos sin mecanizar mucho, a mi manera. Ensayo mucho, soy muy fan de los ensayos y el trabajo duro.

¿Qué haces para cuidar tu voz?
Voy regularmente a una coach vocal que me enseña a cuidar mi voz, calentar y enfriar después de cada show. Me lo tomo muy en serio y respeto mucho mi herramienta de trabajo.

¿Cómo has notado que evolucionaba tu voz conforme a tu experiencia?
Ahora tengo mas registro, me noto mas seguro y aguanto mas sin quedarme afónico. Es imprescindible tener un coach de voz si eres artista.

¿Qué hace a un buen monologuista?
Ser auténtico, ser feliz, vivir y ver la vida con ojos de monologuista intentando encontrar la inspiración en las cosas pequeñas.

¿Qué consejo darías a quien comienza en el mundo de la interpretación de monólogos?
¡Que se apunte a mis cursos!jajajaj www.standupacademybcn.com Y además que sea él mismo, no se censure y se atreva. Subirse a un escenario es lo mejor del mundo.

¿Dónde pueden nuestros lectores encontrar información actualizada sobre tus próximas actuaciones?
En mi pagina web suelo ponerlo casi todo, o en mi página de facebook. 

Hacer un musical de cero, crear magia, por Eva Ausín

Siempre digo, sin ningún tipo de demagogia, que hacer un Musical es crear magia. 
Pocos registros artísticos pueden aunar, en un mismo espectáculo, tantas artes escénicas juntas.

Y, en este caso, si se hace con gusto, todo vale. Vale canto, vale danza, teatro, escenografía,… e incluso circo y, por qué no, fotografía y pintura. Todo vale, para contar una historia con un hilo musical conductor. ¡Qué precioso proyecto quien se aventura a ello!

Crear un Musical, jamás ha tenido para mí la vertiente de “negocio”, ni mucho menos, es un sentimiento creacionista para el que tienes que estar preparado y formado. Preparado psicológicamente, sobre todo y formado a rabiar. Cuanto más quieras pulir ese sueño, mayores incertidumbres surgirán, pero más maravilloso lo verás en tu cabeza y ésa es una fotografía muy difícil de olvidar.

Por comenzar, como quien comienza un pastel, la pregunta clave es, “¿Qué quieres transmitir al público?”. No importa qué está de moda, qué película acaba de salir para convertirla en Musical, qué registro es el que ahora se lleva… Si te rindes a las tendencias, se convertirá en una pieza mercantilista y el corazón quedará relegado a la razón que mira al balance positivo y, sí, seguro saldrán mejores resultados económicos, pero la transmisión emocional no será la misma.


Ese “Qué transmitir”, depende, en mi caso, de cada año. 
Unos años quieres transmitir tu vena cómica, otros, tu fase misteriosa, otros, directamente algo sencillo, bonito y romántico... No lo puedes saber hasta cuando llega ese preciso año; qué les quiero decir…

Y este “pastel artístico” no se puede hacer de forma separada, se hace conjuntamente; mientras calientas la leche, añades azúcar, mientras bates las yemas, pones a calentar el chocolate…esto es así. Mientras escribes el guión, en mitad de aquella frase tan preciosa, se te ocurre una composición maravillosa que va a incidir en la fase romántica del momento, por ejemplo.

Veo una cierta pérdida de tiempo – y de magia - tener que contar a un compositor externo, la escena teatral, para que se haga una idea de lo que quieres transmitir y componga algo que él puede interpretar… Si la escena, la tienes tú!

Por ello, importantísimo y muy agradecida a los conocimientos de música y piano que consolidé, a mi arreglista y a un equipo actoral con base musical sólida, que hace más bonita aún tu propia creación.

Y poco a poco, todo se une y cobra sentido: ves entrando y saliendo a los bailarines, que quieres que giren de una determinada forma y se lo enseñas; por eso también debes tener conocimientos de danza, ves en ese momento una iluminación especial en el escenario, por eso debes tener, aunque sea de forma básica, conocimientos escenográficos, ves…lo ves todo. Todo cobra sentido y forma.

Y, cuando está todo acabado, los actores entusiasmados, los bailarines expectantes, el público llena la sala… sólo rezas para que algo que no es escape a tu control, no suceda.

Si no sucede, eres muy afortunado y si encima llenas la sala, eres un privilegiado. 
Si gusta, eres feliz y si quieres repetir, ya sabes para qué vales. Y así…diez años.

El tema del balance económico… queda para otro relato.

Eva Ausín Andrés
Directora de la Compañía Let’s Dance. Bilbao.

Hacer un musical de cero, crear magia, por Eva Ausín

Siempre digo, sin ningún tipo de demagogia, que hacer un Musical es crear magia. 
Pocos registros artísticos pueden aunar, en un mismo espectáculo, tantas artes escénicas juntas.

Y, en este caso, si se hace con gusto, todo vale. Vale canto, vale danza, teatro, escenografía,… e incluso circo y, por qué no, fotografía y pintura. Todo vale, para contar una historia con un hilo musical conductor.

¡Qué precioso proyecto quien se aventura a ello!

Crear un Musical, jamás ha tenido para mí la vertiente de “negocio”, ni mucho menos, es un sentimiento creacionista para el que tienes que estar preparado y formado. Preparado psicológicamente, sobre todo y formado a rabiar. Cuanto más quieras pulir ese sueño, mayores incertidumbres surgirán, pero más maravilloso lo verás en tu cabeza y ésa es una fotografía muy difícil de olvidar.

Por comenzar, como quien comienza un pastel, la pregunta clave es, “¿Qué quieres transmitir al público?”. No importa qué está de moda, qué película acaba de salir para convertirla en Musical, qué registro es el que ahora se lleva… Si te rindes a las tendencias, se convertirá en una pieza mercantilista y el corazón quedará relegado a la razón que mira al balance positivo y, sí, seguro saldrán mejores resultados económicos, pero la transmisión emocional no será la misma.

Ese “Qué transmitir”, depende, en mi caso, de cada año. 
Unos años quieres transmitir tu vena cómica, otros, tu fase misteriosa, otros, directamente algo sencillo, bonito y romántico... No lo puedes saber hasta cuando llega ese preciso año; qué les quiero decir…

Y este “pastel artístico” no se puede hacer de forma separada, se hace conjuntamente; mientras calientas la leche, añades azúcar, mientras bates las yemas, pones a calentar el chocolate…esto es así. Mientras escribes el guión, en mitad de aquella frase tan preciosa, se te ocurre una composición maravillosa que va a incidir en la fase romántica del momento, por ejemplo.

Veo una cierta pérdida de tiempo – y de magia - tener que contar a un compositor externo, la escena teatral, para que se haga una idea de lo que quieres transmitir y componga algo que él puede interpretar… Si la escena, la tienes tú!

Por ello, importantísimo y muy agradecida a los conocimientos de música y piano que consolidé, a mi arreglista y a un equipo actoral con base musical sólida, que hace más bonita aún tu propia creación.

Y poco a poco, todo se une y cobra sentido: ves entrando y saliendo a los bailarines, que quieres que giren de una determinada forma y se lo enseñas; por eso también debes tener conocimientos de danza, ves en ese momento una iluminación especial en el escenario, por eso debes tener, aunque sea de forma básica, conocimientos escenográficos, ves…lo ves todo. Todo cobra sentido y forma.

Y, cuando está todo acabado, los actores entusiasmados, los bailarines expectantes, el público llena la sala… sólo rezas para que algo que no es escape a tu control, no suceda.

Si no sucede, eres muy afortunado y si encima llenas la sala, eres un privilegiado. 
Si gusta, eres feliz y si quieres repetir, ya sabes para qué vales. Y así…diez años.

El tema del balance económico… queda para otro relato.

Eva Ausín Andrés
Directora de la Compañía Let’s Dance. Bilbao.