8 consejos para mejorar la postura en violinistas/violistas

Una recopilación de los consejos más importantes y útilies que han aparecido en la revista The Strad sobre la postura correcta con el instrumento.

El consejo de Aaron Rosand:

Para la posición de pie, se puede lograr una buena postura teniendo en cuenta que el peso corporal descansa principalmente en la pierna izquierda. Recuerda que el violín descansa sobre tu lado izquierdo, y esa es la razón de que debas equilibrar el peso en ese lado. No separes las piernas demasiado. 30-35 cm es suficiente para obtener el equilibrio adecuado. Mantén las rodillas flexionadas, no te pongas rígido, y deja la pierna derecha relajada. Al cambiar el peso, tu pierna derecha puede avanzar; siempre que regreses a la posición normal no comiences a caminar. Moverse no es un buen hábito. Piensa en Jascha Heifetz, cuyas piernas eran como el tronco de un árbol. Concentra todo tu movimiento en tus manos y mantén tu mente enfocada exclusivamente en la música.

El consejo de Simon Fischer:

En la fracción de segundo antes de comenzar un golpe de arco, ya sea antes de atacar la cuerda desde el aire o antes de colocar el arco en la cuerda, debe haber un momento de equilibrio completo. Por ejemplo, para comenzar el Concierto de Bruch en Sol m, acerca el arco a unos centímetros de la cuerda y luego detente. Busca una sensación de equilibrio: del arco en la mano, el peso del arco equilibrado con el dedo meñique; la sensación del brazo suspendido en el aire con el mínimo esfuerzo para permanecer allí; y una sensación de “flotar”. Luego coloca el arco en la cuerda para comenzar con el Sol.

El consejo de John Black:

Es importante estar en buena postura siempre que sea posible, de modo que las diferentes partes del cuerpo estén alineadas correctamente, lo que ejerce un estrés mínimo en los tejidos del cuerpo. Sin embargo, la realidad para un músico es que “la-postura-menos-que-ideal” es inevitable. Las consecuencias incluyen el exceso de trabajo de algunos tejidos y la falta de trabajo de los demás, lo que conduce a desequilibrios en la flexibilidad y la fuerza; y la desalineación de las articulaciones, que luego sufren un mayor desgaste.

El daño a las fibras musculares y el tejido conectivo (que ocurre especialmente durante las contracciones musculares excéntricas, por ejemplo cuando los músculos se alargan y contraen al mismo tiempo) puede producir desgarros musculares y la formación de tejido cicatricial, que tiende a acortar las fibras musculares. Por lo tanto, es necesario estirarse en el momento apropiado del proceso de curación para contrarrestar esto.

El consejo de Ruggiero Ricci:

Cuanto más dobles la cabeza hacia la izquierda cuando toques, mayores problemas tendrás en el hombro. Por lo tanto, si decides utilizar una almohadilla, debe ser regulable. Cambia la altura para extenderla desde la base del cuello hasta la barbilla, de modo que dobles la cabeza hacia la izquierda lo menos posible.

El consejo de Mary McGovern:

La relación de la cabeza, el cuello y la espalda es de vital importancia para el equilibrio humano, la coordinación y el movimiento. Frederick Matthias Alexander (1869-1955), creador de la Técnica Alexander, describió esta relación como “el control primario” ya que precede y determina la coordinación y el uso de todas las otras partes del cuerpo. Los violinistas y violistas se enfrentan a problemas particulares en relación con el control primario, ya que la cabeza, el cuello y el hombro están directamente involucrados en el soporte del instrumento.

Un hábito problemático común al sostener el violín o la viola es la inclinación de la cabeza hacia abajo o hacia la izquierda, lo que produce una curva lateral del cuello y tuerce el torso hacia abajo y hacia la izquierda. Esto a su vez causa una compresión del lado izquierdo de la caja torácica y de la parte inferior de la espalda. Demasiado peso y presión se colocan en la cadera y la rodilla izquierdas, y la pelvis se inclina hacia abajo y hacia la derecha, una afección conocida como escoliosis.

El consejo de Géza Szilvay:

Normalmente centramos nuestra atención en la sujeción del violín cuando se introduce un nuevo alumno al instrumento, porque la posición es muy antinatural. Es una tarea exigente, incluso un deber del maestro, hacer que esta posición antinatural parezca natural. Los pedagogos que trabajan con principiantes deben desarrollar una técnica para moldear esta sujeción básica. Esta actividad manual es como el trabajo de un fisioterapeuta y no se limita a las primeras lecciones; generalmente dura varios meses, hasta que el niño siente que el violín es una extensión de su cuerpo.

El maestro debe moldear el agarre del violín del niño con su propia mano derecha. Cuando el niño comprende que la cabeza es lo suficientemente pesada como para sostener el instrumento por su propio peso sin presión en el mentón, el docente puede colocar la mano izquierda del niño en el diapasón, alrededor de la tercera o cuarta posición. Anime al niño a tocar las cuerdas con el pizzicato izquierdo.

El consejo de Aaron Rosand:

Cuando el violín está sobre la clavícula, el hombro izquierdo se mueve ligeramente debajo del violín. El codo izquierdo debe moverse hacia adentro y bien debajo de la parte posterior del violín. Esto colocará tus dedos en la posición ideal para la entonación y el vibrato controlado. El violín a veces se sostiene apoyado en la parte carnosa del pulgar izquierdo y, a veces, con la barbilla hacia abajo para un trabajo de paso rápido o pasajes descendentes desde posiciones más altas. Hay una interacción constante de estas partes y siempre deben estar relajadas. No agarres el cuello del violín con tu mano izquierda. El pulgar debe permanecer libre para deslizarse fácilmente.

Otro consejo de Simon Fisher:

Si usas almohadilla, el extremo izquierdo no debe estar demasiado cerca del borde del hombro, ya que esto puede causar inmovilidad y tensión en la parte superior del brazo. En cambio, coloca la amohadilla lo más cerca posible del cuello. Tampoco debe colocarse demasiado baja (hacia abajo en el caja), ya que esto puede hacer que el violín se incline demasiado, además de hacer que los hombros se estiren y la espalda se incline hacia adelante. En lugar de esto, coloca la almohadilla más arriba en el hombro.

Durante ciertos cambios hacia abajo y otras notas excepcionales, es posible que necesites sostener el instrumento con más firmeza; pero, como norma general, no presiones con fuerza hacia la barbada o entre la barbada y el hombro. Presionar es una manera segura de crear tensión que se extenderá desde el cuello, la parte superior de la espalda y los hombros hacia los brazos. En cambio, simplemente relaja el peso de la cabeza en la barbada. No hay necesidad de presionar el mentón hacia abajo: la cabeza es lo suficientemente fuerte por sí misma.

Traducido de la publicación The Strad

Enlace al original: https://www.thestrad.com/8-ways-for-violinists-to-improve-posture/6746.article

Fecha: 4 Julio 2017

Título original: 8 ways for violinists to improve posture

 

¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!

 

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.

Introduce tu dirección de email:

  banner  
Importante: Aclaramos que en Gran Pausa no se da ningún tipo de consejo médico ni tratamiento para problemas físicos o mentales sin el consejo de un médico, sea directa o indirectamente. En el caso de aplicar con ese fin alguna información de este sitio, Gran Pausa no asume la responsabilidad de esos actos. La intención del sitio es solamente ofrecer información sobre lesiones y otras afecciones del músico para que estos problemas se conozcan y comprendan un poco mejor.
 

La entrada 8 consejos para mejorar la postura en violinistas/violistas aparece primero en Gran Pausa.

La postura y el tejido conectivo o fascias

Gracias a Bibiana Badenes, fisioterapeuta, Rolfer y educadora en inteligencia corporal, descubrí el trabajo miofascial y su aplicación a la hora de corregir la percepción del propio cuerpo y su uso equilibrado. Os dejo su canal de Youtube donde encontraréis ejercicios valiosísimos.

En el siguiente video se explica el funcionamiento del tejido conectivo y sus aplicados en todos aquellos que trabajamos con el cuerpo. Es especialmente importante para los cantantes porque se necesita una correcta transmisión de vectores de fuerza a lo largo de todo el cuerpo para que la voz funcione a pleno rendimiento y se pueda explorar todo el potencial de la misma.

Para entender cómo funciona este equilibro fascial hay que pensar en la tensegridad, un término arquitectónico que explica que las tensiones de un extremo del una parte del edificio pueden transferirse a otro. Lo mismo sucede con el cuerpo humano y las fascias. 

Las fascias están compuestas por fibroblastos (las células del tejido conectivo) que recorren todo el cuerpo yproducen colágeno. Las fascias son tejido incoloro y pegajoso que recubre músculos, órganos y huesos. El tejido conectivo necesita movimiento para mantenerse sano y en forma. La falta de movimiento hace que las fascias se desordenen y se tornen caóticas y esto provoca una pérdida funcional. Si la fascia se vuelve rígida puede llegar a oprimir los nervios y los músculos.

La fascia lumbar conecta los hombros con la cadera, es una gran superficie de tejido conectivo. En personas sanas hay dos capas que pueden desplazarse la una sobre la otra un 65% de la superficie, cuando se padece dolor de espalda ese movimiento de deslizamiento se reduce un 50%. Si se produce demasiado colágeno se reduce el deslizamiento. El movimiento controla la sobreproducción de colágeno por parte de los fibroblastos. 

Los estiramientos activos y la acupuntura tienen un efecto relajante sobre las células y sobre el tejido desordenado. 

La fascia reacciona también independientemente de los estímulos musculares o nerviosos. Además el estrés emocional también puede provocar contracturas y dolores. 

El último factor que afecta a la salud del tejido fascial es el agua. El tejido conectivo es un gran almacén de agua. El ácido hialurónico es el lubricante del tejido conectivo que permite acumular agua y hace que se torne más o menos esponjoso. A menos ácido hialurónico menor movilidad. Entre dos capas de fascias hay ácido hialurónico, si no hay suficiente hidratación del cuerpo las fascias se mueven de manera rígida

Con el movimiento los fibroblastos liberan el colágeno desordenado, generan nuevo y las fascia se vuelve más ordenada. Cuando se hace deporte se hacen microheridas en el tejido conectivo y por ello se debe descansar después de la actividad intensa para que se regenere. Estirar y relajar el tejido conectivo reduce los dolores de espalda. 

Cantar y hablar

Se trata del libro de mismo nombre de Carmen Tulón (técnica vocal, logopeda y poeta) en la editorial Paidotribo.

Es una publicación-compendio. Pretende ofrecer una visión global de aquellos aspectos que afectan a la voz, no sólo en cuanto a la anatomía y la fisiología sino también a las técnicas de relajación, a la puesta en escena, tanto para cantantes como para oradores; ofrece ideas para automasaje, estiramientos musculares, etcétera...

Deja claro que la anatomía y la fisiología marcan unos límites en la voz de una persona y que es necesario explorarlos y conocerlos para desarrollar todo el potencial vocal. Me ha gustado mucho el resumen sobre las diferentes técnicas de relajación así como los principales errores posturales que tanto pueden influir en el correcto funcionamiento vocal.

Es especialmente importante tanto para cantantes como para oradores conocer la voz y las pautas de higiene vocal, que también reseña en esta obra. Habla de las causas de la fatiga vocal, pudiendo el lector realizar su propio "checklist" para valorar por qué se cansa al hablar.

Al final de sus 257 páginas ofrece además un glosario y una extensa bibliografía.

La postura correcta: los violinistas

Una de las claves a la hora de evitar tensiones innecesarias y lesiones es la postura en la que tocamos. Por eso, en Gran Pausa nos hemos decidido a concienciar con una serie de post en los que hablaremos de la postura correcta que hay que mantener según el instrumento que se toque.

Puntos básicos en una buena postura con el violín

La parte más sensible y que más usan los violinistas es la superior: brazos, torso y cuello. Dicho esto, las recomendaciones básicas para esta zona son:

  • Espalda recta y relajada.
  • El violín se sujeta entre la clavícula y la barbilla, nunca con el hombro. Lo que queremos evitar es levantarlo y crear tensiones.
  • El brazo izquierdo debe estar en ángulo recto con el cuerpo, y el hombro relajado.
  • Postura natural, sin necesidad de ayudarnos de la mano izquierda para sujetar el violín.
  • El codo izquierdo se mantiene alejado del cuerpo, sin apoyarlo en la cadera.
  • La almohadilla tiene como función mantener el cuello elevado. Es un elemento muy importante a la hora de coger el violín. Tanto si se usa como si no, el cuello no debe estar forzado ni tenso. Para ello, lo más recomendable es probar con distintas marcas hasta encontrar la que más se adecúe a nuestra fisionomía o usar una esponja en su lugar.
  • El mástil debe apoyarse de forma ligera sobre el hueco de la mano izquierda, y ésta debe poder moverse con total libertad arriba y abajo, con el fin de evitar calambres.
  • Respecto a la sujeción del arco, también intentaremos que sea una posición lo mas natural posible:
    • La postura tiene que ser natural, el pulgar relajado y enfrentado al resto de los dedos. El hombro, codo y muñeca deben forman una superficie plana, los tres puntos tienen que estar en el mismo plano.
    • La muñeca derecha debe estar suelta en armonía con el movimiento del antebrazo. Si se mueve en algún punto por encima del codo derecho, la muñeca estará demasiado tensa, causaría dolor en la mano y podría conducir a problemas en articulaciones y huesos.
    • Sostener el arco con suavidad. Agarrarlo con fuerza aumentaría la rigidez de la muñeca y podría provocar dolor en los dedos y en el brazo; además, dificultaría el movimiento del arco innecesariamente.

Recomendaciones generales

Respecto al resto del cuerpo, las recomendaciones básicas en relación a la postura son:

  • Todo el cuerpo es el que toca, no solo las manos, por lo que es esencial una postura relajada, cómoda y natural.
  • La cabeza debe estar erguida.
  • Se debe tocar con la partitura a nivel de los ojos, tanto si se toca de pie o sentado para mantener la postura ergonómica.
Cuando tocamos de pie
  • Una línea imaginaria debe pasar a través de la oreja, el hombro, la cadera y el tobillo.
  • La posición de la cabeza resulta imprescindible para una buena postura vertical. Mantenerla lo más recta posible con respecto al pecho y ladearla solo un poco. Cuando se gira la cabeza se genera tensión y desequilibrio en los músculos y se comprimen las estructuras de la columna vertebral.
  • Los hombros deben estar relajados y simétricos. Ni elevados, ni echados adelante o atrás. Es recomendable mantener las costillas elevadas, se tiene más libertad para respirar y se evita encorvar los hombros. Sin embargo, no debemos tensar en exceso el diafragma, ni los músculos abdominales.
  • Una buena posición equilibrada de la pelvis y las piernas reducirá la tensión sobre la espalda y la sobrecarga muscular. Las rodillas deben estar ligeramente flexionadas sin tensar las piernas.
  • Mantener las piernas abiertas a una distancia similar a la que hay entre los hombros, distribuyendo el peso por igual entre ambas piernas.
  • Los pies deben apuntar ligeramente hacia afuera y estar bien apoyados en el suelo con el peso repartido por igual entre la punta y el talón.
Cuando tocamos sentados

Sentarse de forma correcta aumentará más que cualquier otra cosa, la comodidad y el bienestar general durante la práctica musical y las actividades de la vida diaria. Las pautas a seguir son:

  • La columna y las piernas deben estar colocados entre los 90º y los 120º, al igual que las rodillas con los pies y caderas.
  • Los pies deben estar ligeramente separados y bien apoyados en el suelo
  • Es muy relevante que coloquemos el peso sobre los huesos de la pelvis, con el peso bien equilibrado entre ambos. Con la pelvis centrada, la columna puede estirarse y alargarse en lugar de hundirse y derrumbarse agudizando sus curvas. Se reduce la presión ejercida sobre las vértebras, sobre todo sobre la 3 y 5 vértebra lumbar, y toda la columna queda protegida.
  • Al estar sentados debemos mantener la espalda recta sin alterar en ningún momento las curvas de la espalda. Para practicar la posición se recomienda un ejercicio muy simple: imaginemos la sensación de que una cuerda que perpendicularmente al suelo nos estira desde la cabeza, a la vez que mantenemos la posición de 90° con los muslos.
  • Hay que sentarse en el centro o en el borde de la silla y sin inclinarse hacia delante. Puede ser útil que la base de la silla tenga una inclinación de 15° a 30° hacia delante.

Información extraída de las Fichas Informativas del Personal Docente de la Región de Murcia. 05944-33. Rev.00. 02/07/12.

 

Si quieres aprender más sobre lesiones y ejercicios para músicos te recomendamos que leas estos libros

También podéis leer nuestra reseña sobre este otro interesante libro que habla sobre el cuerpo del músico.

Suscríbete y recibe en tu email todas las convocatorias, audiciones y nuevos post.
¡Síguenos en Facebook, Twitter y YouTube!
Si tienes dudas, consúltalas con otros usuarios en nuestro foro.

Notas sobre el canto y su docencia (Paula Anglin), I

Ya publicamos una breve conversación que mantuve con la cantante y coach vocal Paula Anglin, ahora comparto con vosotros algunas notas que tomé en su masterclass. 

Sobre la clase: 
- Paula deja al alumno cantar la obra entera.

- Los alumnos interpretan las obras de memoria y antes las presentan y cuentan el argumento o la situación que van a interpretar. 

- Casi todos los alumnos cantan descalzos para sentir la conexión del cuerpo con el suelo.

Sobre la postura:
 - Si se tiene que interpretar un rol en el que el personaje cojee se debe  parecer tambaleante pero sin perder la posición y mantener el cuerpo abierto. 

- Siempre se ha de encontrar la postura equilibrada y que la espalda no se arquee. Esta bien moverse pero sin perder la conexión del cuerpo.

Sobre la respiración:
 - Se ha de poner primero el aire y después el sonido. El aire es el medio de propagación del sonido.  En la respiración se ha de implicar la musculatura abdominal y del suelo pélvico. Al respirar se ha de movilizar el aire y se debe prestar más atención a la espiración que a la inspiración.

 - Cantar no es mas que impulsar el aire y poner el sonido encima. Da igual el estilo.

-  El gesto de la respiración deja libre la laringe para hacer lo que se necesite y esto es para todos los estilos. 

- La historia de la canción tiene que estar ya en la respiración inicial.

Sobre la emisión: 
- Para no perder los armónicos superiores hay que mantener el cuello sin adelantarlo.  El cuello debe estar libre y alineado con la espalda. 

- La mandíbula debe estar suelta para tener un sonido completo. No se debe enganchar en la mandíbula, debe estar totalmente disponible para articular los sonidos y abrirse.

Sobre la dicción: 
- Las consonantes sonoras ayudan a movilizar el aire. También las consonantes fricativas. 

- Ingles, aleman, checo y ruso la linea de legato la llevan las consonantes fricativas y sonoras.  En el Italiano y Español la linea de legato la llevan las vocales.

 - El texto es todo. Se debe decir con energía el texto. El trabajo de las consonantes del alemán:  las coonsonantes deben anticiparse y vocal debe caer en el tiempo. Que la consonante suene con la afinación para que coja la resonancia y se debe hacer una apertura de la boca directa.