La "obsesión" por clasificar la voz

Se suele dar, entre los estudiantes de música clásica más que entre los estudiantes de música moderna, una cierta preocupación que llega a convertirse en algunos casos en obsesión por conocer exactamente el tipo de voz o lo que se conoce como FACH. 

Por otro lado las exigencias de los programas de estudios y la necesidad de cumplir un cierto repertorio impone cierta premura a los profesores a la hora de asignar un repertorio determinado. 

Realmente las voces nos hablan si las sabemos escuchar y si las tratamos con paciencia y esmero. Un profesor no debe precipitarse nunca a la hora de decir: "eres soprano dramática", "eres tenor lírico", "eres bajo cantante", por poner tres ejemplos, porque será la voz y su evolución la que determine si el repertorio es adecuado para una determinada persona. 

En los primeros años de estudio se debe ser muy flexible a la hora de seleccionar el repertorio
y no encasillar al alumno prematuramente. Se debe probar repertorio diverso en función de la competencia vocal del alumno y ante todo, no se debe forzar a estudiar determinadas obras si el alumno/a está forzado, refiriéndome a su voz concreta, única y como todos los seres humanos en constante evolución y difícil de clasificar.

Clasificar las voces es toda una ciencia y también todo un arte. Como las voces suelen macerar, evolucionar con el tiempo, cambiar progresivamente, el alumno tampoco debe tener una postura rígida hacia su tipología vocal, puesto que una soprano lírica podrá ser lírica toda su vida o podrá evolucionar hacia soprano spinto, por ejemplo, o una ligera podrá evolucionar con el tiempo hacia una lírico-ligera.

La "obsesión" por clasificar la voz

Se suele dar, entre los estudiantes de música clásica más que entre los estudiantes de música moderna, una cierta preocupación que llega a convertirse en algunos casos en obsesión por conocer exactamente el tipo de voz o lo que se conoce como FACH. 

Por otro lado las exigencias de los programas de estudios y la necesidad de cumplir un cierto repertorio impone cierta premura a los profesores a la hora de asignar un repertorio determinado. 

Realmente las voces nos hablan si las sabemos escuchar y si las tratamos con paciencia y esmero. Un profesor no debe precipitarse nunca a la hora de decir: "eres soprano dramática", "eres tenor lírico", "eres bajo cantante", por poner tres ejemplos, porque será la voz y su evolución la que determine si el repertorio es adecuado para una determinada persona. 

En los primeros años de estudio se debe ser muy flexible a la hora de seleccionar el repertorio
y no encasillar al alumno prematuramente. Se debe probar repertorio diverso en función de la competencia vocal del alumno y ante todo, no se debe forzar a estudiar determinadas obras si el alumno/a está forzado, refiriéndome a su voz concreta, única y como todos los seres humanos en constante evolución y difícil de clasificar.

Clasificar las voces es toda una ciencia y también todo un arte. Como las voces suelen macerar, evolucionar con el tiempo, cambiar progresivamente, el alumno tampoco debe tener una postura rígida hacia su tipología vocal, puesto que una soprano lírica podrá ser lírica toda su vida o podrá evolucionar hacia soprano spinto, por ejemplo, o una ligera podrá evolucionar con el tiempo hacia una lírico-ligera.

Apps para aprender a cantar: Sensory Mica

Hoy os hablo de una aplicación que es más bien un juego indicado para los niños. Los más pequeños  descubrirán el parámetro de la intensidad y cómo modificarlo (y otros parámetros) observando cómo se modifican los tamaños de los tres dibujos (línea, bola o círculo en movimiento).
¿Cómo ayuda a aprender a cantar esta aplicación? Se trata de experimentar, cantar y observar. La reacción instantánea ofrecerá a los infantes retroalimentación cada vez más sutil.

La altura la muestra en distintos colores (azul más grave, rojo más agudo). El timbre también lo registra y en función de cómo se produce el ataque: ss, sh, zh, produce diferentes formas o contornos.

Disponible en este enlace: https://www.sensoryapphouse.com/mica/

Apps para aprender a cantar: Sensory Mica

Hoy os hablo de una aplicación que es más bien un juego indicado para los niños. Los más pequeños  descubrirán el parámetro de la intensidad y cómo modificarlo (y otros parámetros) observando cómo se modifican los tamaños de los tres dibujos (línea, bola o círculo en movimiento).
¿Cómo ayuda a aprender a cantar esta aplicación? Se trata de experimentar, cantar y observar. La reacción instantánea ofrecerá a los infantes retroalimentación cada vez más sutil.

La altura la muestra en distintos colores (azul más grave, rojo más agudo). El timbre también lo registra y en función de cómo se produce el ataque: ss, sh, zh, produce diferentes formas o contornos.

Disponible en este enlace: https://www.sensoryapphouse.com/mica/

Apps para aprender a cantar: Voloco

Hoy os hablaré de una aplicación muy interesante, un tipo de autotune en tiempo real, llamado Voloco. Es decir, aunque cantes desafinado, oirás las notas con la frecuencia matemática precisa y exacta por los altavoces de tu auricular. 

Es divertida ya que te permite explorar tu voz partiendo de un tono cómodo y es capaz de configurar las melodías que vayas improvisando en la escala predeterminada que escojas, de modo que si haces, por ejemplo, un glissando y eliges la escala de blues, sólo interpretará las notas de esta escala.

Puedes seleccionar entre escalas: mayores, menores, pentatónica Mayor, pentatónica menor, menor armónica, hexátona (tono completo, se entiende la escala de "tonos enteros") y la cromática, partiendo desde la nota que quieras de las doce posibles (C es do, etcétera).

La versión gratuita ofrece un paquete de inicio con los siguientes menús: afinación natural, natural, súper vocoder, gran coro, sin efectos. El gran coro armoniza tu voz, es decir, podrás escuchar perfectamente afinada con terceras, quintas, etcétera tu propio timbre a la par que vas cantando. Es de lo más interesante de esta aplicación.

Sólo funciona con auriculares.